ALER­GIAS

La Vanguardia - ES - - NEWS -

El nú­me­ro de alér­gi­cos no pa­ra de cre­cer. Au­men­tan los ca­sos y tam­bién su gra­ve­dad

La ri­ni­tis alér­gi­ca y el as­ma no han de­ja­do de cre­cer y son las en­fer­me­da­des alér­gi­cas más fre­cuen­tes. Los aler­gó­lo­gos es­ti­man que la ri­ni­tis afec­ta al 21% de la po­bla­ción es­pa­ño­la, y que el 75% de los pa­cien­tes con as­ma tie­nen tam­bién ri­ni­tis, aun­que no siem­pre lo apre­cian por­que el sín­to­ma más evi­den­te y gra­ve es el as­ma. Son reac­cio­nes pro­vo­ca­das so­bre todo por áca­ros del pol­vo de casa y pó­le­nes de ár­bo­les, aun­que el aler­gé­ni­co va­ría se­gún la zo­na geo­grá­fi­ca y la épo­ca del año. “Ha cre­ci­do mu­cho la alergia al po­len del pla­ta­ne­ro y del ci­prés du­ran­te el in­vierno, so­bre todo en zo­nas co­mo Ca­ta­lun­ya don­de abun­dan co­mo plan­tas or­na­men­ta­les; y en An­da­lu­cía ve­mos mu­chos ca­sos de alergia al oli­vo en abril y ma­yo; pe­ro el ma­yor nú­me­ro de afec­ta­dos es por gra­mí­neas, en­tre ma­yo y ju­nio, aun­que en las zo­nas de cos­ta, Ca­na­rias y Ba­lea­res ape­nas hay alér­gi­cos a gra­mí­neas y sí mu­chos a áca­ros, por­que hay más hu­me­dad y ma­yor con­cen­tra­ción de áca­ros”, ex­pli­ca la di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de Aler­go­lo­gía de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Navarra, Marta Fe­rrer. En la ac­tua­li­dad hay va­cu­nas pa­ra ali­viar o cu­rar los sín­to­mas de los alér­gi­cos a pó­le­nes de oli­vo, ce­ni­zos, or­ti­gas, gra­mí­neas y dos ti­pos de áca­ros.

LA ALERGIA TIE­NE QUE VER CON LOS GE­NES, PE­RO TAM­BIÉN CON LA DIE­TA Y EL AM­BIEN­TE ES PRO­BA­BLE QUE ABO­NOS, PO­LU­CIÓN E HI­GIE­NE AL­TE­REN EL SIS­TE­MA IN­MU­NE

“To­das las en­fer­me­da­des alér­gi­cas es­tán en au­men­to, aun­que qui­zá la que lo ha­ce de for­ma más es­pec­ta­cu­lar es la de los ali­men­tos; si ha­ce vein­te años se de­cía que la alergia afec­ta­ba al 20% de la po­bla­ción, aho­ra el por­cen­ta­je prác­ti­ca­men­te se ha do­bla­do y se es­ti­ma que en el 2025 lle­ga­rá al 50%; si las pan­de­mias del si­glo XIX y XX fue­ron las en­fer­me­da­des bac­te­ria­nas y ví­ri­cas, la de es­te si­glo lo son las en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias no trans­mi­si­bles, co­mo las aler­gias”, ase­gu­ra Aran­tza Ve­ga, coor­di­na­do­ra de co­mu­ni­ca­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Aler­go­lo­gía e In­mu­no­lo­gía Clí­ni­ca (Seiac). La OMS si­túa las aler­gias en­tre las seis pa­to­lo­gías más fre­cuen­tes, y son la en­fer­me­dad cró­ni­ca más co­mún en la in­fan­cia. No es fá­cil pre­ci­sar da­tos de la asi­dui­dad con que se pre­sen­tan las dis­tin­tas aler­gias por­que hay dis­pa­ri­dad de re­sul­ta­dos se­gún los es­tu­dios y se­gún las zo­nas geo­grá­fi­cas, pe­ro sí hay es­ta­dís­ti­cas de las con­sul­tas a los aler­gó­lo­gos y de los ca­sos aten­di­dos por los ser­vi­cios de ur­gen­cias. Se­gún Ve­ga, la asis­ten­cia a ur­gen­cias por reac­cio­nes alér­gi­cas a ali­men­tos en ni­ños ha cre­ci­do un 350% en los úl­ti­mos años, y las re­la­cio­na­das con me­di­ca­men­tos, un 