LA SA­LUD EN­TIEN­DE DE GÉ­NE­RO

Hom­bres y mu­je­res no en­fer­man igual ni tie­nen los mis­mos sín­to­mas ni reac­cio­nan igual al tra­ta­mien­to. Pe­ro du­ran­te si­glos la me­di­ci­na no lo tu­vo en cuen­ta por­que su pris­ma era mas­cu­lino. Lo­grar que el hom­bre de­je de ser el úni­co re­fe­ren­te pue­de me­jo­rar di

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO - Tex­to May­te Rius

Ha­ce si­glos que los mé­di­cos sa­ben que hay pro­ble­mas de sa­lud que ata­ñen ex­clu­si­va o ma­yo­ri­ta­ria­men­te a la mu­jer, co­mo los tras­tor­nos de la mens­trua­ción, los tu­mo­res gi­ne­co­ló­gi­cos o las pa­to­lo­gías vin­cu­la­das al em­ba­ra­zo. Pe­ro no to­dos sa­ben, ni si­quie­ra hoy, que la ma­yo­ría de los ma­yo­res de 50 años con la ten­sión ar­te­rial al­ta son mu­je­res, que las mio­pa­tías en­do­cri­nas (en­fer­me­da­des mus­cu­la­res) afec­tan al 20% de la po­bla­ción fe­me­ni­na de más de 40 años, que el 38% de las ma­yo­res de 50 años su­fre tras­tor­nos de las glán­du­las pa­ra­ti­roi­des por dé­fi­cit de vi­ta­mi­na D, que por su bio­lo­gía son más sen­si­bles a las con­ta­mi­na­cio­nes químicas y me­dioam- bien­ta­les, que re­gu­lan me­jor el co­les­te­rol con un fár­ma­co de pra­vas­ta­ti­na que de ator­vas­ta­ti­na, que pa­ra las me­no­res de 65 años el me­jor pre­dic­tor de ries­go car­dio­vas­cu­lar es el co­les­te­rol LDL (el lla­ma­do co­les­te­rol ma­lo), pe­ro a par­tir de esa edad lo es el HDL (el bueno), o que el pa­ra­ce­ta­mol o el dia­ze­pam ac­túan de for­ma di­fe­ren­te en hom­bres y en mu­je­res. Y si no lo sa­ben al­gu­nos mé­di­cos, se­gu­ro que tam­po­co una gran par­te de la po­bla­ción. “Si pre­gun­tas a quie­nes es­tán en un am­bu­la­to­rio de qué creen que mue­ren más las per­so­nas, lo ha­bi­tual es que di­gan que los hom­bres de pro­ble­mas de co­ra­zón y las mu­je­res de cán­cer de ma­ma; pe­ro las es­ta­dís­ti­cas di­cen lo con­tra­rio: la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en­tre las mu­je­res son las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, y, en­tre los hom­bres, el cán­cer”, ase­gu­ra la doc­to­ra Carme Valls-Llo­bet, que ha­ce 25 años co­men­zó a in­ves­ti­gar y di­fun­dir las di­fe­ren­cias de sa­lud en­tre hom­bres y mu­je­res. La ra­zón, ex­pli­ca, es que has­ta ha­ce unas dé­ca­das la mu­jer ha si­do in­vi­si­ble pa­ra la cien­cia y la do­cen­cia mé­di­ca, el hom­bre era el pa­trón pa­ra me­dir los ni­ve­les nor­ma­les de gló­bu­los ro­jos o de co­les­te­rol o los sín­to­mas y la in­ci­den­cia de las en­fer­me­da­des por­que en los en­sa­yos clí­ni­cos ha­bi­tual­men­te no par­ti­ci­pa­ban mu­je­res y ni las es­ta­dís­ti­cas ni las in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas di­fe­ren­cia­ban por gé­ne­ro. Pe­ro eso ha cam­bia­do en las dos úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de 1993 es obli­ga­to­rio que to­dos los en­sa­yos rea­li­za­dos con di­ne­ro pú­bli­co in­clu­yan per­so­nas de di­fe­ren­te se­xo y et­nias, y el aná­li­sis de sus re­sul­ta­dos con cri­te­rio de gé­ne­ro, su­ma­do a la dis­tin­ción en­tre hom­bres y mu­je­res en las es­ta­dís­ti­cas re­la­cio­na­das con la sa­lud, han evi­den­cia­do mu­chas di­fe­ren­cias y han abier­to pa­so al con­cep­to de me­di­ci­na de gé­ne­ro. No es una me­ra cues­tión de equi­dad. To­mar en con­si­de­ra­ción si el pa­cien­te es hom­bre o mu­jer sig­ni­fi­ca me­jo­rar los diag­nós­ti­cos y tra­ta­mien­tos y, en con­se­cuen­cia, la sa­lud y bienestar de la po­bla­ción, en es­pe­cial de la fe­me­ni­na. Y que las pa­cien­tes se­pan cuá­les son las do­len­cias que más su­fren y sus ries­gos con­tri­bui­rá a pre­ve­nir­las; igual que co­no­cer que su or­ga­nis­mo no siem­pre res­pon­de co­mo los ma­nua­les clá­si­cos de me­di­ci­na pue­de ser útil pa­ra en­ten­der por qué a ve­ces el mé­di­co no pa­re­ce aten­der a sus ma­les­ta­res o los atri­bu­ye a cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas, y por eso ne­ce­si­tan in­sis­tir más. Al­gu­nas de las evi­den­cias de la me­di­ci­na de gé­ne­ro que ya se han di­vul­ga­do han re­sul­ta­do im­pac­tan­tes, co­mo sa­ber que los in­far­tos de mio­car­dio re­sul­tan más mor­ta­les en las mu­je­res que en los hom­bres, en­tre otras ra­zo­nes, por­que a ellas se les diag­nos­ti­ca más tar­de de­bi­do a que los sín­to­mas que per­ci­ben no siem­pre coin­ci­den con los aso­cia­dos tra­di­cio­nal­men­te al in­far­to en hom­bres: un do­lor fuer­te en el pe­cho que se ex­tien­de ha­cia el bra­zo. “Se ha da­do me­nos im­por­tan­cia al diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en la mu­jer por­que los mé­di­cos te­nían la idea de que las hor­mo­nas fe­me­ni­nas las pro­te­gían y si un hom­bre lle­ga­ba al hos­pi­tal con do­lor en el pe­cho se le ha­cían prue­bas, pe­ro si era mu­jer no se le ha­cía tan­ta co­sa, en­tre otras ra­zo­nes

