Za­pa­tos ar­te­sa­na­les a me­di­da

Es có­mo­do y tie­ne su cos­te, pe­ro a la lar­ga un cal­za­do a me­di­da sa­le más ba­ra­to por­que pue­de evi­tar fu­tu­ros pro­ble­mas en los pies

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mar­ga­ri­ta Puig

Ca­da pie exi­ge su hor­ma. Y por su­pues­to su za­pa­to. Aun­que has­ta el si­glo XIX los za­pa­tos eran in­ter­cam­bia­bles (no ha­bía ni si­quie­ra dis­tin­ción en­tre de­re­cho y el iz­quier­do) y aun hoy hay paí­ses don­de só­lo exis­ten tres me­di­das pa­ra el cal­za­do adul­to: gran­de, me­diano y pe­que­ño, no hay du­da de que to­dos he­mos to­ma­do cons­cien­cia de que no só­lo los dos pies son com­ple­ta­men­te dis­tin­tos sino de que lo ideal pa­ra la sa­lud se­ría que to­do cal­za­do fue­ra a me­di­da y es­pe­cí­fi­co pa­ra ca­da ac­ti­vi­dad pa­ra la que se va a usar. ¿Ca­ro? Pro­ba­ble­men­te, pe­ro só­lo de en­tra­da. A la lar­ga son to­do ven­ta­jas, so­bre to­do si es un za­pa­to no só­lo a me­di­da sino ade­más ar­te­sano. “Un buen cal­za­do es bá­si­co pa­ra evi­tar pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les que van más allá de los tí­pi­cos do­lo­res de es­pal­da, del jua­ne­te, de los de­dos en ga­rra… es bá­si­co ase­gu­rar­se la sa­lud del pa­so pa­ra cui­dar la sa­lud ge­ne­ral”, cuen­ta el doc­tor Ra­món Ro­che­ra , li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía y es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía or­to­pé­di­ca y trau­ma­to­lo­gía en Tek­non. Ade­más, los za­pa­tos ar­te­sa­nos son tam­bién mu­cho más du­ra­de­ros. El pro­ce­so ma­nual, la elec­ción de los ma­te­ria­les y el he­cho de adap­tar­se per­fec­ta­men­te a la for­ma, de­fec­tos y pe­cu­lia­ri­da­des de ca­da pie ha­cen que los za­pa­tos he­chos del to­do a me­di­da pue­dan te­ner un uso ca­si eterno, eso sí, siem­pre que se cui­den y se en­gra­sen sus pie­les de for­ma ade­cua­da.

La po­si­bi­li­dad de ha­cer un za­pa­to a me­di­da po­dría es­tar in­clu­so di­gi­ta­li­za­da. ¿Có­mo? Gas­par Mo­rey, bai­la­rín y doc­tor en Bio­me­cá­ni­ca y fun­da­dor y di­rec­tor del LAFC (La­bo­ra­to­rio de Aná­li­sis Fun­cio­nal de Cal­za­do) en Ines­cop (Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co del Cal­za­do y Co­ne­xas) im­pul­sa des­de 2009 el pro­yec­to Ss­hoes. La idea es ven­der za­pa­tos a me­di­da on li­ne. ¿De qué ma­ne­ra? Las em­pre­sas que se ad­hie­ran a la ini­cia­ti­va de­be­rían dis­po­ner de un es­cá­ner en que el clien­te di­gi­ta­li­za la geo­me­tría 3D de su pie, pe­ro esos es­cá­ner tam­bién pue­den ins­ta­lar­se en cual­quier zo­na de trán­si­to, ti­po ae­ro­puer­to... Esos da­tos se cen­tra­li­zan en la ba­se de da­tos de Ines­cop, a la que se pue­de ac­ce­der por in­ter­net des­de don­de el clien­te pue­de con­sul­tar los mo­de­los dis­po­ni­bles he­chos con hor­mas que se co­rres­pon­den con la for­ma de sus pies.