150%. En cam­bio, más de la mi­tad de los ca­sos que lle­gan a los aler­gó­lo­gos tie­nen que ver con ri­ni­tis, un 23% con as­ma, y un 17% con me­di­ca­men­tos. En cuan­to a la alergia a los ali­men­tos, que se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes afec­ta a ca­si el 5% de los ni­ños y a al­go me­nos del 2% de los adul­tos, en el 2005 re­pre­sen­ta­ba el 7,4% de las con­sul­tas, fren­te al 4% de 1992. “La ex­pe­rien­cia en nues­tra con­sul­ta es que to­das la en­fer­me­da­des alér­gi­cas es­tán au­men­tan­do y, aun­que la ri­ni­tis y el as­ma son las que afec­tan a más per­so­nas, preo­cu­pa el cre­ci­mien­to de las aler­gias ali­men­ta­rias por­que es­tán pro­du­cien­do reac­cio­nes muy fuer­tes y la anafi­la­xia –la reac­ción más gra­ve, que pue­de oca­sio­nar la muer­te–, que an­tes era ra­ra, aho­ra la ve­mos a dia­rio”, co­men­ta Marta Fe­rrer, di­rec­to­ra del de­par­ta­men­to de Aler­go­lo­gía de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria de Navarra. La preo­cu­pa­ción que ma­ni­fies­ta tie­ne mu­cho que ver con que los es­pe­cia­lis­tas no sa­ben a cien­cia cier­ta el por qué de es­ta ma­yor in­ci­den­cia de las en­fer­me­da­des alér­gi­cas ni la cau­sa por la que per­so­nas que no ha­bían ma­ni­fes­ta­do nin­gu­na reac­ción du­ran­te dé­ca­das de vi­da se vuel­ven alér­gi­cas a los 30, 40 o 50 años. Múl­ti­ples cau­sas La alergia tie­ne un com­po­nen­te he­re­di­ta­rio muy im­por­tan­te. “Si una per­so­na tie­ne un pro­ge­ni­tor alér­gi­co, tie­ne un 30% de pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar una en­fer­me­dad alér­gi­ca; y si lo son el pa­dre y la ma­dre, el do­ble”, in­di­ca Fe­rrer. Pe­ro los ge­nes no lo son todo ni han cam­bia­do en los úl­ti­mos años, y los aler­gó­lo­gos sos­pe­chan que es la epi­ge­né­ti­ca, el po­der del me­dioam­bien­te pa­ra

in­fluir en el ADN y ha­cer que unos ge­nes se ex­pre­sen y otros se si­len­cien, una de las ra­zo­nes pa­ra que crez­ca el nú­me­ro de alér­gi­cos. “Hay mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas in­flui­das por el me­dioam­bien­te, y so­bre el me­dioam­bien­te he­mos ac­tua­do mu­chí­si­mo en los úl­ti­mos vein­te años y hoy hay más po­lu­ción am­bien­tal, más par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes, es­ta­mos ex­pues­tos a más hu­mo del ta­ba­co, he­mos cam­bia­do los há­bi­tos ali­men­ta­rios, he­mos for­za­do las con­di­cio­nes de pro­duc­ción de las plan­tas…; y todo eso tie­ne un efec­to di­rec­to so­bre no­so­tros, ac­túa so­bre nues­tros ge­nes y lo po­de­mos trans­mi­tir a la si­guien­te ge­ne­ra­ción”, ex­pli­ca la por­ta­voz de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Aler­go­lo­gía. Y re­cuer­da que di­fe­ren­tes in­ves­ti­ga­cio­nes han de­mos­tra­do que tan­to el hu­mo del ta­ba­co que fu­ma la ma­dre en el em­ba­ra­zo co­mo las par­tí­cu­las de die­sel del hu­mo de los co­ches pro­du­cen una re­pro­gra­ma­ción ge­né­ti­ca en el fe­to que au­men­ta el ries­go de as­ma en la in­fan­cia. Ve­ga sub­ra­ya que, por otra par­te, el cam­bio de die­ta y de há­bi­tos ali­men­ta­rios, con una ten­den­cia