CON­TRA LA AN­SIE­DAD

La Vanguardia - ES - - SÍ PUEDES - RES­PUES­TA RES­PUES­TA

Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, mi nom­bre es Fe­de­ri­co y es­toy es­tu­dian­do De­re­cho, que por cier­to no me en­tu­sias­ma. Re­sul­ta que hay ve­ces que me su­ce­de lo si­guien­te: sien­to un gran do­lor en el pe­cho y en la es­pal­da y tam­bién, en oca­sio­nes, me cues­ta mu­cho res­pi­rar, co­mo si no pu­die­ra co­ger todo el ai­re que ne­ce­si­to, co­mo si ese oxí­geno no me lle­ga­se al fon­do del tó­rax o a la par­te al­ta y es bas­tan­te an­gus­tio­so. A ve­ces el do­lor del pe­cho y la es­pal­da me du­ra vein­te mi­nu­tos o me­dia ho­ra y me que­do co­mo pa­ra­li­za­do. He ido va­rias ve­ces al es­pe­cia­lis­ta, me han he­cho prue­bas de es­fuer­zo y eco­car­dio­gra­mas, pe­ro no ten­go na­da. Un mé­di­co me di­jo que po­dría ser an­sie­dad. Yo creía que el do­lor o la in­ca­pa­ci­dad pa­ra res­pi­rar a fon­do po­dría ser del prin­ci­pio que ten­go de her­nia de hia­to. El ca­so es que es­toy he­cho un lío. Leí un li­bro su­yo que ha­bla de la an­sie­dad y me iden­ti­fi­qué con mu­chos de los sín­to­mas ci­ta­dos. Lo que real­men­te lle­vo peor es cuan­do se pro­du­cen esos mi­nu­tos de do­lor en el pe­cho. Tam­bién me des­pier­to a ve­ces de ma­dru­ga­da y no lo­gro con­ci­liar el sue­ño en una ho­ra o más y, pa­ra col­mo (per­do­ne que le cuen­te tan­tas des­di­chas), ten­go blo­queos en los hom­bros. Cual­quier co­sa que me acon­se­je, me ven­drá de per­las. Gracias y no de­je de es­tar ahí. Que­ri­do Fe­de­ri­co, si todo lo fí­si­co ha si­do des­car­ta­do, es ob­vio que pa­de­ces an­sie­dad. A ve­ces se pre­sen­tan esas cri­sis y los di­ver­sos sín­to­mas que men­cio­nas. La an­sie­dad es una sen­sa­ción di­fu­sa y des­agra­da­ble de agi­ta­ción, an­gus­tia, con­fu­sión o ner­vio­sis­mo. Es muy in­gra­ta y no me ex­tra­ña que lle­ves mal ese do­lor en la re­gión cor­dial, pues es una so­ma­ti­za­ción de la an­sie­dad, pe­ro uno se asus­ta con ra­zón. Si es­tos sín­to­mas per­sis­ten, de­bes acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta al res­pec­to, con­sul­tar­le y que él de­ter­mi­ne si cuan­do te pro­du­ce ese do­lor de­bes to­mar un an­sio­lí­ti­co, pe­ro es él quien tie­ne que re­ce­tár­te­lo. Apar­te de ir al es­pe­cia­lis­ta, si aún per­sis­te el ma­les­tar, tam­bién es ne­ce­sa­rio que te ex­plo­res in­te­rior­men­te y veas si hay al­gún con­flic­to que te es­té pro­vo­can­do la an­sie­dad. Los con­flic­tos in­ter­nos nos des­ga­rran y crean esa fie­bre del al­ma que es la an­gus­tia. A ve­ces hay que cam­biar ac­ti­tu­des o cier­tas for­mas de vi­vir y afron­tar la vi­da. Es co­mo una alar­ma que nos anun­cia que al­go de­be ser mo­di­fi­ca­do. No de­jes, asi­mis­mo, de prac­ti­car téc­ni­cas que te tran­qui­li­cen, co­mo la re­la­ja­ción pro­fun­da o ejer­ci­cios de con­cen­tra­ción en la res­pi­ra­ción. Haz ejer­ci­cio no es­tre­san­te y, so­bre todo, no te ob­se­sio­nes con la an­sie­dad. Mu­chas ve­ces son fa­ses vi­ta­les. Pe­ro no lo de­jes. Pon to­dos los me­dios pa­ra po­der vol­ver a dis­fru­tar del so­sie­go. Gracias a ti, con todo mi afec­to.

LA AN­GUS­TIA AVI­SA, HAY QUE BUS­CAR SO­LU­CIO­NES A NUES­TRAS GUE­RRAS IN­TER­NAS, QUE SON LAS QUE CREAN LA FIE­BRE DEL AL­MA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.