¿OTRA ECO­NO­MÍA ES PO­SI­BLE?

La Vanguardia - ES - - NEWS - Tex­to Cris­ti­na Sáez

La eco­no­mía al­ter­na­ti­va, que bus­ca otros ob­je­ti­vos más allá de ga­nar di­ne­ro, se abre pa­so con di­fi­cul­ta­des pe­ro sin des­can­so

Coope­ra­ti­vas de­di­ca­das a la co­mu­ni­ca­ción, a la ban­ca, al tex­til, al cam­po. Em­pre­sas que dan em­pleo a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Com­pa­ñías que per­si­guen que co­mu­ni­da­des ru­ra­les ob­ten­gan una re­mu­ne­ra­ción jus­ta por sus pro­duc­tos. Pro­yec­tos que im­pul­san las ener­gías re­no­va­bles. Ca­da vez hay más ini­cia­ti­vas vin­cu­la­das a la eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria. El mo­vi­mien­to cuen­ta ya con más de 30 años de exis­ten­cia, pe­ro es aho­ra cuan­do em­pie­za a es­tar ver­da­de­ra­men­te en au­ge Si ha­ce po­co más de dos años, cuan­do arran­ca­ron, al­guien les hu­bie­ra di­cho que en po­co tiem­po lle­ga­rían a los 10.000 so­cios, tal vez ha­brían pen­sa­do que se tra­ta­ba de un da­to muy po­co rea­lis­ta. ¿Có­mo iban a cre­cer tan­to en tan po­co tiem­po? A fin de cuen­tas, se de­di­ca­ban a las ener­gías lim­pias, cam­po más bien mi­no­ri­ta­rio. En un ini­cio eran unas 150 per­so­nas en la ór­bi­ta de la Uni­ver­si­tat de Gi­ro­na, y du­ran­te un tiem­po tra­ba­ja­ron pa­ra unir co­no­ci­mien­tos y es­fuer­zos. Así sur­gió Som Energia, la pri­me­ra coope­ra­ti­va de con­su­mo y ser­vi­cios de ener­gía ver­de de Es­pa­ña. “Nues­tra in­ten­ción era po­der con­su­mir ener­gía de ori­gen 100% res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te. Y pa­ra ello, in­ten­ta­mos crear una ré­pli­ca de las coope­ra­ti­vas que des­de ha­cía años exis­tían en Eu­ro­pa, en las que la so­cie­dad ci­vil se ha mo­vi­li­za­do pa­ra pro­mo­ver un cam­bio del mo­de­lo ener­gé­ti­co a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na”, ex­pli­ca Marc Ro­se­lló, so­cio fun­da­dor de es­ta eléc­tri­ca. En Som Energia, ca­da miem­bro que in­gre­sa en la coope­ra­ti­va rea­li­za una apor­ta­ción úni­ca de 100 eu­ros. Con el di­ne­ro, ade­más de bus­car pro­duc­to­res de ener­gía re­no­va­ble pa­ra com­prar ki­lo­wa­tios lim­pios e in­yec­tar­los a la red eléc­tri­ca es­pa­ño­la, ha pues­to en mar­cha ocho pro­yec­tos: sie­te son ins­ta­la­cio­nes fo­to­vol­tai­cas y uno, el más des­ta­ca­do, una plan­ta de bio­gás en Llei­da. “Que­re­mos ser el mo­tor que pro­pul­se el cam­bio de mo­de­lo ener­gé­ti­co en nues­tro país –se­ña­la Ro­se­lló–. Po­de­mos lle­gar a un sis­te­ma 100% re­no­va­ble, pe­ro eso im­pli­ca tam­bién ser efi­cien­te en el uso de la ener­gía, aho­rrar, y, so­bre todo, cam­biar nues­tros há­bi­tos de con­su­mo y ma­ne­ra de vi­vir. No po­de­mos se­guir con un con­su­mo exa­cer­ba­do cuan­do vi­vi­mos en un