En jue­go

Oriol Ri­poll des­ve­la el jue­go de car­tas pre­cur­sor del ya po­pu­lar pó­quer de re­glas más com­ple­jas que su an­te­ce­sor, la Pri­me­ra de Ale­ma­nia

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - ORIOL RI­POLL es@la­van­guar­dia.es

La Pri­me­ra de Ale­ma­nia es un jue­go de car­tas pre­cur­sor del pó­quer, muy po­pu­lar en el sur de Eu­ro­pa du­ran­te los si­glos XVI y XVII. Des­pués ca­yó en desuso y aho­ra no hay una úni­ca in­for­ma­ción acer­ca de có­mo se jue­ga, sino que hay que re­cons­truir las ins­truc­cio­nes con va­rias in­for­ma­cio­nes, mu­chas de ellas pe­que­ñas va­rian­tes de una mis­ma me­cá­ni­ca. Qui­zás ese sea el mo­ti­vo de su des­apa­ri­ción: cuan­do na­ció el pó­quer, un jue­go nue­vo más com­ple­jo y emo­cio­nan­te, se de­jó de la­do la ver­sión más pri­mi­ti­va. La mul­ti­pli­ci­dad de nor­mas fue tam­bién un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra que no apa­rez­ca en los re­co­pi­la­to­rios de jue­gos que fue­ron muy po­pu­la­res a par­tir del si­glo XVIII.

El jue­go, sin em­bar­go, si­gue sien­do muy vá­li­do y ju­ga­ble. Así, le pro­pon­go que bus­que una ba­ra­ja de

LA PRI­ME­RA DE ALE­MA­NIA APA­RE­CE EN POE­MAS DEL XVI, CO­MO UNO EN QUE ADÁN Y EVA JUE­GAN CON EL DIA­BLO

car­tas y dos, tres o cua­tro ju­ga­do­res más pa­ra ha­cer una par­ti­da de me­dia tar­de.

Se dan dos car­tas a ca­da ju­ga­dor. Las mi­ra y de­ci­de si quie­re cam­biar una, las dos, o que­dár­se­las. Una vez he­chos to­dos los cam­bios se re­par­ten dos car­tas más. Los ju­ga­do­res tie­nen las cua­tro car­tas en las ma­nos y de nue­vo pue­den cam­biar las que quie­ran. Des­pués del úl­ti­mo cam­bio, to­dos ha­cen la mis­ma apues­ta en el cen­tro de la me­sa (pro­pon­go que se de­ci­da pre­via­men­te la apues­ta má­xi­ma de ca­da ron­da). Quien crea que no tie­ne buen jue­go pue­de re­ti­rar­se, y los que con­ti­núen en la par­ti­da mues­tran sus car­tas. El ju­ga­dor que ten­ga una me­jor com­bi­na­ción se que­da to­das las apues­tas. Hay cua­tro com­bi­na­cio­nes po­si­bles: la me­jor se lla­ma flux y es­tá for­ma­da por cua­tro car­tas del mis­mo pa­lo; por de­ba­jo del flux es­tá el 55, y lo for­man tres car­tas, el 6, el 7 y el as del mis­mo pa­lo; en ter­cer lu­gar es­tá la quínola o la pri­me­ra, que es una com­bi­na­ción de cua­tro car­tas, una de ca­da pa­lo; y por úl­ti­mo es­tán las pa­re­jas y los tríos de dos o tres car­tas del mis­mo pa­lo.

En el ca­so de que dos o más ju­ga­do­res ten­gan la mis­ma com­bi­na­ción o que nin­gún ju­ga­dor ha­ya con­se­gui­do for­mar gru­po, se cuen­tan los pun­tos de ca­da car­ta. Las más apre­cia­das son los 7, que va­len 21 pun­tos, lue­go los 6, que dan 18, se­gui­dos por ases, los 5, los 4, los 3 y los 2 que su­man 16, 15, 14, 13 y 12 pun­tos, res­pec­ti­va­men­te. Ca­da fi­gu­ra su­ma 10 pun­tos. Es de­cir, si un ju­ga­dor ha he­cho un flux con un 2, 3, 4, y 5 só­lo su­ma­ría 54 pun­tos, pe­ro ga­na­ría a una quínola for­ma­da por tres 7 y un 6 de cua­tro pa­los di­fe­ren­tes, que su­ma­rían 81 pun­tos, aun­que sea una com­bi­na­ción de ni­vel in­fe­rior. Los ju­ga­do­res aca­ban la par­ti­da cuan­do deseen.

La Pri­me­ra de Ale­ma­nia fue un jue­go muy po­pu­lar y apa­re­ce en nu­me­ro­sos tex­tos li­te­ra­rios, en­tre ellos un poe­ma es­cri­to a me­dia­dos de XVI por Jor­ge de Mon­te­ma­yor, En­sa­la­da del jue­go de la pri­me­ra, apli­ca­da a Nues­tra Se­ño­ra. En él se mues­tra la par­ti­da que Adán y Eva ju­ga­ron con­tra el de­mo­nio en el pa­raí­so. Tam­bién apa­re­ce en una lis­ta de jue­gos que es­ta­ban per­mi­ti­dos en­tre la tri­pu­la­ción y pa­sa­je­ros de una ga­le­ra, don­de tram­pas y car­tas mar­ca­das te­nían vía li­bre.

Ilus­tra­ción Ilus­tra­ción Lui­sa Ve­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.