por­que los sín­to­mas pre­vios que tie­nen no son tan ex­pre­si­vos co­mo el do­lor de an­gi­na de pe­cho en el hom­bre; a ve­ces su do­lor es de me­nor in­ten­si­dad y no tie­ne una lo­ca­li­za­ción es­pe­cí­fi­ca, es más errá­ti­co –ha­cia el es­tó­ma­go, el cue­llo o la man­dí­bu­la–, y los mé­di­cos no le dan tan­ta im­por­tan­cia”, re­co­no­ce el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón, Lean­dro Pla­za. Sin em­bar­go, cuan­do los es­pe­cia­lis­tas han pues­to la len­te de gé­ne­ro pa­ra mi­rar las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res se han da­do cuen­ta de que hay un 10% más de muer­tes en­tre mu­je­res que en­tre hom-

CON­SI­DE­RAR EL SE­XO DEL PA­CIEN­TE ME­JO­RA EL DIAG­NÓS­TI­CO Y EL TRA­TA­MIEN­TO ELLAS SU­FREN MÁS IN­FAR­TOS CE­RE­BRA­LES Y ELLOS MÁS ATA­QUES CAR­DIA­COS

bres, y que en­tre ellas es más fre­cuen­te el in­far­to ce­re­bral mien­tras que en­tre ellos el de mio­car­dio. El doc­tor Pla­za ex­pli­ca que es nor­mal que las mu­je­res ten­gan más com­pli­ca­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res por­que vi­ven más y la ar­te­rioes­cle­ro­sis se va desa­rro­llan­do con los años y, co­mo exis­tía la creen­cia de que el sis­te­ma vas­cu­lar de las mu­je­res es­ta­ba pro­te­gi­do por sus hor­mo­nas, no se ha­cía tan­ta la­bor de pre­ven­ción con ellas, de for­ma que cuan­do la en­fer­me­dad da sín­to­mas ya es cró­ni­ca. Pe­ro en­fa­ti­za que tam­bién se han pro­du­ci­do cam­bios so­cia­les que han con­tri­bui­do al au­men­to de es­tas pa­to­lo­gías, co­mo que ha­ce unas dé­ca­das se dis­pa­ró el nú­me­ro

