¿IN­FLUEN­CIA O MA­NI­PU­LA­CIÓN?

La Vanguardia - ES - - ED -

A la ho­ra de ex­pre­sar emo­cio­nes, exis­te una fron­te­ra su­til pe­ro cla­ve en­tre la in­ten­ción de in­fluir y la de ma­ni­pu­lar. Cuan­do bus­ca­mos el pri­mer ob­je­ti­vo ex­po­ne­mos nues­tros sen­ti­mien­tos pa­ra que el otro los ten­ga tan pre­sen­tes co­mo los su­yos y ac­tué cre­yén­do­los igual de im­por­tan­tes. En el se­gun­do ca­so, nues­tras emo­cio­nes son lo úni­co que nos im­por­ta: que­re­mos im­po­nér­se­las a la otra per­so­na co­mo prio­ri­dad ab­so­lu­ta y uti­li­za­mos cual­quier me­dio, in­clui­dos aque­llos que su­po­nen ig­no­rar sus sen­ti­mien­tos. No es fá­cil dis­tin­guir cuan­do es­ta­mos en uno u otro ca­so. Por eso con­vie­ne te­ner pre­sen­te una lista de De­re­chos bá­si­cos emo­cio­na­les que to­da per­so­na po­see. Leer­la con aten­ción en los ca­sos en que nos sin­ta­mos chan­ta­jea­dos emo­cio­nal­men­te o es­te­mos sien­do víc­ti­mas de ma­ni­pu­la­ción sen­ti­men­tal pue­de re­sul­tar muy útil. Pe­ro tam­bién se­ría in­tere­san­te ha­cer un re­pa­so an­tes de ex­pre­sar nues­tros en­fa­dos, tris­te­zas o ale­grías pa­ra sa­ber has­ta qué pun­to bus­ca­mos ma­ni­pu­lar a los de­más con nues­tros sen­ti­mien­tos. TE­NE­MOS DE­RE­CHO... ...A con­si­de­rar nues­tros sen­ti­mien­tos tan im­por­tan­tes co­mo los de los de­más. Las emo­cio­nes son sub­je­ti­vas: te­me­mos o ama­mos a per­so­nas di­fe­ren­tes; nos ale­gra­mos o nos en­tris­te­ce­mos por si­tua­cio­nes dis­tin­tas. No hay ra­zón ob­je­ti­va que ha­ga que unos sen­ti­mien­tos sean me­jo­res que otros. ...A pe­dir in­for­ma­ción so­bre aque­llos sen­ti­mien­tos que

nos afec­tan di­rec­ta­men­te. La per­so­na a la que se in­te­rro­ga pue­de ex­pli­ci­tar o no sus emo­cio­nes y las ra­zo­nes que le han lle­va­do a ellas. Cuan­do al­guien no lo ha­ce, tie­ne que acep­tar que sus sen­ti­mien­tos sean des­va­lo­ri­za­dos. ...A pe­dir (no exi­gir) a los de­más que res­pon­dan a nues­tras ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les y de­ci­dir si sa­tis­fa­ce­mos o no las ne­ce

si­da­des de los de­más. Los sen­ti­mien­tos es­tán di­se­ña­dos evo­lu­ti­va­men­te pa­ra pe­dir a los de­más que ac­túen de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. Mien­tras no en­ten­da­mos que los

de­más tie­nen la obli­ga­ción de res­pon­der, esa pe­ti­ción es adap­ta­ti­va.

...A to­mar­nos nues­tro tiem­po y a no de­jar que los de­más im­pon­gan su rit­mo en la to­ma de de­ci­sio­nes emo­cio­na­les. La ma­ni­pu­la­ción tie­ne que ver, en mu­chas oca­sio­nes, con la ve­lo­ci­dad: las per­so­nas que in­ten­tan im­po­ner sus ne­ce­si­da­des sen­ti­men­ta­les in­ten­tan ace­le­rar o ra­len­ti­zar nues­tro rit­mo. Es im­por­tan­te lle­gar a un acuer­do que no fa­vo­rez­ca a nin­gu­na de las par­tes pa­ra que es­to no ocu­rra.

...A re­cha­zar pe­ti­cio­nes sin sen­tir­nos egoís­tas. El egoís­mo ajeno es el prin­ci­pal ar­gu­men­to de aque­llos que pre­ten­den ma­ni­pu­lar emo­cio­nal­men­te. Hay un ra­zo­na­mien­to muy sen­ci­llo que de­be­ría anu­lar nues­tra sen­sa­ción de cul­pa­bi­li­dad por mi­rar por no­so­tros mis­mos: las pe­ti­cio­nes de la otra per­so­na son igual­men­te egoís­tas. Lo úni­co que es­ta­mos ha­cien­do es op­tar, en­tre dos ne­ce­si­da­des egoís­tas, por las nues­tras.

...A ex­pe­ri­men­tar y ex­pre­sar nues­tros pro­pios sen­ti­mien­tos. En mu­chas oca­sio­nes, la in­ten­ción del que ma­ni­pu­la es im­po­ner sen­ti­mien­tos al otro. In­crus­tar nues­tros mie­dos en nues­tros hi­jos, con- ven­cer a nues­tra pa­re­ja pa­ra que com­par­ta nues­tras fi­lias y nues­tras fo­bias o bus­car que nues­tros ami­gos se en­fa­den con los que no­so­tros es­ta­mos en­fa­da­dos son ejem­plos de es­ta tác­ti­ca de “la­va­do de cerebro emo­cio­nal”. Los úni­cos sen­ti­mien­tos que fun­cio­nan son los pro­pios: na­die de­be de­jar­se lle­var por los aje­nos.

...A va­riar nues­tras emo­cio­nes sin sen­tir­nos cul­pa­bles. Amar y de­jar de ha­cer­lo, ale­grar­se con al­go has­ta que nos can­se­mos de ello o en­fa­dar­nos con al­guien y lue­go per­do­nar es par­te de la vi­da sen­ti­men­tal. Aun­que a los de­más no les gus­ten esos cam­bios, hay que acep­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.