LAS GA­FAS DE NA­TA­LIA MI­LLÁN

Len­te­jue­las en ‘Ca­ba­ret’ y ‘Chica­go’, lu­to en ‘Cin­co ho­ras con Ma­rio’, se­ries co­mo ‘El internado’, tra­ba­jos con Gar­ci o Mi­ró... An­te us­te­des una ac­triz de lo más ver­sá­til... y des­pis­ta­da. Por eso lle­va tan­tos pa­res de ga­fas, nun­ca los en­cuen­tra

La Vanguardia - ES - - SI PUEDES -

Esa no­che Car­men se la va a pa­sar en­te­ra ve­lan­do a su ma­ri­do, muer­to, re­pro­chán­do­le que si era así o asá, pen­sa­ba tal co­sa o tal otra, ha­bía he­cho o de­ja­do de ha­cer, re­cor­dan­do epi­so­dios de la vi­da com­par­ti­da y rea­li­zan­do con­fe­sio­nes. A tra­vés de su mo­nó­lo­go­diá­lo­go va di­bu­jan­do un re­tra­to de las dos Es­pa­ñas de los años se­sen­ta, en ple­na dic­ta­du­ra. “En un mo­men­to de la obra, Car­men So­ti­llo o Men­chu, co­mo la lla­man, se po­ne las ga­fas en la ca­be­za, co­mo si fue­ran una dia­de­ma, y se le ol­vi­da que las lle­va. Y al po­co se pre­gun­ta: “¿Pe­ro y mis ga­fas? ¿Dón­de las he pues­to? No las en­cuen­tro. Y eso es tan mío…”, re­co­no­ce en­tre ri­sas la ac­triz ma­dri­le­ña Na­ta­lia Mi­llán (Ma­drid, 1969), que en­car­na por ter­ce­ra tem­po­ra­da a la pro­ta­go­nis­ta de Cin­co ho­ras con Ma­rio, no­ve­la de Mi­guel De­li­bes con­si­de­ra­da una de las obras prin­ci­pa­les de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la con­tem­po­rá­nea. Tras es­tre­nar­la en Va­lla­do­lid, pa­sar por Ma­drid y Bar­ce­lo­na, Car­men “y el muer­to” si­guen de gi­ra por Es­pa­ña. En to­das esas vuel­tas, idas y ve­ni­das, que son mu­chas me­nos de las que la ac­triz desea­ría –“en casa, sin tra­ba­jar, nos pa­sa­mos aho­ra más tiem­po en casa del que qui­sié­ra­mos”– al me­nos lle­va en­tre el bol­so y la ma­le­ta cin­co o seis pa­res de len­tes: las de la far­ma­cia pa­ra leer y otras pa­ra cuan­do se de­ja las de leer de la far­ma­cia; las de sol bue­nas y las de los chi­nos pa­ra cuan­do no en­cuen­tra las bue­nas; in­clu­so unas de su pa­re­ja. “A la gen­te sue­le ha­cer­le mu­cha gra­cia que siem­pre lle­ve un par de ga­fas, unas col­gan­do o en­gan­cha­das a la ca­mi­se­ta y otras en la ca­be­za. Y aún así, nun­ca sé dón­de las ten­go”. Tam­bién tie­ne unas muy cu­rio­sas que le hi­zo un com­pa­ñe­ro, Santi Pe­llo, des­pués de ver las pe­ri­pe­cias de Mi­llán pa­ra tra­tar de re­pa­sar el guión mien­tras la ma­qui­lla­ban. “Si lle­vo ga­fas, mo­les­tan a las pe­lu­que­ras y ma­qui­lla­do­ras, así que Santi co­gió unas vie­jas, les qui­tó las pa­ti­llas y les pu­so una ca­de­ni­ta. Así me las pue­do col­gar del cue­llo y re­pa­sar mis fra­ses mien­tras aca­bo de pre­pa­rar­me”. Sus enor­mes ojos os­cu­ros, su son­ri­sa fran­ca y tí­mi­da, y su ele­gan­cia en ca­da pe­que­ño ges­to, en ca­da po­se, cuan­do ha­bla, re­cuer­dan a las gran­des ac­tri­ces mu­sas del ce­lu­loi­de de me­dia­dos de si­glo pa­sa­do. Au­drey Hep­burn, Gra­ce Kelly, In­grid Berg­man. Con ele­gan­cia y mu­cho ar­te es ca­paz de en­fun­dar­se en len­te­jue­las y boas de plu­ma pa­ra pro­ta­go­ni­zar Chica­go o Ca­ba­ret, de en­car­nar a la hi­ja del mer­ca­der ju­dío ve­ne­ciano de Sha­kes­pea­re o de en­can­di­lar a la pe­que­ña pan­ta­lla, en se­ries co­mo Un pa­so ade­lan­te o El internado, y a la gran pan­ta­lla ba­jo las ór­de­nes de José Luis Gar­ci o de Pi­lar Mi­ró. “Ser ac­tor o ac­triz es eso. Po­der cam­biar de piel, de ca­ra, de nom­bre, de tra­je, de his­to­ria, de épo­ca, de es­ce­na­rio. Esa es la esen­cia de la ac­tua­ción y yo ten­go la gran suer­te de que no es­toy en­ca­si­lla­da, lo que me per­mi­te ex­plo­rar di­fe­ren­tes te­rri­to­rios, que es una de las co­sas que más me apa­sio­na”, cuen­ta la ar­tis­ta ma­dri­le­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.