Mú­si­ca self-ser­vi­ce

¿Quie­re que su sue­ño mu­si­cal se ha­ga reali­dad? Hoy es más po­si­ble que nun­ca. Pe­ro si se quie­re éxi­to y vi­si­bi­li­dad, hay que in­ver­tir di­ne­ro, acu­dir a la red y con­ver­tir­se en em­pre­sa­rio de sí mis­mo

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri Fo­tos Jordi Play

Ha­ce años, el es­que­ma ha­bría si­do el si­guien­te. Un gru­po mu­si­cal o un can­tan­te afi­cio­na­do, des­pués de gra­bar su ma­que­ta en un casete o al­gún otro ti­po de so­por­te, en­via­ba todo el ma­te­rial en un so­bre a la dis­co­grá­fi­ca de re­fe­ren­cia, en es­pe­ra de una res­pues­ta. En la ma­yo­ría de los ca­sos, es­ta nun­ca lle­ga­ba. Y el ar­tis­ta re­nun­cia­ba a su sue­ño. En la si­tua­ción más op­ti­mis­ta, la dis­co­grá­fi­ca sí ac­ce­día a edi­tar el dis­co. Tras la fir­ma de un con­tra­to, el ar­tis­ta se des­preo­cu­pa­ba. La em­pre­sa fi­nan­cia­ba los cos­tes de gra­ba­ción, pro­duc­ción, pro­mo­ción y dis­tri­bu­ción pa­ra que el dis­co arra­sa­ra en las tien­das. Con los ro­yal­tis de las ven­tas, el mú­si­co ga­na­ba di­ne­ro, la dis­co­grá­fi­ca re­cu­pe­ra­ba la in­ver­sión y con­se­guía be­ne­fi­cios. ¡Qué tiem­pos aque­llos! Du­ran­te dé­ca­das, la in­dus­tria mu­si­cal ha vi­vi­do gracias a es­te me­ca­nis­mo. Pe­ro la reali­dad en los úl­ti­mos años ha cam­bia­do de for­ma ra­di­cal. En la ac­tua­li­dad, bas­ta con ven­der cien ejem­pla­res en una se­ma­na pa­ra en­trar en la lista de los cien dis­cos más ven­di­dos en Es­pa­ña. Y la pi­ra­te­ría ha­ce es­tra­gos. Se­gún el Ob­ser­va­to­rio de Pi­ra­te­ría y Há­bi­tos de Con­su­mo de Con­te­ni­dos Di­gi­ta­les, só­lo dos de ca­da cien can­cio­nes que se es­cu­chan son le­ga­les. En Es­pa­ña el con­su­mo de mú­si­ca (le­gal) lle­va on­ce años en cla­ro re­tro­ce­so. Ade­más, el mer­ca­do se ha pa­sa­do al di­gi­tal. Se­gún la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Pro­duc­to­res Fo­no­grá­fi­cos, los so­por­tes fí­si­cos su­po­nen hoy só­lo el 57% del mer­ca­do dis­co­grá­fi­co, los

di­gi­ta­les un 35%. Pe­ro en EE.UU. las ven­tas di­gi­ta­les en el 2012 ya su­pe­raron a las fí­si­cas. Quién quie­ra au­to­edi­tar su obra mu­si­cal no po­drá no te­ner en cuen­ta to­das es­tas va­ria­bles. Co­mo di­jo el crí­ti­co y mu­si­có­lo­go Nor­man Le­brecht: “Si yo fue­ra un vir­tuo­so del vio­lín me pre­gun­ta­ría qué sen­ti­do tie­ne fir­mar hoy con un se­llo cuan­do pue­do ven­der más y me­jor con Google co­mo dis­tri­bui­dor”. En la ac­tua­li­dad la tec­no­lo­gía ha da­do un gran em­pu­jón al mú­si­co afi­cio­na­do, ya que exis­ten pro­gra­mas en el