EN­FER­ME­DA­DES QUE MAR­CAN DI­FE­REN­CIAS

La Vanguardia - ES - - EN JUEGO -

OS­TEO­PO­RO­SIS

La me­no­pau­sia tie­ne mu­cho que ver con su ma­yor in­ci­den­cia en­tre las mu­je­res, pe­ro al­gu­nos mé­di­cos ad­vier­ten que en es­ta en­fer­me­dad in­ci­den otros fac­to­res que pue­den pre­ve­nir­se si se to­ma en con­si­de­ra­ción su pre­do­mi­nio fe­me­nino, co­mo en­fer­me­da­des en­do­cri­nas, se­den­ta­ris­mo, de­fi­cien­cias nu­tri­cio­na­les, en­fer­me­da­des reuma­to­ló­gi­cas o el ta­ba­quis­mo.

AL­TE­RA­CIO­NES TI­ROI­DEAS

Otras do­len­cias mar­ca­da­men­te fe­me­ni­nas son las re­la­cio­na­das con al­te­ra­cio­nes de la fun­ción tiroidea, que a me­nu­do se tra­du­cen en can­san­cio, pér­di­da de me­mo­ria, do­lor mus­cu­lar ge­ne­ra­li­za­do y ten­den­cia a la de­pre­sión. Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas en me­di­ci­na de gé­ne­ro sos­pe­chan que de­trás de mu­chos diag­nós­ti­cos de fi­bro­mial­gia, de de­pre­sión o de an­sie­dad pue­de ha­ber una hi­po­fun­ción tiroidea no diag­nos­ti­ca­da que se con­fun­de con pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos.

ANEMIA

Es la do­len­cia más fre­cuen­te en­tre mu­je­res me­no­res de 50 años. La fal­ta de hie­rro se ha con­si­de­ra­do al­go nor­mal en las mu­je­res des­de la pu­ber­tad has­ta la me­no­pau­sia. Sin em­bar­go, es­ta de­fi­cien­cia pue­de en­mas­ca­rar otras en­fer­me­da­des en­do­cri­nas o bien es­tar de­trás de al­gu­nos diag­nós­ti­cos de an­sie­dad o pro­ble­mas de sa­lud men­tal, pues­to que se tra­du­ce en do­lo­res de ca­be­za, can­san­cio, an­gus­tia, di­fi­cul­ta­des de me­mo­ria y con­cen­tra­ción…

PRO­BLE­MAS AM­BIEN­TA­LES

Las en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con pro­ble­mas quí­mi­cos y am­bien­ta­les tie­nen más in­ci­den­cia en­tre la po­bla­ción fe­me­ni­na por­que ellas acu­mu­lan un 15% más de gra­sa en el or­ga­nis­mo, me­nos agua y su sis­te­ma me­ta­bó­li­co es di­fe­ren­te.

SI­DA

La mu­jer tie­ne más ries­go de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual y de si­da por­que las po­si­bi­li­da­des de ero­sión de la va­gi­na son ma­yo­res que las del pe­ne.

CI­RRO­SIS BI­LIAR PRI­MA­RIA

Es una en­fer­me­dad he­pá­ti­ca que afec­ta so­bre todo a mu­je­res (un 90% de los ca­sos diag­nos­ti­ca­dos). Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res han de­mos­tra­do que tan­to en es­ta pa­to­lo­gía co­mo en la he­pa­ti­tis C cró­ni­ca in­flu­yen la ge­né­ti­ca y los ni­ve­les hor­mo­na­les di­fe­ren­cia­dos de las mu­je­res. En ge­ne­ral, las mu­je­res son más pro­pen­sas a su­frir al­te­ra­cio­nes en el hí­ga­do, que tie­ne un con­te­ni­do en­zi­má­ti­co di­fe­ren­te del de los hom­bres y me­ta­bo­li­za peor el al­cohol y al­gu­nos fár­ma­cos.

