Saludos cor­dia­les

Dar­se la mano es un ges­to ca­si uni­ver­sal, do­ta­do de una fuer­te car­ga sim­bó­li­ca. Pe­ro es­ta fór­mu­la ni es siem­pre acep­ta­da ni la más desea­ble, se­gún los paí­ses. Be­sos, abra­zos o re­ve­ren­cias son otras de las mu­chas op­cio­nes po­si­bles pa­ra in­ter­cam­biar saludos

La Vanguardia - ES - - SI PUEDES - Tex­to Pier­gior­gio M. San­dri

El sa­lu­do es el re­fle­jo de la cul­tu­ra a que per­te­ne­ce el ser hu­mano. Ca­da país tie­ne sus có­di­gos, sus nor­mas. Y cuan­do se via­ja, la re­gla no es­cri­ta di­ce que el vi­si­tan­te ha de se­guir las cos­tum­bres del lu­gar. Pe­ro no siem­pre es fá­cil adap­tar­se. La reali­dad nos ofre­ce ejem­plos a dia­rio de equi­vo­ca­cio­nes y ma­len­ten­di­dos en el mo­men­to de in­ter­cam­biar saludos. Unas me­te­du­ras de pa­ta pro­ta­go­ni­za­das in­clu­so por man­da­ta­rios con am­plia ex­pe­rien­cia, pe­se a con­tar con ase­so­res, di­plo­má­ti­cos y con­se­je­ros. Un ca­so que dio mu­cho que ha­blar en Es­pa­ña fue el del pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, que en oca­sión de su en­cuen­tro con el emperador de Ja­pón el año pa­sa­do, no hi­zo la re­ve­ren­cia de ri­gor. El ol­vi­do cau­só un gran re­vue­lo, lo que al­gu­nos lla­ma­rían in­ci­den­te di­plo­má­ti­co. A su vez, el ex­pre­si­den­te fran­cés Ni­co­las Sar­kozy, en oca­sión de un via­je a Chi­na, abra­zó al pre­si­den­te Hu Jin­tao, un ges­to que en ese país asiá­ti­co es muy mal vis­to. Y Sil­vio Ber­lus­co­ni lle­gó a irri­tar a la reina de In­gla­te­rra, por­que gri­tó en voz de­ma­sia­do al­ta en una cum­bre in­ter­na­cio­nal en el mo­men­to de sa­lu­dar al pre­si­den­te de EE.UU., Ba­rack Oba­ma. El man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se, por cier­to, tam­bién tu­vo sus des­li­ces. Una vez in­ten­tó be­sar en la me­ji­lla a la premio No­bel bir­ma­na Aung San Suu Kyi, que se mos­tró muy mo­les­ta an­te lo que con­si­de­ró un ex­ce­so de con­fian­za (tác­til). ¿Anéc­do­tas? Só­lo en par­te. Acer­tar al co­mien­zo con las pre­sen­ta­cio­nes (o al fi­nal, con las des­pe­di­das) es un ri­tual im­por­tan­te. Por­que un sa­lu­do co­rrec­to, apar­te de re­pre­sen­tar una for­ma de cor­te­sía y edu­ca­ción, es un ges­to do­ta­do de una fuer­te car­ga sim­bó­li­ca. Bas­te pen­sar en el cé­le­bre apre­tón de mano en Camp Da­vid en­tre Ya­sir Ara­fat e Yitz­hak Ra­bin, que se­lló (lo que pu­do ser) el arran­que del pro­ce­so de paz en Orien­te Me­dio. O cuan­do John F. Ken­nedy apre­tó la mano de su ri­val, Ri­chard Ni­xon, po­nien­do la mano iz­quier­da en­ci­ma, pa­ra de­mos­trar su su­pe­rio­ri­dad. ¿Y qué de­cir del beso en la bo­ca en­tre Leo­nid Brézh­nev y Erich Ho­nec­ker que con­so­li­dó la unión de los paí­ses co­mu­nis­tas de Eu­ro­pa del Es­te en la gue­rra fría? En la al­ta di­plo­ma­cia o en las mi­sio­nes co­mer­cia­les, los res­pon­sa­bles de pro­to­co­lo son los en­car­ga­dos de li­mar as­pe­re­zas y di­fe­ren­cias pa­ra que el en­cuen­tro,

