OSOS, MI­NE­ROS Y ES­QUIA­DO­RES

La Vanguardia - ES - - ENCASA -

La ex­pe­rien­cia que su­po­ne el via­je a Whistler em­pie­za jus­to en Van­cou­ver. De es­ta ani­ma­dí­si­ma ciu­dad par­te una ru­ta que en ho­ra y me­dia nos lle­va has­ta el destino, si so­mos ca­pa­ces de con­du­cir sin pa­rar a to­mar fo­to­gra­fías en al­gún mo­men­to. La ca­rre­te­ra es co­no­ci­da lo­cal­men­te co­mo la Sea-to-Sky, del mar al cie­lo, y hay que de­cir que el nom­bre le en­ca­ja a la per­fec­ción. A lo lar­go del ca­mino se bor­dea en un pri­mer mo­men­to el fior­do Ho­we Sound, siem­pre atra­pa­do en­tre las aguas del Pa­cí­fi­co y las pri­me­ras es­tri­ba­cio­nes de la cor­di­lle­ra Cos­te­ra. A la iz­quier­da se dis­tin­gue la ten­ta­do­ra si­lue­ta azu­la­da de las is­las de Gam­bier, Bo­wen y Van­cou­ver. Un po­co más ade­lan­te, unos car­te­les in­di­can la pro­xi­mi­dad de Britannia Beach y su mu­seo de la Mi­ne­ría, por­que la re­gión es­tu­vo en el epi­cen­tro de la Fie­bre del Oro del si­glo XIX, epi­so­dio his­tó­ri­co que tan bien des­cri­bió Jack Lon­don en sus no­ve­las.

WHISTLER BLACK­COMB ES UNO DE LOS ME­JO­RES COM­PLE­JOS DEL MUN­DO

Lue­go le lle­ga el turno a la ca­ta­ra­ta de Shan­non, a ve­ces con­ge­la­da en in­vierno. La nie­ve tam­bién in­ten­ta ocul­tar la for­ma del se­gun­do mo­no­li­to de gra­ni­to más gran­de del mun­do, el Sta­wa­mus Chief, si­tua­do muy cer­ca de la po­bla­ción de Squa­mish, la ma­dre de los vien­tos. Es­ta mo­le de ro­ca te­nía un es­pe­cial sig­ni­fi­ca­do es­pi­ri­tual pa­ra los ha­bi­tan­tes na­ti­vos de la re­gión. Lle­ga­dos a es­te pun­to só­lo nos que­da su­pe­rar el Mon­te Ga­ri­bal­di pa­ra al­can­zar la po­bla­ción de Whistler Black­comb.

La ac­ti­vi­dad y la abun­dan­cia de co­mer­cios de todo ti­po nos pue­den lle­gar a con­fun­dir. Aquí no ha­bía na­da an­tes de los años se­sen­ta o, pa­ra ser más pre­ci­sos, ha­bía un gran­dio­so ver­te­de­ro, que con el pa­so del tiem­po y la ta­la de bos­ques, se ha­bía con­ver­ti­do en res­tau­ran­te pa­ra los osos par­dos que ha­bi­tan el va­lle. Los ani­ma­les, le­jos de des­apa­re­cer con la lle­ga­da de la ci­vi­li­za­ción, se han adap­ta­do, y mu­chos son ca­pa­ces in­clu­so de abrir el ma­le­te­ro de un co­che en bus­ca de co­mi­da. Las au­to­ri­da­des han to­ma­do me­di­das al res­pec­to des­de el res­pe­to a la vi­da, ya que la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes de Whistler son con­ser­va­cio­nis­tas. Ha­ce mu­cho que no se han re­gis­tra­do in­ci­den­tes gra­ves, pe­ro en ca­so

de du­da, lo me­jor es ha­cer­se con un buen se­gu­ro que tam­bién nos cu­bra los gas­tos de res­ca­te en ca­so de ac­ci­den­te es­quian­do. Si no se dis­po­ne de uno y el res­ca­ta­do tie­ne que pa­gar la ayu­da de su bol­si­llo, le pue­de cos­tar un ojo de la ca­ra. Si no lo ve­mos cla­ro, siem­pre nos po­de­mos con­for­mar con to­mar el te­le­fé­ri­co Peak to Peak (de ci­ma a ci­ma), que en­la­za las dos mon­ta­ñas que for­man el do­mi­nio es­quia­ble. Con la ayu­di­ta, se sal­va un re­co­rri­do de 4 km y tre­pan­do has­ta los 2.200 me­tros del mon­te Whistler con to­da se­gu­ri­dad. Las vis­tas de los la­gos Al­ta, Green y Lost, nos com­pen­sa­rán del vér­ti­go.

1

Sta­wa­mus Chief, cer­ca de Squa­mish, es el se­gun­do mo­no­li­to de gra­ni­to más gran­de del mun­do

2

La ca­ta­ra­ta de Shan­non se en­cuen­tra den­tro del par­que na­tu­ral que re­ci­be el mis­mo nom­bre

3

La po­bla­ción de Whistler, al la­do del re­sort de es­quí, es una pa­ra­da obli­ga­da pa­ra los aman­tes de es­te de­por­te

4

El fa­ro Point At­kin­son, en el fior­do Bu­rrard In­let, fue cons­trui­do en 1875

5

Whistler Black­comb es el re­sort de es­quí más gran­de de Nor­tea­mé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.