or­de­na­dor que per­mi­ten gra­bar can­cio­nes en la pro­pia casa con una ca­li­dad más que acep­ta­ble. (Pro Tools, que sa­le por po­co más de 600 eu­ros, es el de más re­nom­bre, pe­ro hay más, co­mo Lo­gic). No es obli­ga­to­rio, co­mo an­tes, pa­sar por un es­tu­dio de gra­ba­ción (que cues­ta mi­les de eu­ros) si se as­pi­ra a unos for­ma­tos de dis­tri­bu­ción di­gi­tal. En un ga­ra­je se pue­de lle­gar a mon­tar un es­tu­dio bien con­fec­cio­na­do por 2.500 eu­ros, aun­que no se dis­pon­ga de una me­sa de mez­cla con 50 ca­na­les. A par­tir de ahí, el au­tor tie­ne va­rias po­si­bi­li­da­des. Por ejem­plo, op­ta por ha­cer­lo todo so­lo. Es una op­ción ideal pa­ra aque­llos ar­tis­tas que ya son con­sa­gra­dos, pe­ro que, por una ra­zón u otra, han op­ta­do por au­to­edi­tar­se y pres­cin­dir de las dis­co­grá­fi­cas de to­da la vi­da. Se­gún al­gu­nas fuen­tes del sec­tor, el 70% de los mú­si­cos en Es­pa­ña ya lo ha­cen. De es­ta ma­ne­ra, los ar­tis­tas se con­vier­ten en em­pre­sa­rios y crean su pro­pio se­llo. Es la óp­ti­ca del “món­ta­te­lo por tu cuen­ta”. La lista es lar­ga: Die­go el Ci­ga­la, Car­lin­hos Brown, Six­to Ro­drí­guez, Ma­ri­na Ros­sell, Ama­ral... Ki­ko Ve­neno y Da­vid Bo­wie au­to­edi­tan, se au­to­pro­mue­ven y au­to­dis­tri­bu­yen a tra­vés de su pro­pia web ofi­cial. Hoy se pue­de crear una dis­tri­bui­do­ra a tra­vés de una pá­gi­na de in­ter­net per­so­nal. Xa­vier Pas­cual, di­rec­tor de Pro­mo­art­mu­sic y se­cre­ta­rio de la As­so­cia­ció de Re­pre­sen­tants, Pro­mo­tors i Mà­na­gers de Ca­ta­lun­ya (ARC), ex­pli­ca que “es ca­da vez más ha­bi­tual que una em­pre­sa de ma­na­ge­ment o el mis­mo ar­tis­ta edi­ten sus pro­pios dis­cos. An­tes pa­re­cía que só­lo las dis­co­grá­fi­cas po­dían ha­cer es­te tra­ba­jo. Aho­ra el mis­mo mú­si­co pue­de ven­der con se­llo pro­pio o me­dian­te una pla­ta­for­ma di­gi­tal que le ase­so­ra en la au­to­edi­ción. An­tes, con la dis­co­grá­fi­ca se ase­gu­ra­ba que así lle­ga­ría a la ma­yo­ría de la gen­te. A los ca­na­les tra­di­cio­na­les, co­mo la ra­dio y la te­le­vi­sión, só­lo po­días lle­gar gracias a ella. Pe­ro hoy por hoy un se­ñor de Riu­de­llots de la Sel­va po­dría au­to­edi­tar­se un dis­co y ac­tuar en Nue­va York. ¿Por qué no? Ha­ce años es­to era im­po­si­ble”. ¿Y el afi­cio­na­do que se au­to­edi­ta y que ne­ce­si­ta dar a co­no­cer­se? El di­rec­tor Juan Alfaro aca­ba de ro­dar un do­cu­men­tal ti­tu­la­do Au­to, en el que se arro­ja luz so­bre to­da una le­gión de ar­tis­tas que han de­ci­di­do ti­rar­se a la pis­ci­na. Pa­ra mu­chos, el he­cho de ir so­los tie­ne una