pla­ne­ta con re­cur­sos fi­ni­tos”. Som Energia es un ejem­plo de em­pre­sa so­cial en­mar­ca­da en la lla­ma­da eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria,. “En es­ta eco­no­mía, la ge­ne­ra­ción de in­gre­sos es tan só­lo un me­dio que per­mi­te la su­per­vi­ven­cia de la com­pa­ñía y que és­ta sea sos­te­ni­ble pa­ra po­der se­guir desa­rro­llan­do la ac­ti­vi­dad –ex­pli­ca Ig­na­si Ca­rre­ras, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de In­no­va­ción So­cial de Esa­de–. El re­par­to de be­ne­fi­cios, a di­fe­ren­cia de las em­pre­sas con­ven­cio­na­les, no es pa­ra los ac­cio­nis­tas, sino que se rein­vier­ten en el ob­je­to so­cial”. En Es­pa­ña hay mi­les de ejem­plos de pro­yec­tos así: en el 2012, se­gún da­tos de la Con­fe­de­ra­ción em­pre­sa­rial es­pa­ño­la de la eco­no­mía so­cial (Ce­pes), ha­bía 42.684 en­ti­da­des vin­cu­la­das a es­te sec­tor y su fac­tu­ra­ción re­ba­só los 145.000 millones de eu­ros. Esa ci­fra su­po­ne más de un 10% del PIB, tal y co­mo se des­pren­de del úl­ti­mo es­tu­dio pu­bli­ca­do por el Cen­tro in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­ción e in­for­ma­ción so­bre la eco­no­mía pú­bli­ca, so­cial y coope­ra­ti­va (Ci­riec). Es cier­to que el fe­nó­meno sur­gió ha­ce tres dé­ca­das, pe­ro es aho­ra que cuan­do más en au­ge es­tá. Al­gu­nas vo­ces apun­tan que eso tal vez se de­ba en bue­na me­di­da a la cri­sis, que es­tá ha­cien­do que mu­chas per­so­nas bus­quen sis­te­mas al­ter­na­ti­vos o com­ple­men­ta­rios. Tal vez por­que es­te ti­po de eco­no­mía, so­cial, tal y co­mo de­mues­tran los da­tos de em­pleo, pa­re­ce so­por­tar me­jor las si­tua­cio­nes de di­fi­cul­tad co­mo la ac­tual, te­je re­des en­tre los ciu­da­da­nos y arrai­ga eco­nó­mi­ca­men­te en el ám­bi­to lo­cal. Em­pre­sas so­cia­les Cuan­do se ha­bla de eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria, a me­nu­do se mez­clan dos con­cep­tos. “Por un la­do es­tá la eco­no­mía so­cial en­ten­di­da co­mo la ba­sa­da en la par­ti­ci­pa­ción de los tra­ba­ja­do­res, co­mo en las coope­ra­ti­vas. Y por otro la­do es­tán las em­pre­sas so­cia­les, en­ti­da­des que to­man la for­ma de una em­pre­sa y que per­si­guen una fi­na­li­dad so­cial o me­dio am­bien­tal”, di­fe­ren­cia Ca­rre­ras, de Esa­de. En ese sen­ti­do, den­tro de eco­no­mía so­cial se in­clui­rían, por una par­te, coope­ra­ti­vas co­mo el gru­po Mon­dra­gón, lí­der mun­dial en coope­ra­ti­vis­mo y uno de los prin­ci­pa­les gru­pos em­pre­sa­ria­les de Es­pa­ña, pe­se al cie­rre de Fa­gor. Su vo­lun­tad es la de lle­var a ca­bo una ac­ti­vi­dad res­pon­dien­do a un desafío so­cial. Sus tra­ba­ja­do­res par­ti­ci­pan en la em­pre­sa de for­ma ac­ti­va, tie­nen más pro­ta­go­nis­mo que en una con­ven­cio­nal y son