LAS OFEN­SAS

La Vanguardia - ES - - CREAR - Sig­ni­fi­ca y de ella

Ha­ce un par de se­ma­nas es­cri­bí que me con­si­de­ro un de­tec­ti­ve a suel­do, y que me gus­ta in­ves­ti­gar por en­car­go. Una lec­to­ra se sor­pren­de por­que, su­po­ne, que pue­de ha­ber te­mas muy abu­rri­dos. Mi ex­pe­rien­cia me di­ce que cual­quier asun­to re­sul­ta in­tere­san­te si se ob­ser­va con la mi­ra­da ade­cua­da. Ha­bría si­do te­rri­ble que los gran­des re­tra­tis­tas só­lo hu­bie­ran po­di­do re­tra­tar los mo­de­los que les gus­ta­ran. Ha­ce unos días, mi ami­ga Pe­pa Fer­nán­dez me pi­dió que ha­bla­se en su pro­gra­ma so­bre las ofen­sas. Se­ría una equi­vo­ca­ción pen­sar que ese te­ma da po­co de sí. Co­men­ce­mos por la eti­mo­lo­gía. Fen­de­re com­ba­tir de­ri­va­ron ofen­der (he­rir) y de­fen­der (pro­te­ger­se de las he­ri­das). Con el tiem­po, se de­jó de uti­li­zar el tér­mino ofen­der pa­ra de­sig­nar las he­ri­das fí­si­cas y se re­ser­vó pa­ra las agre­sio­nes al ho­nor o a la dig­ni­dad. La re­fe­ren­cia a am­bas co­sas es co­rrec­ta, por­que la no­ción de dig­ni­dad vino a sus­ti­tuir a la de ho­nor cuan­do es­ta se des­pres­ti­gió. Las dos co­men­za­ron de­sig­nan­do una cua­li­dad so­cial. Los ho­no­res se re­ci­bían, y la dig­ni­dad es­ta­ba im­plí­ci­ta en un car­go. Los ca­bil­dos ca­te­dra­li­cios se com­po­nían de ca­nó­ni­go y dig­ni­da­des. Pe­ro am­bas cua­li­da­des so­cia­les se con­vir­tie­ron en cua­li­da­des in­trín­se­cas a la per­so­na. Al­go que todo ser hu­mano te­nía por el mis­mo he­cho de ser­lo. Un “pa­tri­mo­nio del al­ma”, co­mo di­jo Cal­de­rón, que me­re­ce ser res­pe­ta­do. Cual­quier ofen­sa –ya sea una hu­mi­lla­ción, un des­pre­cio o una in­jus­ti­cia– agre­de lo más va­lio­so de ca­da per­so­na. El len­gua­je ha ana­li­za­do con pre­ci­sión ad­mi­ra­ble el re­co­rri­do emo­cio­nal de la ofen­sa. La ofen­sa pro­du­ce un des­equi­li­bro in­jus­to, que se vi­ve co­mo in­dig­na­ción, que es un ti­po de fu­ria que se cal­ma con la ven­gan­za. En to­dos los dic­cio­na­rios an­ti­guos, ofen­sa y ven­gan­za van uni­dos. Si no es po­si­ble o no se desea ven­gar­se, só­lo que­dan dos vías pa­ra desaho­gar­se: el ol­vi­do y el per­dón. ¿Y si nin­gu­na de es­tas al­ter­na­ti­vas es via­ble? Pues en­ton­ces la fu­ria per­ma­ne­ce, se es­tan­ca, se que­da ran­cia. Y de es­ta pa­la­bra de­ri­va ren­cor, que es la ira en­ve­je­ci­da. Al es­tu­diar la his­to­ria de los sen­ti­mien­tos com­pro­ba­mos que la sen­si­bi­li­dad oc­ci­den­tal ha cam­bia­do res­pec­to de la ven­gan­za. En es­te mo­men­to, juz­ga­mos mal al ven­ga­ti­vo, cuan­do an­tes se le con­si­de­ra­ba un jus­ti­cie­ro. Una de las fun­cio­nes del de­re­cho fue li­mi­tar el círcu­lo sin fin de las ven­gan­zas. La ley de en­car­ga de ven­gar las ofen­sas. Por eso re­sul­ta ex­tra­ño sa­ber que To­más de Aquino, el teó­lo­go ca­tó­li­co por an­to­no­ma­sia, no ha­cía as­cos a la ven­gan­za. La con­si­de­ra­ba una vir­tud aje­na a la jus­ti­cia, y la em­pa­re­ja­ba cu­rio­sa­men­te a la gra­ti­tud. La res­pues­ta de­bi­da a un bien re­ci­bi­do es la gra­ti­tud, la res­pues­ta de­bi­da a un mal es la ven­gan­za. “La ven­gan­za –di­ce– es ma­la si bus­ca el mal del cul­pa­ble y se ale­gra de él. Pe­ro si con ello se pre­ten­de el ejer­ci­cio de la jus­ti­cia, en­ton­ces es lí­ci­ta”. Es una in­tro­mi­sión en la obra de un teó­lo­go de es­pí­ri­tu jus­ti­cie­ro me­die­val. De he­cho, el pe­ca­do es una ofen­sa a la ma­jes­tad di­vi­na y me­re­ce la ven­gan­za de Dios. Pe­ro es­ta pro­du­ce un es­pe­cial re­tor­ci­mien­to afec­ti­vo. No es la ex­plo­sión de fu­ria que si­gue a una ofen­sa, es una res­pues­ta de­mo­ra­da. Exi­ge re­fre­na­mien­to y de­ten­ción del im­pul­so agre­si­vo pa­ra es­pe­rar la oca­sión opor­tu­na. Lo que man­tie­ne es­te apla­za­mien­to no es ya un sen­ti­mien­to pu­ro, sino un re­sen­ti­mien­to.

EN LOS LI­BROS AN­TI­GUOS, OFEN­SA Y VEN­GAN­ZA VAN JUN­TAS; SI AM­BAS SE DES­CAR­TAN, SÓ­LO QUE­DA EL OL­VI­DO Y EL PER­DÓN

Re­ci­bir una ofen­sa y sen­tir­se ofen­di­do es muy di­fe­ren­te. Hay per­so­nas sus­cep­ti­bles o quis­qui­llo­sas, que se ofen­den con fa­ci­li­dad. Pe­ro es­tu­diar los mo­ti­vos des­bor­da la ex­ten­sión de es­te ar­tícu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.