au­ra de ro­man­ti­cis­mo y li­ber­tad: ya no es­tán su­je­tos al cri­te­rio –en oca­sio­nes ar­bi­tra­rio– de las dis­co­grá­fi­cas, a las du­ras le­yes del mer­ca­do mu­si­cal que im­pi­den a los nue­vos ta­len­tos de emer­ger. Sin em­bar­go, hay que te­ner pre­sen­te un pun­to esen­cial. Co­mo di­ce Jo­sep Coll, mú­si­co, abo­ga­do, au­tor de Au­to­edi­ción: ma­nual de Su­per­vi­ven­cia y coor­di­na­dor de la Pla­ta­for­ma de Au­toe­di­to­res (PAE), “au­to­edi­tar-

GRACIAS AL OR­DE­NA­DOR, ES CA­DA VEZ MÁS FÁ­CIL EDI­TAR EN CASA MÚ­SI­CA DE CA­LI­DAD AR­TIS­TAS CO­NO­CI­DOS HAN DE­CI­DI­DO PRO­DU­CIR SU PRO­PIO DIS­CO

se un dis­co es muy bo­ni­to, pe­ro al ha­cer de au­to­edi­tor, te das cuen­ta de lo que va­len las co­sas (es­tu­dios, anun­cios en pren­sa) y, so­bre todo, que un mú­si­co es mú­si­co y no com­pa­ñía dis­co­grá­fi­ca. Por eso, si pue­des ro­dear­te de la gen­te ade­cua­da, has de de­le­gar di­chas fun­cio­nes”. Au­to­edi­tar­se sig­ni­fi­ca au­to­pa­gar. Y, en todo ca­so, no sig­ni­fi­ca que se ten­ga que ir so­lo. Pa­ra sa­car un dis­co, hay que po­ner me­dios (y per­so­nas). In­clu­so los mú­si­cos con cier­ta tra­yec­to­ria pre­ci­san re­cur­sos y fi­nan­cia­ción pa­ra em­pe­zar. Por ejem­plo, Je­ro Ro­maro con­si­guió 10.500 eu­ros con el crow­fun­ding pa­ra gra­bar y edi­tar su ál­bum Ca­be­za de león en me­nos 24 ho­ras. Pe­ro si uno es un ar­tis­ta to­da­vía po­co co­no­ci­do, ade­más de po­ner al­go de di­ne­ro pa­ra fa­bri­car unos CD, es re­co­men­da­ble que es­co­ja una fir­ma pro­vee­do­ra de ser­vi­cios que le ayu­de en el pro­ce­so. Co­mo re­cuer­da Xa­vier Pas­cual, “aun­que uno se au­to­edi­te, ne­ce­si­ta a al­guien que es­té acos­tum­bra­do a dis­tri­buir que le eche una mano”. Au­toe­di­tar­te na­ció en 1998 con el ob­je­ti­vo de ase­so­rar a los au­to­res que as­pi­ra­ban a au­to­edi­tar­se al mar­gen de las dis­co­grá­fi­cas tra­di­cio­na­les. “An­tes el mú­si­co se de­di­ca­ba esen­cial­men­te a to­car. Aho­ra, con la au­to­edi­ción, él con­tro­la el pro­ce­so. Eso sí: los be­ne­fi­cios son pa­ra él. No­so­tros pro­cu­ra­mos pro­mo­ver la mú­si­ca en me­dios, blogs, dia­rios di­gi­ta­les, pe­ro, en lo que se re­fie­re a las re­des so­cia­les, me­jor que lo ha­ga el ar­tis­ta mis­mo. Hoy por hoy, si el ar­tis­ta no se au­to­pro­mo­cio­na o no es­tá en las re­des so­cia­les, no se aguan­ta”, ex­pli­can des­de la em­pre­sa. Un pack com­ple­to, que in­clu­ye dis­tri­bu­ción di­gi­tal y la im­pre­sión de me­dio mi­llar de CD (to­da­vía fun­cio­nan co­mo tar­je­ta de pre­sen­ta­ción en las ac­tua­cio­nes en di­rec­to), sa­le