¿DI­FE­REN­CIAS DE GÉ­NE­RO?

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Un asun­to de gé­ne­ro im­pe­di­ría la co­mu­ni­ca­ción en­tre dos per­so­nas que han op­ta­do por vi­vir jun­tos y so­bre todo cuan­do la pa­la­bra con­flic­to ya cau­sa dis­cor­dia. Se­rán pre­ci­sos ejer­ci­cios de em­pa­tía, po­ner­se en el lu­gar de él o de ella. Es­ta­dís­ti­ca­men­te, ellos tien­den a evi­tar sus pro­ble­mas en re­la­ción con ellas, que siem­pre es­tán ha­blan­do so­bre lo que les su­ce­de y lo que sien­ten; aun­que ellos es­cu­chen sin pres­tar mu­cha aten­ción. No es que ellos nie­guen el con­flic­to sino que no lo ven… no se dan cuen­ta de que exis­te. Por otro la­do, el len­gua­je de ellas no es di­rec­to, se car­gan mu­chas ve­ces con los pro­ble­mas y se que­jan de que ellos no se im­pli­quen. Ellos son prác­ti­cos, tie­nen una vi­sión li­neal, ellas tie­nen más pun­tos de vis­ta y le dan más vuel­tas a las co­sas. lo y dí­me­lo con una son­ri­sa. No me ex­pli­ques tu preo­cu­pa­ción o tu do­lor. No quie­ro sa­ber que te es­tás ale­jan­do de mi vi­da por mi in­ca­pa­ci­dad de afron­tar la reali­dad” (es lo que es­cri­bí y en­se­ñé a mi te­ra­peu­ta). Te­nía que ha­cer al­go. Es­ta­ba des­tro­zan­do nues­tro ma­tri­mo­nio. Fi­nal­men­te, me di cuen­ta de que no era jus­to evi­tar el en­fren­ta­mien­to. Ha­bía si­do egoís­ta y arro­gan­te al pen­sar que te­nía­mos que ac­tuar a mi ma­ne­ra. Du­ran­te años le ha­bía ne­ga­do su de­re­cho a ser es­cu­cha­da. Con ayu­da de la te­ra­pia, em­pe­cé a en­ten­der que un con­flic­to bien ges­tio­na­do for­ta­le­ce la re­la­ción. Des­cu­brí que tam­bién me ha­bía en­ga­ña­do a mí mis­mo; no me ha­bía per­mi­ti­do ex­pre­sar las emo­cio­nes a las que tan­to te­mía. No fue un ca­mino cor­to ni exen­to de ba­ches pe­ro con­se­guí re­co­rrer­lo apren­dien­do”, ex­pli­ca Saúl. No es jus­to pa­ra sí mis­mo ni pa­ra la pa­re­ja, ca­llar y es­pe­rar a que él o ella se dé cuen­ta de que las co­sas no fun­cio­nan o es­pe­rar a que pa­se el tiem­po a la es­pe­ra de que se so­lu­cio­nen por sí mis­mas o a que pa­se lo que ten­ga que pa­sar. ¿Se sa­le del círcu­lo del con­for­mis­mo y la ne­ga­ción? Cier­ta­men­te es po­si­ble; se­rá pre­ci­so re­vi­sar nues­tro com­por­ta­mien­to e iden­ti­fi­car el mo­men­to en que de­ja­mos de ser em­pá­ti­cos y de ver real­men­te los sen­ti­mien­tos y ne­ce­si­da­des de la pa­re­ja y lo que se ocul­ta tras su com­por­ta­mien­to en apa­rien­cia pa­si­vo o in­jus­to. La pre­gun­ta no es si las pa­re­jas tie­nen con­flic­tos o no, por­que el con­flic­to es in­trín­se­co a las re­la­cio­nes. Son inevi­ta­bles, da­das las di­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les, por lo que pre­ten­der te­ner una re­la­ción li­bre de con­flic­tos es cuan­to me­nos ilu­so­rio. El quid de la cues­tión es ave­ri­guar cuá­les son las es­tra­te­gias de afron­ta­mien­to que uti­li­za­mos y la for­ma en que los ges­tio­na­mos. Apren­der que re­sul­ta más pro­ble­má­ti­co evi­tar­los que en­fren­tar­los. Que es le­gí­ti­mo en­fa­dar­se el uno con el otro. Que mien­tras pue­de ser sen­sa­to evi­tar un con­flic­to con un ve­cino al que es­ca­sa­men­te co­no­ce­mos, es im­por­tan­te creer en la pa­re­ja y en sí mis­mo pa­ra di­sen­tir con aser­ti­vi­dad. Que no exis­te la re­ce­ta má­gi­ca pa­ra una vi­da sin so­bre­sal­tos emo­cio­na­les, pe­ro sí la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer un con­tra­to tá­ci­to me­dian­te el cual nos com­pro­me­te­mos a es­cu­char lo que el otro ne­ce­si­ta y a trans­mi­tir­le lo que nos in­quie­ta en los di­fe­ren­tes as­pec­tos de la vi­da en pa­re­ja. Es fá­cil de de­cir y no tan sen­ci­llo de lle­var a ca­bo, pe­ro la bue­na no­ti­cia es que las ha­bi­li­da­des pa­ra re­sol­ver con­flic­tos se apren­den. Se ne­ce­si­ta prác­ti­ca y va­lor pa­ra afron­tar aque­llo que se ha es­ta­do evi­tan­do du­ran­te tan­to tiem­po. Es el tra­ba­jo dia­rio de for­ta­le­cer la pa­re­ja, a tra­vés del diá­lo­go, la sin­ce­ri­dad, la ge­ne­ro­si­dad, la hu­mil­dad. Y, so­bre todo, de de­jar ser al otro y ser no­so­tros mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.