A CO­CI­NAR

¿Otra vez los mis­mos me­nús na­vi­de­ños? Siem­pre hay una ven­ta­na pa­ra la fres­cu­ra y pa­ra dar­le vuel­ta y vuel­ta a las re­ce­tas que dan sa­bor a es­tas fies­tas. Se tra­ta de ade­re­zar dis­tin­to los clá­si­cos de siem­pre con­ser­van­do la ga­ma de sa­bo­res y olo­res que glor

La Vanguardia - ES - - NEWS -

Nue­va en­tre­ga de los her­ma­nos Ser­gio y Ja­vier To­rres que se lu­cen con cua­tro re­ce­tas al­ter­na­ti­vas pa­ra la Na­vi­dad que es­tá a la vuel­ta de la co­ci­na (per­dón, de la es­qui­na)

Se acer­ca la Na­vi­dad . Aún que­da, es cier­to, por­que es­ta­mos aún a prin­ci­pios de di­ciem­bre, pe­ro co­mien­za a ser ho­ra de idear los me­nús con los que un año más se lu­ci­rá an­te sus ami­gos y fa­mi­lia­res en esa apo­teo­sis siem­pre ma­ra­to­nia­na y a ve­ces pan­ta­grué­li­ca, siem­pre muy sa­bro­sa, que son las fies­tas de la co­mi­da por an­to­no­ma­sia. Que­da tiem­po to­da­vía, pe­ro es me­jor ser pre­ca­vi­do y or­ga­ni­zar­se con al­go de an­te­la­ción. Así evi­ta­re­mos te­ner que gas­tar­nos más de la cuen­ta cuan­do se acer­quen las fies­tas y suban los pre­cios de los pro­duc­tos es­tre­lla de Na­vi­dad. Ade­más de aho­rrar­nos un di­ne­ro, co­sa que va muy bien siem­pre en los tiem­pos que co­rren, pen­sar los me­nús con tiem­po nos per­mi­ti­rá te­ner todo ba­jo con­trol e in­clu­so, in­no­var, dar un to­que di­fe­ren­te a aque­llos pla­tos tra­di­cio­na­les que, de vez en cuan­do, me­re­ce la pe­na re­in­ter­pre­tar. Eso es exac­ta­men­te de lo que que­re­mos ha­blar es­te mes en La Van­guar­dia. Al pen­sar en pla­tos na­vi­de­ños lo pri­me­ro que nos vie­ne a la ca­be­za es la tra­di­cio­nal so­pa de ga­lets, los ca­ne­lo­nes, la es­cu­de­lla,

el ma­ris­co, el clá­si­co cor­de­ro asa­do o pa­vo re­lleno al horno. Los me­nús se repiten ca­da año por­que, al fin y al ca­bo, es­tas fies­tas sin cul­tu­ra y tra­di­ción no ten­drían sen­ti­do al­guno. Pe­ro, ¿có­mo po­de­mos ser gas­tro­nó­mi­ca­men­te atre­vi­dos con­ser­van­do al mis­mo tiem­po la tra­di­ción y los sa­bo­res na­vi­de­ños?

Un to­que van­guar­dis­ta Se pue­de res­pon­der a esa pre­gun­ta, bus­can­do un en­fo­que más atrac­ti­vo pa­ra los pla­tos que for­man el ca­non na­vi­de­ño, ju­gar con la es­té­ti­ca y con los con­tras­tes. En las re­ce­tas se pue­den in­tro­du­cir ge­li­fi­can­tes (co­mo el agar-agar) o ai­res pa­ra mo­di­fi­car la tex­tu­ra y den­si­dad del pre­pa­ra­do o re­cu­rrir a coc­cio­nes lar­gas a ba­ja tem­pe­ra­tu­ra que res­pe­ten más el sa­bor del in­gre­dien­tes son al­gu­nos de los con­se­jos que po­de­mos ofre­cer­les pa­ra sor­pren­der a los co­men­sa­les que se sien­ten a nues­tra me­sa du­ran­te es­ta Na­vi­dad. Éche­le ima­gi­na­ción, tal y co­mo no­so­tros hi­ci­mos a la ho­ra de ela­bo­rar las cua­tro re­ce­tas del me­nú na­vi­de­ño que pro­po­ne­mos en es­tas pá­gi­nas. Ga­lets

