El me­jor tra­ta­mien­to de be­lle­za

La prác­ti­ca re­gu­lar de ejer­ci­cio fí­si­co qui­zá sea el me­jor tra­ta­mien­to es­té­ti­co na­tu­ral: un me­jor co­lor y tex­tu­ra de piel y ca­be­llo, me­nos arru­gas, me­nos ce­lu­li­tis y va­ri­ces, cuer­po más es­ti­li­za­do o me­nos so­bre­pe­so son al­gu­nos de los efec­tos po­si­bles

La Vanguardia - ES - - CREAR - Tex­to May­te Rius

“Es­tá de­mos­tra­do que una so­la se­sión de ejer­ci­cio ya ha­ce que te sien­tas más gua­po, me­jo­ra la per­cep­ción que tie­nes de tu cuer­po; la ra­zón po­si­ble­men­te es­té en la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas, que ha­ce que te en­cuen­tres me­jor, te sien­tas más con­ten­to, más a gus­to con tu cuer­po y te veas más be­llo”, afir­ma Car­lo­ta To­rrents, pro­fe­so­ra del Ins­ti­tut d’Edu­ca­ció Fí­si­ca de Ca­ta­lun­ya, pa­ra jus­ti­fi­car la cre­cien­te ten­den­cia a vin­cu­lar el ejer­ci­cio con el atrac­ti­vo fí­si­co y la be­lle­za. Si, co­mo se sue­le de­cir, la ca­ra es el es­pe­jo del al­ma, a na­die le de­be­ría ex­tra­ñar es­ta vin­cu­la­ción, pues­to que los be­ne­fi­cios del ejer­ci­cio so­bre la sa­lud fí­si­ca y men­tal es­tán cons­ta­ta­dos y ha­ce tiem­po que se re­ce­ta co­mo el me­jor an­tí­do­to con­tra el en­ve­je­ci­mien­to. De en­tra­da, hay una re­la­ción muy cla­ra en­tre ac­ti­vi­dad fí­si­ca y obe­si­dad, que es un pro­ble­ma de sa­lud pe­ro tam­bién es­té­ti­co. En se­gun­do lu­gar, el atrac­ti­vo fí­si­co tie­ne mu­cho que ver con la pos­tu­ra cor­po­ral y si uno de­ja de pa­sar el día sen­ta­do fren­te a la me­sa de tra­ba­jo o el te­le­vi­sor y to­ni­fi­ca su mus­cu­la­tu­ra se­gu­ro que su pos­tu­ra es más abier­ta, más es­ti­ra­da, trans­mi­te más se­gu­ri­dad, y ade­más la ro­pa le sien­ta me­jor. Y si los múscu­los de de­ba­jo de la piel tie­nen me­jor tono, es ló­gi­co que es­ta luz­ca más. Pe­ro más allá de fa­ci­li­tar un me­jor por­te y as­pec­to, el im­pac­to que el ejer­ci­cio fí­si­co tie­ne so­bre el or­ga­nis­mo y los pro­ce­sos in­ter­nos que des­en­ca­de­na ha­cen que sea una sig­ni­fi­ca­ti­va he­rra­mien­ta co­mo tra­ta­mien­to an­tien­ve­je­ci­mien­to, tra­ta­mien­to an­ti­ce­lu­lí­ti­co, tra­ta­mien­to re­mo­de­la­dor, tra­ta­mien­to der­ma­to­ló­gi­co o tra­ta­mien­to ca­pi­lar, en­tre otros. En­tre las vir­tu­des es­té­ti­cas que se le atri­bu­yen fi­gu­ran un me­jor co­lor y tex­tu­ra de la piel, una me­jo­ra de la apa­rien­cia del ac­né, una re­duc­ción de la ce­lu­li­tis y las va­ri­ces, una me­nor hin­cha­zón de las pier­nas, un re­tra­so en la apa­ri­ción de arru­gas, me­nor so­bre­pe­so… Luis Mi­guel Ló­pez Mo­ja­res, mé­di­co es­pe­cia­lis­ta en fi­sio­lo­gía del ejer­ci­cio y pro­fe­sor de la Uni­ver­si-