ge­ne­ra­li­za­da a co­mer me­nos fru­tas, ver­du­ras y le­gum­bres y más ali­men­tos va­cíos, ri­cos en gra­sas y dul­ces, ha mo­di­fi­ca­do la flo­ra bac­te­ria­na y con ello ha al­te­ra­do nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, nues­tras de­fen­sas, lo que con­lle­va un des­equi­li­brio in­terno que in­flu­ye en la reac­ción del or­ga­nis­mo an­te agen­tes aler­gé­ni­cos. “To­mar ver­du­ra de ho­ja ver­de, ce­bo­lla, ajo, pes­ca­do azul… y con ello áci­do fó­li­co, se­le­nio, zinc, vi­ta­mi­nas y ome­ga 3, fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to de una flo­ra in­tes­ti­nal be­ne­fi­cio­sa que no te­ne­mos si nues­tra die­ta no es sa­na aun­que la com­pen­se­mos con ali­men­tos en­ri­que­ci­dos, y eso ac­túa so­bre nues­tros lin­fo­ci­tos, so­bre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co”, ex­pli­ca. En el ca­so de las aler­gias a los ali­men­tos, los avan­ces en el diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar, en la con­cre­ción de la mo­lé­cu­la que las pro­vo­ca, han per­mi­ti­do com­pro­bar que al­gu­nas de las pro­teí­nas aler­gé­ni­cas, co­mo las pro­teí­nas trans­por­ta­do­ras de lí­pi­dos (LTP), cum­plen fun­cio­nes de de­fen­sa en las plan­tas, de mo­do que se sos­pe­cha que al­gu­nos ár­bo­les y ve­ge­ta­les po­drían es­tar pro­du­cien­do más LTP co­mo reac­ción a las ma­yo­res agre­sio­nes am­bien­ta­les (con­ta­mi­na­ción, abo­nos quí­mi­cos, et­cé­te­ra) y si­tua­cio­nes de es­trés (so­bre­pro­duc­ción) a que es­tán so­me­ti­das las plan­tas. Y esa ma­yor con­cen­tra­ción de LTP en el po­len y en fru­tas y ver­du­ras sus­ci­ta­ría, se­gún los ex­per­tos, una res­pues­ta de de­fen­sa por par­te del or­ga­nis­mo de más per­so­nas. An­na Cis­te­ró, je­fa del ser­vi­cio de Alergia del Hos­pi­tal Uni­ver­si- ta­rio Qui­rón De­xeus, ase­gu­ra que es­ta es una de las mu­chas ex­pli­ca­cio­nes que ba­ra­jan los aler­gó­lo­gos, apo­ya­da en la cons­ta­ta­ción, por ejem­plo, de que coin­ci­dien­do con un au­men­to de las con­sul­tas por pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con alergia al po­len del pla­ta­ne­ro en la ciu­dad de Bar­ce­lo­na, se com­pro­bó que los ár­bo­les de es­ta es­pe­cie ha­bían es­ta­do en­fer­mos, lo que jus­ti­fi­ca­ría que hu­bie­sen pro­du­ci­do más LTP pa­ra de­fen­der­se. En­fa­ti­za, no obs­tan­te, que si es­ta reac­ción de la plan­ta aca­ba tra­du­cién­do­se en más en­fer­me­da­des alér­gi­cas es por la su­ma de mu­chos otros fac­to­res, co­mo que una al­ta con­cen­tra­ción de mo­lé­cu­las de die­sel en el ai­re fa­vo­re­ce el trans­por­te del po­len has­ta la na­riz y los bron­quios o que la res­pues­ta in­mu­ni­ta­ria de mu­chas per­so­nas se ha vis­to al­te­ra­da por el uso con­ti­nua­do de an­ti­bió­ti­cos. Marta Fe­rrer, por su par­te, cree que otra hi­pó­te­sis que ga­na fuer­za a la ho­ra de ex­pli­car el cre­ci­mien­to de las aler­gias es la que tie­ne que ver con la hi­gie­ne, des­pués de ha­ber cons­ta­ta­do que los ni­ños de Ale­ma­nia del Es­te te­nían me­nos aler­gias que los de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral y, tras la