¿EL FI­NAL DE LA CUL­TU­RA DE LA ANORE­XIA?

La úl­ti­mas dé­ca­das han alum­bra­do un cul­to de­sen­fre­na­do a un mo­de­lo de su­pues­ta be­lle­za que pre­go­na la del­ga­dez ex­tre­ma y que ha he­cho es­tra­gos. Con todo, hay se­ña­les que in­di­can un cam­bio de cul­tu­ra ba­sa­do en el res­pe­to al pro­pio cuer­po

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA - Tex­to Luis Mui­ño, psi­co­te­ra­peu­ta

Ha­ce tres dé­ca­das, a prin­ci­pios de los años ochen­ta, la doc­to­ra Su­san Woo­ley –en­ton­ces di­rec­to­ra de la Ame­ri­can School Health As­so­cia­tion– au­gu­ró que “el cri­te­rio cul­tu­ral ca­da vez más ri­gu­ro­so acer­ca del pe­so ven­drá acom­pa­ña­do por una cre­cien­te e inin­te­rrum­pi­da fre­cuen­cia de tras­tor­nos ali­men­ti­cios gra­ves, so­bre todo en las mu­je­res”. Su pre­vi­sión se cum­plió mu­cho más rá­pi­do de lo que ella creía. En esa épo­ca la apo­lo­gía de los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción flo­ta­ba en el am­bien­te. Y los in­te­lec­tua­les em­pe­za­ban a su­mar­se, sin de­cir­lo, a esa mo­da: los can­tan­tes de rock y los poe­tas famosos es­ta­ban, siem­pre, muy del­ga­dos (cier­tas dro­gas acen­tua­ban el efec­to). En 1985, War­hol pin­ta una Bar­bie, ho­me­na­jean­do a una mu­ñe­ca anoré­xi­ca (unas me­di­das que so­lo tie­nen una de ca­da 100.000 mu­je­res). La mu­ñe­ca se ven­día con el li­bro Có­mo ba­jar de pe­so, que aca­ba­ba con un bre­ve: “No co­ma”. A par­tir de esa dé­ca­da, el pa­trón es­que­lé­ti­co se im­pu­so com­ple­ta­men­te co­mo su­pues­to ideal de be­lle­za. De he­cho, aun­que las es­ta­dís­ti­cas si­guie­ron re­fle­jan­do que a los hom­bres he­te­ro­se­xua­les (y a las mu­je­res ho­mo­se­xua­les) les gus­ta­ban las cur­vas, du­ran­te 30 años las chi­cas de­ma­cra­das inun­da­ron las re­vis­tas. El año 2006 mar­ca un an­tes y un des­pués en es­ta ca­rre­ra de­sen­fre­na­da ha­cia la con­su­mi­ción en bus­ca de la be­lle­za. Ana Ca­ro­li­na Res­ton Ma­can, una mo­de­lo bra­si­le­ña, mue­re a los vein­tiún años de una in­fec­ción ge­ne­ra­li­za­da por su ex­tre­ma de­bi­li­dad. Ha­bía so­ña­do con ser mo­de­lo des­de pe­que­ña, po­sa­ba des­de los tre­ce y vi­vió acom­ple­ja­da por­que des­pués de unos años en la pro­fe­sión la ha­bían cri­ti­ca­do y re­cha­za­do por­que “es­ta­ba gor­da” (46 kg de pe­so, 1,70 de al­tu­ra). Cuan­do mu­rió pe­sa­ba 41. La tra­ge­dia hi­zo dis­pa­rar las alar­mas. Mu­chas per­so­nas se pre­gun­ta­ban si de ver­dad era un ca­so ais­la­do. Só­lo en Bra­sil en los dos me­ses si­guien­tes mu­rie­ron cua­tro mo­de­los por fal­ta de pe­so. La com­pe­ti­ti­vi­dad bru­tal en bus­ca de un su­pues­to ideal es­té­ti­co las ha­bía ma­ta­do. La