EL FIN DE LA INOCEN­CIA

Cri­sis e in­ter­net con­tri­bu­yen a cam­biar el sen­ti­do del hu­mor

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

No es broma. Co­rría el año 1960. Pa­ra ser más exac­tos, un 28 de di­ciem­bre. Fe­cha se­ña­la­da. En la sec­ción Vi­da de Bar­ce­lo­na, es­te dia­rio pu­bli­ca­ba una se­rie de ar­tícu­los no fir­ma­dos, ba­jo el epí­gra­fe de Cró­ni­ca de la jor­na­da. En un tex­to, ti­tu­la­do “Hoy los Santos Inocen­tes”, se es­cri­bía lo si­guien­te: “En tiem­po ac­tual, la jor­na­da tie­ne mu­cho de an­ti­gua­lla cán­di­da, pres­ta a pa­sar del todo al ar­chi­vo de tra­di­cio­nes pe­ri­cli­ta­das. ¿Quién que­da­rá con hu­mor pa­ra las in­ge­nuas bro­mas de Inocen­tes, en una épo­ca acre, avis­pa­da y con­vul­sa co­mo la nues­tra? En el vi­vir ac­tual abun­dan las inocen­ta­das en to­dos los días del año y la in­fan­cia, que an­ta­ño go­za­ba de lo lin­do con las tra­ve­su­ras pro­pias del día, es­tá de­sen­ga­ña­da de se­me­jan­tes pe­que­ñe­ces y tie­ne la ca­be­za pues­ta en pen­sa­mien­tos de mu­cha ma­yor com­pli­ca­ción”. Han pa­sa­do más de cin­co dé­ca­das des­de en­ton­ces. Y es­tas lí­neas pa­re­cen ca­si pro­fé­ti­cas o, por lo me­nos, ade­lan­ta­das a su tiem­po. ¿Han caí­do en de­cli­ve los Santos Inocen­tes? ¿He­mos per­di­do la inocen­cia... y la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­nos o de reír las bro­mas? Co­mo man­da la tra­di­ción, hoy es la oca­sión ideal pa­ra col­gar un mo­ni­go­te a la es­pal­da, in­ter­cam­biar el azú­car por la sal, si­mu­lar o in­ven­tar­se que se nos ha ocu­rri­do al­go por la ca­lle, ade­lan­tar el des­per­ta­dor… A es­ca­la co­lec­ti­va, la di­men­sión más pro­pia­men­te fol­kló­ri­ca de los Santos Inocen­tes, la que es­tá re­la­cio­na­da con las fies­tas po­pu­la­res, que tie­nen lu­gar en su ma­yo­ría en pue­blos muy pe­que­ños, triun­fa. En Tremp, ca­pi­tal del Pa­llars Jus­sà, en Llei­da, se ce­le­bra es­te día col­gan­do una llu­fa (mu­ñe­co de pa­pel) gi­gan­te del cam­pa­na­rio de la po­bla­ción. En la lo­ca­li­dad alicantina de Ibi, el 28 de di­ciem­bre tie­nen lu­gar unos ac­tos muy pe­cu­lia­res: el día dels En­fa­ri­nats o En­ha­ri­na­dos. Se re­pre­sen­ta el en­fren­ta­mien­to en­tre el po­der pú­bli­co y la opo­si­ción, me­dian­te una ba­ta­lla de ha­ri­na en un am­bien­te car­na­va­les­co y sa­tí­ri­co. En Fra­ga (Hues­ca) es co­mún ver a gen­te jo­ven lan­zán­do­se hue­vos los unos con­tra los otros. En la po­bla­ción va­len­cia­na de Ja­lan­ce se ce­le­bra la fies­ta de los Lo­cos. Al co­men­zar el día, se nom­bra un al­cal­de en­tre los Lo­cos, que re­ci­be de ma­nos del al­cal­de real, la va­ra de man­do del pue­blo, que se­rá go­ber­na­do por ellos du­ran­te 24 ho­ras. Los Lo­cos sa­len a las ca­lles, acom­pa­ña­dos de los mú­si­cos y dis­fra­za­dos, lla­man­do a las puer­tas de las ca­sas pa­ra pe­dir apor­ta­cio­nes, tre­pan­do por los bal­co­nes y pa­ran­do a los co­ches pa­ra ha­cer ba­jar a los ocu­pan­tes y ha­cer­les bai­lar… A su vez, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se po­nen hoy las pi­las. Los dia­rios de­por­ti­vos en Es­pa­ña tie­nen una tra­di­ción bro­mis­ta muy arrai­ga­da. “El de­por­te se pres­ta más al di­ver­ti­men­to. Es te­ma de tertulia. Den­tro del ri­gor in­for­ma­ti­vo, siem­pre hay es­pa­cio pa­ra ha­bla­du­rías”, ex­pli­ca Ser­gi So­lé, que ha es­cri­to al­gu­nas inocen­ta­das pa­ra el dia­rio Mun­do De­por­ti­vo. En es­te dia­rio se lo to­man muy en se­rio. Unos días an­tes se pre­gun­ta si al­guien tie­ne al­gu­na idea y la

broma se­rá apro­ba­da en el con­se­jo de re­dac­ción. “La inocen­ta­da tie­ne sus re­glas: ha de ser mí­ni­ma­men­te creí­ble”, di­ce So­lé. Un día co­mo hoy, la no­ti­cia “siem­pre de­be ge­ne­rar cier­ta du­da, en el sen­ti­do de que es po­si­ble que sea al­go cier­to”, in­di­ca. Por ejem­plo, un fo­to­mon­ta­je de Iker Ca­si­llas en Bar­ce­lo­na, sir­vió pa­ra ali­men­tar los ru­mo­res que ya cir­cu­la­ban con an­te­rio­ri­dad de un po­si­ble fi­cha­je del por­te­ro. O un en­cuen­tro (que real­men­te ocu­rrió) en­tre el can­tan­te de Ke­ta­ma, An­to­nio Car­mo­na, y Frank Rij­kaard se con­vir­tió en un pre­tex­to pa­ra ha­blar de un po­si­ble des­em­bar­co del en­tre­na­dor blau­gra­na en el mun­do de la mú­si­ca. De al­gu­na ma­ne­ra, en un cli­ma de com­pli­ci­dad re­cí­pro­ca, los lec­to­res más aten­tos se es­pe­ran hoy al­gu­na sor­pre­sa en­tre lí­neas. Por­que la inocen­ta­da bien he­cha es la que de­ja pis­tas, en el sen­ti­do de que en la no­ti­cia hay al­go que chi­rría. Así, re­pa­san­do las más cé­le­bres del Mun­do De­por­ti­vo, se ve co­mo a ve­ces se cam­bia de for­ma evi­den­te la fir­ma del re­dac­tor (que pa­sa a lla­mar­se John­nie Wal­ker o Adolfo Domínguez), pa­ra ge­ne­rar al­gu­na sos­pe­cha. Asi­mis­mo, el len­gua­je de la no­ti­cia tam­po­co sue­le ser el ha­bi­tual del res­to de los días. Por ejem­plo, una de las úl­ti­mas inocen­ta­das pu­bli­ca­das en La Van­guar­dia en el año 1987 te­nía el si­guien­te tí­tu­lo: “El Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na po­ne en mar­cha la lot­to­lím­pic pa­ra fi­nan­ciar los JJ.OO.”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.