uni­fi­ca­ción, al equi­pa­rar­se los es­ti­los de vi­da, au­men­ta­ron los ca­sos de ri­ni­tis, as­ma y aler­gias ali­men­ta­rias en­tre los pri­me­ros. “Se pien­sa que el es­ti­lo de vi­da que lle­van los ni­ños en los paí­ses desa­rro­lla­dos –se les va­cu­na de to­das las en­fer­me­da­des, vi­ven en pisos, sin con­tac­to con las bac­te­rias del sue­lo o de ani­ma­les y se les es­te­ri­li­za has­ta el chu­pe­te–, ha­ce que su sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se mo­di­fi­que y que una sus­tan­cia nor­mal aca­be sien­do per­ci­bi­da por su or­ga­nis­mo co­mo no­ci­va”, in­di­ca. La hi­pó­te­sis tam­bién se sus­ten­ta en la ob­ser­va­ción de que hay me­nos por­cen­ta­je de alergia en­tre los ni­ños que vi­ven en zo­nas ru­ra­les y jue­gan con tie­rra y ani­ma­les, los que se crían con ani­ma­les do­més­ti­cos o tie­nen va­rios her­ma­nos ma­yo­res. En el ca­so de las aler­gias ali­men­ta­rias in­fan­ti­les, Fe­rrer ex­pli­ca que hay es­pe­cia­lis­tas que vin­cu­lan su es­pec­ta­cu­lar au­men­to con la for­ma y el pla­zo en que se in­tro­du­cen los ali­men­tos a los be­bés. “En el Reino Uni­do es­tán desa­rro­llan­do un es­tu­dio muy in­tere­san­te con una am­plia po­bla­ción de ni­ños a los que se les dan ca­cahue­tes y una die­ta com­ple­ta des­de los pri­me­ros me­ses de vi­da pa­ra ver si el tiem­po trans­cu­rri­do en­tre el na­ci­mien­to y la in­ges­ta de un ali­men­to in­flu­ye en el de­sa­rro­llo pos­te­rior de la alergia”, apun­ta. Cla­ro que en la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar una alergia tam­bién in­flu­ye el en­torno, por­que se­gún el área geo­grá­fi­ca don­de uno vi­va es­ta­rá ex­pues­to a unos pó­le­nes y no a otros; con­su­mi­rá unos ali­men­tos y no otros; y es­ta­rá so­me­ti­do a una ma­yor o me­nor hu­me­dad. En Es­pa­ña las reac­cio­nes alér­gi­cas de as­ma son mu­cho más ha­bi­tua­les en las zo­nas cos­te­ras e in­su­la­res que en el cen­tro de la Pe­nín­su­la, con os­ci­la­cio­nes que van del 1% al 5% de la po­bla­ción. Un diag­nos­ti­co de­ta­lla­do Mu­chas per­so­nas, in­clui­dos al­gu­nos mé­di­cos, aso­cian las aler­gias a pro­ce­sos mo­les­tos pe­ro ba­na­les. Sin em­bar­go, las aler­gias im­pli­can li­mi­ta­cio­nes pa­ra la vi­da co­ti­dia­na, al­te­ra-

cio­nes del sue­ño y, en oca­sio­nes, ries­gos pa­ra la vi­da. Ri­ni­tis, as­ma y ur­ti­ca­ria, por ejem­plo, em­peo­ran por la no­che y com­pli­can el sue­ño, de mo­do que quie­nes su­fren ri­ni­tis tie­nen el do­ble de ries­go de pa­de­cer ap­neas de sue­ño o som­no­len­cia du­ran­te el día, lo que a su vez con­lle­va más ries­go de ac­ci­den­tes, ex­pli­can los aler­gó­lo­gos. Por eso su con­se­jo es no re­sig­nar­se, acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co pre­ci­so del ti­po de alergia y tra­tar­la. “En diez años han cam­bia­do mu­cho los mé­to­dos de diag­nós­ti­co; aho­ra va­mos al diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar; no nos con­for­ma­mos con sa­ber que una per­so­na es alér­gi­ca al me­lo­co­tón, sino que bus­ca­mos a qué pro­teí­na del me­lo­co­tón pa­ra ver có­mo afec­ta y si ese com­po­nen­te es­tá en