La sa­lud bu­co­den­tal afec­ta al res­to del cuer­po

Cui­dar los dien­tes y pre­ve­nir in­fla­ma­cio­nes en la bo­ca re­per­cu­te de for­ma po­si­ti­va en la sa­lud ge­ne­ral del in­di­vi­duo

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jor­di Jar­que

Pa­re­ce que no preo­cu­pa de­ma­sia­do la sa­lud bu­cal ex­cep­to cuan­do due­le de ma­ne­ra in­so­por­ta­ble una mue­la. Se sue­le in­ge­rir un cal­man­te y ya es­tá. Pe­ro si el do­lor ra­bio­so per­sis­te du­ran­te al­gu­nos días, la so­lu­ción que se sue­le to­mar es tan sen­ci­lla co­mo ir a vi­si­tar a un den­tis­ta. Él di­rá si se tra­ta de una ca­ries u otro pro­ble­ma. Y ge­ne­ral­men­te tam­po­co se le da más im­por­tan­cia más que el te­mor atá­vi­co al po­si­ble do­lor que pue­da oca­sio­nar el pro­fe­sio­nal. No se le ve más tras­cen­den­cia, pe­ro la tie­ne se­gún cuen­tan los ex­per­tos. Al­gu­nos pro­ble­mas bu­ca­les pue­den es­tar aso­cia­dos con en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, la dia­be­tes, la obe­si­dad o, in­clu­so, de­ter­mi­na­das com­pli­ca­cio­nes del em­ba­ra­zo y le­sio­nes mus­cu­la­res. No hay con­cien­cia de es­ta re­la­ción, así que el 17% de la po­bla­ción es­tá con­ven­ci­da que só­lo es ne­ce­sa­rio vi­si­tar al den­tis­ta cuan­do se ma­ni­fies­ta al­gún pro­ble­ma. Los es­pe­cia­lis­tas acon­se­jan no es­pe­rar acu­dir al pro­fe­sio­nal só­lo cuan­do apa­re­ce do­lor (al me­nos un 7% de los adul­tos pa­de­cen fre­cuen­te­men­te do­lor den­ta­rio) u otros pro­ble­mas (en­tre el 5% y el 8% tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mer o mas­ti­car co­mo con­se­cuen­cia de pro­ble­mas den­ta­les). Un do­lor de dien­tes tie­ne su tras­cen­den­cia, pe­ro tie­ne so­lu­ción. Cui­dar los dien­tes be­ne­fi­cia tam­bién al res­to del cuer­po. “¿Qué pa­sa cuan­do su­fri­mos un do­lor en una mue­la? ¿O cuán­do nues­tras en­cías su­fren sin nin­gu­na ra­zón apa­ren­te?”, in­vi­ta a re­fle­xio­nar Pau­la Es­par­za, odon­tó­lo­ga y di­rec­to­ra de Happ­yC­lí­ni­ca. No es ba­la­dí. Tal vez uno de los es­tu­dios más lla­ma­ti­vos es el rea­li­za­do por Cos­me Gay, ca­te­drá­ti­co del De­par­ta­men­to de Odon­toes­to­ma­to­lo­gía de la fa­cul­tad de Odon­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Bio­mé­di­ca de Bell­vit­ge (Idi­bell), a trein­ta ju­ga­do­res del pri­mer equi­po del FC Bar­ce­lo­na, en el que se lle­gó a la con­clu­sión que el man­te­ni­mien­to de una sa­lud bu­co­den­tal ade­cua­da es im­pres­cin­di­ble pa­ra evi­tar, o mi­ni­mi­zar, el ries­go de apa­ri­ción de le­sio­nes mus­cu­la­res en los de­por­tis­tas de éli­te. El tra­ba­jo, en co­la­bo­ra­ción con el equi­po mé­di­co del FC Bar­ce­lo­na, fue pu­bli­ca­do en el 2011 en la re­vis­ta Me­di­ci­na Oral, Pa­to­lo­gía Oral y Ci­ru­gía Bu­cal, y ha si­do uno de los ar­tícu­los cien­tí­fi­cos so­bre me­di­ci­na de­por­ti­va más con­sul­ta­dos en BioMe­dLib Jour­nal. El ca­so es que du­ran­te tres tem­po­ra­das, de 2003 a 2006, el equi­po cien­tí­fi­co es­tu­dió las le­sio­nes o trau­ma­tis­mos bu­ca­les, la hi­gie­ne bu­co­den­tal, la pa­to­lo­gía de las en­cías y la oclu­sión den­tal de los fut­bo­lis­tas. Des­pués, con­tras­ta­ron es­tos da­tos con la in­for­ma­ción apor­ta­da por el equi­po mé­di­co del club so­bre le­sio­nes que ha­bían pa­de­ci­do los de­por­tis­tas. Se­gún las con­clu­sio­nes, la in­ci­den­cia de le­sio­nes de­por­ti­vas po­dría pre­sen­tar una aso­cia­ción con la sa­lud bu­co­den­tal. Los ju­ga­do­res pro­fe­sio­na­les con más pro­ble­mas en la bo­ca mos­tra­ron una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de le­sio­nar­se. Las infecciones pue­den ser pro­vo­ca­das por dis­tin­tas cau­sas, co­mo ca­ries, gin­gi­vi­tis (infecciones en la en­cía) o pla­ca bac­te­ria­na. En de­fi­ni­ti­va, el es­tu­dio men­cio­na­do cons­ta­ta la im­por­tan­cia de la sa­lud bu­co­den­tal co­mo me­di­da pa­ra pre­ve­nir el ries­go de le­sio­nes mus­cu­la­res, no cau­sa­das por gol­pes o im­pac­tos di­rec­tos. Da­rio Viei­ra, di­rec­tor mé­di­co y ge­ren­te de las clí­ni­cas Prop­den­tal, co­men­ta que cien­tí­fi­ca­men­te “aún se des­co­no­ce el al­can­ce exac­to de las en­fer­me­da­des bu­co­den­ta­les en el res­to del cuer­po y su in­ci­den­cia en otras pa­to­lo­gías”, pe­ro que en el ca­so del es­tu­dio an­tes men­cio­na­do, “la re­la­ción cau­sa-efec­to en­tre la sa­lud bu­co­den­tal y mus­cu­lar es cla­ra. Una afec­ción co­mo el san­gra­do es­tá pro­vo­ca­da por la exis­ten­cia de bac­te­rias. Es­tas pa­san a la san­gre, y la san­gre in­fec­ta­da lle­ga al múscu­lo, por lo que el te­ji­do su­fre un ma­yor ries­go de de­bi­li­tar­se y rom­per­se”. Pe­ro no to­do el mun­do es de­por­tis­ta de eli­te, o sen­ci­lla­men­te no ha­ce de­por­te. ¿Es ex­tra­po­la­ble es­te es­tu­dio? Da­rio Viei­ra ase­gu­ra que sí. “No só­lo pue­de afec­tar a quien prac­ti­que de­por­te ha­bi­tual­men­te, sino a to­do el mun­do. De he­cho, las infecciones cró­ni­cas bu­co­den­ta­les tam­bién tie­nen re­la­ción con pa­to­lo­gías car­dio­vas­cu­la­res. El co­ra­zón, co­mo múscu­lo, tam­bién se re­sien­te de la fal­ta de hi­gie­ne bu­co­den­tal”. Es de la mis­ma opi­nión Da­vid He­rre­ra, pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pe­rio­don­cia y Os­teoin­te­gra­ción. Tam­bién se­ña­la que los pro­ble­mas de sa­lud con la bo­ca pue­den in­ci­dir o es­ti­mu­lar otras pa­to­lo­gías. Es­te ex­per­to des­ta­ca tam­bién la pe­rio­don­ti­tis (in­fla­ma­ción de la en­cía) en re­la­ción con la glu­co­sa