por 1.000 eu­ros. Muy im­por­tan­te: un ar­tis­ta por sí so­lo no pue­de ac­ce­der a iTu­nes o a Spo­tify. Ne­ce­si­ta una em­pre­sa que ha­ga de puen­te. Otra co­sa es con­se­guir vi­si­bi­li­dad e in­gre­sos en es­tos ca­na­les: las re­mu­ne­ra­cio­nes por des­car­ga (0,71 eu­ros en iTu­nes por can­ción ) o es­cu­cha en strea­ming ( os­ci­lan en­tre 0,00132 eu­ros y 0,00061 eu­ros a ar­tis­ta por ca­da pin­cha­zo) son ba­jas y su es­ca­pa­ra­te es­tá bas­tan­te sa­tu­ra­do, por­que con­vi­ven en la red millones de can­cio­nes. “Spo­tify no ha­ce ri­cos a los ar­tis­tas. Pe­ro es una op­ción ne­ce­sa­ria an­te el au­ge de las des­car­gas pi­ra­ta. Hay que pen­sar que exis­te una ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res de mú­si­ca que no ha pa­ga­do nun­ca en su vi­da pa­ra es­cu­char al­go. No­so­tros in­for­ma­mos al au­tor de cuán­tas des­car­gas ha te­ni­do, en qué país y en qué fe­cha. Es una in­for­ma­ción va­lio­sa: hay gru­pos que han

HAY QUE PRE­VER UNOS GAS­TOS INI­CIA­LES Y PE­DIR AYU­DA

or­ga­ni­za­do una gi­ra al ex­tran­je­ro tras des­cu­brir que ahí te­nían a un gru­po de fans”, in­di­can des­de la pla­ta­for­ma Au­toe­di­tar­te. La edi­to­rial Cú­pu­la es otra em­pre­sa es­pe­cia­lis­ta en dis­tri­bu­ción di­gi­tal ( Lluís Llach es­tá en­tre sus clien­tes). Cuen­ta con una car­te­ra de 5.000 ar­tis­tas y es­tá pre­sen­te en ocho paí­ses. “No­so­tros no en­tra­mos en va­lo­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas co­mo una dis­co­grá­fi­ca de an­ta­ño, úni­ca­men­te dis­cri­mi­na­mos por la ca­li­dad de so­ni­do”, pre­ci­san. Una vez en el mer­ca­do, con to­da pro­ba­bi­li­dad, el ar­tis­ta que se au­to­edi­ta ten­drá que pe­dir ayu­da. “Es fun­da­men­tal dis­po­ner de un mà­na­ger, pe­ro no a la vie­ja usan­za, sino al­guien que co­noz­ca el mun­do de las re­des so­cia­les y que plan­tee es­tra­te­gias que lla­men la aten­ción de los usua­rios. Se em­pie­za a ni­vel lo­cal, lue­go po­co a po­co se va ex­ten­dien­do la cam­pa­ña. Nues­tra es­tra­te­gia con­sis­te en lle­var a ca­bo ac­cio­nes con­cre­tas de mar­ke­ting co­mo apa­re­cer en­tre los des­ta­ca­dos, ha­cer que te men­cio­nen blo­gue­ros o lí­de­res de opi­nión…”, ex­pli­can des­de Cú­pu­la. “Aho­ra edi­tar un dis­co es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra, pe­ro ga­nar di­ne­ro es muy di­fí­cil. El mú­si­co tie­ne que de­di­car ho­ras a la web. Ne­ce­si­tas te­ner a gen­te in­tere­sa­da en com­prar tu mú­si­ca. Por­que tu pú­bli­co quie­re sa­ber al­go de ti pa­ra ir a tus con­cier­tos”, ad­mi­te Pas­cual. ¿Có­mo ga­na en­ton­ces di­ne­ro