EN ORIEN­TE SE RE­CHA­ZA EL CON­TAC­TO FÍ­SI­CO EN EL SA­LU­DO

en el mo­men­to de sa­lu­dar, sea un éxi­to. Du­ran­te la úl­ti­ma gi­ra asiá­ti­ca del FC Bar­ce­lo­na el pa­sa­do ve­rano se vi­vió un buen ejem­plo de có­mo y cuán­to se lle­ga a ne­go­ciar pa­ra que la for­ma de los saludos no en­tor­pez­can las re­la­cio­nes. El equi­po ca­ta­lán qui­so ofre­cer un re­ga­lo a la prin­ce­sa de Tai­lan­dia, Ubol­ra­trat­cha­gan­ya Si­ri­wat­ta­na Pan­wa­dee. Sin em­bar­go, las cos­tum­bres orien­ta­les del país eran sus­cep­ti­bles de crear al­gún ma­les­tar en la de­le­ga­ción del club. En efec­to, tal co­mo re­la­ta el Mun­do De­por­ti­vo en su cró­ni­ca, se­gún la tra­di­ción, los pre­sen­tes sue­len arro­di­llar­se an­te la pre­sen­cia de la prin­ce­sa. Se tu­vo que ex­pli­car a las au­to­ri­da­des que es­ta con­duc­ta en nues­tra cul­tu­ra se li­mi­ta en las igle­sias y an­te sus sím­bo­los sa­gra­dos y nun­ca an­te per­so­nas ni go­ber­nan­tes, ni si­quie­ra an­te el rey de Es­pa­ña. Al fi­nal, se con­si­guió eli­mi­nar es­ta for­ma­li­dad. Los ju­ga­do­res del Bar­ce­lo­na op­ta­ron por una do­ble re­ve­ren­cia y tam­po­co se des­pi­die­ron, co­mo man­da la nor­ma, ca­mi­nan­do ha­cia atrás. A cam­bio, la prin­ce­sa, en un ges­to inusual, se pre­sen­tó con la ca­mi­se­ta del Ba­rça. Est­her Otero, di­rec­to­ra aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de Pro­to­co­lo de Bar­ce­lo­na (EIP), ase­gu­ra que “en la prác­ti­ca siem­pre se lle­ga a un acuer­do. El ob­je­ti­vo es que ca­da una de las par­tes im­pli­ca­das se sien­ta có­mo­da. Al fi­nal es un te­ma más sen­ci­llo de lo que pa­re­ce”. “No creo que se lle­gue a pro­vo­car un con­flic­to di­plo­má­ti­co o a com­pro­me­ter un ne­go­cio, pe­ro es in­du­da­ble que un sa­lu­do fa­lli­do tie­ne re­per­cu­sio­nes en la ima­gen y pue­de ser in­di­ca­ti­vo de una ac­ti­tud, de en­tra­da, po­co ami­ga­ble”, opi­na Ama­deo Jen­sa­na, di­rec­tor de eco­no­mía y em­pre­sa de Casa Asia. De aquí que de­jar el sa­lu­do en ma­nos de la im­pro­vi­sa­ción pue­de ser arries­ga­do. “Si te equi­vo­cas, em­pie­zas mal. Por­que de­mues­tras que te im­por­ta po­co la per­so­na que tie­nes de­lan­te o que, en todo ca­so, no co­no­ces su cul­tu­ra. Yo creo que so­bre todo a las em­pre­sas les ha­ría fal­ta co­no­cer más las re­glas. Y mu­chos eje­cu­ti­vos se dan cuen­ta de que es al­go ne­ce­sa­rio”, aña­de Otero. Los ma­yo­res ma­len­ten­di­dos se pro­du­cen en­tre

