SIN MIE­DOS

La Vanguardia - ES - - EN FORMA -

Ir al den­tis­ta no ha­ce gra­cia. In­clu­so se te­me. Jo­sep Vi­cent Ar­nau, na­tu­ró­pa­ta ex­per­to en nu­tri­ción ex­pli­ca que el mie­do de las per­so­nas al den­tis­ta les vie­ne de que su pri­me­ra ex­pe­rien­cia (cuan­do ni­ños) no fue muy bue­na. Pe­ro ac­tual­men­te ha cam­bia­do bas­tan­te, así que es im­por­tan­te que los pa­dres no ex­pre­sen mie­dos per­so­na­les al den­tis­ta en­fren­te del ni­ño. La cau­sa pri­ma­ria del mie­do es oír que­jar­se de sus ex­pe­rien­cias per­so­na­les con el den­tis­ta. Ge­ne­ral­men­te se en­cuen­tran di­fi­cul­ta­des cuan­do los pa­dres u otras per­so­nas han tras­la­da­do sus te­mo­res al ni­ño. Nun­ca se de­be uti­li­zar la odon­to­lo­gía co­mo ame­na­za de cas­ti­go, es muy re­co­men­da­ble no obli­gar al ni­ño a co­mer o ha­cer al­go que no le gus­ta con la ame­na­za de lle­var­lo al den­tis­ta. En la men­te del ni­ño se aso­cia cas­ti­go con do­lor. Es bueno fa­mi­lia­ri­zar al ni­ño con la odon­to­lo­gía. Pa­ra ello, “sue­le ayu­dar mu­cho el de­jar­les to­car el ins­tru­men­tal (se pue­de te­ner uno so­lo pa­ra que lo to­quen y vean). Así ven que no cor­ta. Al­gu­nos den­tis­tas tie­nen tam­bién al­gún mu­ñe­qui­to pa­ra que el ni­ño si­mu­le que él le cu­ra los dien­tes. Así ve que no pa­sa na­da y se re­la­ja. Uno de los apa­ra­tos de los que la gen­te guar­da peor re­cuer­do es el de la ma­qui­ni­ta (sir­ve pa­ra li­mar) que ha­ce ese rui­do tan agu­do. Cuan­do los ni­ños la to­can y ven que no ha­ce da­ño es­tán más tran­qui­los. La mú­si­ca siem­pre es de gran ayu­da. Se pue­de te­ner una mú­si­ca re­la­jan­te. Y acor­dar, de en­tra­da, un ges­to que le ha­ga en­ten­der al doc­tor que se ne­ce­si­ta una pau­sa o que mo­les­ta esa ma­ni­pu­la­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.