Ma­de­ra y plás­ti­co en la de­co­ra­ción

Si­llas, lám­pa­ras, me­sas for­man par­te de las ten­den­cias de di­se­ño que usan a la par ma­de­ra y plás­ti­co en una sim­bio­sis ar­mó­ni­ca

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Be­go­ña Cor­zo

La com­bi­na­ción de ma­te­ria­les dis­pa­res en una mis­ma pie­za es una de las ten­den­cias en el di­se­ño. Unas ve­ces se ha­ce pa­ra con­se­guir aca­ba­dos más ex­pre­si­vos, ofre­cer nue­vas pres­ta­cio­nes o re­in­ter­pre­tar un clá­si­co. Otras, pa­ra aba­ra­tar cos­tes. La ma­de­ra y el plás­ti­co, por ejem­plo, son ya una pa­re­ja de he­cho

Los crea­do­res se han lan­za­do a com­bi­nar ma­te­ria­les, tex­tu­ras y es­ti­los en bus­ca de una ma­yor ex­pre­si­vi­dad y ca­li­dez de sus di­se­ños y pa­ra apro­ve­char las me­jo­res cua­li­da­des de ca­da ma­te­rial. El plás­ti­co, el már­mol, el cris­tal, el ple­xi­glás o el ace­ro ya no son ma­te­ria­les an­ta­gó­ni­cos... la ba­ra­ja de las com­bi­na­cio­nes es­tá más abier­ta que nun­ca.

Pa­ra crear una apa­rien­cia de he­cho a me­di­da, de pie­za úni­ca o in­clu­so dar un pun­to de in­for­ma­li­dad a sus pro­duc­tos, mu­chos di­se­ña­do­res yux­ta­po­nen di­fe­ren­tes ma­te­ria­les e in­ci­den en el con­tras­te de aca­ba­dos y tex­tu­ras. Un buen co­mo­dín es la ma­de­ra, un ma­te­rial ver­sá­til que es­tá de­mos­tran­do que pue­de for­mar pa­re­ja con to­do. “Me gus­ta com­bi­nar la fa­bri­ca­ción ar­te­sa­nal con el uso de tec­no­lo­gías de pre­ci­sión, pa­ra con­tras­tar tex­tu­ras y mez­clar ma­te­ria­les ya sea en un ob­je­to o en una co­lec­ción”, acos­tum­bra a ex­pli­car el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co Tom Di­xon. En oca­sio­nes, es­tos di­se­ños hí­bri­dos son fru­to de la re­in­ter­pre­ta­ción y per­fec­cio­na­mien­to de ti­po­lo­gías ya pro­ba­das, lo que les otor­ga a me­nu­do una nue­va vi­da a los pro­duc­tos. Es­te se­ría el ca­so de las si­llas Trat­to­ria y Ba­sel, que Jas­per Mo­rri­son di­se­ñó pa­ra Ma­gis y Vi­tra, res­pec­ti­va­men­te. Mo­rri­son, de­fen­sor del es­ti­lo su­per­nor­mal, en lu­gar de lle­gar a pro­pues­tas ex­tra­ñas o alam­bi­ca­das, pro­po­ne una re­vi­sión, en el pri­mer ca­so, de la sen­ci­lla si­lla de enea y en el otro, de la Tho­net, dos clá­si­cos que se fa­bri­can des­de ha­ce más de un si­glo en gran­des can­ti­da­des y en di­fe­ren­tes ver­sio­nes y que el di­se­ña­dor bri­tá­ni­co re­in­ter­pre­ta, per­fec­cio­na y re­fi­na sir­vién­do­se del plás­ti­co, un ma­te­rial que le ha per­mi­ti­do ob­te­ner una for­ma or­gá­ni­ca más pro­nun­cia­da y un di­se­ño ge­ne­ral más fle­xi­ble que re­dun­dan en la co­mo­di­dad.

El re­cur­so de mez­clar plás­ti­co y ma­de­ra no es nue­vo, ya ha­ce más de me­dio si­glo que Char­les y Ray Ea­mes tu­vie­ron la idea de sus­ten­tar una es­truc­tu­ra de plás­ti­co en unas pa­tas de ma­de­ra. Pe­ro lo cier­to es que nun­ca se ha­bían ven­di­do tan­to sus si­llas co­mo en los úl­ti­mos quin­ce años, y aún son una fér­til fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra mu­chos di­se­ña­do­res.