Sin em­bar­go lo más re­co­men­da­ble si­gue sien­do acu­dir al ta­ller de un au­tén­ti­co maes­tro za­pa­te­ro. Re­quie­re más tiem­po y prue­bas, sí. Pe­ro una vez tie­ne uno su hor­ma he­cha to­do vie­ne ro­da­do. Maes­tros en es­te ca­pí­tu­lo son John Lobbs, Crown­hill, Brio­ni, Lot­tus­se y Ga­ziano & Gir­ling. En esas gran­des ca­sas la es­pe­cia­li­za­ción man­da y los ar­te­sa­nos son bue­ní­si­mos, pe­ro ca­da uno tie­ne su co­me­ti­do (uno ha­ce la hor­ma, el otro pu­le…). En­tre­tan­to hay otros, po­cos y qui­zá me­nos co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te (no por su sec­tor, por su­pues­to, don­de se han ga­na­do un res­pe­to to­tal e in­clu­so re­ci­ben vi­si­tas de otros za­pa­te­ros ar­te­sa­nos pa­ra me­jo­rar su téc­ni­ca) que tra­ba­jan in­can­sa­ble­men­te y sin de­ma­sia­do rui­do en sus pe­que­ños ta­lle­res. Y son ca­pa­ces de ¡cons­truir un za­pa­to ar­te­sano de prin­ci­pio a fin! Con ca­da uno de los pe­que­ños de­ta­lles que eso im­pli­ca.

¿Un ejem­plo? Emili Gui­rao. Co­mo Da­niel Da­yLe­wis su vi­da es el ci­ne, pe­ro lo que en reali­dad le atrae son los za­pa­tos (ar­te­sa­nos). Sí, pa­ra quien lo des­co­noz­ca, el ac­tor que ha re­ci­bi­do cin­co no­mi­na­cio­nes y tres Os­cars en su día de­jó plan­ta­da su bri­llan­te ca­rre­ra pa­ra apren­der el ofi­cio de za­pa­te­ro en Flo­ren­cia. Y ca­si lo mis­mo hi­zo Emili Gui­rao, di­rec­tor de pu­bli­ci­dad y de fo­to­gra­fía que des­de ha­ce unos años se im­bu­yó en el mun­do del cal­za­do y no ha po­di­do ni ha que­ri­do sa­lir nun­ca más de él. Es el res­pon­sa­ble de Cob­bler Black (Cuer­vo es co­mo ha bau­ti­za­do su pro­pues­ta en un ho­me­na­je a la adap­ta­ción es­ta­dou­ni­den­se de 1994 de la ho­mó­ni­ma se­rie de có­mics de Ja­mes O’Barr), una pe­que­ña tien­da ta­ller en la zo­na al­ta bar­ce­lo­ne­sa don­de ha­ce za­pa­tos ar­te­sa­nos y adon­de lle­gan za­pa­te­ros de las fir­mas más po­ten­tes del mun­do pa­ra es­tu­diar su tra­ba­jo (re­cien­te­men­te un ja­po­nés y una in­gle­sa pa­sa­ron lar­gos me­ses jun­to a él).

Sus za­pa­tos son del to­do ar­te­sa­nos, de cor­te muy mas­cu­lino (in­clui­dos los mo­de­los de se­ño­ra). Com­ple­ta­men­te bes­po­ke, que sig­ni­fi­ca que no só­lo se tra­ta de una pren­da a me­di­da sino tam­bién del to­do ma­nual. Se en­car­ga de ha­cer el pa­trón, de co­ser a mano (ni má­qui­nas ni pu­li­do­ras), de fa­bri­car su en­gru­do (con ha­ri­na, agua y sul­fa­to de co­bre), el hi­lo de lino (lo lía has­ta con­se­guir el gro­sor que ne­ce­si­ta pa­ra ca­da oca­sión), sus li­jas (uti­li­za cris­ta­les ro­tos que le pro­por­cio­na un ami­go ar­te­sano vi­drie­ro) y las es­ta­cas de ma­de­ra (no usa cla­vos, que pue­den oxi­dar­se): “Así que­da de ve­ras un tra­ba­jo ar­te­sano, le­ve­men­te im­per­fec­to de for­ma que pues­to uno al la­do del otro, los dos za­pa­tos des­ta­can en sus su­ti­les di­fe­ren­cias”. Tam­bién las pun­ta­das son dis­tin­tas por­que “¡son ma­nua­les co­mo to­do el res­to del tra­ba­jo!”.No se tra­ta, ni mu­cho me­nos, de una ba­na­li­dad. Ni de ga­nas de