UNA ME­JOR CIR­CU­LA­CIÓN MO­VI­LI­ZA LAS GRA­SAS Y ME­JO­RA PIEL Y CA­BE­LLO MAN­TE­NER UN PE­SO CONS­TAN­TE RE­DU­CE LA FLA­CI­DEZ Y LAS ARRU­GAS

dad Eu­ro­pea de Ma­drid, sub­ra­ya que, más allá de es­pe­cu­la­cio­nes so­bre efec­tos es­té­ti­cos con­cre­tos, lo que con­si­gue el ejer­ci­cio es que el or­ga­nis­mo es­té en las con­di­cio­nes más sa­nas po­si­bles –lo cual pue­de ser en mu­chos ca­sos si­nó­ni­mo de más be­lle­za–, y que la ra­zón es­tá en unas sus­tan­cias que li­be­ran los múscu­los cuan­do se con­traen (mio­qui­nas) y en la cons­ta­ta­ción de que las per­so­nas con ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar man­tie­nen una ma­yor lon­gi­tud de los te­ló­me­ros que pro­te­gen los ge­nes. “La prác­ti­ca re­gu­lar de ejer­ci­cio es una gran he­rra­mien­ta pa­ra en­ve­je­cer me­jor y en­con­trar­nos más bien por­que la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca ha de­mos­tra­do que las mio­qui­nas tie­nen efec­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios y an­ti­oxi­dan­tes, re­du­cen la ma­sa gra­sa vis­ce­ral (la más pe­li­gro­sa), me­jo­ran la vas­cu­la­ri­za­ción, el me­ta­bo­lis­mo, el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so y la ca­li­dad del sue­ño; mien­tras que dis­po­ner de unos te­ló­me­ros más lar­gos pro­te­ge con­tra en­fer­me­da­des cró­ni­cas in­va­li­dan­tes”, ex­pli­ca. Son al­gu­nos de es­tos efec­tos bio­ló­gi­cos los que pue­den jus­ti­fi­car los be­ne­fi­cios es­té­ti­cos que a me­nu­do se re­la­cio­nan con el ejer­ci­cio. Por­que una me­jor cir­cu­la­ción san­guí­nea fa­ci­li­ta un me­jor co­lor y ca­li­dad de la piel y del ca­be­llo, pe­ro tam­bién una ma­yor mo­vi­li­za­ción de las gra­sas, una me­nor re­ten­ción de lí­qui­dos o me­nos ries­go de va­ri­ces, por ejem­plo. Es­tá com­pro­ba­do, ade­más, que el ejer­ci­cio me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, dis­mi­nu­ye la se­cre­ción de in­su­li­na y me­jo­ra el rit­mo in­tes­ti­nal, y to­das es­tas reac­cio­nes pue­den te­ner cier­ta co­rre­la­ción a ni­vel es­té­ti­co y apro­ve­char­se co­mo tra­ta­mien­to de be­lle­za. Tra­ta­mien­to an­ti­obe­si­dad “Un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo es ne­ce­sa­rio pa­ra evi­tar en­gor­dar, lo mis­mo que lo es pa­ra man­te­ner de for­ma in­de­fi­ni­da el pe­so sa­lu­da­ble una vez con­se­gui­do; y si uno es obe­so, el ejer­ci­cio mo­du­la­do es una par­te fun­da­men­tal en las fa­ses de adel­ga­za­mien­to pa­ra ir ha­bi­tuan­do el cuer­po a ello y lo­grar que cuan­do la per­so­na se apro­xi­ma ya al pe­so sa­lu­da­ble sea ca­paz de man­te­ner una ru­ti­na de ac­ti­vi­dad pa­ra siem­pre”, apun­ta Ló­pez. Y sub­ra­ya que en las pri­me­ras fa­ses de adel­ga­za­mien­to es