RE­GA­LOS CON CRI­TE­RIO

El es­ce­na­rio eco­nó­mi­co re­plan­tea la abun­dan­cia de los Re­yes y Pa­pá Noel

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to José An­drés Ro­drí­guez Fo­tos Àlex Gar­cia

Los más pe­que­ños de la casa son, pro­ba­ble­men­te, quie­nes más dis­fru­tan de las fies­tas de Na­vi­dad. Es­pe­ran con gran ilu­sión des­per­tar­se la ma­ña­na del seis de enero y en­con­trar los re­ga­los que les ha­brán de­ja­do sus ma­jes­ta­des Mel­chor, Gas­par y Bal­ta­sar, los prin­ci­pa­les en­car­ga­dos de re­par­tir­los en­tre los ni­ños es­pa­ño­les. Y mu­chos tam­bién se irán a la ca­ma ner­vio­sos el 24 de di­ciem­bre gracias al cre­cien­te em­pu­je de Pa­pá Noel. De es­te mo­do, po­drán dis­fru­tar de sus re­ga­los du­ran­te ca­si dos se­ma­nas an­tes de vol­ver al co­le­gio. Pe­ro los ex­per­tos en psi­co­lo­gía infantil con­si­de­ran que sus ma­jes­ta­des los Re­yes Ma­gos de Orien­te y Pa­pá Noel sue­len co­me­ter un error im­por­tan­te: de­jar de­ma­sia­dos re­ga­los. Co­mo se­ña­la Cris­ti­na Ramírez, pro­fe­so­ra de Psi­co­lo­gía Evo­lu­ti­va de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na, “hay mu­chos ni­ños que re­ci­ben más de diez re­ga­los, una ci­fra ex­ce­si­va. En par­te se de­be a que vi­vi­mos en una so­cie­dad muy con­su­mis­ta y, en par­te, a que hay pa­dres que no tie­nen tiem­po pa­ra es­tar con sus hi­jos y creen que si es­tos tie­nen mu­chos re­ga­los es­ta­rán más con­ten­tos”. Aun­que, des­de que empezó la cri­sis, mu­chas fa­mi­lias han te­ni­do que re­du­cir el nú­me­ro de re­ga­los, es­ta psi­có­lo­ga con­si­de­ra que se si­gue re­ga­lan­do en ex­ce­so. Es ver­dad que los ni­ños se emo­cio­nan cuan­do ven el sa­lón de casa re­ple­to de re­ga­los. Pe­ro el ex­ce­so pue­de ser per­ju­di­cial. “Al­gu­nos tie­nen tan­tas co­sas, que prác­ti­ca­men­te no dis­po­nen de tiem­po pa­ra enamo­rar­se de ellas, ju­gar, des­cu­brir­las. Con­si­guen todo o ca­si todo lo que pi­den, por lo que no es de ex­tra­ñar que ha­ya tan­tos ni­ños y ado­les­cen­tes con ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción”. ¿Cuál se­ría el nú­me­ro de re­ga­los co­rrec­to? En opi­nión de Mai­te Garaigordobil, pro­fe­so­ra de

LA IM­POR­TAN­CIA DEL JUE­GO Y LOS JU­GUE­TES

El jue­go es una ac­ti­vi­dad fun­da­men­tal pa­ra los ni­ños. “El ser hu­mano es el ani­mal más so­cial que exis­te –se­ña­la el aca­dé­mi­co Jau­me Ban­tu­là–. El jue­go es un me­ca­nis­mo de so­cia­li­za­ción. No ju­ga­mos pa­ra so­cia­li­zar­nos, sino que nos so­cia­li­za­mos por­que ju­ga­mos”. Cuan­do los ni­ños jue­gan con otros o con adul­tos apren­den a vi­vir en so­cie­dad. Y, gracias al jue­go, desa­rro­llan su cuer­po y sus sen­ti­dos, apren­den, des­car­gan ten­sio­nes y se en­tre­tie­nen. Por tan­to, los ju­gue­tes son im­por­tan­tes por­que son un me­dio pa­ra ju­gar. “Y no ol­vi­de­mos que el me­jor re­ga­lo pa­ra los ni­ños es que sus pa­dres jue­guen con ellos –apun­ta la pro­fe­so­ra Mai­te Garaigordobil–. Lo re­le­van­te del jue­go es la in­ter­ac­ción y la re­la­ción con otra per­so­na. Es lo que da sig­ni­fi­ca­do a un jue­go o a un ju­gue­te”.

Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, “tres es una bue­na can­ti­dad. Aun­que más que de ce­ñir­se a una ci­fra con­cre­ta se tra­ta de apli­car el sen­ti­do co­mún. Un ni­ño que re­ci­be diez o más ju­gue­tes es­tá so­bre­es­ti­mu­la­do. A ve­ces, so­bre todo los ni­ños pe­que­ños, abren y abren ca­jas el día de Re­yes o de Na­vi­dad pe­ro no jue­gan a na­da”. El he­cho de que una fa­mi­lia de­ci­da ajus­tar­se a tres re­ga­los no quie­re de­cir que, en su car­ta a los Re­yes, un ni­ño no pue­da de­jar­se lle­var por el en­tu­sias­mo. “Una bue­na op­ción es que pi­da diez co­sas, por ejem­plo, pe­ro que los pa­dres le avi­sen de que los Re­yes só­lo le trae­rán tres”, se­ña­la Cris­ti­na Ramírez. Es re­co­men­da­ble que los pro­ge­ni­to­res se re­ser­ven la po­tes­tad de se­lec­cio­nar los tres re­ga­los que con­si­de­ren más ade­cua­dos. O, in­clu­so, de en­car­gar al­guno que el ni­ño no ha­ya pe­di­do. Co­mo ex­pli­ca Jau­me Ban­tu­là, di­rec­tor de los es­tu­dios de gra­do en Cien­cias de la Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca y del De­por­te de Blan­quer­na (Uni­ver­si­tat Ra­mon Llull) y miem­bro del Ob­ser­va­to­rio del Jue­go Infantil, “los ni­ños sue­len ele­gir los ju­gue­tes que re­ci­ben. Pe­ro es acon­se­ja­ble que los pa­dres eli­jan al­gún ju­gue­te si con­si­de­ran que le pue­de con­ve­nir, aun­que no lo ha­ya pe­di­do. El com­po­nen­te sor­pre­sa es par­te fun­da­men­tal de la ilu­sión”. Y ¿qué ha­cer si los abue­los pa­ter­nos quie­ren en­car­gar uno o va­rios re­ga­los, pe­ro tam­bién los abue­los ma­ter­nos, los tíos, al­gún pri­mo que es­tá de vi­si­ta, los ami­gos de la fa­mi­lia… y, cla­ro, los pa­dres? Lo más ló­gi­co es que en­tre to­dos pac­ten un nú­me­ro ra­zo­na­ble de re­ga­los y cuá­les se­rán. Los re­ga­los de Na­vi­dad pue­den ser una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad edu­ca­ti­va pa­ra los ni­ños. Si pi­den mu­chas co­sas, pe­ro no las re­ci­ben to­das, se les en­se­ña al­go fun­da­men­tal: no pue­den con­se­guir todo lo que quie­ren. Pe­ro es­te cri­te­rio pe­da­gó­gi­co no tie­ne que ha­cer per­der la pers­pec­ti­va de lo que es un buen

SE­GÚN LOS EX­PER­TOS, TRES ES LA CAN­TI­DAD IDEAL DE RE­GA­LOS UN BUEN JU­GUE­TE ES EL QUE HA­CE VO­LAR LA IMA­GI­NA­CIÓN DE LOS HI­JOS

