Las ra­zo­nes del se­xo

LOS EX­PER­TOS IDEN­TI­FI­CAN MÁS DE 200 MO­TI­VOS PA­RA LAS RE­LA­CIO­NES SE­XUA­LES

La Vanguardia - ES - - PORTADA - Tex­to Jordi Jar­que

So­bran mo­ti­vos pa­ra te­ner se­xo y no siem­pre es por amor. A la vis­ta de la lista ela­bo­ra­da a par­tir de una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Te­xas del año 2007, la pro­ba­bi­li­dad de que el amor dic­te los ca­mi­nos del de­seo dis­mi­nu­ye de for­ma es­pec­ta­cu­lar, por­que ese ran­king in­clu­ye un to­tal de 237 ra­zo­nes dis­tin­tas, y el afec­to só­lo tie­ne que ver con al­gu­nas de ellas. Tal vez pa­ra al­gu­nos sea de­cep­cio­nan­te o a lo me­jor ob­vio pa­ra otros que en­tre los mo­ti­vos pre­va- lez­ca el abu­rri­mien­to, el in­som­nio o el mor­bo, por no ha­blar de la cu­rio­si­dad, la ven­gan­za o pa­ra evi­tar ha­blar de al­gún asun­to es­pi­no­so o con­se­guir un tra­ba­jo. Si le re­sul­ta in­quie­tan­te, otro es­tu­dio más re­cien­te de la Uni­ver­si­dad de To­ron­to pu­bli­ca­do es­te pa­sa­do año le pue­de de­vol­ver cier­ta tran­qui­li­dad cuan­do los mo­ti­vos los re­du­ce a dos ca­te­go­rías: o es po­si­ti­vo o es ne­ga­ti­vo, se­gún la psi­có­lo­ga y coor­di­na­do­ra del es­tu­dio Amy Mui­se. Apa­ren­te­men­te muy sen­ci­llo, só­lo hay que sa­ber lo que es po­si­ti­vo y ne­ga­ti­vo, se­gún los cri­te­rios de ca­da cual, cla­ro. Pe­ro los ex­per­tos ase­gu­ran que no es tan sim­ple y aven­tu­ran los ver­da­de­ros mo­ti­vos por los que se tie­ne se­xo. “Tal vez años atrás po­día pa­re­cer más sim­ple, so­bre todo en­tre las per­so­nas con la creen­cia muy arrai­ga­da de te­ner só­lo se­xo pa­ra te­ner hi­jos. Te­nía su pe­so cul­tu­ral. Aun­que no fue­ra una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da en gran par­te de la po­bla­ción, sí ha­bía un com­po­nen­te que pa­ra al­gu­nos po­día ser cas­tran­te y cul­pa­bi­li­za­dor si los mo­ti­vos por te­ner se­xo eran otros, in­con­fe­sa­bles co­mo se de­cía en­ton­ces”, re­cuer­da el psi­coa­na­lis­ta Juan Carlos Al­ba­la­de­jo, so­cio del ga­bi­ne­te Es­pe­ran­za Psi­có­lo­gos. Una vez des­te­rra­do es­te ti­po de mo­ra­li­dad, pa­re­ce que em­pie­zan a sur­gir los ver­da­de­ros mo­ti­vos. “El se­xo con­ven­cio­nal ha

