CÓ­MO ARRE­GLAR EL MUN­DO

La Vanguardia - ES - - BOULEVARD -

Un cien­tí­fi­co vi­vía preo­cu­pa­do por los pro­ble­mas del mun­do. Se pa­sa­ba los días en­ce­rra­do en su la­bo­ra­to­rio en bus­ca de res­pues­tas y so­lu­cio­nes. Pe­ro no en­con­tra­ba la fór­mu­la que an­da­ba bus­can­do. Cier­to día, su hi­ja de sie­te años apa­re­ció en su san­tua­rio de­ci­di­da a ayu­dar­lo a tra­ba­jar. Pa­ra dis­traer­la, el pa­dre co­gió la pá­gi­na de una re­vis­ta en la que apa­re­cía un ma­pa del mun­do. Se­gui­da­men­te to­mó unas ti­je­ras y re­cor­tó aque­lla ilus­tra­ción a mo­do de puz­le. A su vez, co­gió un ro­llo de cin­ta ad­he­si­va y se lo en­tre­gó a la ni­ña. “Mi­ra, hi­ja, co­mo sé que a ti te gus­tan los rom­pe­ca- be­zas, aquí tie­nes el mun­do todo ro­to. El jue­go con­sis­te en que tú solita lo arre­gles de nue­vo.” Só­lo unas ho­ras des­pués, oyó la voz de su hi­ja: “¡Pa­pá, pa­pá, ya lo he he­cho! ¡He con­se­gui­do com­ple­tar el puz­le!”. El pa­dre, es­tu­pe­fac­to, com­pro­bó que to­dos los pe­da­zos ha­bían si­do co­lo­ca­dos en su si­tio exac­to. “¿Có­mo lo has con­se­gui­do?”. Se­gui­da­men­te, la ni­ña le con­tes­tó: “Cuan­do arran­cas­te el pa­pel de la re­vis­ta pa­ra re­cor­tar­lo en va­rios pe­da­zos, me fi­jé que en el otro la­do de la ho­ja apa­re­cía la fi­gu­ra de un hom­bre… Y cuan­do me di- jis­te que arre­gla­ra el mun­do, me acor­dé de la ima­gen que ha­bía al otro la­do, di la vuel­ta a los pe­da­zos de pa­pel y em­pe­cé a arre­glar al hom­bre, que sí sa­bía có­mo era. Y una vez con­se­guí arre­glar el hom­bre, le di la vuel­ta a la ho­ja y en­con­tré que ha­bía arre­gla­do el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.