LA FIES­TA EN PAZ

Ideas pa­ra unas bue­nas (y tran­qui­las) reunio­nes fa­mi­lia­res

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Gon­za­lo Sa­ras­que­ta Ilus­tra­ción Oriol Ma­let

Reunión fa­mi­liar, he aquí la cues­tión. Na­vi­dad, he aquí la otra cues­tión. Ha lle­ga­do la gran fies­ta, una opor­tu­ni­dad pa­ra re­en­con­trar­se con per­so­nas a las que es­ta­mos uni­dos y que no ve­mos en mu­cho tiem­po. Es una oca­sión pa­ra co­mu­ni­car­se, es­tar a gus­to, in­ter­cam­biar vi­ven­cias, pun­tos de vis­ta, con­fron­tar pos­tu­ras. Es cier­to que hay al­gu­nas ce­nas fa­mi­lia­res –na­vi­de­ñas o no– que aca­ban co­mo el ro­sa­rio de la au­ro­ra por­que en ellas aflo­ran las ren­ci­llas, ene­mis­ta­des y ri­va­li­da­des en­tre al­gu­nos de los co­men­sa­les. Pe­ro tam­bién pue­de su­ce­der que esa ten­sión, vis­ta des­de el la­do po­si­ti­vo, sir­va pa­ra es­ta­ble­cer un de­ba­te pa­cí­fi­co y cons­truc­ti­vo in­clu­so so­bre asun­tos –po­lí­ti­ca, re­li­gión, se­xo, edu­ca­ción–que la eti­que­ta clá­si­ca re­co­mien­da no abor­dar en­tre man­te­les. Las reunio­nes que van a ocu­par el pri­me ti­me de nues­tra agen­da de ma­ne­ra in­mi­nen­te pue­den en­ri­que­cer­nos y dar­nos otra vi­sión so­bre el her­mano, el pa­dre o la ma­dre. La so­bre­me­sa, y enen Na­vi­dad más queue nun­ca, apa­re­ce co­mo la red so­cial más­más im­por­tan­te que­que te­ne­mos enen casa. Eso sí, re­quie­re tiem­po, cons­tan­cia, bue­na pr pre­dis­po­si­ción y unos cuan­to­sos tru­cos es­tra­té­gi­cos que q todo an­fi­fi­trión que­que se­se pre­cie de­be sa­ber. No po­ner fren­te a fren­te a ri­va­les po­ten­cia­les (o de­cla­ra­dos), ale­jar a los dis­cu­ti­do­res ofi­cia­les, te­ner un cier­to sen­ti­do del pro­to­co­lo, te­ner una aten­ción a los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les, co­lo­car es­tra­té­gi­ca­men­te los ni­ños re­vol­to­sos pa­ra des­ac­ti­var­los un po­co… El grá­fi­fi­co que­que apa­re­ce so­bre es­tas lí­neas, y que re­pre­sen­ta una fa­mi­lia ti­po con sus más y sus me­nos, sus as­fi­lias y sus fo­bias, da mu­chas pis­tas más. Las ra­zo­nes que jus­ti­fi­can jus­ti­fi­fi­can la im­por­tan­cia de una bue­na con­ver­sa­ción des­pués de una co­mi­da son in­nu­me­ra­bles. Al­gu­nas, se­gu­ra­men­te por­que ca­si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.