muer­to y las per­so­nas se atre­ven a pre­gun­tar­se a sí mis­mas por qué tie­nen se­xo”, apun­ta tam­bién José Carlos Arro­yo, coach y ase­sor fi­lo­só­fi­co, miem­bro de la As­so­cia­ció de Filosofia Pràc­ti­ca de Ca­ta­lun­ya. “¿Tie­nes re­la­cio­nes se­xua­les pa­ra dis­fru­tar de tu pro­pio cuer­po? ¿Del de la otra per­so­na? ¿Pa­ra ex­pe­ri­men­tar? ¿Qui­zá pa­ra co­no­cer­te me­jor? ¿Por al­gu­na ra­zón es­pi­ri­tual?... En de­fi­ni­ti­va, ¿por qué mo­ti­vos tie­nes se­xo?”, pre­gun­ta José Carlos Arro­yo. Él mis­mo con­tes­ta: “Si me pre­gun­ta­ras tú a mí, te di­ría que mis re­la­cio­nes se­xua­les son pa­ra con­ver­tir­me en una pa­re­ja y un aman­te na­da con­ven­cio­nal. Lo nor­mal abun­da. Es ru­ti­na­rio y abu­rre mu­cho. Es­tá por to­das par­tes. Sin em­bar­go, tú quie­res di­ver­tir­te y la otra per­so­na tam­bién. Es­tás en es­ta vi­da pa­ra dis­fru­tar de co­sas nue­vas y sen­tir­te fe­liz”. Pue­de ser un mo­ti­vo, sí, evi­tar la ru­ti­na. Da­niè­le Flau­men­baum, gi­ne­có­lo­ga y au­to­ra de Mu­jer desea­da, mu­jer desean­te (Gedisa), lle­ga a ase­gu­rar que el 85% de las mu­je­res se abu­rre ha­cien­do el amor. Sor­pren­den­te. En es­te mis­mo sen­ti­do, Emma Ri­bas, psi­có­lo­ga y se­xó­lo­ga del Ins­ti­tut d’Es­tu­dis de la Se­xua­li­tat i la Pa­re­lla y de Som­dex Dr. San­tia­go De­xeus de la clí­ni­ca Tres To­rres, tam­bién cons­ta­ta es­te abu­rri­mien­to. “Hay mu­je­res con de­pen­den­cia emo­cio­nal, que tie­nen se­xo por­que to­ca ha­cer­lo, no por­que quie­ran o lo deseen, y te­men que de no ha­cer­lo su pa­re­ja las aban­do­ne. Tie­nen mie­do a que­dar­se so­las”. Es un mo­ti­vo que in­du­da­ble­men­te in­hi­be la se­cre­ción de hor­mo­nas re­la­cio­na­das con el de­seo y la ex­ci­ta­ción. “¡O emo­cio­nas a tu pa­re­ja has­ta que se es­tre­mez­ca o se­rás con­ven­cio­nal! La com­pe­ten­cia es du­ra y los de­más lo tie­nen cla­ro. Bus­ca tu va­lor en la di­fe­ren­cia

y en la ca­li­dad. ¡Ten se­xo in­con­di­cio­nal! ¡Me­jo­ra la vi­da del otro! ¡Sa­ca el se­duc­tor que lle­vas den­tro y sor­pren­de a tu pa­re­ja con al­go nue­vo!”, cuen­ta con vehe­men­cia José Carlos Arro­yo. El au­tor de Rein­ven­tar el amor ( Lu­ciér­na­ga) es ta­jan­te: “Eli­mi­na el se­xo ru­ti­na­rio ya. ¡De­ja de leer, cie­rra es­te su­ple­men­to e ima­gi­na qué le pro­pon­drás a tu pa­re­ja hoy mis­mo! Por su­pues­to, que sea com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te de lo de ayer. Ya vol­ve­rás a abrir el su­ple­men­to más tar­de y lo lee­rás con mu­cha más ale­gría”. Pe­ro no todo el mun­do tie­ne se­xo pa­ra rom­per la ru­ti­na y evi­tar el abu­rri­mien­to. Es más, hay per­so­nas

HAY QUIEN TIE­NE SE­XO PA­RA ¡QUI­TAR­SE! EL DO­LOR DE CA­BE­ZA LOS MO­TI­VOS EN­TRE HOM­BRES Y MU­JE­RES NO VA­RÍAN MU­CHO