im­por­tan­te in­cluir ejer­ci­cios de fuer­za por­que las die­tas ba­jas en ca­lo­rías ha­cen que re­duz­ca­mos gra­sas pe­ro tam­bién ma­sa mus­cu­lar, y con­vie­ne com­pen­sar es­ta pér­di­da. “Du­ran­te mu­chos años se pen­só que lo me­jor pa­ra re­du­cir te­ji­do adi­po­so era el en­tre­na­mien­to ae­ró­bi­co (co­rrer, mon­tar en bi­ci, na­dar, bai­lar…) pe­ro lue­go se ha de­mos­tra­do que el en­tre­na­mien­to de fuer­za tie­ne más efec­to por­que si­gues que­man­do gra­sas des­pués del ejer­ci­cio, du­ran­te los pe­rio­dos de re­cu­pe­ra­ción”, co­men­ta la pro­fe­so­ra To­rrents. Y ex­pli­ca que el ejer­ci­cio fa­ci­li­ta que lle­gue más cir­cu­la­ción san­guí­nea a los te­ji­dos adi­po­sos, lo que ha­ce que se mo­vi­li­cen las gra­sas y es­tas pue­dan ser uti­li­za­das pa­ra el pro­ce­so me­ta­bó­li­co de los múscu­los. Pe­ro ad­vier­te que, cuan­do lo que se bus­ca es adel­ga­zar y re­du­cir gra­sa, el ejer­ci­cio ha de ir acom­pa­ña­do siem­pre de una die­ta “por­que des­pués del ejer­ci­cio tie­nes más ham­bre”. Por su par­te, Ra­mon Gri­malt, der­ma­tó­lo­go ma­ra­to­niano y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­tat de Bar­ce­lo­na (UB) y de la Uni­ver­si­tat In­ter­na­cio­nal de Ca­ta­lun­ya (UIC), en­fa­ti­za la im­por­tan­cia del ejer­ci­cio pa­ra man­te­ner un pe­so y vo­lu­men cons­tan­te y re­du­cir el ries­go de arru­gas y de fla­ci­dez en la piel que van aso­cia­dos a los cam­bios sú­bi­tos de pe­so. Tra­ta­mien­to der­ma­to­ló­gi­co Gri­malt ase­gu­ra que cuan­do uno man­tie­ne un buen tono de los múscu­los que hay de­ba­jo de la piel es­ta en­ve­je­ce me­jor, se es­tro­pea me­nos y se re­cu­pe­ra me­jor en ca­so de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas, de em­ba­ra­zos, et­cé­te­ra. Por otra par­te, si au­men­ta la ma­sa mus­cu­lar la piel se mues­tra más li­sa y ter­sa, me­nos flá­ci­da, y co­mo el ejer­ci­cio es­ti­mu­la la cir­cu­la­ción san­guí­nea, una ma­yor oxigenación fa­vo­re­ce la lle­ga­da de nu­trien­tes a las cé­lu­las y la eli­mi­na­ción de toxinas, de for­ma que me­jo­ra la to­na­li­dad, el co­lor de la piel. El doc­tor Ló­pez reite­ra que la cla­ve es­tá de nue­vo en las mio­qui­nas que li­be­ran los múscu­los, que mo­di­fi­can la vas­cu­la­ri­za­ción de los te­ji­dos y tie­nen efec­tos an­ti­oxi­dan­tes. Por otra par­te, al­gu­nos es­tu­dios in­di­can que el ejer­ci­cio ayu­da a pre­ser­var el co­lá­geno, el com­po­nen­te más abun­dan­te de la piel y que evi­ta la fla­ci­dez y otros sín­to­mas de en­ve­je­ci­mien­to. La ra­zón, ex­pli­can, es que el ejer­ci­cio re­du­ce los ni­ve­les de in­su­li­na, mien­tras que cuan­do la in­su­li­na es­tá al­ta se es­ti­mu­la un gru­po de en­zi­mas que des­tru­yen el co­lá­geno. Pe­ro