EN JUE­GO

La Vanguardia - ES - - NEWS - ORIOL RI­POLL es@lavan­guar­dia.es

Ma­chi­na­rium es un pa­sa­tiem­po cu­rio­so en el que el ju­ga­dor tie­ne que re­sol­ver si­tua­cio­nes de ma­ne­ra in­tui­ti­va y sin ape­nas ins­truc­cio­nes. Oriol Ri­poll es el guía de la vi­si­ta

La psi­có­lo­ga so­cial Na­li­ni Am­bady in­ves­ti­gó cuán­to tiem­po ne­ce­si­ta­mos pa­ra ha­cer una va­lo­ra­ción de una per­so­na (en su ca­so, el tiem­po que tar­da­ban los alum­nos a ha­cer­se una idea de su pro­fe­sor). El da­to fue sor­pren­den­te: dos se­gun­dos. Si es­tán in­tere­sa­dos, pue­den en­con­trar sus ex­pe­ri­men­tos en el li­bro In­te­li­gen­cia in­tui­ti­va ( Tau­rus) de Mal­colm Glad­well. Es­te pe­río­do de tiem­po re­sul­ta un re­to pa­ra cual­quier au­tor de jue­gos, ya que es el ne­ce­sa­rio pa­ra ase­gu­rar que los ju­ga­do­res se man­ten­gan en la par­ti­da. Pre­ci­sa­men­te el jue­go pa­ra or­de­na­dor y ta­ble­ta Ma­chi­na­rium (Ma­chi­na­rium.net) con­si­gue enamo­rar al ju­ga­dor des­de el mis­mí­si­mo ins­tan­te en que em­pie­za la par­ti­da. Y se ha con­ver­ti­do en una vir­tud que com­par­ten to­dos los jue­gos crea­dos por el es­tu­dio che­co Ama­ni­ta De­sign, fun­da­do por Ja­kub Dvorsky en el 2003, cuan­do creó el jue­go Sa­mo­rost co­mo pro­yec­to de te­sis de sus es­tu­dios de ar­te. El pro­ta­go­nis­ta de Ma­chi­na­rium es un pe­que­ño ro­bot que co­mien­za la par­ti­da des­mon­ta­do en un des­gua­ce. El ju­ga­dor no tie­ne nin­gu­na ins­truc­ción, sino que, co­mo ha­cen los bue­nos maes­tros, só­lo re­ci­be in­di­ca­cio­nes de ha­cia dón­de de­be mi­rar, por tan­to, de­be ac­tuar si­guien­do su in­tui­ción a tra­vés del en­sa­yo-error. De es­ta for­ma des­cu­bre la ma­ne­ra de mon­tar­lo y ha­cer que se mue­va a tra­vés de la es­ce­na. To­da la tra­ma se desa­rro­lla sin pa­la­bras, se de­du­ce gracias a lo que se ve y a unos bo­ca­di­llos de pen­sa­mien­to que apa­re­cen de vez en cuan­do. No hay vi­das, tiem­po, ni na­da que pue­da li­mi­tar el rit­mo de la par­ti­da. Ca­da vez que el ju­ga­dor se pa­sa una pan­ta­lla, co­mien­za un nue­vo es­ce­na­rio sin nin­gún co­no­ci­mien­to pre­vio. Só­lo sa­be que de­be­rá in­ter­ac­tuar con los ele­men­tos con los que se en­cuen­tre y que ca­da pa­lan­ca, per­so­na, o pe­que­ño detalle que apa­rez­ca se­rá sus­cep­ti­ble de for­mar par­te de la so­lu­ción. Las pan­ta­llas es­tán con­ce­bi­das co­mo un puz­le don­de las pie­zas de­ben es­tar en­ca­ja­das, pe­ro en mu­chos ca­sos no es ne­ce­sa­rio se­guir un or­den de­ter­mi­na­do. No su­fran si en al­gún mo­men­to se en­cuen­tran per­di­dos y no sa­ben ha­cia dón­de de­ben ir. Tie­nen dos op­cio­nes: pue­den pul­sar so­bre una bom­bi­lla que hay en la par­te su­pe­rior de la pan­ta­lla y apa­re­ce­rá una ima­gen con una pis­ta más o me­nos útil o, si ne­ce­si­tan una res­pues­ta más ex­plí­ci­ta, pue­den con­sul­tar un li­bro de pis­tas en el que po­drán ac­ce­der tan­tas ve­ces co­mo quie­ran. Pa­ra ha­cer­lo só­lo ten­drán que su­pe­rar un pe­que­ño jue­go de ha­bi­li­dad y ten­drán la cla­ve pa­ra re­sol­ver el re­to ex­pli­ca­da con ilus­tra­cio­nes.

EL JU­GA­DOR TEN­DRÁ SEN­SA­CIÓN DE ÉXI­TO EN TO­DA LA PAR­TI­DA: RE­SOL­VE­RÁ PAN­TA­LLAS CO­MO SI DE PUZ­LES SE TRA­TA­RA

Ma­chi­na­rium tie­ne todo lo que se pue­de pe­dir a un jue­go: es un re­to atrac­ti­vo ex­pli­ca­do en el mis­mo mo­men­to en que se es­tá ju­gan­do, sin lar­gas ins­truc­cio­nes y, co­mo se van re­sol­vien­do pe­que­ños puz­les a lo lar­go de la par­ti­da, el ju­ga­dor tie­ne sen­sa­ción de éxi­to en todo mo­men­to. Ade­más tie­ne unas ilus­tra­cio­nes muy cui­da­das una la ban­da so­no­ra com­pues­ta por el cla­ri­ne­tis­ta che­co To­máš Dvo­rák (Floex.cz). Es­ta vez no ten­drán ex­cu­sa pa­ra no po­ner­se a ju­gar des­de hoy mis­mo. Pue­den com­prar­lo a tra­vés de in­ter­net y ju­gar con un or­de­na­dor (ya sea PC o MAC), o una ta­ble­ta tác­til Ap­ple o An­droid. Los pre­cios os­ci­lan en­tre los 5 y los 10 eu­ros, se­gún el apa­ra­to que usen. Va­lo­ren bien si vi­si­tar la pá­gi­na web del jue­go, por­que que­da­rán atra­pa­dos des­de el pri­mer mo­men­to y no po­drán de­jar de ju­gar.

Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.