que es­to les da igual. Sus mo­ti­vos son otros. Cindy Mes­ton, psi­có­lo­ga, di­rec­to­ra del la­bo­ra­to­rio de psi­co­fi­sio­lo­gía se­xual de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, co­di­ri­gió con Da­vid Buss un es­tu­dio so­bre la mo­ti­va­ción se­xual pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ar­chi­ves of Se­xual Beha­viour. Co­mo se ha men­cio­na­do al prin­ci­pio de es­te re­por­ta­je, re­co­pi­la­ron una lista de 237 mo­ti­vos. Los que en­ca­be­zan la lista no re­sul­tan sor­pren­den­tes (des­de el “su as­pec­to fí­si­co me gus­tó”, has­ta el sen­ci­llo “me ha­ce sen­tir bien”). Pe­ro hay otros que los in­ves­ti­ga­do­res no se es­pe­ra­ban, co­mo te­ner se­xo pa­ra qui­tar­se el do­lor de ca­be­za cuan­do ge­ne­ral­men­te eso se ha usa­do o se usa co­mo una ex­cu­sa pa­ra no te­ner se­xo, se­gún ex­pli­can los pro­pios au­to­res del es­tu­dio. U otros más ro­cam­bo­les­cos co­mo te­ner se­xo con una per­so­na pa­ra que rom­pa la re­la­ción con su pa­re­ja, o in­clu­so pa­ra sen­tir­se más cer­ca de Dios. Tam­po­co fal­ta quien ase­gu­ra que su mo­ti­vo es que­mar ca­lo­rías des­pués de una ce­na pe­sa­da. Más allá de lo con­ven­cio­nal o sor­pren­den­te que sea es­ta lista, Cindy Mes­ton los ha re­agru­pa­do se­gún si las ra­zo­nes tie­nen un ori­gen fí­si­co o emo­cio­nal o per­si­guen un fin (co­mo con­se­guir un as­cen­so, ha­cer di­ne­ro, ser po­pu­lar o por una apues­ta). Pa­ra no per­der­se an­te tan­ta mo­ti­va­ción, Juan Carlos Al­ba­la­de­jo iden­ti­fi­ca aque­llas mo­ti­va­cio­nes “ab­so­lu­ta­men­te ego­cén­tri­cas que só­lo tie­nen que ver con uno mis­mo –co­mo des­car­gar la pro­pia an­sie­dad, li­be­rar­se de cier­tas preo­cu­pa­cio­nes o sen­tir­se desea­do– de aque­llas otras más al­truis­tas –ani­mar a la pa­re­ja por­que lo ne­ce­si­ta o por­que es­tá tris­te–”. Cual­quier mo­ti­vo es bueno, se­ña­la es­te psi­coa­na­lis­ta, “mien­tras sea con­sen­ti­do. Al fin y al ca­bo es­ta­mos ha­blan­do de la car­ga eró­ti­ca, de la fuer­za de la vi­da en con­tra­po­si­ción a la muer­te. Aun­que to­da­vía el hom­bre tie­ne ten­den­cia a te­mer a la mu­jer que ma­ni­fies­ta to­da su car­ga eró­ti­ca. Es el pe­so de la edu­ca­ción pa­triar­cal”, que tam­bién di­fi­cul­ta la in­con­di­cio­na­li­dad del amor. An­te ellos José Carlos Arro­yo acla­ra que el amor in­con­di­cio­nal es un pro­ce­so, no un re­sul­ta­do. Mien­tras tan­to, hom­bres y mu­je­res es­tán su­je­tos a la evo­lu­ción del de­seo, un mun­do lleno de mo­ti­vos y ra­zo­nes, que tras­to­ca los es­te­reo­ti­pos más arrai­ga­dos