Orien­te y Oc­ci­den­te. Ama­deo Jen­sa­na con­fir­ma que en ese con­ti­nen­te el con­tac­to fí­si­co co­mo for­ma de sa­lu­do es­tá mal vis­to. “Pue­de in­clu­so re­sul­tar cho­can­te o vio­len­to. Las pal­ma­di­tas en la es­pal­da o los be­sos que nos da­mos aquí, allí no se en­tien­den. Tam­bién la dis­tan­cia con la que se ha­bla sue­le ser ma­yor, no­so­tros nos apro­xi­ma­mos más. Has­ta el con­tac­to vi­sual es di­fe­ren­te: fren­te a un oc­ci­den­tal, los asiá­ti­cos se ru­bo­ri­zan y mi­ran la na­riz en lu­gar de fi­jar­se en los ojos”. Ja­pón re­pre­sen­ta tal vez el ca­so más ex­tre­mo. Allí hay que ha­cer una re­ve­ren­cia an­te una per­so­na de es­ta­tus su­pe­rior. A ma­yor ran­go co­rres­pon­de una ma­yor in­cli­na­ción, que pue­de lle­gar has­ta los 90º. El res­pe­to de las je­rar­quías es­tá por en­ci­ma de todo. Otros paí­ses de es­ta re­gión, en cam­bio, son me­nos for­ma­les. Por ejem­plo, ná­mas­te es una ex­pre­sión de sa­lu­do de Asia del sur ori­gi­na­ria de In­dia. Se usa en va­rias tra­di­cio­nes bu­dis­tas. Nor­mal­men­te, se acom­pa­ña por una in­cli­na­ción li­ge­ra de la ca­be­za he­cha con las palmas abier­tas y uni­das en­tre sí an­te el pe­cho, en po­si­ción de ora­ción.

