BAN­COS DEL TIEM­PO

La Vanguardia - ES - - ENCASA -

Blan­ca cui­da ni­ños y an­cia­nos, y Bill, que aca­ba de lle­gar a Es­pa­ña, se ofre­ce a ayu­dar con el in­glés. Am­bos per­te­ne­cen a un ban­co del tiem­po, una ini­cia­ti­va pa­ra in­ter­cam­biar fa­vo­res mu­tuos que se mi­de en can­ti­dad de ho­ras in­ver­ti­das pa­ra ha­cer un de­ter­mi­na­do tra­ba­jo. “Los ban­cos de tiem­po no son he­rra­mien­tas eco­nó­mi­cas, sino so­cia­les, y usan re­cur­sos que nor­mal­men­te la eco­no­mía for­mal no va­lo­ri­za, co­mo el tra­ba­jo do­més­ti­co o el vo­lun­ta­ria­do. En los ban­cos del tiem­po, se re­co­no­cen y se les da va­lor”, ex­pli­ca Ju­lio Gisbert, ex­per­to en eco­no­mías al­ter­na­ti­vas y au­tor del li­bro y del blog “Vi­vir sin em­pleo” (Vi­vir­si­nem­pleo.org). Es­te mo­vi­mien­to lle­va des­de co­mien­zos del 2000 cre­cien­do y te­jien­do re­des so­cia­les de ayu­da mu­tua. Ge­ne­ral­men­te, fun­cio­na en las ciu­da­des, don­de la gen­te no sue­le co­no­cer a sus ve­ci­nos. Hoy en día, en Es­pa­ña, hay más de 300 ban­cos de es­te ti­po. Gisbert, ade­más de par­ti­ci­par en uno de Ma­drid, ase­so­ra y ayu­da a mon­tar­los. “Son ex­pe­rien­cias muy lo­ca­les, que cuen­tan a su fa­vor con la ba­za de la pro­xi­mi­dad, que es fun­da­men­tal. Son un mo­vi­mien­to ve­ci­nal, de ba­rrio, que nos per­mi­ten co­no­cer a los ve­ci­nos y lue­go in­ter­cam­biar ser­vi­cios. La ri­que­za del ban­co es que to­dos apor­ta­mos a to­dos. Con lo que yo con­si­ga de ha­cer ser­vi­cios a los de­más pue­do ob­te­ner fa­vo­res de otras per­so­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.