has­ta el pun­to de que los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién se sor­pren­den con los re­sul­ta­dos de sus es­tu­dios. Da­vid Buss co­men­ta que al­gu­nos mo­ti­vos apa­re­cen in­de­pen­dien­te­men­te de ser hom­bre o mu­jer, co­mo te­ner se­xo por sen­tir­se atraí­do por la per­so­na, pe­ro otros rom­pen es­te­reo­ti­pos, co­mo la su­pues­ta ten­den­cia de las mu­je­res a uti­li­zar el se­xo pa­ra ob­te­ner re­cur­sos o ga­nar es­ta­tus so­cial. “Nues­tros ha­llaz­gos su­gie­ren que los hom­bres ha­cen es­tas co­sas más que las mu­je­res en con­tra de lo que creía­mos”. Pe­ro es­tos mis­mos ex­per­tos in­sis­ten en que no hay tan­tas di­fe­ren­cias en­tre hom­bres y mu­je­res. Los es­te­reo­ti­pos no pa­re­ce que se sus­ten­ten des­de una ba­se cien­tí­fi­ca. Larry Cahill, pro­fe­sor de Neu­ro­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, co­men­ta que el cerebro mas­cu­lino y el fe­me­nino no son tan di­fe­ren­tes, “y las mo­ti­va­cio­nes se­xua­les en re­la­ción con las fun­cio­nes ce­re­bra­les no mues­tran re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­ti­vos. Tie­nen dos cur­vas de cam­pa­na que di­fie­ren al­go se­gún el se­xo pe­ro, en ge­ne­ral, se su­per­po­nen”. Jill Golds­tein, psi­quia­tra y di­rec­to­ra del La­bo­ra­to­rio de Neu­ro­cien­cia Clí­ni­ca de las Di­fe­ren­cias Se­xua­les en el Cerebro, de Har­vard, ase­gu­ra que lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es la pro­pia his­to­ria in­di­vi­dual en re­la­ción con una si­tua­ción se­xual. No tan­to si es hom­bre o mu­jer. Las res­pues­tas químicas son muy si­mi­la­res. Las hor­mo­nas tie­nen su pa­pel. Emma Ri­bas co­men­ta que en una pri­me­ra eta­pa pre­va­le­cen la tes­tos­te­ro­na y los es­tró­ge­nos. En es­te sen­ti­do, una par­te de las mo­ti­va­cio­nes pa­ra te­ner se­xo es­ta­rán cen­tra­li­za­dos en las ha­bi­li­da­des de la se­duc­ción pa­ra con­se­guir al otro. El de­seo y la ex­ci­ta­ción se en­cuen­tran en su má­xi­mo apo­geo. En una se­gun­da par­te pre­va­le­ce la se­ro­to­ni­na, “que nos ha­ce per­der la ra­zón, no po­de­mos vi­vir sin el otro. Es­ta­mos enamo­ra­dos, y las mo­ti­va­cio­nes vie­nen de­ter­mi­na­das en par­te por es­ta ca­si ob­ce­ca­ción en el te­mor a la pér­di­da del otro”. Y en la ter­ce­ra eta­pa pre­va­le­ce la oxi­to­ci­na y la va­so­pre­si­na, que se ca­rac­te­ri­zan por fo­men­tar el ape­go, los víncu­los más pro­fun­dos, la ba­se de las re­la­cio­nes más lar­gas. Las mo­ti­va­cio­nes aquí pue­den ca­rac­te­ri­zar­se por el cui­da­do ha­cia el otro. “En es­te con­tex­to em­pie­za a di­fun­dir­se el con­cep­to de slow sex”, ex­pli­ca Emma Ri­bas. En es­te úl­ti­mo ca­so, y a di­fe­ren­cia del se­xo ex­plo­si­vo y rá­pi­do, el ob­je­ti­vo no es te­ner un or­gas­mo (o mu­chos) cuan­to an­tes. No hay pri­sa, no hay ob­je­ti­vo. No hay mo­ti­va­ción más que en­con­trar­se con el otro, “mi­rar­se a los ojos, des­cu­brir­se, res­pi­rar jun­tos, co­mu­ni­car­se, sin­to­ni­zar­se, sin tiem­pos”. Juan Carlos Al­ba­la­de­jo co­men­ta que si el lec­tor no se sien­te re­tra­ta­do en nin­gu­na de es­tas mo­ti­va­cio­nes pa­ra te­ner se­xo, sen­ci­lla­men­te lo pue­de te­ner por­que sí. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio bus­car nin­gu­na ra­zón, y me­nos a prin­ci­pios de año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.