el au­tor que se au­to­edi­ta? Los ar­tis­tas más co­no­ci­dos se apo­yan en el mer­chan­di­sing, las li­cen­cias pu­bli­ci­ta­rias (la mú­si­ca que apa­re­ce en un ví­deo o en el so­ni­do de un mó­vil), las edi­cio­nes es­pe­cia­les de dis­cos en so­por­te fí­si­co, los con­cier­tos. Los más des­co­no­ci­dos pi­den a sus se­gui­do­res fi­nan­cia­ción ( crowd­fun­ding), so­bre­vi­ven con los di­rec­tos y unos po­cos tra­tan de al­can­zar no­to­rie­dad gracias a las ga­nan­cias mí­ni­mas pro­por­cio­na­das por el strea­ming y las des­car­gas. La ven­ta di­rec­ta des­de la pá­gi­na web y la co­mer­cia­li­za­ción de los CD en con­cier­tos son otras de las op­cio­nes. “Sea lo que sea, es pre­ci­so crear pre­via­men­te una ba­se de fans. A ser po­si­ble, in­cluir­los en la fa­se de pro­duc­ción del dis­co. Lo ideal se­ría que cuan­do sal­ga el dis­co al mer­ca­do ellos ya es­tu­vie­ran es­pe­rán­do­lo”, ase­gu­ran des­de la em­pre­sa Cú­pu­la. “Con mu­chas des­car­gas a pre­cio re­du­ci­do pue­des con­se­guir po­ten­cial­men­te más en­tra­das a con­cier­tos. En­ton­ces es cuan­do la dis­co­grá­fi­ca se fi­ja en ti y te lla­ma”, se­ña­la Pas­cual. Exis­te la op­ción de ins­cri­bir la obra en el re­gis­tro de pro­pie­dad in­te­lec­tual. No es al­go obli­ga­to­rio: la can­ción se pro­te­ge por el só­lo he­cho de la crea­ción, lo que ocu­rre es que pro­por­cio­na una prue­ba cua­li­fi­ca­da en ca­so de que al­guien quie­ra apro­ve­char­se de ella, atri­buír­se­la o la quie­ra usar con fi­nes co­mer­cia­les sin au­to­ri­za­ción. Otro pa­so que te­ner en cuen­ta es el del có­di­go de ba­rras: só­lo ha­ce fal­ta en ca­so de ven­ta fí­si­ca en un CD (op­ción ca­da vez me­nos con­si­de­ra­da). Tam­bién se pue­de ins­cri­bir la obra en la Ofi­ci­na del De­pó­si­to Le­gal, que re­co­ge la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca na­cio­nal. Tam­po­co es obli­ga­to­rio. La ma­yo­ría de las em­pre­sas fa­ci­li­tan es­tos ser­vi­cios. Lue­go es­tá el te­ma es­pi­no­so de la SGAE. Es una em­pre­sa pri­va­da, en­car­ga­da de ad­mi­nis­trar los de­re­chos mu­si­ca­les de los ar­tis­tas. No es obli­ga­to­rio for­mar par­te de ella (ha­rá fal­ta una de­cla­ra­ción ex- pre­sa pa­ra des­vin­cu­lar­se). Co­mo re­cuer­dan fuen­tes del sec­tor, ser miem­bro de la SGAE es útil so­bre todo cuan­do, al te­ner ya cier­to mer­ca­do, se ge­ne­ran mu­chos de­re­chos de au­tor. Hay que re­cor­dar que los de­re­chos a la SGAE se pa­gan por ade­lan­ta­do. Aun­que pa­ra los mú­si­cos que se au­to­edi­tan exis­te un tra­ta­mien­to di­fe­ren­te, si no hay la ra­zo­na­ble es­pe­ran­za de que