Las ra­zo­nes de los si­len­cios de los hi­jos

La Vanguardia - ES - - EN FAMILIA -

“No me en­tien­den” Mu­chos ado­les­cen­tes es­tán con­ven­ci­dos de que sus pa­dres son in­ca­pa­ces de po­ner­se en su piel y no en­ten­de­rían lo que pa­sa por su ca­be­za o lo que sien­ten. En reali­dad, di­cen al­gu­nos psi­có­lo­gos, lo que ocu­rre es que el ado­les­cen­te a ve­ces no se en­tien­de ni él mis­mo y pre­ci­sa sen­tir­se in­com­pren­di­do pa­ra com­pa­rar­se y va­lo­rar­se.

“Se en­fa­dan” Con fre­cuen­cia los hi­jos no cuen­tan co­sas por­que pien­san que se­rán san­cio­na­dos por ello o que les im­pon­drán prohi­bi­cio­nes li­ber­ta­des. Mu­chos y les re­cor­ta­rán ven en el si­len­cio te­ner que una es­cu­char sa­li­da pa­ra bron­cas no ni ser­mo­nes un in­te­rro­ga­to­rio. o ser so­me­ti­dos a

“Por ver­güen­za” Al­gu­nos cha­va­les pre­fie­ren no com­par­tir con­duc­tas o sen­ti­mien­tos con sus pa­dres por te­mor a ser ri­di­cu­li­za­dos, por pu­dor y fal­ta de con­fian­za, o por­que no quie­ren ser juz­ga­dos por ellos.

“No me to­man en se­rio” Otra de las ra­zo­nes adu­ci­das por los ado­les­cen­tes pa­ra no ha­blar de su vi­da pri­va­da es que sus pa­dres res­tan im­por­tan­cia a sus emo­cio­nes, le res­pon­den con que no pien­se en ton­te­rías o que to­da­vía es muy pe­que­ño. “Pa­ra que no se en­tro­me­tan” Al­gu­nos hi­jos le­van­tan ba­rre­ras de pri­va­ci­dad por­que quie­ren ha­cer co­sas por ellos mis­mos o pa­ra evi­tar que sus pa­dres se apre­su­ren a ofre­cer una so­lu­ción a sus pro­ble­mas, ha­gan crí­ti­cas pre­ci­pi­ta­das a sus de­ci­sio­nes, o in­ter­ven­gan en los con­flic­tos o re­la­cio­nes con sus ami­gos.

“Son unos in­dis­cre­tos” La fal­ta de dis­cre­ción de los pa­dres es otra de las ra­zo­nes que adu­cen los jó­ve­nes pa­ra no con­fiar­les cues­tio­nes que con­si­de­ran ín­ti­mas o pri­va­das. Hay pa­dres que no dan re­le­van­cia a la in­ti­mi­dad de sus hi­jos y co­men­tan las con­fi­den­cias que les han he­cho con otros miem­bros de la fa­mi­lia, con com­pa­ñe­ros del tra­ba­jo, con ami­gos…

“Pa­ra no preo­cu­par­les” A ve­ces los si­len­cios de los hi­jos son un in­ten­to de pro­te­ger a los pa­dres de un dis­gus­to, bien por­que se sien­ten cul­pa­bles de ha­ber he­cho al­go que no de­bían, bien por­que los ven frá­gi­les o es­tre­sa­dos. Es­ta es la ra­zón adu­ci­da a me­nu­do pa­ra no ha­blar so­bre las nue­vas pa­re­jas de los pa­dres se­pa­ra­dos. A ve­ces tam­bién ocul­tan sus pro­pias tris­te­zas o las dis­cu­sio­nes con los ami­gos “pa­ra no cau­sar­les pe­na”.

“Pa­ra no de­cep­cio­nar­les” Hay jó­ve­nes que no cuen­tan a sus pa­dres to­dos aque­llos as­pec­tos de su vi­da que pue­dan en­tur­biar el con­cep­to que tie­nen de ellos, la ima­gen de hi­jo idí­li­co, res­pon­sa­ble o de­ci­di­do.

“No ten­go con­fian­za” Hay chi­cos que con­si­de­ran que la co­mu­ni­ca­ción con sus pa­dres es­tá res­trin­gi­da a los gran­des pro­ble­mas y los gran­des dis­cur­sos y no tie­nen con­fian­za pa­ra ha­blar de lo que con­si­de­ran in­tras­cen­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.