co­pro­pie­ta­rios, es­tán muy im­pli­ca­dos. Por otra par­te, se si­tua­rían pro­yec­tos co­mo Som Energia o La Fa­ge­da, una em­pre­sa de­di­ca­da a la ela­bo­ra­ción de lác­teos que da tra­ba­jo a per­so­nas con en­fer­me­da­des men­ta­les. En­ti­da­des que, por utó­pi­co que sue­ne, per­si­guen me­jo­rar la so­cie­dad y con­tri­buir al bien co­mún. Es­te ti­po de em­pre­sas, con­si­de­ra Ig­na­si Ca­rre­ras, al fren­te del Ins­ti­tu­to de in­no­va­ción so­cial de Esa­de, son en el fon­do un com­ple­men­to a las tra­di­cio­na­les ONG, fun­da­cio­nes y aso­cia­cio­nes. “Al­gu­nas de es­tas en­ti­da­des han vis­to que pue­den con­tri­buir a la fi­na­li­dad so­cial au­to­fi­nan­cián­do­se a par­tir de la pro­pia ac­ti­vi­dad. Por ejem­plo, el co­mer­cio jus­to pre­ten­de de fo­men­tar las ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas y los me­dios de vi­da de per­so­nas vul­ne­ra­bles que se agru­pan en or­ga­ni­za­cio­nes de ba­se, en coope­ra­ti­vas, en pe­que­ñas em­pre­sas en todo el mun­do que co­mer­cia­li­zan sus pro­duc­tos en con­di­cio­nes fa­vo­ra­bles”. Ca­rre­ras ex­pli­ca que “cuan­do una or­ga­ni­za­ción co­mo In­ter­món Ox­fam fo­men­ta es­ta ac­ti­vi­dad, lo ha­ce de for­ma si­mi­lar a una em­pre­sa: tie­ne que ob­te­ner un mí­ni­mo be­ne­fi­cio pa­ra fun­cio­nar. Pe­ro esos be­ne­fi­cios se rein­vier­ten en la ac­ti­vi­dad so­cial, que es dar apo­yo a to­dos esos pe­que­ños pro­duc­to­res y tam­bién de­mos­trar una for­ma de co­mer­cio dis­tin­ta”. “Nues­tra fi­lo­so­fía no es só­lo ga­nar mu­cho di­ne­ro a cam­bio de lo que sea, en po­co tiem­po y sin nin­gún ti­po de es­crú­pu­los. No bus­ca­mos só­lo la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, sino tam­bién la so­cial. Tra­ba­ja­mos pa­ra man­te­ner nues­tros pues­tos de tra­ba­jo pe­ro tam­bién pa­ra po­der ayu­dar a otros a que creen el su­yo”, ase­gu­ra María Jesús Reina. Cuan­do era jo­ven­ci­ta (aho­ra tie­ne 60 años) mon­tó con un gru­po de ami­gas una coope­ra­ti­va de con­fec­ción tex­til, Tra­ba­ja­do­ras Pe­dre­ra So­cie­dad Coope­ra­ti­va An­da­lu­za, que

EN ES­PA­ÑA EXIS­TEN MÁS DE 42.000 EM­PRE­SAS LI­GA­DAS A LA ECO­NO­MÍA SO­CIAL SU VO­LU­MEN DE NE­GO­CIO FUE EN EL 2012 DE 145.000 MILLONES, EL 10% DEL PIB ES­PA­ÑOL

LA BAN­CA SO­CIAL AÚN TIE­NE PO­CO PE­SO PE­RO HAY EJEM­PLOS DE ÉXI­TO MU­CHAS DE ES­TAS EM­PRE­SAS SE ERI­GEN EN AL­TER­NA­TI­VA AL MER­CA­DO CA­PI­TA­LIS­TA

