VIA­JE A LA EDAD ME­DIA

La Vanguardia - ES - - ED -

Cual­quier ciu­dad que en­tre sus ca­rac­te­rís­ti­cas cuen­te con un buen mon­tón de ca­na­les tie­ne mu­chos nú­me­ros de ser co­no­ci­da co­mo la Ve­ne­cia de. Bru­jas es una de ellas, si bien su nom­bre de­ri­va de bryg­gia, que en no­rue­go an­ti­guo sig­ni­fi­ca “puen­te”. No­rue­go, no fla­men­co, ya que Bru­jas era par­te de la Li­ga Han­seá­ti­ca, que con­tro­la­ba el co­mer­cio ma­rí­ti­mo en el mar del Nor­te. Pe­ro vol­vien­do al ar­gu­men­to ve­ne­ciano, igual que pa­sa en la ciu­dad ita­lia­na, aquí uno tie­ne que ol­vi­dar­se del co­che y de­di­car­se a pa­sear sin rum­bo. Una bue­na ma­ne­ra de ha­cer­se una idea del con­jun­to es tre­par a lo al­to de Bel­fort, un cam­pa­na­rio que da­ta del si­glo XIII y que dis­po­ne de una so­ne­ría de 47 bron­ces. En in­vierno, sus 366 es­ca­lo­nes van de ma­ra­vi­lla pa­ra en­trar en ca­lor. Un vis­ta­zo al­re­de­dor con­fir­ma que la ciu­dad es un pro­di­gio­so mo­de­lo de ur­be me­die­val. Tam­bién sir­ve pa­ra dar­se cuen­ta de que su plano se ar­ti­cu­la en­tre dos pla­zas, la del Gro­te Markt –don­de se en­cuen­tra la ata­la­ya que he­mos es­ca­la­do con gran mé­ri­to– y la de Burg, uni­das am­bas por la ca­lle Brei­dels­traat. La pla­za de Gro­te Markt siem­pre es la más bu­lli­cio­sa y con­cu­rri­da, ade­más de es­tar cir­cun­da­da por edi­fi­cios es­pec­ta­cu­la­res co­mo el pa­la­cio Pro­vin­cial y el Ha­lle o an­ti­gua lon­ja de te­ji­dos. Más allá de las fies­tas na­vi­de­ñas, ca­da sá­ba­do se ce­le­bra aquí un mer­ca­do con un pe­di­grí que se re­mon­ta has­ta el si­glo X, aun­que la pu­jan­za de Bru­jas no lle­gó has­ta cua­tro­cien­tos años más tar­de, pa­ra en­trar en un pe­rio­do de de­ca­den­cia cuan­do el puer­to de Am­be­res le ro­bó la mano. La re­cu­pe­ra­ción lle­ga­ría años más tar­de, gracias al tu­ris­mo.

Si el Gro­te Markt es di­na­mis­mo, el Burg es be­lle­za con­tem­pla­ti­va, ya que co­bi­ja las más be­llas cons­truc­cio­nes de la ciu­dad, co­mo son el Ge­rechts­hof o Pa­la­cio de Jus­ti­cia, el Stad­huis o Ayun­ta­mien­to, y la Hei­lig Bloed Ba­si­liek, la ba­sí­li­ca de la San­ta San­gre, don­de se ve­ne­ra con au­tén­ti­ca de­vo­ción la san­gre de Cris­to que el con­de de Flan­des tra­jo de Tie­rra San­ta en un fras­co al tér­mino de la se­gun­da cru­za­da. Tam­bién allí se al­za el pa­be­llón del ar­qui­tec­to To­yo Ito, con­ce­sión a la mo­der­ni­dad y he­ren­cia de la ca­pi­ta­li­dad cul­tu­ral del 2002.

A Bru­jas lle­gan mon­ta­ñas de pes­ca­do pro­ce­den­tes de Zee­brug­ge, su sa­li­da na­tu­ral a mar, lo cual nos da pis­tas so­bre cuá­les van a ser los me­jo­res res­tau­ran­tes. Tam­bién sir­ve de ex­cu­sa pa­ra vi­si­tar el mer­ca­do del Pes­ca­do, Vis­markt, en la zo­na de Drug, don­de se con­cen­tran los ca­na­les y ca­lles más pin­to­res­cas –con per­mi­so del puen­te de San Bo­ni­fa­cio, el más ro­mán­ti­co y fo­to­gra­fia­do de la ciu­dad–. Las prin­ci­pa­les vías flu­via­les se man­tie­nen abier­tas in­clu­so en pleno in­vierno, por lo que es acon­se­ja­ble com­ple­tar la vi­si­ta dis­fru­tan­do de una pe­que­ña sin­gla­du­ra.

So­bre es­tas lí­neas, Be­ginj­hof, bea­te­rio des­ti­na­do a aco­ger mu­je­res viu­das en la edad me­dia Arri­ba a la de­re­cha, in­te­rior de la ba­sí­li­ca de la San­ta San­gre A la de­re­cha, los ca­rros ti­ra­dos por ca­ba­llos son una bue­na op­ción pa­ra vi­si­tar la ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.