NA­VI­DAD

La Vanguardia - ES - - CREAR - Ilus­tra­ción Raúl

Cer­ca de mi es­tu­dio de­be de ha­ber una clí­ni­ca gi­ne­co­ló­gi­ca, por­que me cru­zo muy fre­cuen­te­men­te con mu­je­res a pun­to de ser ma­dres. Me con­mue­ve ver el an­dar so­lem­ne que el em­ba­ra­zo im­po­ne. Y quie­ro de­di­car­les es­te ar­tícu­lo ce­le­bran­do la na­ti­vi­dad de sus be­bés. La Na­vi­dad ha per­di­do gran par­te de su sig­ni­fi­ca­do re­li­gio­so, pe­ro po­dría­mos dar­le uno es­pi­ri­tual. En­tien­do por es­pi­ri­tual todo lo que la in­te­li­gen­cia ha crea­do pa­ra in­ten­tar trans­cen­der sus li­mi­ta­cio­nes. So­mos se­res fi­ni­tos so­ñan­do con lo in­fi­ni­to, con una reali­dad más be­lla, más jus­ta, con más sen­ti­do. Mu­chas ve­ces he com­pa­ra­do la in­te­li­gen­cia hu­ma­na con el ba­rón de Mün­chau­sen, per­so­na­je de la pi­ca­res­ca ale­ma­na, que al caer en un pan­tano se sa­có de él ti­rán­do­se ha­cia arri­ba de los pe­los. Eso es, pa­ra mí, el es­pí­ri­tu: el es­fuer­zo de unos ani­ma­les lis­tos por con­ver­tir­se en al­go más va­lio­so.

ES­PI­RI­TUAL ES LO QUE IN­VEN­TA­MOS PA­RA ROM­PER

LÍ­MI­TES: SO­MOS SE­RES FI­NI­TOS QUE SUE­ÑAN CON LO IN­FI­NI­TO

Las matemáticas, la poe­sía, la mú­si­ca, las re­li­gio­nes, la éti­ca son crea­cio­nes es­pi­ri­tua­les. ¿Por qué de­be­ría­mos fes­te­jar una fies­ta del na­ci­mien­to? ¿Qué es lo que na­ce? Hay dos po­si­bles res­pues­tas: (1) una cría de ma­mí­fe­ro, (2) una per­so­na. La pri­me­ra es una res­pues­ta cien­tí­fi­ca. La se­gun­da, es­pi­ri­tual. No de­be­mos pre­ci­pi­tar­nos, por­que la con­tes­ta­ción nos obli­ga a mu­cho. Si de­ci­mos lo pri­me­ro, es­ta­mos en ple­na na­tu­ra­le­za. Y ahí no hay de­re­chos, por eso es tan erró­neo ha­blar de de­re­chos na­tu­ra­les. El dé­bil no tie­ne de­re­chos fren­te al fuer­te. En cam­bio, si de­ci­mos que quien na­ce es una per­so­na, afir­ma­mos nues­tra de­ci­sión de vi­vir por en­ci­ma de la na­tu­ra­le­za. Es­ta­mos di­cien­do que ha na­ci­do un mi­núscu­lo ser do­ta­do de dig­ni­dad. El con­cep­to de dig­ni­dad no es cien­tí­fi­co. Pa­ra la fi­sio­lo­gía so­mos pri­ma­tes con un cerebro muy evo­lu­cio­na­do. Dig­ni­dad per­te­ne­ce a otra es­fe­ra. No a la de lo que hay (la na­tu­ra­le­za y sus le­yes im­pla­ca­bles), sino a la es­fe­ra de lo que se­ría bueno que hu­bie­ra. Es­to no es una ilu­sión, sino un pro­yec­to. Al­go muy pre­ca­rio, que só­lo se man­tie­ne si lo man­te­ne­mos. Si ne­ga­mos, en vir­tud de un po­si­ti­vis­mo cien­tí­fi­co o uti­li­ta­rio, la ener­gía es­pi­ri­tual que ani­ma el Gran Pro­yec­to Éti­co de la hu­ma­ni­dad, vol­ve­re­mos a la ley del más fuer­te. No es im­po­si­ble que ese co­lap­so es­pi­ri­tual su­ce­da, por­que ha ocu­rri­do otras ve­ces. Pa­ra que el re­cién na­ci­do vea la luz en el or­be de la dig­ni­dad de­be­mos con­si­de­rar­nos im­pli­ca­dos en su suer­te. El re­cién na­ci­do es res­pon­sa­bi­li­dad de sus pa­dres, pe­ro sub­si­dia­ria­men­te, tam­bién de to­da la so­cie­dad. Por eso, de­be­mos cui­dar­le co­mo si fue­ra nues­tro y pen­sar nues­tro fu­tu­ro des­de la in­fan­cia. El ni­ño pue­de te­ner bue­na o ma­la suer­te al na­cer. Una de­fi­ni­ción ele­men­tal pe­ro ver­da­de­ra de la jus­ti­cia po­dría ser: evi­tar que la suer­te ten­ga de­ma­sia­da im­por­tan­cia en nues­tras vi­das. A to­dos las ideo­lo­gías po­lí­ti­cas les so­me­to a un test en nom­bre de la in­fan­cia. Han de res­pon­der a: ¿có­mo pien­sa que de­be­ría ser el mun­do en el que nues­tros ni­ños van a vi­vir? Es­cri­bo es­te ar­tícu­lo sen­ta­do en una te­rra­za, aco­gi­do por un cá­li­do sol in­ver­nal. Pa­san dos fu­tu­ras ma­más. Me gus­ta­ría de­cir­les que es­toy es­cri­bien­do so­bre ellas. Es­te es mi ch­rist­mas pa­ra to­dos us­te­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.