los der­ma­tó­lo­gos ad­vier­ten que la prác­ti­ca ha­bi­tual de deportes al ai­re li­bre tam­bién con­lle­va una ma­yor ex­po­si­ción a los efec­tos del cli­ma so­bre la piel y eso pue­de im­pli­car un ma­yor en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo. “Si se en­tre­na seis días a la se­ma­na dos ho­ras dia­rias ex­po­nién­do­se al sol, al vien­to, a la hu­me­dad, al pol­vo, a la po­lu­ción y al ro­ce se es­tro­pea­rá más la piel, ten­drá más arru­gas y man­chas”, que si no se ex­po­ne al sol y a las in­cle­men­cias cli­ma­to­ló­gi­cas, des­ta­ca Gri­malt. Y sub­ra­ya que la me­jor ma­ne­ra de pa­liar ese ries­go es uti­li­zar pro­tec­to­res so­la­res pa­ra la piel y que no irri­ten los ojos, cu­brir­se con una go­rra y ves­tir­se con te­ji­dos téc­ni­cos con un buen fil­tro so­lar. Tra­ta­mien­to an­ti­ce­lu­lí­ti­co “La prác­ti­ca re­gu­lar de ejer­ci­cio es el me­jor tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo y de me­jo­ra de la ce­lu­li­tis que hay”, afir­ma Gri­malt. De en­tra­da, las mio­qui­nas me­jo­ran el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar y mo­vi­li­zan y re­du­cen la gra­sa vis­ce­ral. Pe­ro ade­más, una cir­cu­la­ción más ac­ti­va y una ma­yor oxigenación per­mi­ten eli­mi­nar me­jor los desechos de los te­ji­dos, y la con­trac­ción mus­cu­lar es­ti­mu­la, de for­ma in­di­rec­ta, el dre­na­je lin­fá­ti­co, lo que re­du­ce la hin­cha­zón y re­ten­ción de lí­qui­dos, so­bre todo en las pier­nas. Di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses ha­blan de la re­la­ción en­tre ejer­ci­cio fí­si­co re­gu­lar y me­nos ce­lu­li­tis y la atri­bu­yen a una ma­yor ca­pa­ci­dad res­pi­ra­to­ria, un me­nor es­trés, la mo­vi­li­za­ción de gra­sas y la ma­yor fir­me­za de la piel. Cuan­do lo que se bus­ca es com­ba­tir la ce­lu­li­tis, la re­co­men­da­ción de los ex­per­tos es com­bi­nar ejer­ci­cio ae­ró­bi­co y de to­ni­fi­ca­ción con en­tre­na­mien­tos de fuer­za. Tra­ta­mien­to ca­pi­lar Co­mo ocu­rre con la piel, una me­jor cir­cu­la­ción san­guí­nea por la prác­ti­ca de ejer­ci­cio se re­la­cio­na con una me­jor to­na­li­dad, sua­vi­dad y bri­llo del ca­be­llo. Y la me­jo­ra de los ni­ve­les de es­trés tam­bién con­tri­bu­ye a un me­jor as­pec­to ca­pi­lar. Pe­ro Ra­mon Gri­malt ad­vier­te que el pe­lo de quie­nes prac­ti­can ha­bi­tual­men­te de­por­te tam­bién es­tá más cas­ti­ga­do por­que es­tá más en con­tac­to con el vien­to, el pol­vo, el sol y el agua, y por­que, ade­más, los de­por­tis­tas sue­len la­var­lo más a me­nu­do y ese ma­yor ro­ce y la­va­dos se acu­mu­lan y el pe­lo se des­gas­ta an­tes. “La sa­lud del ca­be­llo no em­peo­ra, pe­ro el as­pec­to, so­bre todo de las pun­tas, a ve­ces sí”, co­men­ta.