so­cie­dad empezó a mo­vi­li­zar­se. Por las mis­mas fe­chas en que mu­rió Ana Ca­ro­li­na, en Ma­drid se prohi­bió tra­ba­jar a las mo­de­los que es­tu­vie­ran por de­ba­jo de un cier­to ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral. Aun­que si­guen des­fi­lan­do chi­cas fla­quí­si­mas (bas­ta con su­pe­rar el 18 de IMC, es de­cir, bas­ta con pe­sar 56 kg con 1,75 de al­tu­ra) fue una me­di­da pre­cur­so­ra. Unos me­ses más tar­de, el fo­tó­gra­fo Oli­vie­ro Tos­ca­ni lan­zó una cam­pa­ña a par­tir de la fo­to­gra­fía de una mo­de­lo, Isa­be­lle Ca­ro, ex­tre­ma­da­men­te del­ga­da (mu­rió tres años des­pués). En Ita­lia se lan­za el ma­ni­fies­to An­tia­no­ré­xi­co (que pro­mue­ve “un mo­de­lo de be­lle­za sa­na, so­lar, ge­ne­ro­sa, me­di­te­rrá­nea”); en Fran­cia una aso­cia­ción com­pues­ta por pro­fe­sio­na­les de la co­mu­ni­ca­ción, la mo­da y pu­bli­ci­dad se com­pro­me­te a in­ten­tar aca­bar con las imá­ge­nes de mo­de­los ex­ce­si­va­men­te del­ga­das; en In­gla­te­rra se em­pie­za a exi­gir un cer­ti­fi­ca­do que in­di­que que la mo­de­lo no su­fre tras­tor­nos de ali­men­ta­ción… Tam­bién psi­có­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos y so­ció­lo­gos pu­sie­ron su gra­ni­to de are­na en el es­fuer­zo por cam­biar las co­sas in­ves­ti­gan­do có­mo se ha­bía po­di­do lle­gar a es­tos ex­tre­mos de pre­sión so­cial so­bre mu­je­res que aca­ban po­nien­do en pe­li­gro su vi­da pa­ra con­se­guir ta­lles ca­da­vé­ri­cos. Aun­que exis­ten an­te­ce­den­tes de es­ta apo­lo­gía de la del­ga­dez (el tér­mino anore­xia se acu­ñó en 1870, en una épo­ca en la que es­te pro­ble­ma afec­ta­ba a mu­chos ado­les­cen­tes) nun­ca una mo­da ha­bía te­ni­do efec­tos tan dra­má­ti­cos ¿Por qué se lle­gó a es­te ex­tre­mo? Uno de los fac­to­res que apa­re­ció en más in­ves­ti­ga­cio­nes fue el efec­to mul­ti­pli­ca­ti­vo de me­dios

LA APO­LO­GÍA DE LA DEL­GA­DEZ FE­ME­NI­NA SE RE­MON­TA A FI­NA­LES DEL SI­GLO IX DU­RAN­TE AÑOS, LOS MÉ­DI­COS SE CEN­TRA­RON EN ALER­TAR DEL RIES­GO... DE SER OBE­SO

co­mo la te­le­vi­sión y el ci­ne. En nin­gu­na épo­ca de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad las mo­das se han ex­pan­di­do con tan­ta ve­lo­ci­dad y a tan­tos lu­ga­res del mun­do. An­ne Bec­ker, del de­par­ta­men­to de Psi­quia­tría del hos­pi­tal Ge­ne­ral de Mas­sa­chus­sets, es una de las per­so­nas que tu­vo la opor­tu­ni­dad de me­dir ese efec­to. Es­ta doc­to­ra reali­zó una in­ves­ti­ga­ción en una re­mo­ta re­gión del Pa­cí­fi­co Sur don­de, has­ta los años no­ven­ta, los ha­bi­tan­tes de la zo­na es­ta­ban ais­la­dos de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de ma­sas más in­flu­yen­tes… y