Dar­se la mano es la for­ma más di­fun­di­da en los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Que tam­bién tie­nen sus re­glas. “La mano se da y se to­ma en­te­ra, no só­lo la pun­ta de los de­dos, que se­ría in­co­rrec­to. El apre­tón de ma­nos pue­de trans­mi­tir sim­pa­tía, afec­to, in­di­fe­ren­cia, pa­sión, ad­mi­ra­ción. Fir­me, pe­ro nun­ca fuer­te”, es­cri­be Car­men de So­to Díez en su li­bro Sa­ber es­tar: guía prác­ti­ca de bue­nas ma­ne­ras (Pa­la­bra). El ori­gen his­tó­ri­co de es­ta ma­ne­ra de sa­lu­dar es in­cier­to. Una de las ex­pli­ca­cio­nes se vin­cu­la con el uso de las ar­mas. Co­mo la fun­da se lle­va­ba en la iz­quier­da, al ofre­cer la mano de­re­cha, la per­so­na mos­tra­ba su in­ten­ción pa­cí­fi­ca, al re­nun­ciar a des­en­fun­dar su es­pa­da. En los úl­ti­mos años, de­bi­do a la glo­ba­li­za­ción, el apre­tón de mano, po­pu­lar en el mun­do an­glo­sa­jón y en Eu­ro­pa, se ha con­ver­ti­do en una for­ma de sa­lu­do ca­si es­tán­dar, in­clu­so en aque­llos paí­ses don­de no hay tra­di­ción. Un po­co co­mo el in­glés se ha im­pues­to a es­ca­la in­ter­na­cio­nal co­mo idio­ma de re­fe­ren­cia. “En Ja­pón ya se han acos­tum­bra­do a dar la mano pa­ra sa­lu­dar y en otros paí­ses orien­ta­les, co­mo Co­rea del Sur, Tai­wán, Chi­na, Hong Kong o Sin­ga­pur, se usa ca­da vez más el apre­tón de ma­nos que la in­cli­na­ción pa­ra sa­lu­dar, que es el sa­lu­do tra­di­cio­nal en es­tas cul­tu­ras”, ase­gu­ra la pro­fe­so­ra Car­men Pi­ne­da, de la Uni­ver­si­dad de Va­lla­do­lid. Aún así, per­sis­ten al­gu­nos ma­ti­ces. “Es ver­dad que cuan­do hay un oc­ci­den­tal los orien­ta­les sue­len ser más fle­xi­bles y se adap­tan. Pe­ro cuan­do es­tán en­tre ellos no ha­cen nin­gu­na con­ce­sión. El pro­ble­ma es que en Asia no sue­len ser muy di­rec­tos. Si un oc­ci­den­tal co­me­te al­gún ges­to im­pro­pio en el sa­lu­do, ellos no se que­ja­rán abier­ta­men­te, por­que tie­nen la cos­tum­bre de con­tro­lar sus emo­cio­nes”, se­ña­la Jen­sa­na. En cuan­to al beso, en nues­tra cul­tu­ra pa­re­ce al­go muy asu­mi­do y ex­ten­di­do. Pe­ro aquí tam­bién hay que se­guir unos pa­tro­nes. “Los be­sos, sal­vo que sean con co­no­ci­dos o fa­mi­lia­res, nun­ca de­ben ser hú­me­dos ni ha­cer rui­do”, aña­de Ester Otero, que cons­ta­ta que el beso en la me­ji­lla se ha afian­za­do co­mo sa­lu­do en­tre co­no­ci­dos. No obs­tan­te, el beso es­tá le­jos de ser uni­ver­sal­men­te acep­ta­do. En In­do­ne­sia, por ejem­plo, be­sar­se en pú­bli­co es­tá pe­na­do por la ley y con mul­ta de ca­si 30.000 eu­ros. En In­dia tam­bién, aun­que las san­cio­nes eco­nó­mi­cas son muy le­ves. En Du­bái, se pue­de ir a la cár­cel. Los ne­pa­líes, por cos­tum­bre, no se be­san. En Es­pa­ña, por nor­ma so­cial, se ofre­ce pri­me­ro la me­ji­lla de­re­cha. Pe­ro en mu­chos paí­ses (sin ir más le­jos, en Ita­lia), es jus­to al re­vés. El nú­me­ro de be­sos es tam­bién otro as­pec­to sus­cep­ti­ble. En nues­tra Pe­nín­su­la, se sue­len dar dos. Car­men So­to Díaz es­cri­be que “el beso es la for­ma afec­tuo­sa de sa­lu­do en­tre fa­mi­lia­res. Hoy en día se es­tá ex­ten­dien­do de­ma­sia­do, in­clu­so en oca­sio­nes en las que se­ría más co­rrec­to dar­se la mano. En­tre jó­ve­nes, sig­ni­fi­ca más pa­sión. En­tre ma­yo­res, no es lo más ade­cua­do”. En mu­chas re­gio­nes de Fran­cia, en Ho­lan­da y en Ru­sia, se dan tres. Por lo ge­ne­ral, el tri­ple beso es tí­pi­co de las cul­tu­ras or­to­do­xas. En La­ti­noa­mé­ri­ca y en los paí­ses an­glo­sa­jo­nes, se da uno. En EE.UU. se li­mi­ta so­bre todo al ám­bi­to fa­mi­liar. En el Reino Uni­do, Es­can­di­na­via o Ale­ma­nia los ami­gos no sue­len be­sar­se al sa­lu­dar­se, sino que pre­fie­ren dar­se la mano. En Ca­na­dá hay cier­to re­cha­zo al con­tac­to fí­si­co. Que dos hom­bres se be­sen en­tre ellos co­mo for­ma de sa­lu­do es una con­duc­ta to­da­vía po­co fre­cuen­te. En los paí­ses mu­sul­ma­nes los be­sos son co­sa de fa­mi­lia­res y siem­pre tie­nen lu­gar, en pú­bli­co, en­tre per­so­nas del mis­mo se­xo, uti­li­zan­do más bien las me­ji­llas y nun­ca los la­bios. Así, no es ex­tra­ño ver en los te­rri­to­rios is­lá­mi­cos hom­bres que se sa­lu­dan con un abra­zo. En cam­bio, sin lu­gar a du­das abra­zar­se es la for­ma de sa­lu­do más exu­be­ran­te en Oc­ci­den­te. Se­gún So­to Díaz, “es la más efu­si­va. Se da en­tre per­so­nas que nor­mal­men­te se be­sa­rían, pe­ro que no se ven des­de ha­ce mu­cho tiem­po”. “Yo es­toy vien­do en Es­pa­ña ca­da vez más abra­zos. No sé si es­to se de­be a que la gen­te año­ra el tac­to, el ca­ri­ño o bus­ca ener­gía vi­tal”, se­ña­la Ester Otero. Aho­ra bien, si lo de abra­zar­se le pa­re­ce muy exa­ge­ra­do, en­ton­ces no pier­da de vis­ta las cos­tum­bres de la et­nia nga, de Ma­la­wi, en Áfri­ca orien­tal. Al­gu­nos cuen­tan que allí las mu­je­res se dan apre­to­nes en los pe­chos cuan­do se sa­lu­dan. En pre­sen­cia de va­ro­nes, se sa­cu­de el miem­bro vi­ril del in­ter­lo­cu­tor: dos sa­cu­di­das, si no es co­no­ci­do; tres si se tra­ta de un pa­rien­te di­rec­to. Pe­ro si las sa­cu­di­das lle­gan a cua­tro, en­ton­ces sig­ni­fi­ca que hay un in­te­rés se­xual. Sea cier­to o no, los ma­ti­ces son im­por­tan­tes.

La re­ve­ren­cia orien­tal, ex­pli­ca­da a oc­ci­den­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.