otros pro­duc­tos que pue­dan pro­vo­car­le alergia”, sub­ra­ya Aran­tza Ve­ga. Y ex­pli­ca que, por ejem­plo, una per­so­na pue­de ser alér­gi­ca a la pro­fi­li­na del me­lo­co­tón y otra a la LTP del me­lo­co­tón. “La pri­me­ra só­lo ten­drá sín­to­mas de pi­cor o in­fla­ma­ción en la bo­ca si co­me me­lo­co­tón fres­co pe­ro no si lo to­ma en al­mí­bar o co­ci­na­do, pe­ro pro­ba­ble­men­te tam­bién ten­drá alergia al po­len en pri­ma­ve­ra; la se­gun­da, en cam­bio, al prin­ci­pio po­drá to­mar el me­lo­co­tón pe­la­do sin no­tar na­da, pe­ro más ade­lan­te va a su­frir reac­cio­nes gra­ves tan­to si lo co­me fres­co co­mo en al­mí­bar o co­ci­na­do, de mo­do que es im­por­tan­te co­no­cer la mo­lé­cu­la aler­gé­ni­ca en con­cre­to pa­ra tra­tar a uno y a otro”, de­ta­lla. Con es­te diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar se ha com­pro­ba­do que hay mu­chas aler­gias cru­za­das a pó­le­nes y ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal que tie­nen pro­teí­nas en co­mún. Tam­bién ha ser­vi­do pa­ra ex­pli­car por qué al­gu­nos adul­tos que to­da su vi­da ha­bían to­le­ra­do un ali­men­to de re­pen­te se ma­rean, se aho­gan o se sien­ten mal al to­mar­lo. “He­mos vis­to que hay aler­gé­ni­cos que com­bi­na­dos con otros fac­to­res, co­mo la prác­ti­ca de ejer­ci­cio o la in­ges­ta de an­ti­in­fla­ma­to­rios o de al­cohol, am­pli­fi­can la reac­ción; y si in­da­gas en la his­to­ria clí­ni­ca del pa­cien­te ves que al­guien a quien es­tás diag­nos­ti­can­do la alergia a un ali­men­to de adul­to re­sul­ta que ya tu­vo una reac­ción ex­tra­ña un día, ha­ce años, coin­ci­dien­do con la ver­be­na de San Juan, en la que pro­ba­ble­men­te con­cu­rrie­ron ejer­ci­cio (baile) y al­cohol, y con el tiem­po lo que pa­sa es que la ma­ni­fes­ta­ción alér­gi­ca se ha­ce más evi­den­te y lo que ini­cial­men­te qui­zá era una ur­ti­ca­ria o una der­ma­ti­tis por con­tac­to pa­sa a ser una reac­ción anafi­lác­ti­ca gra­ve”, ex­pli­ca la doc­to­ra Cis­te­ró. Marta Fe­rrer pre­ci­sa que hoy los diag­nós­ti­cos tie­nen en cuen­ta la his­to­ria clí­ni­ca, los re­sul­ta­dos de unas prue­bas cu­tá­neas que con­sis­ten en in­yec­tar en la piel dis­tin­tos alér­ge­nos pa­ra ver si pro­vo­can reac­ción y aná­li­sis de san­gre es­pe­cí­fi­cos pa­ra ver si hay an­ti­cuer­pos a pro­teí­nas aler­gé­ni­cas. “Fren­te a lo que mu­cha gen­te cree, es­tas prue­bas se pue­den ha­cer a cual­quier edad, in­clu­so be­bés”, en­fa­ti­za. Va­cu­nas per­so­na­li­za­das Tam­bién han cam­bia­do mu­cho los tra­ta­mien­tos pa­ra la alergia. Has­ta ha­ce unos años, el con­se­jo pa­ra la ma­yo­ría de alér­gi­cos era evi­tar aque­llo que pro­vo­ca­ba su alergia. Aho­ra, la po­lí­ti­ca de los aler­gó­lo­gos es la con­tra­ria: ex­po­ner a la per­so­na de for­ma gra­dual a aquel ali­men­to o pro­duc­to que cau­sa la alergia pa­ra que el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se acos­tum­bre y aca­be to­le­rán­do­lo, es de­cir, que el pa­cien­te se cu­re. En el ca­so de los ali­men­tos, la for­ma de des­en­si­bi­li­zar a me­nu­do es in­ge­rir­lo en do­sis muy pe­que­ñas que pau­ta el