es­tu­vo fun­cio­nan­do du­ran­te dos dé­ca­das. Aho­ra es la vi­ce­pre­si­den­ta de la Fe­de­ra­ción Em­pre­sa­rial An­da­lu­za de So­cie­da­des La­bo­ra­les (Feansal) y es­tá em­bar­ca­da en crear una ban­ca pú­bli­ca an­da­lu­za. La coope­ra­ti­va L’Apòs­trof, de­di­ca­da a ofre­cer ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­ción, es otro ejem­plo de em­pre­sa so­cial. “De­ci­di­mos cons­ti­tuir­nos co­mo coope­ra­ti­va por­que nos gus­ta po­der con­tro­lar nues­tra vi­da, de­ci­dir có­mo te­ne­mos que tra­ba­jar, de qué ma­ne­ra nos or­ga­ni­za­mos, qué ti­po de pro­duc­tos que­re­mos ha­cer e in­te­grar todo eso en un am­bien­te de igual­dad y de­mo­cra­cia”, ex­pli­ca Jordi Gar­cía, quien ade­más es miem­bro de la Red de Eco­no­mía So­li­da­ria de Ca­ta­lun­ya (Xes.cat) y au­tor del li­bro Adiós, ca­pi­ta­lis­mo. 15M-2031 (Ica­ria, 2012) Y aun­que por el mo­men­to en el sec­tor de la ban­ca y los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, la eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria tie­ne po­co pe­so, exis­ten ca­sos de éxi­to, co­mo Fia­re y Coop57. És­ta, na­ci­da ha­ce 18 años, per­si­gue im­pul­sar a otras coope­ra­ti­vas de ser­vi­cios. Co­men­za­ron con un ca­pi­tal de 30.000 eu­ros y es­te año aca­ba­rán con 20 millones. Ra­món Pas­cual, coor­di­na­dor de Coop57, ex­pli­ca que “la gen­te que de­po­si­ta su di­ne­ro sa­be adón­de va, pue­de de­ci­dir en qué quie­re que se em­plee. Te­ne­mos una es­truc­tu­ra to­tal­men­te de­mo­crá­ti­ca, don­de los so­cios tie­nen voz y vo­to. Los in­tere­ses de los cré­di­tos y de re­mu­ne­ra­ción no si­guen el Eu­rí­bor sino los cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos en las asam­bleas anua­les. No hay ni in­ter­ven­cio­nes en bol­sa, ni fon­dos de in­ver­sión. Es pu­ra­men­te eco­no­mía pro­duc­ti­va: re­co­ger el aho­rro y fi­nan­ciar. El in­gre­dien­te bá­si­co pa­ra que todo fun­cio­ne es la con­fian­za”, de­ta­lla. “Que­re­mos cons­truir una eco­no­mía dis­tin­ta, ba­sa­da en las per­so­nas, más jus­ta, sin pa­raí­sos fis­ca­les ni es­pe­cu­la­cio­nes”, aña­de.

Tie­nen, ade­más, muy po­ca mo­ro­si­dad. El cré­di­to má­xi­mo que dan a una en­ti­dad es de 300.000 eu­ros, la can­ti­dad lí­mi­te que han es­ta­ble­ci­do pa­ra re­par­tir el ries­go y que to­das las en­ti­da­des pue­dan ac­ce­der a sus fon­dos. ¿Y si la en­ti­dad que ha pe­di­do el prés­ta­mo se va a la quie­bra? “Pues no la pe­na­li­za­mos. Par­ti­mos de la ba­se de que se ha ac­tua­do de bue­na fe y lo úni­co que le pe­di­mos es que nos de­vuel­va co­mo pue­da el di­ne­ro pres­ta­do, sin em­bar­gos, ni jui­cios ni re­car­go de in­tere­ses. Bus­ca­mos una fór­mu­la que le sea có­mo­da, co­mo 150 eu­ros al mes o la can­ti­dad que pue­dan”, ex­pli­ca Pas­cual. Pe­se a la bue­na sa­lud de que go­zan es­tos pro­yec­tos y de que ca­da vez au­men­tan más los pro­yec­tos vin­cu­la­dos al ter­cer sec­tor, lo cier­to es que es­ta for­ma de en­ten­der la vi­da y el em­pleo aún es­tá arran­can­do y tie­ne que en­fren­tar­se a pre­jui­cios: que si es muy hip­pie, que si es co­sa de cua­tro, que si no va a fun­cio­nar. En cam­bio, en