Sí pue­des

An­tes que sen­tir­se de­cep­cio­na­do por la fal­ta de apo­yo an­te al­gu­na en­fer­me­dad, Ra­mi­ro Ca­lle acon­se­ja for­jar­se uno mis­mo

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - RA­MI­RO CA­LLE es@la­van­guar­dia.es

PRE­GUN­TA | Me lla­mo An­na y vi­vo con mi ma­dre, en­fer­ma de alz­hei­mer, y su cui­da­do­ra. A pe­sar de su avan­za­da edad y de su en­fer­me­dad, ella vi­ve en un mun­do fe­liz, des­me­mo­ria­da e in­cons­cien­te de su mal pe­ro muy bien cui­da­da y aten­di­da por no­so­tras. Su buen es­ta­do fí­si­co le per­mi­te dis­fru­tar, to­da­vía, de bue­nos pa­seos dia­rios y de es­pec­tácu­los cul­tu­ra­les, aun­que sus li­mi­ta­cio­nes cog­ni­ti­vas no le per­mi­ten com­pren­der los con­te­ni­dos. Me di­ri­jo a us­ted pa­ra ex­po­ner­le la si­tua­ción de so­le­dad de ella y, en es­te ca­so, tam­bién de la mía co­mo cui­da­do­ra. La ac­ti­tud de al­gu­nos fa­mi­lia­res y amis­ta­des es de ale­ja­mien­to, cuan­do ten­dría que ser lo con­tra­rio. No­so­tras siem­pre nos he­mos preo­cu­pa­do por aten­der lo me­jor po­si­ble a los de­más. Aho­ra en es­ta eta­pa nos en­con­tra­mos le­jos de es­tar ro­dea­das por nues­tro círcu­lo pró­xi­mo. En mi ca­so, po­cas amis­ta­des

NO HAY QUE SEN­TIR DE­CEP­CIÓN POR LA FAL­TA DE APO­YO, SINO FOR­JAR­SE A UNO MIS­MO Y ME­DI­TAR

mue­ven un de­do por mí o tie­nen al­gu­na aten­ción, ya que en su ma­yo­ría no se tra­tan de au­tén­ti­cas amis­ta­des. ¿Por qué en los mo­men­tos di­fí­ci­les las per­so­nas se apar­tan, se man­tie­nen in­di­fe­ren­tes o gi­ran la ca­ra ha­cia otro la­do? ¿Dón­de es­tá la em­pa­tía, el apo­yo, la ge­ne­ro­si­dad? Es co­mo si se subie­ran úni­ca­men­te al ca­rro de lo bueno, del in­te­rés per­so­nal y hu­ye­ran de los pro­ble­mas aje­nos. An­te esa de­sola­do­ra pers­pec­ti­va pro­cu­ro afian­zar­me en mí mis­ma. Creo que voy apren­dien­do, no obs­tan­te es un ca­mino du­ro. Muy agra­de­ci­da por leer y res­pon­der a es­te es­cri­to.

RES­PUES­TA | Que­ri­da ami­ga, ad­mi­ro pro­fun­da­men­te lo que us­ted ha­ce por su ma­dre y com­pren­do muy bien lo que ex­po­ne. En es­ta vi­da hay mu­chas re­la­cio­nes, pe­ro amis­ta­des ver­da­de­ras e in­con­di­cio­na­les muy po­cas. Pa­ra com­par­tir los bue­nos mo­men­tos, uno en­cuen­tra mu­cha gen­te, pa­ra com­par­tir los di­fí­ci­les, muy po­ca. Es una reali­dad que no po­de­mos ocul­tar. Tam­bién es la oca­sión pa­ra sa­ber con qué per­so­nas po­de­mos con­tar y con cuá­les no. Ha­ce us­ted muy bien en for­jar­se a sí mis­ma. Por al­go Bu­da in­sis­tía en aque­llo de “eres el re­fu­gio de ti mis­mo, ¿qué otro re­fu­gio pue­de ha­ber?”. Es muy con­for­ta­dor que, a pe­sar de la en­fer­me­dad, su ma­dre se en­cuen­tre en un es­ta­do de cons­cien­cia de agra­do e in­clu­so de de­lei­te. Hay en la men­te otros pla­nos fe­cun­dos que no son só­lo los del pen­sa­mien­to or­di­na­rio o la ló­gi­ca. Us­ted es­tá ha­cien­do una la­bor que le ayu­da a cre­cer in­te­rior­men­te y ac­tua­li­zar sus me­jo­res po­ten­cia­les. Las dos se ayu­dan en­tre sí de mo­do di­fe­ren­te. Us­ted ha­ga lo me­jor que pue­da y sién­ta­se sa­tis­fe­cha con­si­go mis­ma. Es una la­bor muy du­ra y po­dría de­di­car unos mi­nu­tos dia­rios a la prác­ti­ca de la re­la­ja­ción pro­fun­da o la me­di­ta­ción, pa­ra po­der co­nec­tar con lo más pro­fun­do de us­ted y ha­llar unos mi­nu­tos de paz y vi­ta­li­dad en su in­te­rior. En­tre mis alum­nos, hay va­rios co­mo us­ted y ha­llan fuer­za en la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción. En cuan­to a la amis­tad, us­te­des die­ron lo me­jor de sí mis­mas. Eso es lo gran­dio­so de la amis­tad: dar­la por­que na­ce el sen­ti­mien­to noble de uno mis­mo y co­mo di­ce Gi­brán, “Ha­ced que lo me­jor de vo­so­tros sea pa­ra vues­tro ami­go”. No se sien­ta de­cep­cio­na­da por los ac­tos de los de­más. Sién­ta­se con­for­ta­da por la la­bor que us­ted es­tá lle­van­do a ca­bo con la per­so­na que más se lo me­re­ce.

Ilus­tra­ción Pa­blo Amar­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.