La fima Eme­co, que se fun­dó en 1944 pa­ra cons­truir si­llas de alu­mi­nio in­des­truc­ti­bles pa­ra la Navy de EE.UU., aho­ra fa­bri­ca, por pri­me­ra vez en su his­to­ria, un asien­to con es­truc­tu­ra de ma­de­ra que se ta­lla en una fá­bri­ca re­gen­ta­da por amish en el con­da­do de Lan­cas­ter. Su di­se­ña­dor, el bri­tá­ni­co Mi­chael Young, ex­pli­ca que le “apa­sio­na tra­ba­jar con ma­te­ria­les na­tu­ra­les que vi­ven pa­ra siem­pre, y la ma­de­ra y el me­tal son ma­te­rias que co­nec­tan con lo hu­mano, por lo que no te­nía du­das de que la ri­que­za de sus pro­ce­sos de en­ve­je­ci­mien­to se­ría una com­bi­na­ción per­fec­ta. Sen­tí que la ma­de­ra le da­ría un per­fil más sua­ve al pro­duc­to, mien­tras que el alu­mi­nio per­mi­ti­ría man­te­ner la so­fis­ti­ca­ción y la his­to­ria

de la mar­ca”. Por su par­te, Joost van Bleis­wijk, en su lám­pa­ra pa­ra la iró­ni­ca fir­ma ho­lan­de­sa Moooi, se ins­pi­ra en los pos­tes de elec­tri­ci­dad y las pie­zas de me­cano, que son me­tá­li­cos, pe­ro él, en con­tras­te, em­plea lis­to­nes de ma­de­ra.

El uso del plás­ti­co pue­de dar una nue­va ex­pre­si­vi­dad a una pie­za, des­de lue­go, pe­ro tam­bién re­du­ce los cos­tes de pro­duc­ción –to­da­vía es ba­ra­to, lo que re­sul­ta ca­ro es ha­cer el mol­de–, de mo­do que las gran­des fir­mas lo es­tán apro­ve­chan­do pa­ra re­edi­tar sus clá­si­cos y ha­cer­los más ase­qui­bles al gran pú­bli­co. Pa­ra­le­la­men­te, em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en mue­bles ro­to­mol­dea­dos, co­mo Se­rra­lun­ga, re­cu­rren a la ma­de­ra pa­ra dar un plus de so­fis­ti­ca­ción a los aca­ba­dos de al­gu­nos de sus mo­de­los.

El re­no­va­do in­te­rés por las pie­zas ma­nu­fac­tu­ra­das

EL PLÁS­TI­CO PUE­DE AC­TUA­LI­ZAR UNA PIE­ZA Y TAM­BIÉN ABA­RA­TA LA PRO­DUC­CIÓN

ha des­per­ta­do tam­bién un au­ge de los ma­te­ria­les que son (o lo pa­re­cen) na­tu­ra­les o ru­di­men­ta­rios, y una hui­da de los di­se­ños que re­sul­te de­ma­sia­do ob­vio que han si­do con­ce­bi­dos di­gi­tal­men­te. La ma­de­ra, en sus tex­tu­ras y to­nos más na­tu­ra­les, el cris­tal, la pie­dra o los tex­ti­les ar­te­sa­nos vuel­ven al pri­mer plano. El es­tu­dio ita­liano Vano Al­to se ha mar­ca­do co­mo ob­je­ti­vo ha­cer con­ver­ger la ar­te­sa­nía y el ar­te con­tem­po­rá­neo. Los dos ar­tis­tas que lo for­man, Vit­to­rio Ca­va­lli­ni y Pao­la Mariani, han crea­do una co­lec­ción de pie­zas he­chas a mano en la Tos­ca­na muy di­fe­ren­tes en­tre sí pe­ro que tie­nen en co­mún el mo­do de ela­bo­ra­ción. “Em­pe­za­mos co­lo­can­do jun­tos ma­te­ria­les dis­pa­res, pro­ban­do di­fe­ren­tes op­cio­nes. Una vez que nos gus­ta la com­bi­na­ción, pro­du­ci­mos el ob­je­to. Has­ta aho­ra he­mos tra­ba­ja­do con ma­de­ra, ce­rá­mi­ca y cris­tal y, por lo que he­mos vis­to en el mun­do del ar­te, in­ter­net tie­ne

un pa­pel in­men­so, por­que la gen­te pue­de des­cu­brir el tra­ba­jo de los ar­te­sa­nos y, en con­se­cuen­cia, los ma­te­ria­les que em­plean”, ex­pli­can.