Fran­cia, Ale­ma­nia, Qué­bec o Bra­sil es­tá muy ex­ten­di­da y re­fren­da­da por los go­bier­nos. “En Ecua­dor, cuan­do Ra­fael Co­rrea fue ele­gi­do pre­si­den­te pro­mo­vió que se vol­vie­ra a re­dac­tar la Cons­ti­tu­ción pe­ro de for­ma par­ti­ci­pa­da por to­da la po­bla­ción y cam­bia­ron el sis­te­ma eco­nó­mi­co, que era una eco­no­mía de mer­ca­do, por una eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria”, ex­pli­ca Carlos del Rey, al fren­te de la se­cre­ta­ría téc­ni­ca de REAS, red de re­des de eco­no­mía so­li­da­ria (Eco­no­mia­so­li­da­ria.org), una en­ti­dad es­ta­tal vin­cu­la­da a la eco­no­mía so­cial. “En Fran­cia –in­sis­te Del Rey– Fra­nçois Ho­llan­de ha crea­do un mi­nis­te­rio de eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria. Y la ONU es­tá in­ves­ti­gan­do pa­ra po­der in­cluir el fo­men­to de la eco­no­mía so­li­da­ria en los Ob­je­ti­vos de De­sa­rro­llo del Mi­le­nio que es­ta­ble­ce­rán a par­tir de 2015”. “En nues­tro país, en cam­bio, el go­bierno apues­ta muy po­co –in­di­ca Ig­na­si Ca­rre­ras–. Se ha­bla de em­pren­di­mien­to y eco­no­mía so­cial, pe­ro se que­da en mu­chas pa­la­bras y po­cas apues­tas de­ci­di­das pa­ra im­pul­sar es­te ti­po de ac­cio­nes”. En par­te, opi­na, por­que, al me­nos de mo­men­to, las em­pre­sas so­cia­les no son una pa­na­cea des­de el pun­to de vis­ta de las ci­fras de crea­ción de em­pleo. Y tam­bién “por­que los go­bier­nos es­tán más in­tere­sa­dos en apos­tar por los mo­de­los que do­mi­nan la eco­no­mía y la eco­no­mía so­cial no do­mi­na”. Por eso, por el mo­men­to, las em­pre­sas so­cia­les no son anec­dó­ti­cas pe­ro tam­po­co re­le­van­tes. “Mue­ven po­co y no tie­nen un pe­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en sec­to­res cla­ve, co­mo el fi­nan­cie­ro”.

A pe­sar de las po­cas ayu­das y apo­yo que re­ci­ben es­tos pro­yec­tos, el nú­me­ro de co­lec­ti­vos que se de­ci­den a em­pren­der­los va en au­men­to. “An­tes , bue­na par­te de los ob­je­ti­vos so­cia­les se abor­da­ban des­de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y des­de las ONG, fun­da­cio­nes o en­ti­da­des. Aho­ra con la cri­sis, hay me­nos gen­te que dona [en el Es­ta­do es­pa­ñol só­lo el 10% de la po­bla­ción co­la­bo­ra de for­ma re­gu­lar con ONG], las sub­ven­cio­nes se han re­cor­ta­do de for­ma drás­ti­ca y pa­ra las en­ti­da­des que bus­can una fi­na­li­dad so­cial, és­ta es la úni­ca sa­li­da que tie­nen”, ex­pli­ca Ca­rre­ras. Tan an­ti­gua co­mo la hu­ma­ni­dad Ca­da vez se oye ha­blar más de es­te ti­po de pro­yec­tos y pu­die­ra pa­re­cer que son al­go nue­vo, sur­gi­do a raíz de la cri­sis. Pe­ro lo cier­to es que “los ha ha­bi­do siem­pre, en to­dos los pe­rio­dos his­tó­ri­cos”, ase­gu­ra Car­men Sa­ra­súa, pro­fe­so­ra ti­tu­lar