Los ex­per­tos des­ta­can la im­por­tan­cia de cui­dar y pre­ve­nir la sa­lud de los dien­tes y la bo­ca en ge­ne­ral por­que tie­ne una re­per­cu­sión po­si­ti­va en el res­to del cuer­po

en san­gre y la dia­be­tes. “Los pa­cien­tes que tie­nen al­gún pro­ble­ma de en­fer­me­dad pe­rio­don­tal po­drían te­ner dia­be­tes de ti­po 2 con ma­yor fre­cuen­cia que aque­llos que tie­nen las en­cías sa­nas. Ade­más, los pa­cien­tes dia­bé­ti­cos con en­fer­me­dad de las en­cías tie­nen tam­bién un ma­yor ries­go de su­frir las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a la dia­be­tes”. El Con­se­jo de Den­tis­tas (or­ga­ni­za­ción co­le­gial de den­tis­tas de Es­pa­ña) aler­ta de que al igual que la en­fer­me­dad pe­rio­don­tal pue­de per­ju­di­car el con­trol me­ta­bó­li­co del ni­vel de azú­car en la san­gre y au­men­tar el ries­go de com­pli­ca­cio­nes, la dia­be­tes tam­bién pue­de in­cre­men­tar las po­si­bi­li­da­des de su­frir en­fer­me­da­des pe­rio­don­ta­les o, en el ca­so de que ya se ten­gan, agra­var­las.