los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción eran prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos. Cuan­do lle­gó la te­le­vi­sión, las ci­fras de­la­ta­ron un efec­to ex­pan­si­vo que po­de­mos ex­tra­po­lar al res­to del mun­do: al ca­bo de tres años, el por­cen­ta­je de chi­cas ado­les­cen­tes que vo­mi­ta­ban con­ti­nua­men­te pa­ra con­tro­lar su pe­so se mul­ti­pli­có por cin­co; la mi­tad de las que veían te­le­vi­sión a me­nu­do se des­cri­bían a sí mis­mas co­mo obe­sas y la ter­ce­ra par­te ha­cía ré­gi­men. Du­ran­te mu­cho tiem­po los miem­bros de nues­tra so­cie­dad ob­se­sio­na­dos por el pe­so ha­bían lan­za­do men­sa­jes con­ti­nuos por di­ver­sos ca­na­les acer­ca de los ries­gos de la gor­du­ra. Un ejem­plo: mien­tras los fo­ros de in­ter­net se lle­na­ban de ni­ñas que que­rían apren­der a es­tar es­cu­chi­mi­za­das, las aso­cia­cio­nes mé­di­cas se­guían in­sis­tien­do en de­nun­ciar, so­bre todo…, los ries­gos de la obe­si­dad. Las mu­je­res (so­bre todo) aca­ba­ron por in­terio­ri­zar la pre­sión so­cial. El otro fac­tor cau­sal que se ana­li­zó pro­fu­sa­men­te fue la mi­ti­fi­ca­ción de la ju­ven­tud que se ha vi­vi­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Des­de me­dia­dos del si­glo XX (la épo­ca de “crea­ción de la ado­les­cen­cia”, co­mo la de­no­mi­na el es­cri­tor Jon Sa­va­ge) la mo­da in­te­lec­tual y es­té­ti­ca pro­ce­de de la gen­te jo­ven. Y ellos son el sec­tor de la po­bla­ción más pro­pen­sos a la in­fluen­cia so­cial so­bre su au­to­ima­gen cor­po­ral. Un es­tu­dio re­cien­te pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Me­dia Psy­cho­logy en­con­tró que el ma­yor efec­to (con mu­cha di­fe­ren­cia) de cam­bio en la for­ma que ve­mos nues­tro cuer­po a par­tir de lo que nos di­cen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción se pro­du­cía en la ado­les­cen­cia. Los au­to­res ex­pli­ca­ban esa vul­ne­ra­bi­li­dad por una mez­cla de fac­to­res: es una épo­ca de cam­bios cor­po­ra­les y es más di­fí­cil te­ner una au­to­ima­gen fi­ja­da, los me­dios tie­nen un pa­pel muy im­por­tan­te en el de­sa­rro­llo de la per­so­na­li­dad que se da en esa épo­ca, hay mu­cha más pre­sión de gru­po, el cerebro se es­tá desa­rro­llan­do y hay una ma­yor com­ple­ji­dad cog­ni­ti­va y una ma­yor ne­ce­si­dad de in­di­vi­dua­li­dad (por eso las cam­pa­ñas con­tra los tras­tor­nos de ali­men­ta­ción en es­tas eda­des han te­ni­do po­co efec­to). La co­rre­la­ción en­tre pro­ble­mas de ali­men­ta­ción y ju­ven­tud es tan cla­ra que la ma­yo­ría de tras­tor­nos sur­gen en esa épo­ca de la vi­da. Los pro­ble­mas de anore­xia se sue­len ini­ciar en­tre los 12 y los 18 años.