ELLOS Y ELLAS PER­CI­BEN DIS­TIN­TO EL DO­LOR Y LA RA­ZÓN PUE­DE SER HOR­MO­NAL LA MU­JER NO ME­TA­BO­LI­ZA IGUAL LOS FÁR­MA­COS YA QUE TIE­NE MÁS GRA­SA Y ME­NOS AGUA

de fu­ma­do­ras y son más re­sis­ten­tes a aban­do­nar el ta­ba­co, que las mu­je­res tie­nen ma­yor ten­den­cia al so­bre­pe­so y que sue­len ir so­bre­car­ga­das de tra­ba­jo, se de­di­can a cui­dar de los de­más pe­ro po­co de ellas, y cuan­do van a las con­sul­tas con ma­les­ta­res ines­pe­cí­fi­cos se les ha­ce me­nos ca­so. No obs­tan­te, el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón cree que es­to úl­ti­mo es­tá cam­bian­do y los mé­di­cos pi­den más a me­nu­do aná­li­sis so­bre ni­ve­les de glu­co­sa y co­les­te­rol con ca­rác­ter pre­ven­ti­vo. Ge­nes, hor­mo­nas y so­cie­dad San­tia­go Pa­la­cios, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Pa­la­cios de Sa­lud y Me­di­ci­na de la Mu­jer y pre­si­den­te de la Fun­da­ción Es­pa­ño­la Mu­jer y Sa­lud, opi­na que en los úl­ti­mos diez años se ha avan­za­do bas­tan­te en la di­fu­sión de las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro en el ám­bi­to de la sa­lud y co­men­ta que se adu­cen ra­zo­nes ge­né­ti­cas, hor­mo­na­les y so­cia­les pa­ra ex­pli­car­las. “Una ra­zón pa­ra que las mu­je­res vi­van más pe­ro con me­nos ca­li­dad de vi­da pue­den ser los ge­nes, por­que ellas tie­nen dos cro­mo­so­mas X, gran­des y ri­cos en ge­nes, mien­tras que el hom­bre tie­ne un cro­mo­so­ma X gran­de y un Y pe­que­ño, aun­que la ma­yo­ría de ge­nes del se­gun­do cro­mo­so­ma X de las mu­je­res no se ex­pre­san y aho­ra se es­tá es­tu­dian­do qué di­fe­ren­cias hay en la ex­pre­sión ge­né­ti­ca de Xe Y”, apun­ta. El se­gun­do fac­tor que jus­ti­fi­ca las di­fe­ren­cias en­tre ellos y ellas a la ho­ra de en­fer­mar son las hor­mo­nas y todo lo que tie­ne que ver con los ór­ga­nos re­pro­duc­to­res. “La más des­ta­ca­da es la anemia fe­rro­pé­ni­ca ha­bi­tual en mu­chas mu­je­res des­de que tie­nen la mens­trua­ción has­ta la me­no­pau­sia; pe­ro tam­bién otras pa­to­lo­gías que son más fre­cuen­tes en mu­je­res, co­mo la os­teo­po­ro­sis, las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el ti­roi­des, la mi­gra­ña o la de­pre­sión pa­re­cen es­tar re­la­cio­na­das con los es­tró­ge­nos, la se­ro­to­ni­na y otras hor­mo­nas”, in­di­ca el doc­tor Pa­la­cios. Y ex­pli­ca que la di­fe­ren­te im­pre­sión del do­lor que tie­nen las mu­je­res qui­zá ten­ga que ver con que el en­do­te­lio, el te­ji­do que re­cu­bre ca­vi­da­des in­ter­nas del or­ga­nis­mo, es­tá car­ga­do de re­cep­to­res de es­tró­ge­nos que po­drían jus­ti­fi­car va­so­di­la­ta­cio­nes y va­so­cons­tric­cio­nes de­ri­va­das de los ni­ve­les hor­mo­na­les. Pe­ro más allá de ge­nes y hor­mo­nas, las de­sigual­da­des de sa­lud en­tre hom­bres y mu­je­res tie­nen mu­cho que ver con cues­tio­nes de ín­do­le so­cial. San­tia­go Pa­la­cios po­ne dos ejem­plos muy grá­fi­cos: “Una se­ño­ra que es­tá tris­te va al mé­di­co y lo ex­pre­sa bien, y le diag­nos­ti­can una de­pre­sión; un hom­bre que es­tá de­caí­do