se va a re­cau­dar di­ne­ro de in­me­dia­to, en­ton­ces se pue­de pres­cin­dir de ella. De he­cho, di­fun­dir la mú­si­ca sin de­re­chos (me­dian­te li­cen­cia crea­ti­ve com­mons) es ca­da vez más ha­bi­tual. Hay un ca­so de es­cue­la, que fue el del gru­po Ar­ctic Mon­keys. Sa­lie­ron del ano­ni­ma­to gracias a una de­mo que de­ja­ron cir­cu­lar en in­ter­net. Tras el bo­ca a bo­ca, ob­tu­vie­ron una cier­ta no­to­rie­dad y con­si­guie­ron un con­tra­to con una dis­co­grá­fi­ca in­de­pen­dien­te. En la ac­tua­li­dad, hay ar­tis­tas que pre­fie­ren re­ga­lar su mú­si­ca en su pá­gi­na web (co­mo Ma­ru­ji­ta Man­son). Lo de col­gar gra­tis en la red es una de las op­cio­nes que de­fien­de Jo­sep Coll, que cree mu­cho, en es­te sen­ti­do, en el po­ten­cial de YouTu­be. El me­ca­nis­mo, que él ha pues­to en mar­cha con la em­pre­sa Red Points, con­sis­te en re­mu­ne­rar al pro­mo­tor y al au­tor me­dian­te la pu­bli­ci­dad que se con­si­ga ca­da vez que los fans pin­chan el ví­deo de su ar­tis­ta pre­fe­ri­do. Más de 1.000 millones de per­so­nas vi­si­tan men­sual­men­te YouTu­be en el mun­do. Es una co­mu­ni­dad ávi­da de mú­si­ca. “Hay que pro­cu­rar que los ví­deos en es­ta web se vi­ra­li­cen. Los in­ter­nau­tas bus­can a gen­te que ha­ga co­sas. Por ello, el ar­tis­ta ha de crear un ca­nal de co­mu­ni­ca­ción con sus fans. Tie­ne que con­ver­tir­se en per­so­na­je pa­ra que la gen­te se pre­gun­te: ¿qué ha­brá he­cho? Lo ideal se­ría que ca­da se­ma­na col­ga­ra un ví­deo nue­vo. Pue­de ser al­go sen­ci­llo, co­mo gra­bar can­cio­nes en lu­ga­res es­pe­cia­les. No im­por­ta la ca­li­dad ar­tís­ti­ca de la ima­gen: in­clu­so el ví­deo ca­se­ro fun­cio­na por­que es si­nó­ni­mo de pro­xi­mi­dad. Hay que crear en­tre­te­ni­mien­to”, ex­pli­ca Coll. Si se crea trá­fi­co en YouTu­be, su­birán los in­gre­sos (las re­mu­ne­ra­cio­nes de mo­men­to son ba­jas: 0,5 eu­ros al ar­tis­ta por ca­da mil vi­si­tas) pe­ro des­pués, con un po­co de suer­te, ven­drán las ac­tua­cio­nes en di­rec­to. El fu­tu­ro de la in­dus­tria mu­si­cal es una in­cóg­ni­ta. Pe­ro no hay que des­car­tar que to­das las par­tes im­pli­ca­das con­si­gan un pun­to de en­cuen­tro. Jo­sep Coll lo des­cri­be así. “Ca­da vez son más los ar­tis­tas au­to­edi­ta­dos que acu­den a com­pa­ñías dis­co­grá­fi­cas so­li­ci­tan­do po­der con­tra­tar par­te de su or­ga­ni­za­ción (pro­mo­ción, dis­tri­bu­ción, ven­ta); al mis­mo tiem­po, son ca­da vez más las com­pa­ñías tra­di­cio­na­les que abren su equi­po a au­toe­di­to­res pa­ra que coor­di­nen la ex­plo­ta­ción de sus dis­cos”. ¡Que no pa­re la mú­si­ca!

