LA CIU­DAD EN­CAN­TA­DA

Exis­ten lu­ga­res que pa­re­cen ha­ber­se de­te­ni­do en el tiem­po, con­ven­cen al pri­mer vis­ta­zo y por sí so­los jus­ti­fi­can ha­cer las ma­le­tas y em­pren­der el via­je. Un ejem­plo de li­bro es la ciu­dad fla­men­ca de Bru­jas

La Vanguardia - ES - - ED - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

CA­NA­LES PA­RA PA­TI­NAR

Hay quien es­pe­ra la Na­vi­dad con en­tu­sias­mo. Y hay quien lo ha­ce con pá­ni­co. El mo­ti­vo es el mis­mo en am­bos ca­sos: las reunio­nes fa­mi­lia­res. Y tam­bién las co­mi­lo­nas. Por ejem­plo, en una ciu­dad fla­men­ca co­mo Bru­jas, la Nochebuena lle­ga con un buen acom­pa­ña­mien­to de pes­ca­dos ma­ri­na­dos, foie y aves re­lle­nas, sin ol­vi­dar el tí­pi­co pos­tre bû­che de Noel, que se pa­re­ce bas­tan­te a nues­tro bra­zo de gi­tano. En esen­cia se tra­ta de un biz­co­cho re­lleno de cre­ma, ela­bo­ra­do con man­te­qui­lla, azú­car y ca­fé. El re­ma­te lo po­nen una co­ber­tu­ra de cho­co­la­te y una de­co­ra­ción de acebo y fi­gu­ri­tas. Aun­que san Ni­co­lás pa­sa por Bél­gi­ca el día 6 de di­ciem­bre pa­ra re­par­tir sus re­ga­los, du­ran­te la Nochebuena o el día de Na­vi­dad tam­bién es cos­tum­bre in­ter­cam- biar pre­sen­tes. Si se op­ta por el día 25, es­tos irán acom­pa­ña­dos de un desa­yuno a ba­se de pan dul­ce lla­ma­do coug­no­lle con for­ma de ni­ño Jesús, al­go que nos ha­ce pen­sar en una es­pe­cie de eu­ca­ris­tía lai­ca.

En al­gún mo­men­to hay que dar sa­li­da a tan­ta acu­mu­la­ción de ca­lo­rías, y qui­zá por eso las fa­mi­lias fla­men­cas se lan­zan a la ca­lle des­pués del al­muer­zo cal­zan­do pa­ti­nes. En es­ta re­gión la pre­sen­cia del agua es cons­tan­te, ya que ríos y ca­na­les ser­vían pa­ra fa­ci­li­tar el asen­ta­mien­to de la po­bla­ción y se usa­ban co­mo vías de co­mu­ni­ca­ción pa­ra una so­cie­dad de mer­ca­de­res. Mu­chos de ellos, así co­mo la­gos y em­bal­ses, se con­ge­lan en in­vierno, ofre­cien­do in­nu­me­ra­bles su­per­fi­cies des­li­zan­tes. Por ejem­plo, el Min­ne­wa­ter o la­go del Amor de Bru­jas, a 10 mi­nu­tos del cen­tro, o tam­bién los di­ver­sos ria­chue­los que desem­bo­can en el ve­cino pue­blo me­die­val de Dam­me, sin ol­vi­dar la pis­ta de hie­lo al ai­re li­bre que se ins­ta­la jun­to al mer­ca­di­llo de Na­vi­dad de Bru­jas has­ta enero, en la pla­za Gro­te Markt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.