de his­to­ria eco­nó­mi­ca en la Uni­ver­si­tat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na. “Es ca­si con­sus­tan­cial al ser hu­mano y a to­das las so­cie­da­des que pri­me­ro sur­jan crí­ti­cas a la or­ga­ni­za­ción so­cial y eco­nó­mi­ca, y lue­go al­ter­na­ti­vas; en el si­glo XVIII ya hay dis­tin­tos pen­sa­do­res eu­ro­peos que desa­rro­llan uto­pías de so­cie­da­des más jus­tas e igua­li­ta­rias”. Pa­ra Jordi Gar­cia, de L’Apòs­trof, “a me­nu­do nos han que­ri­do ha­cer creer que en es­te mun­do im­pe­ra la ley de la sel­va y que la eco­no­mía es com­pe­tir unos con otros por los re­cur­sos es­ca­sos, pe­ro lo cier­to es que si el ser hu­mano ha po­di­do lle­gar has­ta aquí, con lo vul­ne­ra­bles que so­mos co­mo es­pe­cie, ha si­do gracias a la in­te­li­gen­cia y a la coope­ra­ción. En to­das las ci­vi­li­za­cio­nes han exis­ti­do es­tas for­mas de eco­no­mía so­li­da­ria”, ra­zo­na. En Eu­ro­pa, las pri­me­ras coope­ra­ti­vas de con­su­mo y tra­ba­jo na­cie­ron ha­cia 1830-1840. Y ha­ce po­co más de tres dé­ca­das, en los años ochen­ta, el mo­vi­mien­to to­mó im­pul­so y en Amé­ri­ca La­ti­na, en Ca­na­dá y otros paí­ses se empezó ya a uti­li­zar el tér­mino “eco­no­mía so­cial”. En el 2009, la nor­te­ame­ri­ca­na Eli­nor Os­trom re­ci­bió el premio No­bel de eco­no­mía (la pri­me­ra mu­jer en re­ci­bir­lo) por su de­fen­sa y aná­li­sis de la lla­ma­da “ac­ción co­lec­ti­va”, que re­co­ge en El go­bierno de los bie­nes co­mu­nes ( Fon­do de cul­tu­ra

eco­nó­mi­ca). Se­gún la pro­fe­so­ra Sa­ra­súa, “la teo­ría eco­nó­mi­ca clá­si­ca di­ce que la ges­tión de los bie­nes co­mu­nes y los re­cur­sos am­bien­ta­les (agua, tie­rra, ga­na­do, bos­ques, pes­ca..) só­lo pue­de ser efi­caz si in­ter­vie­ne el Es­ta­do o se ri­ge por el in­te­rés pri­va­do. En cam­bio, Os­trom mues­tra que ha ha­bi­do y hay co­mu­ni­da­des en todo el mun­do que ges­tio­nan co­lec­ti­va­men­te sus re­cur­sos, con efi­ca­cia y éxi­to, y res­pe­tan­do el me­dio am­bien­te. Es­ta ges­tión –ilus­tra– fun­cio­na mu­cho me­jor que la de las so­cie­da­des de mer­ca­do que te­ne­mos aho­ra, que es­ta­mos ges­tio­nan­do los re­cur­sos muy in­efi­caz­men­te, tan­to los so­cia­les co­mo los am­bien­ta­les”. Sa­ra­súa sub­ra­ya: “Te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir in­fi­ni­ta­men­te y sin em­bar­go hay gen­te co­mien­do de los cu­bos de ba­su­ra mien­tras se des­per­di­cian re­cur­sos de va­lor gi­gan­tes­co ca­da día”. Que ges­tio­nan me­jor los re­cur­sos pa­re­ce evi­den­te a juz­gar por las ci­fras de la evo­lu­ción de es­te ti­po de em­pre­sas. En bue­na me­di­da, tie­nen una ma­yor ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia, lo que ha­ce que en épo­cas co­mo la ac­tual, de gran di­fi­cul­tad, re­sis­tan me­jor.

