El pre­jui­cio de la edad

Los años nos de­fi­nen, lo que­ra­mos o no, y tam­bién nos eti­que­tan. Inevi­ta­ble­men­te eso aca­ba sien­do una fuen­te de pre­jui­cios. Pa­ra cier­tas co­sas, en teo­ría, so­mos de­ma­sia­do jó­ve­nes y, pa­ra otras, de­ma­sia­do ma­yo­res. Tal vez sea el mo­men­to de cues­tio­nar­nos en

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD - Tex­to Irene Or­ce, coach

La edad mar­ca nues­tro tiem­po de exis­ten­cia. De­fi­ne nues­tra fe­cha de crea­ción e in­clu­so, a ni­vel pro­fe­sio­nal, de ex­pi­ra­ción. De­ter­mi­na cuán­do po­de­mos con­du­cir, pro­bar le­gal­men­te el pri­mer sor­bo de al­cohol y có­mo de­be­mos ser tra­ta­dos en ca­so de ver­nos in­vo­lu­cra­dos en un de­li­to. Es el pro­pio có­di­go de ba­rras. Tam­bién fun­cio­na co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción, pues nos ayu­da a ha­cer­nos una idea de la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te. Por lo ge­ne­ral, da­mos por sen­ta­do que más o me­nos todo el mun­do pa­sa por una se­rie de ex­pe­rien­cias de­ter­mi­na­das en ca­da eta­pa de su vi­da. De los 15 a los 20 años, la ado­les­cen­cia. De los 20 a los 30, la fi­na­li­za­ción de los es­tu­dios y el co­mien­zo de la vi­da laboral. De los 30 a los 40, for­mar una fa­mi­lia… Cuan­do con­ver­sa­mos, no uti­li­za­mos el mis­mo len­gua­je ni com­par­ti­mos las mis­mas co­sas cuan­do el in­ter­lo­cu­tor tie­ne 16 años que cuan­do tie­ne 45. Así, la edad mar­ca su­til­men­te nues­tra for­ma de re­la­cio­nar­nos con los de­más. Nos brin­da un mar­co de re­fe­ren­cia. Pe­ro tam­bién nos con­du­ce a la ge­ne­ra­li­za­ción y al error. A me­nu­do se con­fun­de edad con ca­pa­ci­dad, por ex­ce­so o por de­fec­to. Cuan­do nos re­fe­ri­mos a los jó­ve­nes, a ve­ces ha­bla­mos de su es­ca­sa ex­pe­rien­cia, de su im­pul­si­vi­dad, de su fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad. Y al eva­luar a per­so­nas más en­tra­das en años, a ve­ces so­le­mos ad­ju­di­car­les con­di­cio­nes co­mo fal­ta de ener­gía, po­ca sa­lud, pen­sa­mien­to con­ser­va­dor o re­sis­ten­cia al cam­bio. Co­mo todo aque­llo que de un mo­do u otro nos de­fi­ne, la edad a me­nu­do se con­vier­te en fuen­te de pre­jui­cios. La cau­sa de es­ta su­til dis­cri­mi­na­ción se en­cuen­tra en los es­te­reo­ti­pos, es de­cir, el con­jun­to de creen­cias, va­lo­res, ac­ti­tu­des y há­bi­tos que se otor­gan a las per­so­nas per­te­ne­cien­tes a un gru­po de edad de­ter­mi­na­do. Y es pre­ci­sa­men­te cuan­do va­lo­ra­mos ne­ga­ti­va­men­te en ba­se al es­te­reo­ti­po que te­ne­mos de ellas cuan­do los pre­jui­cios en­tran en ac­ción. Los pre­jui­cios nos lle­van a juz­gar de an­te­mano sin te­ner nin­gu­na ex­pe­rien­cia di­rec­ta so­bre la si­tua­ción real. Nos pre­dis­po­nen a acep­tar o re­cha­zar a al­guien en ba­se a sus par­ti­cu­la­ri­da­des, y tam­bién con­di­cio­nan res­pues­tas y reac­cio­nes. Ade­más, aun­que mu­chas ve­ces no so­mos cons­cien­tes de ello, sue­len ejer­cer una in­fluen­cia ca­pi­tal so­bre ac­ti­tu­des, con­duc­tas y opi­nio­nes. Y aun­que al­gu­nos de es­tos pre­jui­cios pue­dan pa­re­cer inofen­si­vos, sin du­da con­tri­bu­yen a cons­truir nues­tra per­cep­ción de la reali­dad y, en con­se­cuen­cia, tie­nen una fun­ción de­ter­mi­nan­te en la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos con los de­más. La ado­les­cen­cia pe­ren­ne “Cuan­do crez­cas lo en­ten­de­rás”. “La ex­pe­rien­cia vie­ne con las ca­nas”. “Más sa­be el dia­blo por vie­jo que por dia­blo…”. ¿Cuán­tas ve­ces he­mos oí­do es­tas fra­ses o al­gu­nas pa­re­ci­das? En oca­sio­nes, cuan­do so­mos jó­ve­nes, la edad pue­de trans­for­mar­se en una li­mi­ta­ción que obs­ta­cu­li­za nues­tras opor­tu­ni­da­des de pros­pe­rar en el mer­ca­do laboral. Prue­ba de ello es que en es­tos mo­men­tos cer­ca del 54% de los jó­ve­nes es­pa­ño­les me­no­res de 25 años se en­cuen­tra ac­tual­men­te en el des­em­pleo, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de la po­bla­ción ac­ti­va (EPA). Ya sea por­que se les con­si­de­ra “de­ma­sia­do in­ma­du­ros” o “de­ma­sia­do inex­per­tos”, se les cie­rran opor­tu­ni­da­des de todo ti­po. Así es co­mo

