CREAR

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Si de­ci­mos po­lí­ti­ca, tal vez frun­za el ce­ño y si ha­bla­mos de pa­sión po­lí­ti­ca igual más. Sin em­bar­go, la lec­ción se­ma­nal de José An­to­nio Ma­ri­na es más bien pa­ra, ce­ños apar­te, que­dar­se bo­quia­bier­to

Cuan­do es­cri­bí El la­be­rin­to sen­ti­men­tal, ex­cluí el ca­pí­tu­lo de las pa­sio­nes po­lí­ti­cas. Que­rría re­to­mar­lo por la ac­tua­li­dad del te­ma. Es di­fí­cil de­fi­nir­las por­que pue­den en­ten­der­se de tres ma­ne­ras. Una, pa­sio­nes que na­cen de la mis­ma es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca de la con­vi­ven­cia, co­mo el pa­trio­tis­mo, el na­cio­na­lis­mo o la afi­lia­ción po­lí­ti­ca. Dos, pa­sio­nes que afec­tan al ser hu­mano en cual­quier cir­cuns­tan­cia, pe­ro que pue­den te­ner co­mo des­en­ca­de­nan­te un he­cho po­lí­ti­co. El pa­pel del re­sen­ti­mien­to o del odio en mo­vi­li­za­cio­nes po­lí­ti­cas es evi­den­te. La pa­sión del po­der pue­de con­ver­tir­se en pa­sión por el po­der po­lí­ti­co. El an­sia de li­ber­tad pue­de con­cre­tar­se en la lu­cha por la li­be­ra­ción po­lí­ti­ca. Y tres, el uso po­lí­ti­co de gran­des pa­sio­nes hu­ma­nas, co­mo la ven­gan­za, la su­mi­sión, el mie­do, la en­vi­dia o el se­xo. No to­dos los sen­ti­mien­tos so­cia­les son po­lí­ti­cos. La ver­güen­za, el ho­nor, la so­li­da­ri­dad, la com­pa­sión o la jus­ti­cia son so­cia­les, pe­ro no es­tric­ta­men­te po­lí­ti­cos. Tam­po­co lo son los sen­ti­mien­tos fa­mi­lia­res. Sin em­bar­go, de­seos in­di­vi­dua­les y so­cia­les han im­pul­sa­do a los se­res hu­ma­nos a unir­se en co­lec­ti­vi­da­des, que sus­ci­ta­ron nue­vos sen­ti­mien­tos, es­ta vez po­lí­ti­cos. Los ate­nien­ses se sen­tían or­gu­llo­sos de su per­te­nen­cia a la ciu­dad, el ciu­da­dano ro­mano se sen­tía po­see­dor de de­re­chos y se le in­cul­ca­ba el sen­ti­mien­to de que “es dul­ce mo­rir por la pa­tria”. Es­tas emo­cio­nes es­pe­cí­fi­ca­men­te po­lí­ti­cas son las que me gus­ta­ría es­tu­diar. La pa­sión es una reali­dad con­tro­ver­ti­da. Es una emo­ción in­ten­sa, du­ra­de­ra, que pue­de mo­no­po­li­zar la men­te de una per­so­na o de una co­lec­ti­vi­dad y des­pier­ta enor­mes ener­gías. De ahí su am­bi­va­len­cia. Por una par­te, la pa­sión pue­de ce­gar­nos; por otra, sin pa­sión no se pue­de ha­cer na­da im­por­tan­te. Geor­ge La­koff, dis­tin­gui­do psi­có­lo­go y lin­güis­ta de Ber­ke­ley, ha pu­bli­ca­do The po­li­ti­cal mind, cu­yo sub­tí­tu­lo es Por qué us­ted no pue­de com­pren­der la po­lí­ti­ca ame­ri­ca­na del si­glo XXI con un cerebro del si­glo XIX. La ma­yor par­te de las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, afir­ma, se to­man por mo­ti­vos no cons­cien­tes por lo que es ur­gen­te co­no­cer có­mo tra­ba­ja real­men­te nues­tro cerebro cuan­do se ocu­pa de esos asun­tos. Des­de ha­ce mu­chos años, los psi­có­lo­gos es­tu­dian lo que de­no­mi­nan “es­ti­los de atri­bu­ción”. Sim­pli­fi­can­do mu­cho: al­gu­nos pien­san que con­tro­lan su com­por­ta­mien­to, y otros creen que es el en­torno so­cial quien lo de­ter­mi­na. Los pri­me­ros sue­len te­ner pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas li­be­ral-con­ser­va­do­ras, y los se­gun­dos, so­cia­lis­tas. Drew Wes­ten, psi­có­lo­go po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Emory, ha pu­bli­ca­do The po­li­ti­cal brain, un

li­bro sub­ti­tu­la­do El pa­pel de las emo­cio­nes en el destino de una na­ción. En el 2004 ini­ció una in­ves­ti­ga­ción pa­ra sa­ber có­mo fun­cio­na el cerebro de los miem­bros de un par­ti­do. Con­clu­yó que po­cas per­so­nas se afi­lian tras un pro­ce­so ra­cio­nal. Su­ce­de en po­lí­ti­ca al­go si­mi­lar a lo que J. M. Key­nes de­tec­tó en el mun­do eco­nó­mi­co. Creía que su com­ple­ji­dad e im­pre­vi­si­bi­li­dad ha­cía que mu­chas de­ci­sio­nes fue­ran to­ma­das por los ani­mal spi­rits, es de­cir, por las emo­cio­nes. Años des­pués, el psi­có­lo­go Da­niel Kah­ne­man ga­nó el No­bel de Eco­no­mía por de­cir lo mis­mo. Pa­re­ce im­pres­cin­di­ble sa­ber si es po­si­ble ra­cio­na­li­zar la pa­sión po­lí­ti­ca sin per­der su ener­gía. Ilus­tra­dos in­gle­ses y fran­ce­ses die­ron una cu­rio­sa so­lu­ción. Opo­nían las “vio­len­tas pa­sio­nes po­lí­ti­cas” a las “dul­ces pa­sio­nes del co­mer­cio” y re­co­men­da­ban las se­gun­das. Ya sa­ben que me con­si­de­ro un “de­tec­ti­ve a suel­do” su­yo. ¿Les in­tere­sa­ría que in­ves­ti­ga­ra es­te asun­to? Pue­den de­cír­me­lo en Jo­sean­to­nio­ma­ri­na.net.

MU­CHAS DE­CI­SIO­NES PO­LÍ­TI­CAS NA­CEN DE LOS ‘ANI­MAL SPI­RITS’: LAS PA­SIO­NES Y EMO­CIO­NES DEL SER HU­MANO

Raúl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.