A LA ME­SA: RI­SAS Y GRIE­TAS

La Vanguardia - ES - - ED -

Reunio­nes fa­mi­lia­res hay tan­tas co­mo fa­mi­lias. El ci­ne ha des­tro­za­do, ca­ri­ca­tu­ri­za­do y en­sal­za­do el ri­to de sen­tar­se a la me­sa, liturgia en la que la co­mi­da lle­ga a ser se­cun­da­ria y en la que el pla­to prin­ci­pal son los co­men­sa­les con sus mi­ra­das, bro­mas, ri­sas... En Ce­le­bra­ción (T. Vin­ten­berg, 1998), hay más bien bron­cas, bi­lis y men­ti­ras. Es un cru­do do­cu­men­to en el que un hi­jo de­nun­cia a su pa­dre an­te todo el clan por ha­ber abu­sa­do de él y de su her­ma­na (que se ha sui­ci­da­do) cuan­do am­bos eran ni­ños. La me­sa es el es­ce­na­rio más o me­nos ham­le­tiano don­de ha­cer aflo­rar la po­dre­dum­bre (da­ne­sa, pre­ci­sa­men­te) per­fu­ma­da de ar­mo­nía fa­mi­liar. Es una idea que ya ras­treó Bu­ñuel con esa alea­ción de mor­da­ci­dad, su­rrea­lis­mo y ace­ro afi­la­do con­tra el con­cep­to más ran­cio de bur­gue­sía. En El fan­tas­ma de la li­ber­tad (1974), la fa­mi­lia se sien­ta a la me­sa so­bre inodo­ros don­de ha­cen sus ne­ce­si­da­des en gru­po. Años an­tes, Luis Gar­cía Berlanga re­tra­ta en Plá­ci­do (1961) una Es­pa­ña de pro­vin­cias don­de la de­cre­pi­tud éti­ca y es­té­ti­ca se fun­de con la po­bre­za en un es­ce­na­rio na­vi­de­ño don­de las ri­ca­cho­nas de­ci­den im­pul­sar la cam­pa­ña “pon­ga un po­bre en su me­sa”. En Tres dies amb la fa­mí­lia (2009), Mar Coll in­da­ga en las re­la­cio­nes de los miem­bros de una fa­mi­lia que se reúnen pa­ra en­te­rrar al pa­triar­ca con todo lo que eso su­po­ne, acuer­dos, he­ren­cias, con­ven­cio­nes y con­vi­ven­cias de unos se­res que en un mo­men­to de la vi­da es­tu­vie­ron muy pró­xi­mos y ya no. En Adi­vi­na quien vie­ne es­ta no­che a ce­nar (S. Kra­mer, 1967) la me­sa, con el té, es un sím­bo­lo de bue­nas cos­tum­bres que con­tras­ta con el no­viaz­go de los jó­ve­nes (ella blan­ca, él ne­gro). Es en Ca­de­na per­pe­tua (F. Da­ra­bont, 1994) don­de la ho­ra de la co­mi­da es un can­to a la li­ber­tad, un pe­que­ño re­fu­gio de dig­ni­dad en un mun­do bru­tal co­mo la cár­cel con po­co mar­gen pa­ra la ri­sa y don­de la so­li­da­ri­dad es vi­tal. / FE­LIP VIVANCO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.