ha­cer­se el dis­tin­to. El he­cho de lle­var za­pa­tos a me­di­da (y ar­te­sa­nos) es bá­si­ca­men­te una cues­tión de co­mo­di­dad. “Las cos­tu­ras ma­nua­les son me­nos rí­gi­das y la adap­ta­ción es per­fec­ta. Los za­pa­tos son una se­gun­da piel”, cuen­ta Gui­rao. Tam­bién es un ar­te­sano to­tal el ar­gen­tino Nor­man Vi­lal­ta. Una hor­ma que per­te­ne­ció a Jo­sep Cu­ni­lle­ra, el za­pa­te­ro or­to­pé­di­co ya ju­bi­la­do que re­pre­sen­tó a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de za­pa­te­ros en su fa­mi­lia y que fue men­tor de Vi­lal­ta, da la bien­ve­ni­da al ta­ller don­de es­te ar­gen­tino ins­ta­la­do en Bar­ce­lo­na re­ci­be a clien­tes de to­do el mun­do (cu­rio­sa­men­te un mo­de­lo de Tom Ford es una ré­pli­ca exac­ta de unos Vi­lal­ta muy per­so­na­les). Los Ox­ford o Blu­chers de las ca­sas in­gle­sas e ita­lia­nas son la fuen­te prin­ci­pal de ins­pi­ra­ción de es­te ar­te­sano que en un es­pa­cio bre­ve pe­ro su­fi­cien­te ma­ne­ja con una des­tre­za bru­tal el des­vi­ra­dor, las li­mas, los hie­rros de can­tos fríos, las ru­le­tas, los zig­zags, el yun­que y to­do ins­tru­men­to que ne­ce­si­ta pa­ra el tra­ba­jo que apren­dió cuan­do, sien­do abo­ga­do, es­ca­pa­ba los fi­nes de se­ma­na pa­ra apren­der el ofi­cio con los ar­te­sa­nos de Co­rrea Bot­tier en Bue­nos Ai­res. Pe­ro fue en Flo­ren­cia don­de de­ci­dió al fin que ese era su ca­mino. Fue en el ta­ller de Via di Ca­mal­do­li de Ste­fano Be­mer (el maes­tro de Da­niel Day-Le­wis) don­de en­ten­dió que al me­nos cin­co años de ex­pe­rien­cia po­dían per­mi­tir­le no só­lo ha­cer bue­nos za­pa­tos sino en­ten­der el por­qué de ca­da pro­ce­so. Pa­sa­do es­te tiem­po lle­gó a Bar­ce­lo­na pa­ra en­tre­gar­se ple­na­men­te a la pro­fe­sión. Co­mo Gui­rao, tam­bién él lo ha-

CA­DA PAR DE ZA­PA­TOS AR­TE­SA­NOS IM­PLI­CA AL ME­NOS UNAS 150 HO­RAS MUY PO­COS DO­MI­NAN TO­DO EL PRO­CE­SO DE PRIN­CI­PIO A FIN