re­ga­lo na­vi­de­ño pa­ra un ni­ño: al­go que le gus­te, que le ha­ga ilu­sión, con lo que sue­ñe la no­che an­tes de la vi­si­ta de Pa­pá Noel o los Re­yes. Y, más que con jer­seys o cal­ce­ti­nes, los ni­ños sue­ñan con ju­gue­tes. La pu­bli­ci­dad te­le­vi­si­va o los ca­tá­lo­gos de ju­gue­tes ali­men­tan el de­seo de los ni­ños des­de se­ma­nas an­tes de las fies­tas. “Y mu­chos ni­ños pi­den de­ce­nas de ellos. Pe­ro el pro­ble­ma no es la pu­bli­ci­dad o los ca­tá­lo­gos, sino có­mo se po­si­cio­nan los ni­ños an­te los anun­cios –con­si­de­ra Cris­ti­na Ramírez–. Es ne­ce­sa­rio ex­pli­car­les que al­gu­nos ju­gue­tes son muy y ca­ros o que no son ade­cua­dos pa­ra su edad”. O, sen­ci­lla­men­te, que no pue­den te­ner­los to­dos. Ade­más, co­mo se­ña­la es­ta psi­có­lo­ga, a ve­ces los ni­ños pi­den ju­gue­tes que ven por te­le­vi­sión, pe­ro lue­go, cuan­do em­pie­zan a ju­gar con ellos, se de­silu­sio­nan, ya que no son lo que es­pe­ra­ban. Así que es re­co­men­da­ble acu­dir a una tien­da pa­ra que pue­dan to­car y ver de cer­ca los ju­gue­tes que desean en­car­gar a los Re­yes Ma­gos o Pa­pá Noel. En reali­dad, cual­quier ob­je­to pue­de con­ver­tir­se en ju­gue­te siem­pre que el ni­ño lo em­plee pa­ra ju­gar. Un cal­ce­tín en­ro­lla­do pue­de con­ver­tir­se en una pe­lo­ta de fút­bol y un pa­ra­guas pue­de ser una es­pa­da lá­ser. “Al­gu­nas per­so­nas creen que los me­jo­res son los más ca­ros, pe­ro su va­lor de­pen­de de la ac­ti­vi­dad que le per­mi­ta rea­li­zar al ni­ño –ex­pli­ca María José Díaz-Agua­do, ca­te­drá­ti­ca de Psi­co­lo­gía de la Edu­ca­ción de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid–. Lo im­por­tan­te es que los ju­gue­tes con­tri­bu­yan a vi­vir ex­pe­rien­cias va­ria­das y fo­men­ten la ima­gi­na­ción. Si un ju­gue­te lo ha­ce todo, o tie­ne tan­tas ins­truc­cio­nes que es con­fu­so, se tra­ta de un mal ju­gue­te. Un buen ju­gue­te es el que ha­ce vo­lar la ima­gi­na­ción, le gus­ta al ni­ño y le di­vier­te”. Pa­ra ello, es fun­da­men­tal que sea se­gu­ro y con­ve­nien­te pa­ra la edad del ni­ño. Y, de es­te mo­do, le ayu­da­rá en su de­sa­rro­llo mo­triz, afec­ti­vo, cog­ni­ti­vo o so­cial. Los psi­có­lo­gos dis­tin­guen tres eta­pas evo­lu­ti­vas re­la­cio­na­das con el jue­go. Has­ta los dos años de edad, los ju­gue­tes ade­cua­dos son los que fa­vo­re­cen el mo­vi­mien­to y la coor­di­na­ción. “Co­mo los pe­lu­ches, los so­na­je­ros, las al­fom­bras de ac­ti­vi­da­des, las pe­lo­tas o las pa­las y los cu­bos”, se­ña­la Jau­me Ban­tu­là. Has­ta esa edad, los ni­ños jue­gan so­los. Pe­ro, du­ran­te la se­gun­da eta­pa, en­tre los dos y los seis años, co­bra im­por­tan­cia el jue­go sim­bó­li­co. Jue­gan a que son otras per­so­nas, em­pie­zan a apren­der qué son las re­glas y des­cu­bren el pla­cer de ju­gar en com­pa­ñía. Así que pi­den co­ci­ni­tas, dis­fra­ces, cons­truc­cio­nes, ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, mu­ñe­cas, títeres o jue­gos de me­sa co­mo el par­chís. Y co­bran es­pe­cial re­le­van­cia los ju­gue­tes que edu­can en va­lo­res. “Los jue­gos de me­sa en­se­ñan a com­par­tir, hay que se­guir unas re­glas, acep­tar que pue­des per­der y que no de­bes en­fa­dar­te –apun­ta María José Día­zA­gua­do¬. Por eso no me pa­re­ce un buen re­ga­lo una pis­to­la o los vi­deo­jue­gos en los que el pla­cer es­tá en ma­tar. Es im­por­tan­te es­tar aten­to al con­te­ni­do de los vi­deo­jue­gos. Por suer­te, ca­da vez hay más en los que el ob­je­ti­vo es coope­rar y sal­var vi­das. En­se­ñan el va­lor de ayu­dar a los de­más”. Ya en la ter­ce­ra eta­pa del jue­go, a par­tir de los seis años, son muy ade­cua­dos los jue­gos edu­ca­ti­vos, que per­mi­ten en­tre­nar la me­mo­ria o el cálcu­lo. Por ejem­plo, los ju­gue­tes cien­tí­fi­cos, los jue­gos de ma­gia o los jue­gos de pre­gun­tas y res­pues­tas. Aun­que los ni­ños de cual­quier edad tam­bién dis­fru­tan de ju­gue­tes más fí­si­cos, co­mo los pa­ti­ne­tes, las bi­ci­cle­tas o las cuer­das de sal­tar. “Sin ol­vi­dar la im­por­tan­cia de los co­lo­res y las pin­tu­ras. Y tam­bién de los li­bros y los cuen­tos, que yo creo que de­be­rían ser ca­si re­ga­los obli­ga­dos –con­si­de­ra Cris­ti­na Ramírez–. Fo­men­tan el pla­cer de la lec­tu­ra, y a los ni­ños les en­can­ta que sus pa­dres les lean cuen­tos”. Un ju­gue­te que no se ade­cúe a la edad del ni­ño co­rre el ries­go de que­dar ol­vi­da­do fá­cil­men­te en el fon­do de un ar­ma­rio. Y tam­bién hay que te­ner en cuen­ta la per­so­na­li­dad del ni­ño. Co­mo co­men­ta Mai­te Garaigordobil, “pa­ra un ni­ño tí­mi­do pue­de ser de gran ayu­da un ju­gue­te que le ani­me al con­tac­to so­cial, co­mo los jue­gos de me­sa. En cam­bio, a uno muy mo­vi­do le pue­de con­ve­nir un ins­tru­men­to mu­si­cal sen­ci­llo, co­mo un piano de ju­gue­te, que le ayu­de ca­na­li­zar su ener­gía de una for­ma con­tro­la­da”. ¿Y qué ha­cer si un ni­ño pi­de una mu­ñe­ca o una co­ci­ni­ta y una ni­ña sue­ña con una pe­lo­ta de fút­bol y el uni­for­me de su equi­po pre­fe­ri­do? “Pues se le re­ga­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.