CUAN­DO SE ES IN­JUS­TO

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

Cuan­do se nie­ga lo evi­den­te. –“¿Qué te pa­sa?”. –“Na­da, no me pa­sa na­da”. Cuan­do se cul­pa­bi­li­za al otro ex­clu­si­va­men­te. “Es que tu…” Cuan­do se uti­li­zan ver­da­des a me­dias. Cuan­do se cam­bian las ver­sio­nes en di­fe­ren­tes mo­men­tos. Cuan­do se apla­za el diá­lo­go: “Ya ha­bla­re­mos ma­ña­na”, “ya ha­bla­re­mos la pró­xi­ma se­ma­na”. Cuan­do se en­vían men­sa­jes in­di­rec­tos: “¿Has vis­to que la pa­re­ja de tu her­mano la acom­pa­ña cuan­do va de com­pras?”. Cuan­do se traen a co­la­ción asun­tos del pa­sa­do. “Lo mis­mo ocu­rrió ha­ce dos años y ha­ce seis me­ses”.

reac­ción opues­ta es la hui­da o con­duc­ta pa­si­voa­gre­si­va, que evi­ta en­fren­ta­mien­tos pe­ro acu­mu­la pen­sa­mien­tos y sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos cau­san­do mi­gra­ñas, úl­ce­ras, de­pre­sión y, so­bre todo, su­po­ne la au­sen­cia de in­ter­ac­ción cuan­do se ne­ce­si­ta ha­blar de pro­ble­mas pe­ren­nes. Unos, en lu­gar de de­cir “no me ape­te­ce ha­cer­lo”, son­ríen y ha­cen ver que es­tán de acuer­do. Otros re­cu­rren a la pos­ter­ga­ción: “Sí, ya lo ha­ré, en­se­gui­da”, in­ten­tan­do cal­mar mo­men­tá­nea­men­te al com­pa­ñe­ro pe­ro sin rea­li­zar ac­ción al­gu­na, lo que lo irri­ta aún más. Al­gu­nos ol­vi­dan, “lo sien­to, ol­vi­dé que ha­bía­mos que­da­do con tus pa­dres es­te fin de se­ma­na”, que pue­de sig­ni­fi­car, “¡or­ga­ni­cé es­ta his­to­ria a pro­pó­si­to pa­ra evi­tar la reunión fa­mi­liar! Otros lim­pian, tra­ba­jan en el jar­dín, re­pa­ran co­sas, pro­cu­ran es­tar siem­pre acom­pa­ña­dos por fa­mi­lia y ami­gos o uti­li­zan el si­len­cio. Son to­dos com­por­ta­mien­tos que pre­ten­den cas­ti­gar a la pa­re­ja sin ex­pli­car el mo­ti­vo del cas­ti­go a la es­pe­ra de que el cón­yu­ge lo en­tien­da. Se en­vían se­ña­les con­tra­dic­to­rias. En lu­gar de de­cir “no quie­ro ir a pes­car pa­ra nues­tro aniver­sa­rio es­te año” di­cen “creo que ha­rá mu­cho frío y po­dría­mos ir a la ópe­ra y a ce­nar”. Es un ti­po de co­mu­ni­ca­ción que con­fun­de y cau­sa en­fa­do y des­con­ten­to. Al­gu­nos ha­cen de las cri­sis sin re­sol­ver un es­ta­do o con­di­ción de vi­da; tie­nen pe­rio­dos de bo­nan­za pe­ro vuel­ven pe­rió­di­ca­men­te a la frus­tra­ción. Ca­da per­so­na eli­ge la es­tra­te­gia de de­fen­sa emo­cio­nal de­pen­dien­do de su per­so­na­li­dad y de sus ex­pe­rien­cias an­te­rio­res. No es jus­to evi­tar­los Otro tes­ti­mo­nio, Saúl, de 45 años: “Mi pa­dres pa­re­cían es­tar de acuer­do en todo, no dis­cu­tían. Só­lo re­cuer­do un se­rio desacuer­do en­tre ellos un par de ve­ces a lo lar­go de los años que vi­ví a su la­do. Apa­ren­te­men­te éra­mos una fa­mi­lia mo­de­lo. Pe­ro, co­mo to­das, es­ta mo­ne­da tie­ne dos ca­ras. Lle­gué a la ado­les­cen­cia y a la edad adul­ta te­mien­do al con­flic­to, no te­nía las claves pa­ra afron­tar­lo ni la fuer­za pa­ra re­sol­ver­lo. Huía de él. Me casé con Mi­reia, que no es­ta­ba en ab­so­lu­to afec­ta­da por esa es­pe­cie de fo­bia a los con­flic­tos que yo su­fría. Du­ran­te los pri­me­ros años de nues­tra re­la­ción yo tra­ta­ba de evi­tar las pe­leas; odia­ba las emo­cio­nes pro­pias del con­flic­to y no sa­bia qué ha­cer cuan­do ella plan­tea­ba asun­tos o si­tua­cio­nes que me cos­ta­ba ma­ne­jar. Per­dí mu­cho tiem­po eva­dien­do los pro­ble­mas, de­ján­do­los de­ba­jo de la alfombra, pen­san­do que era lo me­jor pa­ra ella y pa­ra nues­tra re­la­ción. Em­pe­za­mos a te­ner pro­ble­mas, ca­da vez más fre­cuen­tes, in­ten­sos y di­fí­ci­les de re­sol­ver. No de­ja­ba a mi mu­jer te­ner emo­cio­nes ne­ga­ti­vas. Le de­cía tá­ci­ta­men­te: ‘Si tie­nes pro­ble­mas con nues­tra re­la­ción, no me lo di­gas, es asun­to tu­yo. Re­suél­ve-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.