EL RIES­GO TIE­NE NOM­BRE DE DA­DO

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

Ha­gan una lista con diez jue­gos que co­noz­can. Es bas­tan­te pro­ba­ble que ha­ya un nú­me­ro im­por­tan­te de pa­sa­tiem­pos de azar y, qui­zás, una ci­fra sig­ni­fi­ca­ti­va de jue­gos don­de in­ter­ven­gan los da­dos. El azar y el jue­go van de la mano des­de ha­ce mi­les de años y por eso no es ex­tra­ño en­con­trar­se nu­me­ro­sas mues­tras de da­dos en los mu­seos de his­to­ria. Unos de los más re­co­no­ci­dos son los de cua­tro ca­ras que for­man par­te del Real Jue­go de Ur, un ta­ble­ro me­so­po­tá­mi­co del 2600 a.C. que se pue­de con­tem­plar en el Bri­tish Museum de Lon­dres. O una de las pie­zas que se in­cor­po­ró el año pa­sa­do en el Me­tro­po­li­tan Museum of Art de Nue­va York: un da­do egip­cio de vein­te ca­ras con le­tras grie­gas, da­ta­do del II a.C. Hay mu­chos ti­pos de jue­gos con da­dos. En al­gu­nos el azar tie­ne un pa­pel tan im­por­tan­te que el ju­ga­dor ca­si no tie­ne opor­tu­ni­dad de ha­cer na­da más que usar el re­sul­ta­do ob­te­ni­do y ha­cer avan­zar una fi­cha o va­rias pie­zas, por lo que se ter­mi­na can­san­do rá­pi­da­men­te. Pe­ro hay otros, co­mo es el ca­so del jue­go de hoy, don­de los par­ti­ci­pan­tes uti­li­zan la pun­tua­ción ob­te­ni­da y otros ele­men­tos com­ple­men­ta­rios al jue­go pa­ra con­se­guir la vic­to­ria, co­mo por ejem­plo el en­ga­ño o la re­ser­va de al­gu­nos da­dos. Pa­ra ju­gar a Bluff ne­ce­si­ta­rán cin­co da­dos y un cu­bi­le­te pa­ra ca­da ju­ga­dor. To­dos los ju­ga­do­res ti­ran los da­dos a la vez, los de­jan es­con­di­dos ba­jo el cu­bi­le­te y mi­ran el re­sul­ta­do ob­te­ni­do. Un ju­ga­dor em­pie­za y di­ce cuán­tos da­dos de un nú­me­ro de­ter­mi­na­do cree que hay co­mo mí­ni­mo en­tre to­dos los ju­ga­do­res. El que hay a su de­re­cha pue­de creér­se­lo y en­ton­ces es­tá obli­ga­do a su­bir la apues­ta: sig­ni­fi­ca que tie­ne que de­cir la mis­ma can­ti­dad de da­dos pe­ro con un nú­me­ro más al­to, o más can­ti­dad de da­dos del mis­mo nú­me­ro. O tam­bién pue­de no creer­le y, en es­te ca­so, se le­van­tan to­dos los cu­bi­le­tes y se com­prue­ba si se ha he­cho una es­ti­ma­ción co­rrec­ta. Por ejem­plo, si el pri­mer ju­ga­dor ha mi­ra­do su cu­bi­le­te y es­ti­mó que en­tre to­dos los ju­ga­do­res hay tres 4, pa­ra su­bir la apues­ta el se­gun­do ju­ga­dor pue­de de­cir cua­tro 4 (en es­te ca­so se ha re­fe­ri­do a más can­ti­dad del mis­mo nú­me­ro) o tres 6 (en es­te a la mis­ma can­ti­dad de un nú­me­ro su­pe­rior). Cuan­do un ju­ga­dor no se cree las es­ti­ma­cio­nes que ha he­cho el an­te­rior, se le­van­tan los cu­bi­le­tes. Uno de los dos per­de­rá uno de sus da­dos: qui­zá se­rá el ju­ga­dor an­te­rior por­que no lle­ga al mí­ni­mo que ha­bía de­cla­ra­do, o bien el que ha des­con­fia­do (en ca­so de que el an­te­rior ha­ya acer­ta­do). La par­ti­da ter­mi­na cuan­do só­lo hay una per­so­na con un da­do o cuan­do lo de­ci­den los ju­ga­do­res. Evi­den­te­men­te tam­bién se pue­de ju­gar con apues­tas. Hay una ver­sión en la que un ju­ga­dor pue­de de­cir “exac­to” por­que no só­lo cree que se ha lle­ga­do a la can­ti­dad que ha de­cla­ra­do el ju­ga­dor an­te­rior, sino que hay exac­ta­men­te esa can­ti­dad de da­dos. Si acier­ta, dis­pon­drá de un da­do ex­tra pa­ra sus ti­ra­das, pe­ro si fa­lla, per­de­rá dos de los su­yos.

BLUFF ES UN SEN­CI­LLO JUE­GO CON DA­DOS QUE HA CON­SE­GUI­DO VA­RIOS PRE­MIOS Y APA­RE­CE EN ‘PI­RA­TAS DEL CA­RI­BE’

Bluff es un jue­go de me­sa de ori­gen in­de­ter­mi­na­do pe­ro ha si­do co­mer­cia­li­za­do con nom­bres muy di­ver­sos con los que ha con­se­gui­do va­rios pre­mios. In­clu­so fue el fo­co de aten­ción en una es­ce­na de la fa­mo­sa se­rie ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de Pi­ra­tas del Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.