Tra­ta­mien­to re­mo­de­la­dor El ejer­ci­cio, en es­pe­cial si se tra­ta de yoga, pi­la­tes u otras dis­ci­pli­nas cen­tra­das en el ab­do­men, los glú­teos y la zo­na lum­bar, con­tri­bu­ye a to­ni­fi­car las ca­de­nas mus­cu­la­res y con ello a mo­de­lar el cuer­po y me­jo­rar la pos­tu­ra. No obs­tan­te, Car­lo­ta To­rrents ad­vier­te que la es­té­ti­ca es muy sub­je­ti­va: “El ejer­ci­cio te pue­de mo­de­lar el cuer­po de di­fe­ren­tes for­mas, por­que pue­des sim­ple­men­te to­ni­fi­car al­gu­nos gru­pos mus­cu­la­res o bien bus­car un cuer­po con un vo­lu­men mus­cu­lar muy im­por­tan­te, co­mo los cul­tu­ris­tas”. El doc­tor Gri­malt, por su par­te, aler­ta que des­de el pun­to de vis­ta de la piel no es bue­na idea prac­ti­car un ejer­ci­cio muy in­ten­so de má­qui­nas: “En la con­sul­ta ve­mos a mu­chos jó­ve­nes que desa­rro­llan es­trías por ex­ce­so de de­sa­rro­llo mus­cu­lar, so­bre todo en las zo­nas del­toi­dea y lum­bar; por otra par­te, cuan­do es­tas per­so­nas de­jan de prac­ti­car un ejer­ci­cio in­ten­so pier­den ma­sa mus­cu­lar y su piel en­ve­je­ce peor, con mu­cha fla­ci­dez”. Tra­ta­mien­to an­ties­trés Luis Mi­guel Ló­pez ase­gu­ra que en­tre los efec­tos pro­ba­dos del ejer­ci­cio es­tá la me­jo­ra del fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so y, en con­cre­to, del ni­vel de es­trés, de la ca­li­dad del sue­ño y de la ac­ti­vi­dad se­xual. Y un me­nor es­trés y me­jor des­can­so sig­ni­fi­ca siem­pre un me­jor as­pec­to fí­si­co, me­nos oje­ras y una piel más re­la­ja­da. Por el con­tra­rio, el es­trés se re­la­cio­na con un ma­yor ries­go de so­bre­pe­so, ac­né y caí­da del ca­be­llo, en­tre otras cues­tio­nes. Tra­ta­mien­to an­ti­ac­né Al­gu­nos es­tu­dios re­la­cio­nan el ejer­ci­cio con una me­jo­ra del as­pec­to del ac­né de­bi­do a la dis­mi­nu­ción de la se­cre­ción de in­su­li­na y a cier­tas pro­pie­da­des an­ti­bió­ti­cas del su­dor. No obs­tan­te, los der­ma­tó­lo­gos ad­vier­ten que si no se to­man pre­cau­cio­nes y se lim­pia y se­ca bien la piel des­pués de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, la mez­cla de su­dor y ca­lor pue­de agra­var los pro­ble­mas de ac­né. Tra­ta­mien­to an­ti­va­ri­ces La me­jo­ra de la cir­cu­la­ción san­guí­nea que im­pli­ca el ejer­ci­cio con­lle­va un me­nor ries­go de va­ri­ces. Ex­pli­can los ex­per­tos que por una par­te au­men­ta la can­ti­dad de san­gre que ex­pul­sa el co­ra­zón en ca­da la­ti­do y, por otra, se in­cre­men­ta la elas­ti­ci­dad de los va­sos san­guí­neos y se fa­ci­li­ta el re­torno de la san­gre des­de las pier­nas. Tra­ta­mien­to an­ti­es­tre­ñi­mien­to Otro de los be­ne­fi­cios es­té­ti­cos atri­bui­dos a la prác­ti­ca re­gu­lar de ejer­ci­cio tie­ne que ver con su ca­pa­ci­dad pa­ra me­jo­rar el rit­mo in­tes­ti­nal y evi­tar el es­tre­ñi­mien­to. Ex­pli­can al­gu­nos ex­per­tos que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca au­men­ta las con­trac­cio­nes de la pa­red in­tes­ti­nal y dis­mi­nu­ye el tiem­po que tar­dan los desechos en pa­sar por el in­tes­tino, de mo­do que se acu­mu­lan me­nos toxinas en el or­ga­nis­mo y con ello dis­mi­nu­ye el ries­go de al­gu­nas erup­cio­nes cu­tá­neas (gra­nos, ac­né…) y tam­bién de hin­cha­zón ab­do­mi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.