¿Inocen­tes?

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Si no han vis­to to­da­vía es­te ví­deo, va­yan a YouTu­be y te­cleen “epic don’t drink and dri­ve prank” (broma épi­ca ‘no be­bas y con­duz­cas’). Ve­rán có­mo un gru­po de per­so­nas se la ju­ga­ron a un ami­go que com­bi­na­ba con asi­dui­dad la con­duc­ción y el al­cohol. El hom­bre en cues­tión se des­per­tó un día, pro­ba­ble­men­te des­pués de ha­ber sa­li­do de co­pas, en la ha­bi­ta­ción de un hos­pi­tal. Él no lo sa­bía, pe­ro la ha­bi­ta­ción no era de un hos­pi­tal de ver­dad, sino que ha­bía si­do tu­nea­da por sus, al me­nos has­ta ese día, ami­gos. Un su­pues­to mé­di­co le in­for­mó de que aca­ba­ba de des­per­tar de diez años de co­ma a con­se­cuen­cia de un ac­ci­den­te de trá­fi­co. El ob­je­ti­vo, gas­tar­le una broma que le sir­vie­ra de es­car­mien­to. ¿Es­ta­mos to­da­vía hoy pa­ra bro­mas? ¿La cri­sis ha aca­ba­do con el sen­ti­do del hu­mor? ¿Tie­ne al­gún sen­ti­do el día de los Inocen­tes? En un día co­mo hoy, Pier- gior­gio San­dri re­fle­xio­na en las pá­gi­nas de ES so­bre có­mo ha mu­ta­do ese sen­ti­do del hu­mor y có­mo la era de las re­des so­cia­les y de la cri­sis inaca­ba­ble pa­re­ce ha­ber aca­ba­do en gran par­te con nues­tra in­ge­nui­dad. Pa­re­ce... por­que siem­pre ha­brá al­guien dis­pues­to a des­cu­brir nues­tro flan­co más inocen­te y apro­ve­char­se de él pa­ra jugarnos una ma­la pa­sa­da... aun­que sea por nues­tro bien, co­mo el hom­bre del fal­so hos­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.