Cé­lu­las ba­jo ce­ro

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

pue­den per­ma­ne­cer ap­tos pa­ra con­su­mo du­ran­te días si se man­tie­nen a ba­jas tem­pe­ra­tu­ras. Has­ta el cuer­po hu­mano en su to­ta­li­dad pue­de pre­ser­var­se en un es­ta­do acep­ta­ble en de­ter­mi­na­das con­di­cio­nes. Co­mo el cé­le­bre Ot­zi, el hom­bre de hie­lo, una mo­mia de ha­ce ca­si 5.000 años que se en­con­tró en 1991 en los Al­pes ita­lia­nos y que lle­gó a nues­tros días bas­tan­te ín­te­gro gracias a la con­ge­la­ción que su­frió en las mon­ta­ñas: la ma­yo­ría de su es­truc­tu­ra ósea es­ta­ba ca­si in­tac­ta, ade­más de al­gu­nos res­tos de te­ji­dos. En la me­di­ci­na hay un sin­fín de apli­ca­cio­nes ba­sa­das en el frío que des­de ha­ce años ya son reali­dad. Los ex­per­tos dis­tin­guen la re­fri­ge­ra­ción de la con­ge­la­ción. Es­ta úl­ti­ma con­sis­te en la con­ser­va­ción de ma­te­rial or­gá­ni­co a tem­pe­ra­tu­ras muy ba­jas, que pue­den lle­gar a -80ºC , o in­clu­so has­ta -196ºC. En cam­bio, la re­fri­ge­ra­ción se lle­va a ca­bo a tem­pe­ra­tu­ras más al­tas (sue­len ser al­re­de­dor de los 4ºC), el tiem­po de con­ser­va­ción es me­nor (ho­ras o má­xi­mo po­cos días) pe­ro se ase­gu­ra una acep­ta­ble via­bi­li­dad ce­lu­lar, así co­mo el man­te­ni­mien­to de las ca­rac­te­rís­ti­cas es­truc­tu­ra­les. Se sue­len re­fri­ge­rar ór­ga­nos: co­ra­zón, hí­ga­do, ri­ño­nes, et­cé­te­ra. Es­tos, me­dian­te la re­fri­ge­ra­ción en con­te­ne­do­res con hie­lo –ti­po una bol­sa de cam­ping– se pue­den trans­por­tar rá­pi­da­men­te de un si­tio a otro en vis­ta de un tras­plan­te. En cam­bio, cuan­do se con­ge­la, se pre­ci­san re­ci­pien­tes que man­ten­gan la in­te­gri­dad y la cons­tan­cia de las tem­pe­ra­tu­ras y apa­ra­tos con­ge­la­do­res. A -80ºC, la ca­du­ci­dad pue­de ir des­de los seis me­ses has­ta los cin­co años, de­pen­dien­do del te­ji­do ce­lu­lar. El pro­ce­so de con­ge­la­ción se sue­le lle­var a ca­bo de for­ma muy len­ta. Se ba­ja de un gra­do por mi­nu­to, has­ta lle­gar a la tem­pe­ra­tu­ra desea­da. Se pue­de tar­dar una ho­ra y me­dia pa­ra aca­bar la ope­ra­ción. Si que­re­mos dar un pa­so más y con­ge­lar en con­di­cio­nes de frío ex­tre­mo (se di­ce crio­pre­ser­var), en­ton­ces se acos­tum­bra re­cu­rrir al ni­tró­geno, que se en­cuen­tra es­ta­do lí­qui­do a -196ºC. A es­ta tem­pe­ra­tu­ra muy ba­ja los te­ji­dos po­drán al­ma­ce­nar­se du­ran­te un pe­rio­do to­da­vía más lar­go: in­clu­so dé­ca­das. Las cé­lu­las su­fren un cho­que y se que­dan en stand by o ca­si dor­mi­das. No es­tán muer­tas, sim­ple­men­te no hay mo­vi­mien­to. Es co­mo si en un DVD hu­bié­ra­mos apre­ta­do la te­cla pau­sa en lu­gar de la del stop. Los te­ji­dos hu­ma­nos sue­len al­ma­ce­nar­se en ban­cos. No hay ban­cos de ór­ga­nos, por­que es­tos –to­da­vía– no se pue­den con­ge­lar o con­ser­var du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do, ya que a es­tas tem­pe­ra­tu­ras tan ba­jas se pro­du­ci­ría un des­gas­te ce­lu­lar (así que, co­mo se ha di­cho an­tes, só­lo se re­fri­ge­ran). De to­das ma­ne­ras, co­mo hay mu­cha de­man­da y la lista de es­pe­ra es lar­ga, tam­po­co ten­dría de­ma­sia­do sen­ti­do al­ma­ce­nar­los en el frío du­ran­te mu­cho tiem­po. El pro­ble­ma es que la con­ge­la­ción –a di­fe­ren­cia de la re­fri­ge­ra­ción– no es neu­tra. Tras­to­ca el te­ji­do ce­lu­lar. Pon­ga­mos el si­guien­te ejem­plo: si co­gié­ra­mos una ra­ma de un ár­bol con ho­jas fres­cas y la in­tro­du­jé­ra­mos en un am­bien­te con tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­ma­da- men­te ba­jas, la