ce to­do. Ofre­ce dos ti­pos de za­pa­tos, uno con­cep­tual y otro más clá­si­co, pe­ro el tra­ba­jo es prác­ti­ca­men­te el mis­mo, de unas 150 ho­ras pa­ra ca­da par. Mi­de el lar­go, el an­cho y el al­to des­de di­fe­ren­tes pun­tos has­ta el gro­sor de los de­dos, la al­tu­ra del ta­lón, el puen­te del pie, el ta­lón co­mo con­ti­nua­ción en ver­ti­cal de la sue­la… Y lue­go ha­bla y ha­bla con el clien­te. “No só­lo le ha­go un za­pa­to pa­ra cal­zar su pie, un za­pa­to a me­di­da es to­do un có­di­go. Da más in­for­ma­ción de la que uno cree”, ase­gu­ra es­te ex­per­to en trans­mi­tir con sus di­se­ños la per­so­na­li­dad de quie­nes los lu­cen. Lue­go pre­pa­ra la plan­ti­lla, po­ne en re­mo­jo pun­te­ras y con­tra­fuer­tes que lue­go re­ba­ja se­gún el ti­po de za­pa­to que quie­ra ob­te­ner, más li­ge­ro, más fle­xi­ble o rí­gi­do… Y des­pués vie­nen el di­bu­jo del za­pa­to so­bre la hor­ma de ma­de­ra, el pa­trón pa­ra ca­da uno de los pies… el cor­te de la piel y del fo­rro (que tam­bién pue­de es­co­ger­se, por su­pues­to) y, al fin, el mon­ta­je. ¿Más op­cio­nes? Lot­tus­se. La fir­ma ma­llor­qui­na ha­ce za­pa­tos com­ple­ta­men­te ar­te­sa­nos y a me­di­da con un sis­te­ma de pro­duc­ción pro­pio Good­year Flex Lot­tus­se. Do­min­go Ex­tre­me­ra, maes­tro za­pa­te­ro de es­ta fir­ma, un le­ga­do fa­mi­liar trans­mi­ti­do des­de 1877 por mes­tre An­to­ni Fluxà a he­re­de­ros y co­la­bo­ra­do­res, cuen­ta que la co­mo­di­dad con un za­pa­to así es­tá ga­ran­ti­za­da pues­to que “se tra­ba­ja ín­te­gra­men­te so­bre la hor­ma, que se ini­cia con la unión me­dian­te un la­bio en­tre el cor­te y la vi­ra, em­plean­do pa­ra ello un hi­lo en­ce­ra­do de ocho ca­bos que cie­rra los agu­je­ros del co­si­do e im­per­mea­bi­li­za el hue­co del za­pa­to... Es­ta fle­xión se con­si­gue apli­can­do un pro­ce­so ar­te­sano, ya ol­vi­da­do por la fa­bri­ca­ción ac­tual y del que he­mos ex­traí­do el mo­do de cons­truir las plan­ti­llas fle­xi­bles que se em­pal­mi­llan al cer­co y al cor­te de piel, y se uti­li­zan ex­clu­si­va­men­te go­mas de al­to ren­di­mien­to a la abra­sión que ga­ran­ti­zan un to­tal con­fort”. Más allá del cal­za­do com­ple­ta­men­te ar­te­sano Lot­tus­se ha en­tu­sias­ma­do al pú­bli­co en­ten­di­do en el asun­to con la nue­va co­lec­ción de su mo­de­lo (clá­si­co) Tou­ché. El sis­te­ma ma­de to or­der per­mi­te per­so­na­li­zar a los clien­tes el tin­ta­do. Se tra­ta de un za­pa­to mo­de­lo bro­gues (el de cor­do­nes in­glés) que per­mi­te la aso­cia­ción de di­ver­sos co­lo­res pa­ra ofre­cer un za­pa­to di­fe­ren­te. Ex­clu­si­vo. Per­so­nal. Se tra­ta de la Tou­ché Around the World, un re­co­rri­do por las prin­ci­pa­les tien­das Lot­tus­se de cual­quier rin­cón del mun­do que per­mi­te a los clien­tes ver en di­rec­to có­mo es el de­li­ca­do pro­ce­so de tin­ta­do ar­te­sa­nal del Tou­ché (“lo ha­ce­mos so­bre la piel crust na­tu­ral del cal­za­do en un pro­ce­so de es­tam­pa­do de cua­tro ca­pas que dan ese to­que de co­lor tan ca­rac­te­rís­ti­co de Lot­tus­se”, cuen­ta Ex­tre­me­ra). Y ade­más de cos­tu­mi­zar al an­to­jo los co­lo­res del bro­gues en cues­tión los clien­tes pue­den fir­mar la sue­la con una fra­se per­so­na­li­za­da.

Fo­tos Mai­te Cruz

Lo pri­me­ro que apren­de un za­pa­te­ro ar­te­sano es a fa­bri­car el hi­lo con el que co­se­rá

Lue­go lle­ga el mo­men­to de to­mar me­di­das co­mo ha­ce Nor­man Vi­lal­ta, en la fo­to

El mon­ta­je es un pro­ce­so lar­go y me­tó­di­co. Y com­ple­ta­men­te ma­nual

En la se­gun­da ima­gen a la de­re­cha, el pu­li­do con el que se cie­rra el pro­ce­so

En la fo­to in­fe­rior, Nor­man Vi­lal­ta pre­pa­ra la hor­ma de un za­pa­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.