CUAN­DO ES HO­RA DE DE­JAR EL NI­DO

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - PRE­GUN­TA RES­PUES­TA

Soy una se­ño­ra que ron­da los cin­cuen­ta años y que tie­ne dos hi­jos, una de die­ci­nue­ve años y uno de quin­ce. Siem­pre he si­do muy ma­dra­za y he pues­to la ma­yor par­te de mi ener­gía en mis hi­jos, pe­ro sin ato­si­gar­los, tra­tan­do de ser res­pe­tuo­sa. De ni­ños eran muy de­pen­dien­tes, pe­ro aho­ra se es­tán in­de­pen­di­zan­do emo­cio­nal­men­te y la que se ha con- ver­ti­do en de­pen­dien­te soy yo. Ten­go la sen­sa­ción de que ca­da vez les es­toy per­dien­do más y que se van ale­ja­do de mi vi­da. Aun­que ocul­to y di­si­mu­lo mi do­lor, me ha­ce su­frir mu­cho y en lo ín­ti­mo me sien­to mal, des­aten­di­da. Ca­da uno tie­ne aho­ra sus afi­cio­nes, per­so­nas nue­vas que en­tran en sus vi­das y no pue­do evi­tar sen­tir­me des­pla­za­da o in­clu­so, a ve­ces, ig­no­ra­da. Sé que es ley de vi­da pe­ro me sien­to so­la, so­bre todo por­que mi ma­ri­do tie­ne mu­cho tra­ba­jo y es una per­so­na que pa­sa mu­chas ho­ras fue­ra de casa. Le es­toy es­cri­bien­do y, por un la­do, me sien­to in­dig­na por no ser más ge­ne­ro­sa con mis hi­jos pe­ro, por otro, sien­to un po­co de ra­bia por­que la vi­da me lle­ve a sen­tir­me ca­da vez más so­la y dis­tan­cia­da de ellos, ya que des­de siem­pre (y has­ta no ha­ce mu­cho) me han te­ni­do co­mo su con­fi­den­te. Per­mí­ta­me que le ha­ya es­cri­to aun­que sea pa­ra desaho­gar­me. Leo siem­pre su sec­ción. Le agra­dez­co mu­cho que me ha­ya aten­di­do. Es­ti­ma­da se­ño­ra, en es­ta vi­da hay he­chos que son inevi­ta­bles y a los cua­les hay que sa­ber adap­tar­se sa­bia­men­te, sin aña­dir­les fric­ción ni su­fri­mien­to. Hay un ada­gio orien­tal que re­za: “No se pue­de de­te­ner el río, no se pue­de em­pu­jar el río”. Los acon­te­ci­mien­tos si­guen su cur­so; la vi­da es di­ná­mi­ca o ci­né­ti­ca, pe­ro no es­tá­ti­ca. De he­cho ha­bría que men­ta­li­zar­se pa­ra sa­ber que trae­mos a los hi­jos, pe­ro per­te­ne­cen al mun­do más que a no­so­tros y, en cual­quier ca­so, tie­nen que vi­vir sus vi­das por ellos mis­mos y ex­pe­ri­men­tar los de­lei­tes y pe­sa­res de la exis­ten­cia hu­ma­na. No sé si sa­be us­ted cuán­tos adul­tos no han apren­di­do a vi­vir por ha­ber si­do des­me­su­ra­da­men­te mi­ma­dos y so­bre­pro­te­gi­dos en la in­fan­cia y lue­go no ha­ber sa­bi­do có­mo va­ler­se por sí mis­mos. Hay que sa­ber sol­tar­les. La vi­da fa­mi­liar tie­ne sus fa­ses. To­da ma­dre pa­sa por lo que es­tá pa­san­do us­ted y en sus pro­pias car­nes vi­ve que sus hi­jos, cuan­do van su­man­do años, tien­den ló­gi­ca­men­te a ha­cer más sus vi­das, re­la­cio­nar­se con otras per­so­nas, dar­le me­nos im­por­tan­cia al nú­cleo fa­mi­liar y am­pliar sus in­tere­ses vi­ta­les. No quie­re de­cir que amen me­nos, sino que sus ener­gías se vier­ten tam­bién so­bre otras per­so­nas y ac­ti­vi­da­des y em­pie­zan a te­ner una iden­ti­dad más pro­pia. Us­ted de­be asu­mir­lo de buen gra­do. Es el pro­ce­so de de­sa­rro­llo de sus hi­jos y de­be ser res­pe­ta­do. Aho­ra es el mo­men­to de ser una ami­ga ade­más de una ma­dre.

TRAE­MOS A LOS HI­JOS AL MUN­DO PE­RO PER­TE­NE­CEN MÁS A ÉL QUE A NO­SO­TROS: HAY QUE RES­PE­TAR­LO Y SA­BER SOL­TAR­LES

Por su par­te, bús­que­se us­ted más in­tere­ses y mo­ti­va­cio­nes vi­ta­les que la pue­dan ayu­dar, don­de en­con­trar ali­cien­tes y sen­tir­se lle­na. Se abre tam­bién una nue­va eta­pa de vi­da pa­ra de­di­car­se más a us­ted y ha­cer ac­ti­vi­da­des que se­gu­ro no pu­do ha­cer en otros mo­men­tos de su vi­da to­tal­men­te en­tre­ga­da a la fa­mi­lia. No se de­je aba­tir. La na­tu­ra­le­za si­gue su cur­so y po­de­mos con­ti­nuar apren­dien­do en to­das las épo­cas de la vi­da, el in­ce­san­te apren­di­za­je que nos ins­pi­ra y nos ha­ce cre­cer in­te­rior­men­te. Gracias por leer­me y por ha­ber es­cri­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.