Pa­ra Jordi Gar­cia, coope­ra­ti­vis­ta de L’Apòs­trof, “si es­tás en una em­pre­sa coope­ra­ti­va en la que los pro­pie­ta­rios son los tra­ba­ja­do­res, es­tos es­tán más im­pli­ca­dos, por lo que son más pro­duc­ti­vos que una per­so­na con con­tra­to tem­po­ral, y su ob­je­ti­vo es co­brar a fi­nal de mes y te­ner unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo dig­nas. Y si hay una si­tua­ción de cri­sis, co­mo la ac­tual, las per­so­nas se apre­ta­rán el cin­tu­rón pa­ra ti­rar ha­cia ade­lan­te” Gar­cía con­si­de­ra que “en cam­bio, un em­pre­sa­rio tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ob­te­ner el má­xi­mo ren­di­mien­to po­si­ble del ca­pi­tal in­ver­ti­do. Por lo que cuan­do un ne­go­cio no ob­tie­ne los be­ne­fi­cios es­pe­ra­dos, cie­rra. Y si fa­mi­lias y tra­ba­ja­do­res se que­dan en la ca­lle, no es su pro­ble­ma. Nues­tro um­bral de lo que es via­ble es in­fe­rior a lo que pue­de con­si­de­rar un em­pre­sa­rio ca­pi­ta­lis­ta. Y és­ta es una ra­zón que ex­pli­ca por qué cie­rran más em­pre­sas de la eco­no­mía con­ven­cio­nal que de la so­cial”, ase­gu­ra. Pe­ro no sim­ple­men­te por ser una em­pre­sa per­te­ne­cien­te a la eco­no­mía so­cial sig­ni­fi­ca que ese pro­yec­to va­ya a fun­cio­nar me­jor. “No siem­pre las coope­ra­ti­vas son efi­cien­tes”, cree Ca­rre­ras, de Esa­de. “Sue­len fun­cio­nar me­jor a pe­que­ña es­ca­la –con ex­cep­cio­nes co­mo Eros­ki– y só­lo lle­gan a so­bre­vi­vir si tie­nen una pro­duc­ción con ca­li­dad, bien es­pe­cia­li­za­da, con mer-

MON­TAR UNA COOPE­RA­TI­VA NO SIEM­PRE ES GA­RAN­TÍA DE ÉXI­TO... Y ME­NOS A GRAN ES­CA­LA LOS EX­PER­TOS CUES­TIO­NAN EL IM­PAC­TO REAL DE ES­TAS EM­PRE­SAS

ca­dos muy tra­ba­ja­dos”. Y eso no siem­pre su­ce­de. ¿Com­ple­men­ta­ria o al­ter­na­ti­va? Pa­ra al­gu­nos, la eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria po­dría lle­gar a re­pre­sen­tar una al­ter­na­ti­va al sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, que con­si­de­ran ca­du­co o ago­ta­do, al­go que la cri­sis, de­fien­den, es­tá exa­cer­ban­do. “Se es­tá aca­ban­do –cree Carlos del Rey, de REAS–, aun­que só­lo sea por­que im­pli­ca un cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do de la pro­duc­ción y el con­su­mo y eso cho­ca fron­tal­men­te con un pla­ne­ta que es fi­ni­to”. Pa­ra Ig­na­si Ca­rre­ras, es de­ma­sia­do atre­vi­do afir­mar que el ca­pi­ta­lis­mo se ago­ta y que la eco­no­mía so­cial es la al­ter­na­ti­va. “Es cier­to que son un ti­po de em­pre­sas más hu­ma­nas, más in­clu­si­vas, que es­cu­chan las in­quie­tu­des y vo­lun­ta­des de los tra­ba­ja­do­res, y en don­de el ca­pi­tal no tie­ne el po­der, sino los tra­ba­ja­do­res. Pe­ro de ahí a de­cir que son una al­ter­na­ti­va al ca­pi­ta­lis­mo… Eso sí, sin ellas, la so­cie­dad ten­dría una ca­ren­cia im­por­tan­tí­si­ma”. A su jui­cio, “pue­de que la eco­no­mía so­cial no sea re­le­van­te en cuan­to a gran­des nú­me­ros, pe­ro lo es y mu­cho pa­ra al­gu­nos