AC­TRI­CES CO­MO EVA MEN­DES O SCAR­LETT JOHANS­SON MUES­TRAN OTROMODELO LAS ME­DI­DAS QUE ALER­TAN CON­TRA LA ANORE­XIA VAN HA­CIEN­DO EFEC­TO

En la bu­li­mia, la edad pre­va­len­te de co­mien­zo del pro­ble­ma es un po­co pos­te­rior, en­tre los 16 y los 24 años. Y son jus­ta­men­te esas eda­des, pro­pen­sas a los pro­ble­mas de ali­men­ta­ción, las que tie­nen las per­so­nas que im­po­nen las mo­das hoy en día: can­tan­tes y ac­to­res, de­por­tis­tas y mo­de­los, to­dos ellos vein­tea­ñe­ros, que lle­nan nues­tras pan­ta­llas. En re­su­men, du­ran­te dé­ca­das el cul­to al cuer­po, la iden­ti­fi­ca­ción en­tre au­to­es­ti­ma y bue­na ima­gen cor­po­ral, la ten­den­cia a creer que to­das las per­so­nas obe­sas tie­nen pro­ble­mas de au­to­con­trol –ig­no­ran­do los fac­to­res me­ta­bó­li­cos– y la mi­ti­fi­ca­ción del ejer­ci­cio (esa “ver­sión yup­pie de la bu­li­mia”, co­mo la de­fi­nió la en­sa­yis­ta Bar­ba­ra Eh­ren­reich) ha­bían con­se­gui­do im­po­ner la ten­den­cia a la ex­ce­si­va del­ga­dez co­mo pa­trón de be­lle­za. Pe­ro des­de ha­ce unos años, las co­sas es­tán cam­bian­do. Las me­di­das y el in­cre­men­to ge­ne­ral de la anore­xia en la ado­les­cen­cia han em­pe­za­do a te­ner su re­fle­jo so­cial. El an­ti­he­do­nis­mo, por ejem­plo, se cues­tio­na en mu­chos ám­bi­tos. La em­pre­sa­ria Katja Eich­baum abrió en Ber­lín Sehn­sucht, un res­tau­ran­te es­pe­cial­men­te di­se­ña­do pa­ra anoré­xi­cos. Ella ha­bía su­fri­do ese pro­ble­ma du­ran­te años y es­tá con­ven­ci­da de que par­te del pro­ble­ma que su­fren es­tas per­so­nas es su in­ca­pa­ci­dad pa­ra dis­fru­tar de la co­mi­da. Pa­ra re­cu­pe­rar ese he­do­nis­mo, po­ne a sus pla­tos nom­bres que su­gie­ran ese pla­cer gas­tro­nó­mi­co y no acla­ran los in­gre­dien­tes, pa­ra que na­die pue­da me­dir las ca­lo­rías que con­tie­ne. La crea­ción de es­te ti­po de res­tau­ran­tes y la con­si­guien­te re­cu­pe­ra­ción del pla­cer gas­tro­nó­mi­co es una de las va­ria­bles que da es­pe­ran­zas acer­ca del fi­nal de la apo­lo­gía so­cial de la ina­ni­ción. Fe­li­pe Fer­nán­dez-Ar­mes­to, en su His­to­ria de la co­mi­da, afir­ma­ba que “en nues­tra so­cie­dad la ali­men­ta­ción se ha­bía aca­ba­do por con­ver­tir en un ac­to pe­li­gro­so pa­ra nues­tro as­pec­to fí­si­co”. Co­mer se ha­bía aca­ba­do por con­ver­tir en un ac­to su­cio ca­ren­te de gla­mur: “To­das las com­pul­sio­nes irre­pri­mi­bles con que pue­des arrui­nar­te la vi­da tie­nen cier­to po­ten­cial de fas­ci­na­ción per­ver­sa y des­truc­ti­va…, ex­cep­to el co­mer”, afir­ma­ba la en­sa­yis­ta Caitlin Mo­ran. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos años, se es­tá vol­vien­do a una reivin­di­ca­ción del he­do­nis­mo gas­tro­nó­mi­co. Los pro­gra­mas de co­ci­na triun­fan en te­le­vi­sión, los famosos abren res­tau­ran­tes y el ci­ne se lle­na de pe­lí­cu­las cu­li­na­rias: Die­ta me­di­te­rrá­nea, Bon ap­pé­tit o Fue­ra de car­ta son al­gu­nos de los úl­ti­mos ejem­plos lo­ca­les, pe­ro has­ta la Dis­ney con Ra­ta­toui­lle ha en­tra­do en esa di­ná­mi­ca. Y no se tra­ta de fil­mes en los que se cri­ti­que la glo­to­ne­ría y se tra­te de pro­vo­car el as­co an­te las per­so­nas obe­sas (al­go ha­bi­tual en el ci­ne de es­tas dé­ca­das proano­ré­xi­cas, véa­se El co­ci­ne­ro, el la­drón, su mu­jer y su aman­te o Se­ven) sino de his­to­rias en las que se tra­ta de cap­tar el he­do­nis­mo que pro­por­cio­na co­mer saboreando y sin con­ta­bi­li­zar los hi­dra­tos que es­ta­mos in­gi­rien­do… Otro de los mo­ti­vos de es­pe­ran­za es el cam­bio en los cá­no­nes es­té­ti­cos. Un ti­tu­lar ha­bi­tual en mu­chas re­vis­tas es­te año ha si­do “Las cur­vas es­tán de mo­da”. El éxi­to de ac­tri­ces co­mo Eva Men­des o Scar­lett Johans­son y mo­de­los co­mo Ka­te Up­ton o La­ra Sto­ne de­mues­tra que ya no hay que ser li­neal pa­ra te­ner una ima­gen atrac­ti­va. In­clu­so em­pie­za a ga­nar en­te­ros el atrac­ti­vo de los cuer­pos no tra­ba­ja­dos, an­ti­vi­go­ré­xi­cos. Un ejem­plo: dos fo­tó­gra­fos, Matt Blum y Katy Kess­ler, han pre­sen­ta­do re­cien­te­men­te el pro­yec­to NU, en el que in­ten­tan (y con­si­guen) re­tra­tar la be­lle­za de la mu­jer nor­mal, la que se com­po­ne de cur­vas y arru­gas. Las ho­ga­re­ñas y de­sen­fa­da­das fo­to­gra­fías tras­mi­ten el ero­tis­mo de las per­so­nas de ver­dad, no di­se­ña­das a par­tir de un ar­ti­fi­cial ca­non prees­ta­ble­ci­do. Otro ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co es la nue­va cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria lan­za­da por la agen­cia bra­si­le­ña Stars Mo­dels. Usan­do Pho­tos­hop, los crea­ti­vos han con­ver­ti­do a mo­de­los reales en lo que se­rían si se adap­ta­ran a los di­bu­jos que ha­cían los di­se­ña­do­res de mo­da: ca­dá­ve­res an­dan­tes. De­ba­jo, un sen­ci­llo pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo le­ma: “No eres un bo­ce­to”. Los cri­te­rios de be­lle­za son pen­du­la­res, por­que ha­ce fal­ta po­seer un fac­tor di­fe­ren­cial pa­ra des­ta­car so­bre la ma­sa y re­sul­tar atrac­ti­vo. Y da la im­pre­sión de que las per­so­nas que ven­den su ima­gen con éxi­to son aque­llas que han con­se­gui­do sa­lir­se de esa cul­tu­ra de la lí­nea rec­ta. Otro sín­to­ma es­pe­ran­za­dor es que la in­ci­den­cia de es­te tras­torno en la ju­ven­tud, la prin­ci­pal di­fu­so­ra del pro­ble­ma, se ha es­ta­bi­li­za­do. Des­de ha­ce tres dé­ca­das, las ci­fras de pre­va­len­cia en la ado­les­cen­cia ha­bían ido su­bien­do año tras año. En los úl­ti­mos años, sin em­bar­go, ese cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial es­tá mo­de­rán­do­se. Los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan con ado­les­cen­tes han vis­to cam­biar pro­gre­si­va­men­te la vi­sión acer­ca de es­te te­ma: de la ala­ban­za de las ni­ñas ex­ce­si­va­men­te del­ga­das por par­te de la fa­mi­lia y los ami­gos se va pa­san­do, pro­gre­si­va­men­te, a la preo­cu­pa­ción por aque­llas que de­jan de co­mer por cri­te­rios es­té­ti­cos. Es­te cam­bio en la men­ta­li­dad so­cial ayu­da a que los ca­sos dis­mi­nu­yan y que sean