LA EDAD NOS DA UN MAR­CO DE TRA­TO, PE­RO PUE­DE LLE­VAR­NOS AL ERROR LA EDAD FÍ­SI­CA Y LA EMO­CIO­NAL NO SIEM­PRE VAN DE LA MANO

un sim­ple nú­me­ro pue­de con­ver­tir­se en nues­tra par­ti­cu­lar es­pa­da de Da­mo­cles. De ahí la im­por­tan­cia de cues­tio­nar la va­li­dez de di­chas pre­sun­cio­nes, raíz de nues­tros pre­jui­cios. Po­de­mos em­pe­zar por plan­tear­nos: ¿es ab­so­lu­ta­men­te cier­to que el pa­so de los años es ga­ran­tía de ma­du­rez? Por lo ge­ne­ral, asu­mi­mos que la ma­du­rez se ad­quie­re a tra­vés de la su­ma de ex­pe­rien­cias, que nos am­plían el co­no­ci­mien­to. Pe­ro la edad fí­si­ca y la psi­co­ló­gi­ca (o emo­cio­nal) no siem­pre van de la mano. Si bien es cier­to que las per­so­nas que lle­van más tiem­po vi­vien­do han te­ni­do más opor­tu­ni­da­des de apren­der y evo­lu­cio­nar por la su­ma de cir­cuns­tan­cias vi­vi­das, no to­das las han apro­ve­cha­do. Hay mu­chos adul­tos que si­guen com­por­tán­do­se de for­ma in­ma­du­ra. Son víc­ti­mas de la de­no­mi­na­da ado­les­cen­cia pe­ren­ne, con­di­ción ca­da vez más ex­ten­di­da en nues­tra so­cie­dad. ¿Aca­so los adul­tos no tie­nen com­ple­jos e in­se­gu­ri­da­des? ¿No se com­por­tan en oca­sio­nes de for­ma infantil? ¿No hu­yen de sus res­pon­sa­bi­li­da­des, re­sis­tién­do­se a ma­du­rar? Y ¿qué pa­sa cuan­do la ado­les­cen­cia de­ja de ser eta­pa de tran­si­ción y se con­vier­te en una for­ma de vi­da? Tal vez sea útil ahon­dar en la eti­mo­lo­gía del tér­mino ado­les­cen­cia. Las pa­la­bras ado­les­cen­te y adul­to vie­nen del la­tín ado­le­ce­re, cu­yo sig­ni­fi­ca­do es “cre­cer y desa­rro­llar­se”. Así, mien­tras ado­les­cen­te sig­ni­fi­ca “el que es­tá cre­cien­do”, adul­to

LA MA­DU­REZ SE SUE­LE AL­CAN­ZAR SI UNO APREN­DE DE LOS PRO­PIOS ERRO­RES HAY QUE IN­TEN­TAR VER A LAS PER­SO­NAS POR CÓ­MO SON Y NO POR SU EDAD

