Vie­jas tin­tas y nue­vas es­cri­tu­ras pa­ra el ta­tua­je

La Vanguardia - ES - - EN CASA -

Otra de las no­ve­da­des en las que evo­lu­cio­na el sec­tor es que los ta­tua­do­res ca­da vez tie­nen más tra­ba­jos de res­tau­ra­ción que pro­pia­men­te de crea­ción. Es de­cir, que a sus es­tu­dios lle­gan ca­da vez más ta­tua­dos pa­ra bo­rrar las hue­llas de su pa­sa­do en la piel. “Vie­nen con vie­jos ta­tua­jes y bus­can co­rre­gir­los”, ex­pli­ca Lau­ra Cu­be­ro, pe­ro si real­men­te les ha cap­ta­do la cul­tu­ra del ta­tua­je no se van a con­for­mar con bo­rrar­lo con lá­ser o ta­par­lo de cual­quier ma­ne­ra. Van a bus­car una fór­mu­la crea­ti­va y efi­caz pa­ra con­ver­tir ese vie­jo re­cuer­do que ya les mo­les­ta por feo o por­que les re­tro­trae a vie­jas his­to­rias ya su­pe­ra­das en al­go bo­ni­to. Y en­ton­ces lle­ga otro ti­po de pro­fe­sio­nal. Son los ta­tua­do­res que se mar­can un re­to real­men­te im­por­tan­te, co­rre­gir ta­tua­jes que en apa­rien­cia no tie­nen so­lu­ción ni si­quie­ra me­dian­te el co­ver up. El do­lor en el ta­tua­je es ca­si inevi­ta­ble. Pe­ro tal co­mo in­di­can los es­pe­cia­lis­tas, el do­lor no es el mis­mo pa­ra to­dos. Ca­da uno tie­ne su pro­pia per­cep­ción. An­te es­to pue­den su­ge­rir que bus­quen la for­ma de re­la­jar­se y pien­sen en otra co­sa mien­tras las agu­jas ha­cen sur­gir una his­to­ria (con se­res mi­to­ló­gi­cos, geis­has, dra­go­nes ar­dien­tes, for­mas geo­mé­tri­cas, mo­ti­vos tri­ba­les o el nom­bre de un ser que­ri­do… a todo co­lor o só­lo en tra­zos ne­gros) so­bre la su­per­fi­cie de piel es­co­gi­da. Lo que es­tá cla­ro es que to­dos los pro­fe­sio­na­les se ri­gen “por una le­gis­la­ción sa­ni­ta­ria bas­tan­te es­tric­ta, to­dos los es­tu­dios de ta­tua­je de­ben fun­cio­nar cum­plien­do la nor­ma­ti­va, el pro­to­co­lo de lim­pie­za, de es­te­ri­li­za­ción y de tra­ba­jo en la ca­bi­na”, apun­ta Lau­ra Cu­be­ro. En­tre otras co­sas que de­ben sa­ber (o ha­cer sa­ber) a los clien­tes, es que hay zo­nas en las que el ta­tua­je cau­sa un do­lor muy fuer­te. Jo­ta Es­te­ban re­cuer­da a los no­va­tos que las zo­nas que más due­len son la par­te pos­te­rior de las ro­di­llas, el in­te­rior del co­do, el cue­llo, las palmas de las ma­nos, los de­dos, los pies, la zo­na del tor­so (so­bre todo las cos­ti­llas), cual­quier par­te de la ca­be­za y los ge­ni­ta­les. Y tam­bién hay lu­ga­res que por des­gas­te ha­cen que a la lar­ga los ta­tua­jes no luz­can bien. Se tra­ta de zo­nas co­mo los co­dos o las ro­di­llas, que es­tán en cons­tan­te mo­vi­mien­to, lo que aca­ba pa­san­do fac­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.