An­to­nio Za­pa­te­ro, je­fe de me­di­ci­na in­ter­na del hos­pi­tal de Fuen­la­bra­da (Ma­drid) y vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na In­ter­na cons­ta­ta la aso­cia­ción en­tre in­fla­ma­ción en la bo­ca y pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res. “Uno de los me­dia­do­res in­fla­ma­to­rios que más in­te­rés es­tán des­per­tan­do es la IL-17, que ejer­ce un pa­pel esen­cial en el me­ca­nis­mo in­fla­ma­to­rio im­pli­ca­do en el desa­rro­llo de la en­fer­me­dad pe­rio­don­tal. Exis­ten evi­den­cias só­li­das que po­nen de re­lie­ve co­mo es­te me­dia­dor ac­ti­va­do por el ex­ce­so de gra­sa in­flu­ye es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ma­yor ries­go de apa­ri­ción de tras­tor­nos ta­les co­mo la pe­rio­don­ti­tis”. Es­te es­pe­cia­lis­ta co­men­ta que la IL-17 ac­túa so­bre de­ter­mi­na­das pro­teí­nas de hue­so y del car­tí­la­go en la ca­vi­dad bu­cal, ac­ti­van­do el me­ca­nis­mo in­fla­ma­to­rio.

An­te to­dos es­tos de­sen­ca­de­nan­tes, los ex­per­tos acon­se­jan la ne­ce­si­dad de es­ta­ble­cer pau­tas hi­gié­ni­cas. To­mar una ma­yor con­cien­cia del res­pe­to ha­cia el pro­pio cuer­po. In­clu­so hay ex­per­tos que es­ta­ble­cen re­la­cio­nes en­tre el cui­da­do de los dien­tes y los ór­ga­nos del cuer­po y las emo­cio­nes. “Nues­tros dien­tes son par­te de nues­tro cuer­po, nos ha­blan y nos di­cen qué es­tá pa­san­do y qué guar­da­mos es­tan­ca­do en nues­tro cam­po emo­cio­nal”, ase­gu­ra Pau­la Es­par­za. Es­ta odon­tó­lo­ga aña­de que los dien­tes es­tán re­la­cio­na­dos con los me­ri­dia­nos ener­gé­ti­cos de la acu­pun­tu­ra se­gún es­pe­ci­fi­ca la me­di­ci­na chi­na. Y los pro­ble­mas que sur­jan en un dien­te de­ter­mi­na­do pue­den im­pli­car una afec­ta­ción tam­bién del ór­gano al que co­rres­pon­da aquel dien­te. “Des­de la bo­ca se pue­den sa­nar tam­bién otras par­tes del cuer­po”, aña­de Pau­la Es­par­za. Si los mo­la­res in­fe­rio­res son los afec­ta­dos, pue­den ha­ber pro­ble­mas tam­bién con el in­tes­tino grue­so y los pul­mo­nes. Y en el cam­po de las emo­cio­nes im­pli­ca­ría una pre­pon­de­ran­cia la me­lan­co­lía y la ne­ce­si­dad de afron­tar los gol­pes en la vi­da. Si se tra­ta de in­ci­si­vos, ca­ni­nos, pre­mo­la­res o las mue­las, se­rán otro ti­po de aso­cia­cio­nes.

