EL ABU­RRI­MIEN­TO

La Vanguardia - ES - - CREAR -

He pen­sa­do mu­cho en el abu­rri­mien­to… sin abu­rrir­me. Me in­tri­ga por­que es el ma­les­tar que sien­te quien no se sien­te des­di­cha­do. Quien su­fre no es­tá abu­rri­do. Es­tá su­frien­do. Abu­rri­mien­to es el sen­ti­mien­to de no es­tar re­ci­bien­do un ni­vel ade­cua­do de es­ti­mu­la­ción. El psi­có­lo­go Hans Ey­senck di­vi­dió a los se­res hu­ma­nos en in­tro­ver­ti­dos y ex­tro­ver­ti­dos, aten­dien­do a su ni­vel de es­ti­mu­la­ción. Hay, de­cía, un ni­vel óp­ti­mo, en el que nos sen­ti­mos bien, sin pa­de­cer el te­dio ni la an­sie­dad. Pe­ro ca­da uno na­ce con un ni­vel de es­ti­mu­la­ción bá­si­co. Unos ace­le­ra­do y otros len­to. El ace­le­ra­do co­rres­pon­de a las per­so­na­li­da­des in­tro­ver­ti­das, que no pue­den re­ci­bir mu­cha es­ti­mu­la­ción ex­te­rior por­que se sien­ten an­gus­tia­das. Por eso, pre­fie­ren una vi­da tran­qui­la, sin gran­des al­ti­ba­jos emo­cio­na­les. Son per­so­nas que so­por­tan bien el abu­rri­mien­to, que iden­ti­fi­can con la se­re­ni­dad. En cam­bio, los ex­tro­ver­ti­dos ne­ce­si­tan bus­car con­ti­nua­men­te es­ti­mu­la­ción ex­ter­na. Son los bus­ca­do­res de emo­cio­nes. Se abu­rren con fa­ci­li­dad, y eso les pro­vo­ca tal ma­les­tar que ha­cen lo que sea por evi­tar­lo. La cul­tu­ra ac­tual fo­men­ta la ex­tro­ver­sión, por­que es una gran fuen­te de con­su­mo. La bús­que­da de la no­ve­dad es una de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes. To­dos so­mos ten­ta­dos por el ti­mo de la in­no­va­ción. No to­das las in­no­va­cio­nes son bue­nas, no todo cam­bio es bueno, pe­ro esas pa­la­bras nos emo­cio­nan. En es­tas pá­gi­nas ha­blé de la hi­per­ac­ti­vi­dad cog­ni­ti­va, de la ne­ce­si­dad de re­ci­bir con­ti­nua­men­te men­sa­jes. Mis alum­nos se an­gus­tian si no han re­ci­bi­do un SMS, un tuit, o un wat­sap du­ran­te cin­co mi­nu­tos. Es­ta­mos fo­men­tan­do la cul­tu­ra del zap­ping te­le­vi­si­vo, in­for­ma­ti­vo, afec­ti­vo. Se ex­tien­de el zapeo en las re­la­cio­nes de pa­re­ja. Si tu pro­gra­ma no me en­gan­cha en cin­co mi­nu­tos, bus­co otro. Ne­ce­si­ta­mos una pe­da­go­gía del abu­rri­mien­to. Los pa­dres en­lo­que­cen cuan­do oyen a su ni­ño de­cir: “Me abu­rro”. Se sien­ten cul­pa­bles, inú­ti­les, des­lea­les. Cuan­do era ni­ño, si se me ocu­rría de­cir eso, la res­pues­ta era: “Si te abu­rres, cóm­pra­te un mono”. No me com­pré un mono, pe­ro me de­di­qué a es­cri­bir. Or­te­ga de­cía que cuan­do un ani­mal se abu­rre, se duer­me. En cam­bio, el hom­bre per­ma­ne­ce des­pier­to y tie­ne que in­ven­tar co­sas. Pe­ter Toohey, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Cal­gary (Ca­na­dá) di­ce lo mis­mo en su li­bro Bo­re­dom: A li­vely his­tory. Afir­ma que es la an­te­sa­la de la crea­ti­vi­dad. Cuan­do es­ta­mos abu­rri­dos, bus­ca­mos nue­vas sa­li­das. Si nos apre­su­ra­mos a di­ver­tir al ni­ño, le con­de­na­mos a la pa­si­vi­dad. La so­cie­dad del es­pec­tácu­lo es una so­cie­dad de pa­si­vos.

LA CUL­TU­RA DEL ZAPEO SE EX­TIEN­DE A CAM­POS CO­MO EL AFEC­TI­VO: ‘SI NO ME GUS­TAS EN CIN­CO MI­NU­TOS, CAM­BIO’

Lle­ga­dos a es­te pun­to, el len­gua­je me plan­tea un su­ge­ren­te pro­ble­ma. La cons­truc­ción bá­si­ca del ver­bo abu­rrir es “la pe­lí­cu­la le abu­rrió”. El su­je­to de la ac­ción, el cul­pa­ble del abu­rri­mien­to, es la pe­lí­cu­la. Pe­ro uti­li­za­mos fre­cuen­te­men­te la ex­pre­sión: “Me es­toy abu­rrien­do”. ¡So­bre­co­ge­do­ra pers­pi­ca­cia del len­gua­je”. ¿Quién es el su­je­to de es­ta ac­ción? Yo. ¿A quién abu­rre? A mí mis­mo. Vis­to así, el cul­pa­ble del abu­rri­mien­to es, a la vez, su víc­ti­ma. Mis alum­nos se irri­tan cuan­do les di­go: “No es­táis abu­rri­dos por­que las co­sas sean abu­rri­das, sino al con­tra­rio. Las co­sas son abu­rri­das por­que es­táis abu­rri­dos”. Les re­co­mien­do que ten­gan pro­yec­tos, ha­cen in­tere­san­te la reali­dad. El abu­rri­do ne­ce­si­ta “ma­tar el tiem­po”, por­que no tie­ne con qué lle­nar­lo. Y por eso con­su­ma una con­duc­ta sui­ci­da, pues el tiem­po es nues­tra úni­ca ri­que­za. La crea­ción, aun­que sea mi­nús­cu­la, co­ti­dia­na, es an­tí­do­to con­tra el abu­rri­mien­to. Por eso, es­to se lla­ma Crear. No sé si lo he con­se­gui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.