plan­ta asu­mi­ría el as­pec­to tí­pi­co de un ob­je­to con­ge­la­do: sus for­mas que­da­rían in­tac­tas y que­da­rían cu­bier­tas por la tí­pi­ca ca­pa de hie­lo. Pe­ro, al sa­car­las otra vez a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, las ho­jas, al con­tac­to con la mano, se rom­pe­rían en pe­da­zos. Pues bien, con las cé­lu­las hu­ma­nas pa­sa un po­co lo mis­mo. Cuan­do se con­ge­lan, la cris­ta­li­za­ción y la for­ma­ción del hie­lo su­po­nen una ame­na­za. Sa­be­mos que el cuer­po hu­mano es­tá for­ma­do en su ma­yo­ría de agua. Al ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra, el agua que lle­van las cé­lu­las en su in­te­rior, al con­ver­tir­se en hie­lo pue­de rom­per las mem­bra­nas. Y, al des­con­ge­lar­se, la ma­yo­ría de ellas que­da­ría inu­ti­li­za­ble. Por todo ello, cuan­do se quie­ren con­ge­lar ele­men­tos o par­tes del cuer­po hu­mano, se sue­len adop­tar al­gu­nos tru­cos pa­ra li­mi­tar los da­ños. El más sen­ci­llo con­sis­te en des­hi­dra­tar par­cial­men­te la cé­lu­la (an­tes de que en­tre en con­tac­to con el frío) pa­ra re­du­cir así la pro­ba­bi­li­dad de que se for­men cris­ta­les. A tal fin se uti­li­zan so­lu­cio­nes lla­ma­das crio­pro­tec­to­ras. El gli­ce­rol y sus de­ri­va­dos son de las sus­tan­cias más usa­das. Eso sí: tam­po­co hay que pa­sar­se, por­que no se tra­ta, pa­ra usar una me­tá­fo­ra ali­men­ta­ria, tam­po­co de lio­fi­li­zar: hay que pro­cu­rar que la cé­lu­la re­cu­pe­re el agua cuan­do se des­con­ge­le (es la lla­ma­da re­ver­si­bi­li­dad) y no se­ría una bue­na idea se­car­la de­ma­sia­do. La des­hi­dra­ta­ción fun­cio­na en ba­se al prin­ci­pio de os­mo­sis, el pro­ce­so por el cual el agua flui­rá des­de una so­lu­ción más dé­bil a una so­lu­ción más con­cen­tra­da me­dian­te una mem­bra­na se­mi­permea­ble (pa­ra que se ten­ga una idea, es al­go que se pro­du­ce con el azú­car y la fru­ta de las mer­me­la­das). Así, al­re­de­dor de la cé­lu­la se aña­de una so­lu­ción con al­ta con­cen­tra­ción de de­ri­va­dos del azú­car. El agua sa­le del in­te­rior de la cé­lu­la pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio y así se des­hi­dra­ta. Hay que te­ner pre­sen­te que es­tas so­lu­cio­nes crio­pro­tec­to­ras pue­den te­ner efec­tos se­cun­da­rios (o tó­xi­cos), de­pen­dien­do de los ca­sos, so­bre todo en el mo­men­to del su­ce­si­vo tras­plan­te en el cuer­po hu­mano. Así que se tra­ta de li­mi­tar su uso só­lo cuan­do sea ne­ce­sa­rio. Por ejem­plo, en cier­tos te­ji­dos, co­mo los hue­sos, en los que lo que im­por­ta es pre­ser­var la es­truc­tu­ra más que la via­bi­li­dad ce­lu­lar, la ac­ción de los crio­pro­tec­to­res es pres­cin­di­ble. Has­ta aquí, los prin­ci­pios teó­ri­cos. Aho­ra bien, en la ac­tua­li­dad, ¿qué es lo que se pue­de con­ge­lar del cuer­po hu­mano? ¿Dón­de?¿Con qué fi­na­li­dad? La ra­ma de la me­di­ci­na que ha apli­ca­do la cien­cia del frío con más éxi­to es la de la re­pro­duc­ción asis­ti­da. Ya en los años cin­cuen­ta se empezó a con­ge­lar el se­men. Hoy se pue­den con­ge­lar, ade­más del se­men, óvu­los, preem­brio­nes (le­gal­men­te es un óvu­lo fe­cun­da­do des­de el día 0 has­ta el día 14) y la san­gre pre­sen­te en el cor­dón um­bi­li­cal. Des­de los co­mien­zos, las téc­ni­cas se han ido per­fec­cio­nan­do. En la crio­pre­ser­va­ción, la no­ve­dad más re­cien­te, que re­mon­ta al año 1999, es la vi­tri­fi­ca­ción, que se lle­vó a ca­bo por pri­me­ra vez en Ja­pón. Su prin­ci­pio con­sis­te en con­ge­lar óvu­los a ve­lo­ci­da­des muy ele­va­das (se pa­sa des­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.