de­tec­ta­dos con mu­cha más an­te­la­ción, lo cual per­mi­te tra­tar­los an­tes de que se con­vier­tan en una en­fer­me­dad gra­ve. En las peo­res épo­cas, el mo­men­to en que se de­man­da­ba ayu­da pro­fe­sio­nal en los pro­ble­mas de ali­men­ta­ción so­lía de­mo­rar­se, co­mo me­dia, dos años, por­que los fa­mi­lia­res y ami­gos pi­ro­pea­ban a la ni­ña por lo del­ga­da que es­ta­ba has­ta que el pro­ble­ma em­pe­za­ba a ser de­ma­sia­do evi­den­te. Hoy en día, se acu­de al mé­di­co mu­cho an­tes cuan­do una ado­les­cen­te se au­to­obli­ga a adel­ga­zar. In­clu­so los agen­tes cul­tu­ra­les, tan im­por­tan­tes en el man­te­ni­mien­to de mo­de­los, han em­pe­za­do a reac­cio­nar. Du­ran­te las dé­ca­das de apo­lo­gía de la anore­xia, los mú­si­cos, la gen­te del ci­ne y los es­cri­to­res per­ma­ne­cie­ron im­pa­si­bles an­te lo que es­ta­ba ocu­rrien­do. Tam­bién eso es­tá cam­bian­do. El di­rec­tor de fo­to­gra­fía Ro­dri­go Prie­to ( Amo­res pe­rros, Ba­bel, Ar­go…) aca­ba de pre­sen­tar un im­pac­tan­te cor­to ti­tu­la­do Li­ke­ness, con Elle Fan­ning co­mo pro­ta­go­nis­ta, cu­yo ar­gu­men­to re­su­me todo lo que sien­ten las per­so­nas anoré­xi­cas. Una ado­les­cen­te se en­cuen­tra en una fies­ta en la que pa­re­ce que todo el mun­do son mo­de­los que han es­cul­pi­do su cuer­po a ba­se de pri­va­cio­nes y pa­sar ham­bre. Acom­ple­ja­da, se me­te en el ba­ño: su piel em­pie­za a agrie­tar­se y de­for­mar­se (es co­mo se ven las per­so­nas anoré­xi­cas en com­pa­ra­ción con el res­to). Llo­ra, vo­mi­ta… y sa­le del ba­ño, don­de se en­cuen­tra con que, pa­ra ella, las per­so­nas de la fies­ta tie­nen aho­ra un as­pec­to ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Ro­dri­go Prie­to ha­bla ya sin ta­pu­jos de­nun­cian­do esa te­rri­ble vi­sión del mun­do ba­sa­da en la com­pa­ra­ción con un ideal inexis­ten­te y fic­ti­cio. Él vi­vió en sus car­nes la con­se­cuen­cia: su hi­ja pa­só por un tras­torno de ali­men­ta­ción. Pe­ro qui­zás lo más es­pe­ran­za­dor no es que se em­pie­ce a de­nun­ciar es­ta au­to­es­ti­ma com­pe­ti­ti­va que obli­ga­ba a mu­chas per­so­nas a so­me­ter a su cuer­po a tor­tu­ras. Lo in­tere­san­te es que ca­da vez se ha­bla más de otras for­mas de con­ce­bir la sa­lud y el cuer­po. Un ejem­plo es la can­tan­te, mo­de­lo y so­cial me­dia ma­na­ger Lydia Pe­ters. Ella man­tie­ne un blog de gran éxi­to en el que ha­bla con na­tu­ra­li­dad de aque­llos que, “a pe­sar de no que­rer amol­dar­nos a los pa­tro­nes es­que­lé­ti­cos, que­re­mos lu­cir nues­tro oron­do pal­mi­to en los es­pa­cios pú­bli­cos”. Es una de las –ca­da vez más abun­dan­tes– blo­gue­ras XL que se han re­be­la­do con­tra la ti­ra­nía de la es­té­ti­ca ca­da­vé­ri­ca y que plan­tean que no tie­ne sen­ti­do sa­cri­fi­car la sa­lud y re­nun­ciar al he­do­nis­mo por un ima­gi­na­rio ideal de be­lle­za.

¿Asis­ti­mos al fi­nal de la cul­tu­ra de la anore­xia?

Mo­de­los en un des­fi­le del di­se­ña­dor Fé­lix Reyna en el Bar­ce­lo­na 080

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.