es “el que ya ha cre­ci­do”. Pe­ro lo cier­to es que en la so­cie­dad ac­tual, la ado­les­cen­cia se alar­ga ad in­fi­ni­tum. Da­do que no he­mos re­ci­bi­do nin­gún ti­po de edu­ca­ción emo­cio­nal, mu­chos adul­tos si­guen sin ha­ber re­suel­to sus con­flic­tos in­ter­nos, que se ma­ni­fies­tan con más fuer­za al en­trar en la que se ha ve­ni­do a lla­mar co­mo la cri­sis de los cua­ren­ta. El sis­te­ma edu­ca­ti­vo, des­fa­sa­do en es­te sen­ti­do, tie­ne mu­cho que ver en es­te pro­ce­so. En el co­le­gio nos ins­tru­yen pa­ra leer, es­cri­bir, ha­cer cálcu­los ma­te­má­ti­cos y me­mo­ri­zar, pe­ro no siem­pre nos en­se­ñan a pen­sar por no­so­tros mis­mos. Es más, la crea­ti­vi­dad, la au­to­es­ti­ma y la con­fian­za en uno mis­mo dis­tan mu­cho de con­ver­tir­se en asig­na­tu­ras troncales en los pro­gra­mas pe­da­gó­gi­cos con­tem­po­rá­neos. Ape­nas se men­cio­nan. No es de ex­tra­ñar que, en es­te es­ce­na­rio, la ma­du­rez pa­se a un dis­cre­to se­gun­do plano. De ahí que en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, la su­ma de años no siem­pre la ga­ran­ti­ce. La úni­ca ma­ne­ra de al­can­zar­la es per­mi­tir­nos sa­nar nues­tras ca­ren­cias, así co­mo los con­flic­tos no re­suel­tos que arras­tra­mos en nues­tra mo­chi­la emo­cio­nal. Y, en pa­ra­le­lo, apos­tar por la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal co­mo for­ma de afron­tar la vi­da. La ver­da­de­ra ma­du­rez No im­por­ta si te­ne­mos 15 o 75 años, la au­tén­ti­ca ma­du­rez de­vie­ne co­mo re­sul­ta­do de apren­der de nues­tros erro­res, co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos y sa­ber ges­tio­nar nues­tras emo­cio­nes de for­ma cons­cien­te, cons­truc­ti­va y res­pon­sa­ble. De he­cho, es si­nó­ni­mo de sa­bi­du­ría, el ar­te de ser fe­liz por uno mis­mo, sin ape­gos, de­pen­den­cias ni adic­cio­nes de nin­gún ti­po. Así, la ma­du­rez nos per­mi­te cons­truir re­la­cio­nes cons­truc­ti­vas y ar­mo- nio­sas, desa­rro­llan­do nues­tra ca­pa­ci­dad de acep­tar, res­pe­tar y amar a los de­más tal co­mo son. Es el ras­go so­bre­sa­lien­te de aque­llas per­so­nas que se han atre­vi­do a en­fren­tar­se a su la­do os­cu­ro o, lo que es lo mis­mo, a sus mie­dos, in­se­gu­ri­da­des y ca­ren­cias. Tal vez el con­cep­to de la edad no va­ya siem­pre de la mano del con­cep­to ma­du­rez, pe­ro sin du­da la vo­lun­tad y el com­pro­mi­so co­no­cen la re­ce­ta. Lle­ga­dos a es­te pun­to, po­de­mos afir­mar que hay ma­yo­res de 40 años que son aje­nos al con­cep­to de ma­du­rez. Por el con­tra­rio, tam­bién hay jó­ve­nes que de­bi­do a su pro­pio pro­ce­so in­te­rior han aban­do­na­do la po­si­ción de víc­ti­mas, de­jan­do de cul­par a los de­más por los re­sul­ta­dos de sus de­ci­sio­nes y asu­mien­do las rien­das de sus pro­pias vi­das. Lo cier­to es que re­sul­ta es­té­ril ge­ne­ra­li­zar. Ca­si tan­to co­mo ali­men­tar nues­tros pre­jui­cios so­bre la edad. En­ton­ces, ¿por qué se­gui­mos man­te­nién­do­los? La reali­dad es que la men­te fun­cio­na en ba­se a la pro­gra­ma­ción que he­mos re­ci­bi­do. Ve­mos aque­llo que es­pe­ra­mos ver y ac­tua­mos en con­se­cuen­cia. Y siem­pre ten­de­mos a prio­ri­zar aque­lla in­for­ma­ción que co­rro­bo­ra la idea pre­con­ce­bi­da que te­ne­mos en men­te. De he­cho, so­le­mos ob­viar la in­for­ma­ción que con­tra­di­ce nues­tro pun­to de vis­ta, ca­ta­lo­gán­do­la co­mo erró­nea. Al afe­rrar­nos a nues­tros pre­jui­cios, evi­ta­mos sa­lir de la zo­na de co­mo­di­dad y, de pa­so, cues­tio­nar las creen­cias que al­ber­ga­mos so­bre los lí­mi­tes de la edad. Pe­ro es­ta for­ma de fun­cio­nar tie­ne un ele­va­do cos­te. El pe­so de las ex­pec­ta­ti­vas re­la­cio­na­das con la edad no re­sul­ta pre­ci­sa­men­te li­ge­ro, ya sean las que e tie­nen los de­más so­bre no­so­tros o las que nos crea­mos no­so­tros mis­mos. Lo cier­to es que hay mu­chos s ti­pos de in­te­li­gen­cias, de cua­li­da­des, de ta­len­tos, de e ha­bi­li­da­des y de ca­pa­ci­da­des que na­da tie­nen que ver con la edad. De ahí la im­por­tan­cia de dar­nos la opor­tu­ni­dad de ver a las per­so­nas por lo que son, por lo que ver­da­de­ra­men­te va­len y pue­den apor­tar, , más allá del nú­me­ro que apa­rez­ca en su car­né de iden­ti­dad. Po­de­mos apren­der de cual­quier per­so­na a si nos atre­ve­mos a mi­rar más allá de nues­tros pre­jui­cios so­bre la edad. La pro­pues­ta ra­di­ca en atre­ver­nos a mi­rar más allá de lo que es­pe­ra­mos ver… y de­jar­nos sor­pren­der.

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.