APREN­DER A DE­JAR DE QUE­RER

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES -

PRE­GUN­TA

Ho­la, me lla­mo Ni­na y le agra­de­ce­ría mu­cho su con­se­jo. Ha­ce tres años ter­mi­né una re­la­ción de do­ce años con una per­so­na a la que que­ría mu­chí­si­mo. Fue él quien ter­mi­nó con la re­la­ción y, por su egoís­mo, lo hi­zo de muy ma­las ma­ne­ras. Ade­más, ini­ció una re­la­ción con otra per­so­na que só­lo du­ró cua­tro o cin­co me­ses. Por él di todo lo que es­ta­ba al al­can­ce de mi mano, sin pe­dir ni re­ci­bir na­da a cam­bio, lo ha­cía sim­ple­men­te por­que le que­ría. El pro­ble­ma es­tá en que, aun­que ha­yan pa­sa­do tres años, me si­go acor­dan­do de él. Ade­más nos he­mos vis­to por te­mas que que­da­ron pen­dien­tes de re­sol­ver de nues­tra re­la­ción. Me pa­re­ce que pa­ra él soy agua pa­sa­da, pe­ro le si­go que­rien­do. Ya sé que no es me­re­ce­dor de mis sen­ti­mien­tos, por ese mis­mo mo­ti­vo me gus­ta­ría ol­vi­dar­le, pe­ro has­ta el día de hoy no me ha si­do po­si­ble. Mu­chas gracias por el buen con­se­jo que pue­da fa­ci­li­tar­me.

RES­PUES­TA

Es­ti­ma­da Ni­na, he leído con mu­cha aten­ción tu co­rreo elec­tró­ni­co y ten­go que tra­tar de po­ner­te los pies en el sue­lo. Tie­nes que ser más ca­ri­ta­ti­va con­ti­go mis­ma y no afe­rrar­te al su­fri­mien­to. Lo que fue, fue, y no tie­ne por qué se­guir sien­do. No po­de­mos im­po­ner­le a na­die que nos quie­ra, pe­ro sí po­de­mos tra­tar de po­ner dis­tan­cia te­ra­péu­ti­ca pa­ra que no nos si­ga ha­cien­do da­ño y no con­ti­nuar hur­gan­do en la he­ri­da. Si pa­ra él eres agua pa­sa­da, tra­ta de sol­tar. To­dos sa­be­mos asir, pe­ro no sol­tar. Con­clu­ye de­fi­ni­ti­va­men­te to­dos los asun­tos pen­dien­tes con él y tra­ta de ale­jar­te fí­si­ca y lue­go men­tal­men­te de él. Hay per­so­nas que tie­nen la ca­pa­ci­dad de se­guir tra­tan­do a un an­ti­guo amor, trans­for­mar el sen­ti­mien­to y no ha­cer­se da­ño, pe­ro otras ne­ce­si­tan es­pa­cio te­ra­péu­ti­co pa­ra re­po­ner­se, a ve­ces du­ran­te años. Hay que evi­tar em­pe­ñar­se en que­rer a quien no nos quie­re y va­lo­rar­se uno mis­mo lo su­fi­cien­te pa­ra no con­ver­tir­nos en una ho­ja a mer­ced del vien­to de otro o in­clu­so en un men­di­go de amor. No es fá­cil su­pe­rar las rup­tu­ras cuan­do nos han de­ja­do, pe­ro es ne­ce­sa­rio asu­mir­lo, por cru­da que sea la reali­dad, y tra­tar de sa­nar esas grie­tas del al­ma.

MU­CHOS PUE­DEN SE­GUIR TRA­TAN­DO UN AN­TI­GUO AMOR, PE­RO OTROS NE­CE­SI­TAN AÑOS DE ‘ES­PA­CIO TE­RA­PÉU­TI­CO’

Co­mo di­ce un an­ti­guo ada­gio in­dio: “El mis­mo sue­lo que te ha­ce caer es en el que tie­nes que apo­yar­te pa­ra le­van­tar­te”. ¡Qué ab­sur­do es es­tar ape­nan­do por quien jus­to no quie­re sa­ber de no­so­tros! Co­mo di­jo Ta­go­re: “No de­jes tu amor so­bre el pre­ci­pi­cio”. Dá­se­lo a quien lo quie­ra y se lo me­rez­ca, y en cual­quier ca­so a ti, ve­lan­do por tu ar­mo­nía psi­co­ló­gi­ca. A ve­ces nos ob­se­sio­na­mos con lo que no po­de­mos re­cu­pe­rar, lo que im­pi­de mi­rar a lo que es­tá al la­do. Tam­bién hay otra for­ma de sa­nar­se. Desa­rro­llar un amor tan in­con­di­cio­nal por la otra per­so­na, que nos ale­gra­mos de que sea fe­liz aun­que sea sin no­so­tros. No es fá­cil. Con ra­zón el an­ti­guo ada­gio re­za: “Los dio­ses aman cons­cien­te­men­te y el que ama cons­cien­te­men­te se con­vier­te en un dios”. Pe­ro me­re­ce la pe­na in­ten­tar­lo: es un buen an­tí­do­to con­tra el su­fri­mien­to inú­til por amor.

Pablo Amargo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.