En cual­quier ca­so to­dos los ex­per­tos es­tán de acuer­do que los pro­ble­mas bu­co­den­ta­les pue­den te­ner ma­yo­res im­pli­ca­cio­nes de las que pa­re­ce a sim­ple vis­ta. Así que in­ci­den en las me­di­das de hi­gie­ne más pri­mor­dia­les. El Con­se­jo de Den­tis­tas cons­ta­ta que al me­nos el 20% de los ma­yo­res de 65 años to­da­vía no se ce­pi­lla nun­ca los dien­tes, se­gún su en­cues­ta de sa­lud oral. Ofre­cen más da­tos, co­mo que el 30% de los jó­ve­nes y adul­tos só­lo se ce­pi­lla una vez al día. Aun­que los ex­per­tos son op­ti­mis­tas por­que los da­tos so­bre la evo­lu­ción de los pro­ble­mas bu­co­den­ta­les son me­jo­res que años atrás. Al me­nos si se com­pa­ran los da­tos de 1993 con los del 2010. Se­gún la en­cues­ta del Con­se­jo de Den­tis­tas, a par­tir de los 35 años, la ca­ries es una en­fer­me­dad ge­ne­ra­li­za­da: el 93% de la po­bla­ción adul­ta en Es­pa­ña tie­ne ca­ries afec­tan­do una me­dia de 6 dien­tes en­tre las per­so­nas de 35 años has­ta los 65, y a 14 pie­zas den­ta­les a par­tir de los 65 años. Y en es­te úl­ti­mo co­lec­ti­vo, só­lo re­ci­ben tra­ta­mien­to un 12% de las ca­ries, muy po­co. Pe­ro al me­nos es­te por­cen­ta­je se ele­va al 65% en­tre las per­so­nas de 35 a 65 años. En el ca­so de los más pe­que­ños, só­lo uno de ca­da cua­tro dien­tes de le­che con ca­ries re­ci­be tra­ta­mien­to. Y la ma­yo­ría lo su­fren. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, en­tre un 60% y un 90% de los es­co­la­res tie­nen ca­ries den­tal. En Es­pa­ña, la po­bla­ción in­fan­til au­tóc­to­na no lle­ga al 60%, mien­tras que los ni­ños in­mi­gran­tes su­pe­ran el 70% de pre­va­len­cia. Vol­vien­do a los adul­tos, en el ca­so de las en­cías, al­re­de­dor de un 85% de la po­bla­ción ma­yor de 35 años tie­ne al­gún ti­po de pro­ble­ma re­la­cio­na­do con las en­cías, de las cua­les, más de la mi­tad son gin­gi­vi­tis. Mien­tras que po­co más del 20% su­fre pe­rio­don­ti­tis, que lle­ga a ser se­ve­ra pa­ra el 7% de la po­bla­ción adul­ta (5% pa­ra los de 35 años a 65 años; y el 10%, pa­ra las per­so­nas ma­yo­res de 65 años).

To­dos es­tos da­tos re­pre­sen­tan una me­jo­ra sus­tan­cial com­pa­ra­dos con los del año 1993. Se­gún el Con­se­jo de Den­tis­tas y a gran­des ras­gos, des­de en­ton­ces ha des­cen­di­do pau­la­ti­na­men­te el ín­di­ce de ca­ries. En los adul­tos jó­ve­nes (de 35 a 44 años), ha ba­ja­do un 36% el nú­me­ro de dien­tes afec­ta­dos con ca­ries. Y en los ma­yo­res de 65 años se ha re­du­ci­do un 30%. En cuan­to a la pe­rio­don­ti­tis se­ve­ra ha dis­mi­nui­do a la mi­tad. En cual­quier ca­so pa­re­ce que au­men­ta la con­cien­cia so­bre la sa­lud de los dien­tes. Al me­nos lo cons­ta­ta Juan Car­los Llo­dra, pro­fe­sor Odon­to­lo­gía Pre­ven­ti­va y Co­mu­ni­ta­ria, en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y coau­tor del es­tu­dio pros­pec­ti­vo Delp­hi, La sa­lud bu­co­den­tal en Es­pa­ña 2020, ten­den­cias y ob­je­ti­vos de sa­lud oral, don­de se pre­vé que la de­man­da de cui­da­dos den­ta­les has­ta el año 2020 ha­brá au­men­ta­do una me­dia del 67%. To­do sea por los dien­tes y la ca­pa­ci­dad de mas­ti­car sin de­ma­sia­dos pro­ble­mas pa­ra po­der di­ge­rir­lo to­do me­jor.

UNA BO­CA IN­FLA­MA­DA TAM­BIÉN PUE­DE AFEC­TAR AL MÚSCU­LO LA ME­DI­CI­NA CHI­NA RE­LA­CIO­NA LOS DIEN­TES CON LOS ÓR­GA­NOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.