igual se to­ma dos co­pas y en­fo­ca sus pro­ble­mas por otros de­rro­te­ros; los hi­jos van a co­mer a casa de los pa­dres y si a la ma­dre se le ha ol­vi­da­do un in­gre­dien­te del pla­to prin­ci­pal se cues­tio­nan si es­ta­rá per­dien­do la me­mo­ria, pe­ro no re­pa­ran en la sa­lud men­tal del pa­dre que es­tá ca­lla­do en una es­qui­na de la me­sa sin par­ti­ci­par en na­da; ¿quie­re eso de­cir que las mu­je­res su­fren más de­pre­sio­nes o pro­ble­mas neu­ro­ló­gi­cos o que la per­cep­ción de la en­fer­me­dad es di­fe­ren­te en ellas que en los hom­bres?”. Aña­de que tam­bién hay pa­to­lo­gías muy re­la­cio­na­das con el es­ti­lo de vi­da y los con­di­cio­nan­tes so­cia­les: “La sen­sa­ción de agre­si­vi­dad que tie­ne la mu­jer en el tra­ba­jo y el es­trés que com­por­ta, su­ma­do al es­trés de com­pa­gi­nar­lo con las ta­reas do­més­ti­cas y fa­mi­lia­res, tie­ne mu­cho que ver con los do­lo­res de ca­be­za, el es­tre­ñi­mien­to o la gas­tri­tis” y otras do­len­cias que pa­de­cen más. La doc­to­ra Valls-Llo­bet, au­to­ra de Mu­je­res in­vi­si­bles (Debol­si­llo), ase­gu­ra que “cues­ta acep­tar que por pro­ble­mas de es­te­reo­ti­pos cul­tu­ra­les, so­cia­les y psi­co­ló­gi­cos es­te­mos in­vi­si­bi­li­zan­do los pro­ble­mas de sa­lud de las mu­je­res, co­me­tien­do erro­res en el diag­nós­ti­co, rea­li­zan­do ex­plo­ra­cio­nes que no con­du­cen a un fin efi­caz y re­co­men­dan­do tra­ta­mien­tos que pue­den en­fer­mar o ace­le­rar las en­fer­me­da­des que pre­ten­día­mos tra­tar”. Y po­ne co­mo ejem­plo el he­cho de que en los ma­nua­les de me­di­ci­na se ex­pli­que que la fal­ta de hie­rro en las mu­je­res en edad re­pro­duc­ti­va es al­go nor­mal, sin te­ner en cuen­ta que las ane­mias y las de­fi­cien­cias de al­ma­ce­na­mien­to de hie­rro pue­den pro­du­cir can­san­cio, ma­les­tar y di­fi­cul­ta­des de me­mo­ria o de con­cen­tra­ción, de mo­do que cuan­do las mu­je­res acu­den con es­tos ma­les­ta­res al mé­di­co hay una pre­dis­po­si­ción a pen­sar que res­pon­den a cues­tio­nes psi­co­ló­gi­cas y a re­ce­tar­les an­sio­lí­ti­cos o an­ti­de­pre­si­vos. Otro ses­go de gé­ne­ro que des­ta­ca Valls-Llo­bet es el con­ven­ci­mien­to de que la en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va es una en­fer­me­dad prin­ci­pal­men­te mas­cu­li­na, cuan­do aho­ra el nú­me­ro de fu­ma­do­ras es si­mi­lar al de fu­ma­do­res, o que se tras­plan­ten más ri­ño­nes a hom­bres que a mu­je­res a pe­sar de que la in­ci­den­cia de en­fer­me­da­des re­na­les es si­mi­lar en am­bos. “No es un pro­ble­ma de ma­la vo­lun­tad; la cues­tión es que mu­chos mé­di­cos sa­len de la fa­cul- tad cre­yen­do co­sas que en la vi­da son otras, por­que po­cos pro­fe­so­res en­se­ñan me­di­ci­na con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro”, en­fa­ti­za. Por­que cuan­do la in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con la sa­lud se ana­li­za con es­ta mi­ra­da hay da­tos que sor­pren­den. Así, cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res di­fe­ren­cia­ron por se­xo