Juan­tón el Equi­li­bris­ta, en­sa­yan­do en el es­tu­dio que po­see en su casa del Po­ble­nou de Bar­ce­lo­na

Juan­tón el Equi­li­bris­ta empezó su ca­rre­ra de mú­si­co con unas dis­co­grá­fi­cas tra­di­cio­na­les, que le pro­du­je­ron sus pri­me­ros dos dis­cos. Pe­ro, al ca­bo de un tiem­po, el ar­tis­ta se bus­có al­ter­na­ti­vas. “No es­ta­ba con­for­me con las es­tra­te­gias de pro­mo­ción, así que de­ci­dí bus­car­me la vi­da y pa­sar­me a la au­to­edi­ción. Me di­je: me ba­jo de aquí, quie­ro ha­cer­lo có­mo yo quie­ro, a mi ma­ne­ra”. Es­te can­tan­te, que ha com­par­ti­do es­ce­na­rio con ar­tis­tas de la ta­lla de Manu Chao o Cel­tas Cor­tos, ex­pli­ca que la au­to­edi­ción vi­ve un mo­men­to fa­vo­ra­ble gracias a que tam­bién, hoy en día, es fá­cil mon­tar­se un pe­que­ño es­tu­dio de gra­ba­ción en casa. “La gen­te es­cu­cha en gran ma­yo­ría mp3 y mú­si­ca en el mó­vil. En la ac­tua­li­dad, tam­po­co ha­ce fal­ta que tu gra­ba­ción ten­ga un so­ni­do es­pec­ta­cu­lar”, di­ce. De to­das ma­ne­ras –aña­de–, la vi­da del mú­si­co que se au­to­edi­ta es di­fí­cil. “Si no tie­nes a un buen mà­na­ger es di­fí­cil ad­qui­rir cier­ta no­to­rie­dad. Yo al fi­nal pre­sen­té mi dis­co en una sa­la en el cen­tro de Bar­ce­lo­na. Al­qui­lé el es­pa­cio con mi di­ne­ro y lue­go, con las en­tra­das y las ven­tas de los CD, con­se­guí re­cu­pe­rar los cos­tes. La ven­ta­ja es que si a los es­pec­ta­do­res les gus­tas, lue­go te es­cu­cha­rán en Spo­tify. Aho­ra bien, siem­pre tie­nes que ha­cer tú mis­mo pro­mo­ción en la web”. En la pá­gi­na http://juan­to­ne­le­qui­li­bris­ta.word­press.com/tag/ juan­ton-el-equi­li­bris­ta/ se pue­den des­car­gar gra­tis cin­co de sus can­cio­nes. El gru­po mu­si­cal ali­can­tino de rock Ra­dio Z con­si­guió, al ca­bo de un tiem­po, ac­tuar co­mo te­lo­ne­ro de Mi­chael Schen­ker en una im­por­tan­te sa­la de Ma­drid. José Ig­na­cio Gras, uno de sus miem­bros, re­cuer­da que su pri­mer dis­co fue to­tal­men­te au­to­edi­ta­do. No re­cu­rrie­ron a nin­gu­na em­pre­sa, sino que con­tra­ta­ron a una fir­ma que les fa­bri­có los CD, que re­par­tie­ron en­tre sus se­gui­do­res. “En­tre to­dos los gas­tos tu­vi­mos que in­ver­tir unos 1.500 eu­ros. De­ci­di­mos co­mer­cia­li­zar sin de­re­chos, con crea­ti­ve com­mons, pa­ra ad­qui­rir cier­ta no­to­rie­dad”, ex­pli­ca Gras. “En la au­to­edi­ción todo de­pen­de de los ob­je­ti­vos. Pue­des ir de fes­ti­va­les, en el cir­cui­to de los con­cier­tos y en el mer­ca­do di­gi­tal”, se­ña­la José. Al fi­nal, el pro­duc­tor Mi­chael Voss se fi­jó en el gru­po, que así con­si­guió sa­lir del ano­ni­ma­to. Su dis­co In­vi­si­bles a la luz con­si­guió dos no­mi­na­cio­nes a Me­jor Can­ción La­ti­na 2010 y 2011 por el In­ter­na­tio­nal Songw­ri­ting Com­pe­ti­tion. En Ra­dioz.es pue­den com­prar su obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.