GE­LI­FI­CAN­TES CO­MO EL AGAR-AGAR FA­VO­RE­CE LAS NUE­VAS TEX­TU­RAS UN PE­QUE­ÑO TRU­CO SIR­VE PA­RA DAR­LE AL PLA­TO UN AS­PEC­TO MUY DIS­TIN­TO

re­lle­nos de pes­ca­do en lu­gar de la clá­si­ca car­ne que siem­pre les acom­pa­ña, ca­ne­lo­nes de buey de mar co­mo en­tran­te pa­ra in­cor­po­rar a la me­sa el ma­ris­co y apro­ve­char­lo mu­cho más, ali­tas de pa­vo tan sa­bro­sas co­mo el res­to del ani­mal pe­ro más eco­nó­mi­cas, y co­mo co­lo­fón un pos­tre di­ges­ti­vo a ba­se de pi­ña, azú­car y ron. Téc­ni­ca­men­te es­tas re­ce­tas son igual de sen­ci­llas y que las tra­di­cio­na­les, pe­ro tan só­lo una pe­que­ña vuel­ta de tuer­ca pue­de apor­tar mu­cha ori­gi­na­li­dad a la co­ci­na de es­tas Pas­cuas. Re­ce­tas más sa­nas y li­ge­ras El fi­nal de las fies­tas na­vi­de­ñas sue­le coin­ci­dir en el ca­len­da­rio de mu­chos con el ini­cio de los re­gí­me­nes y die­tas. Al­go bas­tan­te ló­gi­co, de­bi­do a los ex­ce­sos cu­li­na­rios y las co­mi­das co­pio­sas a las que ca­si to­dos nos so­me­te- mos du­ran­te la Na­vi­dad. Por eso no­so­tros pro­po­ne­mos, pa­ra evi­tar la pe­sa­dez y esos ki­li­tos de más que siem­pre apa­re­cen en el mes enero, co­ci­nar de una for­ma mu­cho más li­ge­ra. ¿Por qué no in­cluir, por ejem­plo, más ver­du­ra y me­nos car­ne a nues­tros guisos na­vi­de­ños? Las ver­du­ras her­ma­nan per­fec­ta­men­te con cual­quier pla­to y nues­tro or­ga­nis­mo las agra­de­ce mu­cho, así que acom­pa­ñar al pa­vo o a los asa­dos de ver­du­ras da­rá un to­que ele­gan­te al pla­to al tiem­po que lo ha­rá mu­cho más sa­lu­da­ble. Me­nús an­ti-cri­sis Tam­po­co es ne­ce­sa­rio ras­car­se mu­cho el bol­si­llo du­ran­te es­tas fe­chas pa­ra bri­llar gas­tro­nó­mi­ca­men­te an­te nues­tros fa­mi­lia­res. Un

pro­duc­to que sal­ga un po­co más ba­ra­to de pre­cio no tie­ne por­que ser me­nos bueno. Por ejem­plo, pa­ra ela­bo­rar una so­pa de pes­ca­do no ha­ce fal­ta com­prar un ro­da­ba­llo (que aho­ra cos­ta­rá ca­rí­si­mo) sino que po­de­mos em­plear una ga­ma de pes­ca­dos mu­cho más ase­qui­bles, co­mo por ejem­plo, los pes­ca­dos de ro­ca. Otra idea es cam­biar la tra­di­ción de co­ci­nar un ani­mal en­te­ro por só­lo una pie­za de su cuer­po, co­mo he­mos he­cho en otra de nues­tras re­ce­tas en la que cam­bia­mos al pa­vo por só­lo sus alas. Si so­mos po­cos a la me­sa tam­bién nos sal­drá más ren­ta­ble. ¿Pa­ra qué com­prar todo un cor­de­ro le­chal pu­dien­do de­man­dar en la car­ni­ce­ría tan só­lo las cos­ti­llas o la pa­ta? Son pe­que­ños de­ta­lles a te­ner en cuen­ta que, des­de lue­go, ayu­dan a re­du­cir mu­cho el pre­su­pues­to. ¡Fe­li­ces fies­tas!.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.