aler­gó­lo­go y que se van in­cre­men­tan­do po­co a po­co. “Es­to es muy ha­bi­tual con la le­che y el hue­vo, y es­ta­mos con­si­guien­do que el 70% de los ni­ños con alergia a es­tos dos ali­men­tos pue­dan co­mer de todo des­pués de unos años de tra­ta­mien­to”, ex­pli­ca Fe­rrer. La doc­to­ra Ve­ga, de Seiac, ase­gu­ra que es­ta in­mu­no­te­ra­pia oral ha cam­bia­do mu­cho la ca­li­dad de vi­da de los alér­gi­cos: “En lu­gar de te­ner ni­ños con cin­co años a los que cons­tan­te­men­te hay que ad­ver­tir­les que no pue­den to­mar le­che, ni yo­gur, ni pro­bar el sánd­wich de su ami­go por­que lle­va que­so, y que han de lle­var en­ci­ma me­di­ci­nas por si de for­ma ac­ci­den­tal to­man pas­tel o pizza en una fies­ta y su­fren una reac­ción gra­ve, he­mos lo­gra­do que mu­chos de ellos pue­dan to­mar un va­so de le­che sin mie­do ni ries­go pa­ra sus vi­das, con la me­jo­ra que eso sig­ni­fi­ca en su día a día y en sus re­la­cio­nes so­cia­les”. El me­ca­nis­mo de des­en­si­bi­li­za­ción o in­mu­no­te­ra­pia oral es el mis­mo que fun­cio­na pa­ra las va­cu­nas de alergia al po­len o al ve­neno de avis­pas o abe­jas. “Se uti­li­zan ex­trac­tos de áca­ro, de pó­le­nes o del ve­neno y se van ad­mi­nis­tran­do en pe­que­ñas do­sis has­ta que el sis­te­ma in­mu­ne se vuel­ve a equi­li­brar”, co­men­ta la doc­to­ra Fe­rrer. Aña­de que la va­cu­na pa­ra alér­gi­cos a avis­pas y abe­jas re­sul­ta to­tal­men­te efec­ti­va cuan­do han pa­sa­do en­tre tres y cin­co años, si­guién­do­la en efec­ti­vi­dad las de po­len y las de áca­ros. “Las va­cu­nas pa­ra alér­gi­cos a los áca­ros so­lu­cio­nan el 85% de los ca­sos, por­que hay per­so­nas que com­bi­nan va­rias aler­gias y hay que po­der de­ter­mi­nar cual es el alér­geno do­mi­nan­te; es im­por­tan­te ver si el pa­cien­te me­jo­ra el pri­mer año y, si no, re­plan­tear­se el diag­nós­ti­co; y cuan­do hay sín­to­mas de me­jo­ra en el pri­mer año, nor­mal­men­te al ter­ce­ro el pa­cien­te ya ca­si no tie­ne sín­to­mas”, de­ta­lla An­na Cis­te­ró. Y agre­ga que en su ser­vi­cio de alergia han pro­ba­do con éxi­to una va­cu­na pa­ra des­en­si­bi­li­zar a alér­gi­cos a la ave­lla­na y aho­ra tra­ba­jan con otra pa­ra el me­lo­co­tón. “El tra­ta­mien­to de des­en­si­bi­li­zar de­be­ría fun­cio­nar en to­dos los ca­sos cuan­do hay un diag­nós­ti­co muy pre­ci­so, pe­ro si en el pri­mer año no hay me­jo­ra es una ton­te­ría man­te­ner la va­cu­na du­ran­te ocho años”, ad­vier­te la res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Alergia del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus. Tam­bién se es­tán uti­li­zan­do va­cu­nas pa­ra per­so­nas con alergia a ani­ma­les do­més­ti­cos co­mo pe­rros y ga­tos, con un por­cen­ta­je de éxi­to del 20% y del 50%, res­pec­ti­va­men­te. La ma­yo­ría de va­cu­nas se per­so­na­li­zan pa­ra ca­da pa­cien­te a par­tir del diag­nós­ti­co mo­le­cu­lar.

MU­CHAS PER­SO­NAS TIE­NEN ALER­GIAS CRU­ZA­DAS A ALI­MEN­TOS Y POLENES LA CU­RA PA­SA POR DAR MI­NI DO­SIS DEL ALÉR­GENO PA­RA RE­EDU­CAR AL OR­GA­NIS­MO

Tex­to May­te Rius

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.