Es­pio­na­je vir­tual

La Vanguardia - ES - - ED -

Siem­pre he­mos si­do Ma­ta Ha­ris emo­cio­na­les. La di­fe­ren­cia, aho­ra, es que he­mos tras­la­da­do el es­pio­na­je pre­sen­cial al vir­tual en mu­chas oca­sio­nes. Si ha­ce diez años re­gis­trá­ba­mos la car­te­ra o el bol­so, aho­ra ha­ce­mos lo mis­mo con el mó­vil o los per­fi­les so­cia­les. Nue­vas tec­no­lo­gías y nue­vas for­mas de vi­gi­lan­cia que las mu­je­res vi­ven con ma­yor dra­ma­tis­mo, se­gún el es­tu­dio de la Lon­don School of Eco­no­mics and Po­li­ti­cal Scien­ce: un 43% de ellas es­pía a tra­vés de la red, fren­te al 20% de ellos. La psi­có­lo­ga bri­tá­ni­ca Ta­ra C. Mars­hall ha con­clui­do que usa­mos Fa­ce­book pa­ra man­te­ner­nos en con­tac­to con los de­más, pe­ro tam­bién pa­ra te­ner­los ba­jo con­trol; y que la mi­tad de los usua­rios de es­ta red so­cial la uti­li­za pa­ra vi­gi­lar a sus ex­pa­re­jas. A tra­vés de In­ter­net se han des­cu­bier­to in­fi­de­li­da­des, los men­sa­jes de mó­vil han pues­to en pe­li­gro no po­cas re­la­cio­nes, la in­me­dia­tez de What­sapp ha pro­vo­ca­do que unos 28 millones de pa­re­jas de todo el mun­do se se­pa­ren… “El mun­do vir­tual es to­da­vía de­ma­sia­do nue­vo y, se­gu­ra­men­te, fal­tan re­cur­sos per­so­na­les pa­ra ges­tio­nar as­pec­tos que, aun­que por sí mis­mos son neu­tros, pue­den con­ver­tir­se en ne­ga­ti­vos al or­ga­ni­zar las re­la­cio­nes afec­ti­vas y de pa­re­ja. Pe­ro a pe­sar de todo ello, tam­bién ca­be des­ta­car las ven­ta­jas de es­tas he­rra­mien­tas. Es muy útil man­dar, de cuan­do en cuan­do, un men­sa­ji­to al mó­vil a la pa­re­ja pa­ra re­cor­dar­le que la que­re­mos o la echa­mos de me­nos. Pue­de me­jo­rar el víncu­lo emo­cio­nal, pe­ro sin so­bre­pa­sar los lí­mi­tes del con­trol”, la ca­ra y la cruz de las nue­vas tec­no­lo­gías en pa­la­bras de la psi­có­lo­ga clí­ni­ca Carme Sán­chez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.