los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio mé­di­co so­bre vas­cu­li­tis re­na­les des­cu­brie­ron que las mu­je­res tie­nen un ti­po es­pe­cial de vas­cu­li­tis. Y un re­cien­te es­tu­dio so­bre me­di­ci­na de gé­ne­ro coor­di­na­do por Gio­van­ne­lla Bag­gio, de la Uni­ver­si­dad de Pa­dua (Ita­lia), ha evi­den­cia­do que la ci­rro­sis bi­liar pri­ma­ria es una afec­ción he­pá­ti­ca que afec­ta so­bre todo a mu­je­res, o que ellas su­fren cán­cer de co­lon a eda­des más tar­días y en una lo­ca­li­za­ción dis­tin­ta y res­pon­den me­jor a los tra­ta­mien­tos con qui­mio­te­ra­pia. Lean­dro Pla­za ase­gu­ra que el he­cho de que aho­ra los es­tu­dios so­bre nue­vos me­di­ca­men­tos y las in­ves­ti­ga­cio­nes mé­di­cas ten­gan en cuen­ta tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res ha su­pues­to un gran avan­ce y per­mi­te que en el ám­bi­to de la car­dio­lo­gía ya exis­ta más con­cien­cia mé­di­ca de que las me­di­das de pre­ven­ción y la di­fu­sión de los há­bi­tos car­dio­sa­lu­da­bles han de ser pa­ra to­dos, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, aun­que pa­ra ellas es más im­por­tan­te a par­tir de la me­no­pau­sia y el fo­co de aten­ción ha de es­tar más en los in­far­tos ce­re­bra­les que de mio­car­dio. San­tia­go Pa­la­cios, por su par­te, cree que la me­nor pre­sen­cia de las mu­je­res en los en­sa­yos clí­ni­cos tie­ne que ver con el te­mor a ex­po­ner­las a ries­gos du­ran­te la edad re­pro­duc­ti­va, pe­ro con­si­de­ra que es muy im­por­tan­te que es­tén por­que la mu­jer, por su me­nor ma­sa cor­po­ral, por su di­fe­ren­te sen­si­bi­li­dad al do­lor y por su dis­tin­to me­ta­bo­lis­mo en­zi­má­ti­co reacciona de for­ma di­fe­ren­te a mu­chos me­di­ca­men­tos, co­mo pa­sa con el al­cohol o el ta­ba­co. Po­ne co­mo ejem­plo que 100 mi­li­gra­mos de as­pi­ri­na ac­túan co­mo un an­ti­coa­gu­lan­te sua­ve pa­ra los hom­bres pe­ro no tan­to pa­ra las mu­je­res, y que los efec­tos de una mis­ma do­sis de pa­ra­ce­ta­mol o de anes­te­sia son di­fe­ren­tes pa­ra unos y otras. A es­te res­pec­to, la doc­to­ra Valls-Llo­bet ex­pli­ca que in­ves­ti­ga­do­res no­rue­gos han de­mos­tra­do que las mu­je­res me­ta­bo­li­zan los fár­ma­cos de for­ma di­fe­ren­te –po­si­ble­men­te por las di­fe­ren­cias en­zi­má­ti­cas en el hí­ga­do y la ma­yor pre­sen­cia de gra­sa en el or­ga­nis­mo fe­me­nino– y que con do­sis me­no­res de dia­ze­pam pre­sen­tan ni­ve­les en san­gre más ele­va­dos que los hom­bres. “Lo ha­bi­tual es que de­mos las mis­mas do­sis de me­di­ca­men­to a to­dos los adul­tos, y eso ha­ce que la mu­jer es­té más me­di­ca­da de lo que ne­ce­si­ta­ría, por­que sa­be­mos que los me­ta­bo­li­zan di­fe­ren­te por far­ma­co­ci­né­ti­ca pe­ro los co­no­ci­mien­tos que lle­gan a los mé­di­cos es­tán ses­ga­dos por­que aún no hay cien­cia su­fi­cien­te”, co­men­ta.

Lec­ción de anato­mía del doc­tor Wi­llem van der Meer (1617), pin­tu­ra ilus­tra­ti­va de có­mo el hom­bre ha si­do siem­pre el pa­trón y re­fe­ren­te pa­ra la me­di­ci­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.