QUE­RER ME­NOS, PE­RO ME­JOR

La Vanguardia - ES - - SI PUEDES -

PRE­GUN­TA | Es­ti­ma­do Ra­mi­ro, des­de ha­ce año y me­dio es­toy ca­sa­do. La evo­lu­ción del ma­tri­mo­nio ha si­do tor­tuo­sa: ella es ex­cep­cio­nal pe­ro so­mos mun­dos opues­tos en con­vi­ven­cia. Ella tie­ne 44 años es in­de­pen­dien­te y con una vi­da lle­na de amar­gas vi­ven­cias. Yo ten­go 51 años y una vi­da mo­nó­to­na y sim­ple. No he po­di­do ha­cer­la fe­liz por mi ca­rác­ter con­tro­la­dor. A ello su­ma­mos la pre­sen­cia de su in­do­ma­ble hi­jo de 8 años. Ha­ce dos me­ses nos se­pa­ra­mos pa­ra di­vor­ciar­nos y he co­no­ci­do a otra mu­jer (viu­da) que me ha apor­ta­do paz y mu­cho amor. Pe­ro aho­ra es­toy des­cu­brien­do al­go que no ha­bía apre­cia­do en mi esposa y que tam­po­co ella me ha­bía de­mos­tra­do: el amor que sien­te por mí. Des­de que es­ta­mos se­pa­ra­dos he com­pro­ba­do lo mu­cho que ha llo­ra­do y ha desea­do de­jar de vi­vir. Cuan­do nos en­con­tra­mos

HAY QUE AMAR SIN EXI­GEN­CIAS NI RE­PRO­CHES, Y PO­NER ALAS DE LI­BER­TAD A LA OTRA PER­SO­NA

su ca­ra re­fle­ja ilu­sión. Yo es­toy con­fu­so en­tre co­men­zar una nue­va vi­da y per­der a mi esposa. No se tra­ta de ju­gar con dos per­so­nas, eso nun­ca lo voy a ha­cer, sino to­mar la me­jor de­ci­sión po­si­ble. Gracias. LUIS JA­VIER

RES­PUES­TA | Es­tas si­tua­cio­nes son muy do­lo­ro­sas pues crean una amar­ga di­vi­sión del yo y mu­cha des­di­cha, pe­ro hay que te­ner pre­sen­te que una re­la­ción li­bre­men­te ele­gi­da tie­ne que re­sul­tar sa­tis­fac­to­ria y fe­liz y no pa­ra que sea fo­co de amar­gu­ra. No pro­ce­dis­te opor­tu­na­men­te o no su­pis­te ha­cer­lo con tu mu­jer, al ser con­tro­la­dor y des­con­fia­do aña­dis­te más con­flic­to a la re­la­ción. No erais fe­li­ces y os ha­cíais da­ño. Siem­pre lo di­go: hay que sa­ber asir y sa­ber sol­tar. Es cier­to y no una ex­cu­sa que hay in­com­pa­ti­bi­li­da­des en las pa­re­jas que al fi­nal las ha­cen im­po­si­bles. Ten­drás que to­mar una de­ter­mi­na­ción, pe­ro ya, y des­de lue­go si op­tas por la mu­jer con la que aho­ra es­tás, dos co­sas me per­mi­to apun­tar­te: una, dí­se­lo a tu mu­jer lo an­tes po­si­ble, por­que mu­chas ve­ces “la es­pe­ran­za es el in­fierno” y es me­jor que no ten­ga ex­pec­ta­ti­vas que le si­gan per­tur­ban­do; otra, no co­me­tas los mis­mos erro­res con la per­so­na que es­tás aho­ra y evi­ta la des­con­fian­za y esa ne­ce­si­tad del ego por con­tro­lar a las otras per­so­nas. Ha­bría que apren­der del “quié­re­me me­nos, pe­ro trá­ta­me me­jor”. No só­lo es que­rer, sino que­rer bien, sin re­pro­ches ni exi­gen­cias, po­nien­do alas de li­ber­tad a la otra per­so­na y no gri­lle­tes. Es co­mún enamo­rar­se de al­guien y que du­ran­te la pri­me­ra fa­se todo va­ya bien. Lue­go, con el tiem­po, in­clu­so po­de­mos ver inade­cua­do aque­llo por lo que nos enamo­ra­mos de una per­so­na y co­mien­za a fun­cio­nar el per­ver­so me­ca­nis­mo de los de­re­chos ad­qui­ri­dos, esa ten­den­cia a que la otra per­so­na vi­va nues­tros sue­ños, mo­ti­va­cio­nes y de­seos. En su­ma, ten­drás que to­mar la res­pon­sa­bi­li­dad de tus ac­tos y de sus con­se­cuen­cias, pe­ro una vez to­ma­da una de­ter­mi­na­ción, dá­se­la a co­no­cer a tu mu­jer y a la per­so­na con quien es­tás, evi­tan­do aña­dir su­fri­mien­to. Tam­po­co pue­des pres­cin­dir de és­ta por pie­dad a tu mu­jer: esa es la “pie­dad pe­li­gro­sa” que a la lar­ga cau­sa más do­lor.

Ilus­tra­ción Pablo Amargo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.