DE­PRE­SIÓN Y AN­SIE­DAD

Las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que son do­len­cias más fre­cuen­tes en­tre las mu­je­res, pe­ro al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que qui­zá só­lo es que ellas es­tán más diag­nos­ti­ca­das por­que ex­po­nen sus pro­ble­mas más cla­ra­men­te en las con­sul­tas mé­di­cas, o que los mé­di­cos tien­den a atri­buir a pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos sín­to­mas ines­pe­cí­fi­cos que co­men­tan sus pa­cien­tes sin in­da­gar en otras po­si­bles cau­sas. Tam­bién hay fac­to­res psi­co­ló­gi­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les que pe­na­li­zan la sa­lud men­tal de las mu­je­res, co­mo la lu­cha por man­te­ner la au­to­es­ti­ma en una so­cie­dad re­gi­da ma­yo­ri­ta­ria­men­te por hom­bres, el sen­ti­mien­to de cul­pa o la pre­sión del per­fec­cio­nis­mo pa­ra con­ju­gar vi­da laboral y fa­mi­liar.

IN­FAR­TOS DE MIO­CAR­DIO

Los sín­to­mas pre­vios al in­far­to de mio­car­dio son di­fe­ren­tes en las mu­je­res. El do­lor en la par­te an­te­rior del pe­cho no es tan in­ten­so y es más errá­ti­co: a ve­ces se ex­pre­sa co­mo do­lor de es­tó­ma­go, de la man­dí­bu­la o del cue­llo.

IN­FAR­TOS CE­RE­BRA­LES

A par­tir de la me­no­pau­sia las mu­je­res son tan vul­ne­ra­bles co­mo los hom­bres a las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, aun­que sus pro­ble­mas de ar­te­rioes­cle­ro­sis se lo­ca­li­zan más en el en­torno del cerebro y por eso su­fren más in­far­tos ce­re­bra­les.

FI­BRO­MIAL­GIA

La per­cep­ción del do­lor que tie­nen hom­bres y mu­je­res es di­fe­ren­te y es po­si­ble que ha­ya ra­zo­nes hor­mo­na­les que lo jus­ti­fi­quen. Al­gu­nos ex­per­tos opi­nan que se ha usa­do la eti­que­ta fi­bro­mial­gia pa­ra en­glo­bar cual­quier do­lor o ma­les­tar de las mu­je­res con­si­de­ra­do in­cu­ra­ble y de cau­sas des­co­no­ci­das, y sub­ra­yan que hay mu­chas en­fer­me­da­des que pue­den cau­sar do­lor mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar y que de­be­rían ser te­ni­das en cuen­ta pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co di­fe­ren­cial por­que son pa­to­lo­gías más pre­va­len­tes en el se­xo fe­me­nino y tie­nen tra­ta­mien­to, co­mo las mio­pa­tías en­do­cri­nas, la de­fi­cien­cia sub­clí­ni­ca de vi­ta­mi­na D, el hi­per­pa­ra­ti­roi­dis­mo se­cun­da­rio por fal­ta de vi­ta­mi­na D, la po­li­mial­gia reu­má­ti­ca, la ar­te­ri­tis tem­po­ral…

EN­FER­ME­DA­DES AU­TO­IN­MU­NES

La ar­tri­tis reuma­toi­de, el sín­dro­me de Sjö­gren o el lu­pus eri­te­ma­to­so sis­te­má­ti­co son al­gu­nas de las en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes que se dan con más fre­cuen­cia en mu­je­res que en hom­bres. La cau­sa no se sa­be, aun­que po­dría es­tar re­la­cio­na­da con el cro­mo­so­ma X o con los ni­ve­les de es­tró­ge­nos.

IN­FEC­CIÓN URI­NA­RIA

Las mu­je­res pa­de­cen ma­yor nú­me­ro de in­fec­cio­nes uri­na­rias por­que su ure­tra es más cor­ta que la mas­cu­li­na y su ubi­ca­ción, pró­xi­ma al úte­ro, di­fi­cul­ta a ve­ces la iden­ti­fi­ca­ción del do­lor y el diag­nós­ti­co mé­di­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.