A la vez, los avan­ces téc­ni­cos han su­pues­to un pa­so de gi­gan­te en la ca­li­dad de pro­duc­tos co­mo los plás­ti­cos y, tam­bién en los pro­ce­sos de pro­duc­ción, que per­mi­ten rea­li­zar tra­ba­jos has­ta aho­ra im­pen­sa­bles. En las si­llas, por ejem­plo, se ha avan­za­do mu­chí­si­mo en el tac­to y la po­ro­si­dad, pa­ra que re­sul­ten más con­for­ta­bles y per­mi­tan a la piel res­pi­rar. Los nue­vos po­lí­me­ros tie­nen, tam­bién, una fle­xi­bi­li­dad que apor­ta más co­mo­di­dad y er­go­no­mía.

De la mez­cla de ma­te­ria­les es­tá na­cien­do un nue­vo uni­ver­so de ob­je­tos que re­es­cri­ben las fron­te­ras en­tre na­tu­ra­le­za y ar­ti­fi­cio y es­bo­zan po­si­bles es­ce­na­rios de la ca­sa del fu­tu­ro.

EL USO DE MA­DE­RA AYU­DA A QUE LOS DI­SE­ÑOS PA­REZ­CAN MÁS CÁ­LI­DOS Y NA­TU­RA­LES

4 Ca­pri­ce Pa­tas de ace­ro cro­ma­do en ne­gro, asien­to de nai­lon bri­llan­te y ta­pi­ce­ría de te­la acol­cha­da o cue­ro. Phi­lip­pe Starck pa­ra Cas­si­na

3 Cons­truc­tion Lamp M Lám­pa­ra con pie­zas de alu­mi­nio fun­di­do, lis­to­nes de ma­de­ra y tor­ni­llos de bron­ce, Joost van Bleis­wijk pa­ra Moooi

2 Flow Asien­to con cas­co blan­co, ne­gro o gris de po­li­car­bo­na­to y pa­tas de ma­de­ra de ro­ble. Jean Ma­rie Mas­saud pa­ra MDF Ita­lia

2 Trat­to­ria Si­llas con es­truc­tu­ra de ha­ya ma­ci­za na­tu­ral y asien­to y res­pal­do de po­li­car­bo­na­to. Me­sa de ha­ya y so­bre de la­mi­na­do HPL. Jas­per Mo­rri­son pa­ra Ma­gis

3 Clic Woo­den Fun­da pa­ra iPhone de ma­de­ra ma­ci­za de ce­re­zo con una es­qui­na de plás­ti­co de di­fe­ren­tes co­lo­res o he­cha de alu­mi­nio. Na­ti­ve Union

4 Lan­cas­ter Alu­mi­nio re­ci­cla­do y ma­de­ra de fresno. Las pa­tas se han he­cho en una fá­bri­ca amish en el con­da­do de Lan­cas­ter PA. Mi­chael Young pa­ra Eme­co

1 BAC3 Es­truc­tu­ra de ma­de­ra de fresno ma­ci­zo en blan­co, ro­jo anili­na, te­ñi­do wen­gé o ce­re­zo y asien­to de li­nó­leo ne­gro. Jas­per Mo­rri­son pa­ra Cappellini

9 Mon­te­lu­po Ja­rras de ce­rá­mi­ca y ma­de­ra pro­te­gi­da con­tra la humedad, pen­sa­das pa­ra con­te­ner lí­qui­dos ca­lien­tes co­mo ca­fé o té. En blan­co o gris te­rra­co­ta. Vano Al­to

10 Ba­ke Me A Ca­ke Lám­pa­ra de so­bre­me­sa de ma­de­ra de ro­ble y cris­tal tin­ta­do ahu­ma­do. Bas­ta con le­van­tar la cam­pa­na pa­ra cam­biar la bom­bi­lla. Mor­ten & Jo­nas pa­ra Nort­hern Ligh­ting

8 Ku­brick Asien­to pa­ra in­te­rior o ex­te­rior de po­li­eti­leno ro­to­mol­dea­do com­bi­na­do con pa­tas de ma­de­ra de iro­co. Marc Sad­ler pa­ra Se­rra­lun­ga

7 Plas­tic Na­tu­re Ta­bu­re­tes con pa­tas y asien­to de ma­de­ra uni­dos con re­si­na plás­ti­ca mol­dea­da. El plás­ti­co se fun­de en agu­je­ros he­chos en la ma­de­ra, se en­du­re­ce y que­dan uni­dos. Pe­li­de­sign

6 Ba­sel Si­lla con bas­ti­dor de ha­ya, na­tu­ral o con aca­ba­do la­ca­do en ne­gro, y asien­to y res­pal­do de plás­ti­co ASA te­ñi­do. Jas­per Mo­rri­son pa­ra Vi­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.