LOS IM­PAC­TOS

La Vanguardia - ES - - CREAR -

El im­pac­to es la uni­dad de me­di­da de la so­cie­dad de la co­mu­ni­ca­ción. Es un he­cho so­bre el que se ha me­di­ta­do po­co. Al me­nos yo no co­noz­co nin­gún es­tu­dio so­bre la ideo­lo­gía del im­pac­to. Aca­bo de es­cu­char la opi­nión de un ex­per­to co­men­tan­do un spot te­le­vi­si­vo de Loterías, muy cri­ti­ca­do en las re­des so­cia­les: “Un im­pac­to, aun­que sea ne­ga­ti­vo, es bueno pa­ra la mar­ca”, ha di­cho. En efec­to, los con­ta­do­res de im­pac­tos no dis­tin­guen si son po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos. Son im­por­tan­tes por­que sa­can de la na­da. Al­go es real si con­si­gue el su­fi­cien­te nú­me­ro de im­pac­tos. Mis alum­nos mi­man su Fa­ce­book por­que les ha­ce exis­tir. Aho­ra te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de crear un re­me­do de la reali­dad ba­sa­do en los im­pac­tos. Con un su­fi­cien­te nú­me­ro de im­pac­tos, cual­quier co­sa se­rá real. Re­cuer­do que cuan­do pu­bli­qué mi pri­mer li­bro, el edi­tor me di­jo: “Lo im­por­tan­te es que apa­rez­ca una crí­ti­ca. Da igual que sea bue­na o ma­la. Lo im­por­tan­te es apa­re­cer”. La ver­sión mo­der­na, tec­no­ló­gi­ca­men­te agi­gan­ta­da, del “que ha­blen de ti, aun­que sea mal”. Andy War­hol au­gu­ra­ba a to­dos quin­ce mi­nu­tos de glo­ria. Aho­ra no as­pi­ra­mos a tan­to. Los tren­ding to­pic dan un mi­nu­to de po­pu­la­ri­dad. Twit­ter uti­li­za un al­go­rit­mo que se­lec­cio­na los tér­mi­nos no­ve­do­sos más men­cio­na­dos. No só­lo cuen­ta el nú­me­ro de tuits so­bre el te­ma, sino tam­bién su no­ve­dad. Es de­cir, los tren­ding to­pic no só­lo son una sim­ple­za en cien­to cua­ren­ta ca­rac­te­res, sino que ade­más es­tán se­lec­cio­na­dos por un al­go­rit­mo in­ter­me­dia­rio. El nú­me­ro pri­ma so­bre la ca­li­dad. Im­pac­tar mu­cho es el ob­je­ti­vo y ha lle­ga­do tam­bién a la cien­cia. Los cien­tí­fi­cos pre­su­men del nú­me­ro de ci­tas que tie­nen sus tra­ba­jos. Hay el So­cial Scien­ce Ci­ta­tion In­dex, (SSCI) y el Scien­ce Ci­ta­tion In­dex (SCI), y el Arts and Hu­ma­ni­ties Ci­ta­tion In­dex. Es evi­den­te que el fac­tor de im­pac­to mi­de la can­ti­dad, no la ca­li­dad de las pu­bli­ca­cio­nes. Su re­le­van­cia es so­cial por­que fa­ci­li­ta cá­te­dras, pu­bli­ca­cio­nes, fi­nan­cia­ción, con­tra­tos... Ha apa­re­ci­do una pro­fe­sión nue­va, po­si­cio­na­do­res en la red. El tér­mino téc­ni­co es “op­ti­mi­za­ción de mo­to­res de bús­que­da” ( search en­gi­ne op­ti­mi­za­tion). Me sien­to le­gi­ti­ma­do pa­ra cri­ti­car el uso de las nue­vas tec­no­lo­gías, por­que soy un gran ad­mi­ra­dor su­yo. Per­te­nez­co a la vie­ja guar­dia. Las cien­cias de la compu­tación pue­den su­po­ner la ma­yor am­plia­ción de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na des­de la es­cri­tu­ra (in­clu­yen­do el ál­ge­bra y la no­ta­ción mu­si­cal). Me fas­ci­nó el co­mien­zo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, en los tiem­pos he­roi­cos de Herb Si­mon, Allen Ne­well, Ro­ger Schank, Seymour Pa­pert y Mar­vin Minsky. Se­guí el pen­sa­mien­to utó­pi­co del crea­dor de la red Tim Berner-Lee, o de los crea­do­res de Linux y de los có­di­gos abier­tos, Li­nus Tor­valds y Ri­chard Stall­man. Pen­sa­ban que la ge­ne­ra­li­za­ción de la in­for­ma­ción nos ha­ría al fin li­bres. Por eso, me irri­ta la tri­via­li­za­ción de los gran­des re­cur­sos que po­ne a nues­tra dis­po­si­ción.

HOY EN DÍA EL NÚ­ME­RO DE IM­PAC­TOS PRI­MA SO­BRE LA CA­LI­DAD: AL­GO SÓ­LO ES REAL CUAN­DO CON­SI­GUE DAR QUE HA­BLAR

Las nue­vas tec­no­lo­gías son un gran con­su­mi­dor de tiem­po. Un ado­les­cen­te re­ci­be unos cien men­sa­jes dia­rios. Ade­más pue­den pro­vo­car el “sín­dro­me del al­ce ir­lan­dés”. Di­cen las ma­las len­guas que es­te ani­mal desa­rro­lló unas as­tas gi­gan­tes­cas que aca­ba­ron por aplas­tar­lo. Aten­der a tal can­ti­dad de in­for­ma­ción al se­gun­do im­pi­de co­no­cer los sucesos im­por­tan­tes, las olas de fon­do. Re­cuer­do una anéc­do­ta de un pro­duc­tor de ci­ne holly­woo­dien­se que exi­gía re­sú­me­nes de los guio­nes en tres lí­neas. Uno de ellos de­cía: “Una mu­jer ca­sa­da es infiel a su es­po­so por abu­rri­mien­to”. Fu­rio­so lo re­cha­zó: “¡Es­to es Ma­da­me Bo­vary pa­la­bra por pa­la­bra!”. Ha he­cho es­cue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.