sec­to­res, co­mo el ru­ral, y tam­bién pa­ra al­gu­nos co­lec­ti­vos que en­cuen­tran en ella un tram­po­lín pa­ra po­der ac­ce­der al mer­ca­do laboral, co­mo el de per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das”. Jordi Gar­cía, coope­ra­ti­vis­ta en L’Apòs­trof, va­lo­ra la si­tua­ción de di­fe­ren­te ma­ne­ra: “No hay nin­gu­na ci­vi­li­za­ción que du­re mil años. Tam­po­co la ca­pi­ta­lis­ta. El mo­de­lo de la eco­no­mía so­cial y so­li­da­ria po­dría ser una al­ter­na­ti­va, por­que es­ta­mos vien­do que fun­cio­na. Ese es el re­to que te­ne­mos por de­lan­te”. No obs­tan­te, no todo el mun­do es tan op­ti­mis­ta res­pec­to a la eco­no­mía so­cial. Al­gu­nos la con­si­de­ran un mo­de­lo com­ple­men­ta­rio. Otros cues­tio­nan su sig­ni­fi­can­cia. “To­dos es­tos pro­yec­tos e ini­cia­ti­vas tie­nen un gran in­te­rés, pe­ro ¿qué im­pac­to real es­tán te­nien­do? –se pre­gun­ta Car­men Sa­ra­súa, pro­fe­so­ra de his­to­ria de la eco­no­mía de la UAB–. Las prác­ti­cas unun po­co­po­co más po­si­ti­vas y res­pe­tuo­sas im­pli­can por elel mo­men-mo­men­to a un por­cen­ta­je muy pe­que­ño de la po­bla­ción y los cam­bios van real­men­te muy len­tos. Ade­más, si se quie­re cons­truir una pro­pues­ta que trans­for­me el sis­te­ma de pro­duc­ción de con­su­mo, no po­de­mos ba­sar­la en que to­dos nos ha­ga­mos un huer­to con dos to­ma­tes en la te­rra­za de casa y creer que eso va a cam­biar al­go”. “Es cier­to –res­pon­de Gar­cia– que es­tas ex­pe­rien­cias em­brio­na­rias son una mi­no­ría, que la ma­yo­ría de gen­te no tra­ba­ja en una coope­ra­ti­va ni con­su­me pro­duc­tos de co­mer­cio jus­to ni tie­ne su di­ne­ro en en­ti­da­des de finanzas éti­cas co­mo Fia­re o Coop57. Des­de es­te pun­to de vis­ta que­da mu­cho por re­co­rrer. Aho­ra bien, tam­bién po­de­mos mi­rar las co­sas des­de otro pun­to de vis­ta y pen­sar que des­de los años ochen­ta que arran­có es­te mo­vi­mien­to has­ta aho­ra se han ge­ne­ra­do mu­chí­si­mas ini­cia­ti­vas exi­to­sas. Te­ne­mos ex­pe­rien­cias que son mo­ti­vo de es­pe­ran­za, pe­ro es cier­to que hay que to­mar­las con cau­te­la”. Tal vez, co­mo re­cla­man nu­me­ro­sos agen­tes de la eco­no­mía so­cial, no se tra­ta tan só­lo de bus­car so­lu­cio­nes al pro­ble­ma fi­nan­cie­ro ac­tual, sino de ana­li­zar­lo des­de una óp­ti­ca más am­plia que in­clu­ya as­pec­tos cul­tu­ra­les y una re­vi­sión crí­ti­ca de nues­tros va­lo­res. Pue­de que la so­lu­ción pa­se, en pri­mer lu­gar, por re­plan­tear­nos el ti­po de vi­da que lle­va­mos y el mo­de­lo de con­su­mo que te­ne­mos y re­pro­du­ci­mos. “Ne­ce­si­ta­mos un sis­te­ma eco­nó­mi­co que no se ba­se en un con­su­mo res­pon­sa­ble, de lo ne­ce­sa­rio –afir­ma Car­men Sa­ra­súa–. Apren­der que po­de­mos vi­vir con me­nos, res­pe­tan­do el me­dio am­bien­te, y pa­gan­do dig­na­men­te a quie­nes tra­ba­jan pa­ra no­so­tros”. Sí se pue­de, ase­gu­ran. El cam­bio co­mien­za y de­pen­de de ca­da uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.