EL TA­RRO DE LAS ESEN­CIAS

Kio­to no es in­mu­ne al pa­so del tiem­po, cam­bia de piel co­mo mu­chas ciu­da­des avan­za­das. Aun así, la que fue­ra milenaria ca­pi­tal de Ja­pón ha sa­bi­do abra­zar la mo­der­ni­dad al tiem­po que ha pre­ser­va­do in­tac­tas las raí­ces de la tra­di­ción ni­po­na

La Vanguardia - ES - - SI PUEDES - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Sa­ber el gra­do de in­cli­na­ción de es­pal­da que co­rres­pon­de al sa­lu­dar en Ja­pón es to­da una cien­cia, en es­pe­cial pa­ra no­so­tros. Pe­ro co­mo na­die es­pe­ra que se­pa­mos de­cir na­da en ja­po­nés, apren­der unas pa­la­bras de cor­te­sía se­rá una ac­ti­tud muy apre­cia­da. De he­cho, y en con­tra de un tó­pi­co muy ex­ten­di­do, en el país del Sol Na­cien­te no abun­da la gen­te que ha­bla in­glés. Y aún me­nos si nos ale­ja­mos de ciu­da­des tu­rís­ti­cas co­mo Kio­to. Du­ran­te más de mil años, es­ta fue la ca­pi­tal del Ja­pón, has­ta que el emperador Mei­ji Mut­suhi­to de­ci­dió tras­la­dar la cor­te a To­kio. Por for­tu­na, su ri­co pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co so­bre­vi­vió a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial al ser la úni­ca ur­be que es­ca­pó a los bom­bar­deos es­ta­dou­ni­den­ses. Por eso Kio­to se sa­be de­po­si­ta­ria de la tra­di­ción. Por su ca­lles abun­dan jó­ve­nes ves­ti­das con el ki­mono tra­di­cio­nal, en par­ti­cu­lar cuan­do vi­si­tan tem­plos co­mo el pa­be­llón Do­ra­do de Kin­ka­ku-ji o el má­gi­co con­jun­to de Fus­hi­mi Inari, de­di­ca­do al dios de las co­se­chas y, por ex­ten­sión, de los ne­go­cios. Cua­ren­ta mil ar­cos to­rii de co­lor ro­jo, tí­pi­cos de los san­tua­rios sin­toís­tas, se­ña­lan el lí­mi­te en­tre lo sa­gra­do y lo pro­fano a la vez que dan gracias al dios Inari por sus fa­vo­res. Son tan­tos que for­man un pa­si­llo que ser­pen­tea por to­da una mon­ta­ña, co­mu­ni­can­do un sin­fín de tem­ple­tes y de ce­men­te­rios si­len­cio­sos que in­vi­tan a la me­di­ta­ción. Vol­vien­do al te­ma de las bue­nas ma­ne­ras, si se ma­dru­ga un po­co se po­drá asis­tir al es­pec­tácu­lo de los de­pen­dien­tes de las tien­das de ba­rrios co­mo Gion o Hi­gas­hi­ya­ma pues­tos en fi­la a la puer­ta de sus ne­go­cios, pa­ra sa­lu­dar ce­re­mo­nio­sa­men­te al día y a los com­pra­do­res que pue­da traer. La re­ve­ren­cia ten­drá con­ti­nui­dad cuan­do de ver­dad en­tre al­gún clien­te, mo­men­to en que se­rá bien­ve­ni­do con un ari­ga­to go­zai­ma­su, agra­de­ci­mien­to que se brin­da al hués­ped tan­to si com­pra co­mo si no. Si al fi­nal ad­quie­re al­go, el ven­de­dor se que­da­rá aga­cha­do has­ta que ha­ya cru­za­do el um­bral de la puer­ta y lo pier­da de vis­ta. Hi­gas­hi­ya­ma es el ba­rrio don­de me­jor se cap­ta la at­mós­fe­ra del vie­jo Kio­to, con sus ca­lles em­pe­dra­das su­bien­do y ba­jan­do por una co­li­na pa­ra acer­car­se a pa­go­das de va­rios pisos co­mo la de Ya­sa­ka. Del otro la­do de Gion –ba­rrio po­pu­lar por su ofer­ta de res­tau­ran­tes y tien­das de re­cuer­dos, qui­zá de­ma­sia­do ten­den­te a lo oc­ci­den­tal–, de­sem­bo­ca­mos en Shim­bas­hi, mil ve­ces acla­ma­do co­mo el ba­rrio más be­llo de to­da Asia. La des­crip­ción le va gran­de, aun­que hay que re­co­no­cer­le el en­can­to de lo bien pre­ser­va­do y el atrac­ti­vo de las geis­has, ya que aquí to­da­vía hay ca­sas de té aten­di­das por ar­tis­tas del en­tre­te­ni­mien­to. Mu­chas puer­tas no ex­hi­ben ró­tu­lo al­guno, por lo que hay que echar un vis­ta­zo

pa­ra sa­ber si se tra­ta de un sim­ple res­tau­ran­te o de un bar de co­pas. Aquí no hay na­da soez; al con­tra­rio, las ca­sas de ci­tas se con­cen­tran há­bil­men­te en la pa­ra­le­la a Pon­to­cho, ca­lle­jón por el que tran­si­tan de­ce­nas de tu­ris­tas en bus­ca de ce­na en una te­rra­za con vis­tas al río Ka­mo­ga­wa. Ade­más de ba­rrios at­mos­fé­ri­cos, Kio­to abun­da en tem­plos ro­dea­dos de ár­bo­les de ra­mas po­da­das con es­me­ro y jar­di­nes ka­re-san­sui de pie­dra y are­na, imi­ta­cio­nes in­te­lec­tua­les de la na­tu­ra­le­za an­tes que una con­quis­ta de la mis­ma. Po­de­mos ver al­gu­na de es­tas “pin­tu­ras en tres di­men­sio­nes” que po­ten­cian la re­fle­xión a la en­tra­da del Gin­ka­ku­ji o pa­be­llón de Pla­ta, ori­gi­na­ria­men­te una vi­lla de re­ti­ro del sho­gun Yos­hi­ma­sa y aho­ra tem­plo zen en el que tie­ne su ini­cio el fas­ci­nan­te pa­seo de los fi­ló­so­fos, som­brea­do de ce­re­zos so­ña­do­res.

Una de las ca­lles cén­tri­cas de Kio­to, ca­pi­tal de Ja­pón du­ran­te más de mil años

1

3

2

1 La im­po­nen­te es­ta­ción de Kio­to, uno de los cen­tros de trans­por­te más im­por­tan­tes del país

2 Las bi­ci­cle­tas son una bue­na op­ción pa­ra des­pla­zar­se por la ciu­dad

3 El tem­plo de Fus­hi­mi Inari, de­di­ca­do al dios de las co­se­chas y de los ne­go­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.