Los si­len­cios en­tre pa­dres e hi­jos

No lo cuen­tan to­do. Ni los hi­jos a los pa­dres, ni al re­vés. Y ca­da uno tie­ne sus ra­zo­nes

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Mayte Rius

Ma­ría con­si­de­ra que tie­ne una co­mu­ni­ca­ción flui­da y una re­la­ción de con­fian­za con sus hi­jos, pe­ro nun­ca les ha ha­bla­do de la re­la­ción es­ta­ble que man­tie­ne des­de ha­ce sie­te años y que ini­ció des­pués de se­pa­rar­se. “Es mi vi­da ín­ti­ma, que en na­da les afec­ta”, ase­gu­ra. Juan des­pi­de ca­da día a sus hi­jos a la puer­ta del co­le­gio co­mo si se mar­cha­ra a tra­ba­jar aun­que ha­ce más de un año que es­tá en pa­ro. “No quie­ro que se preo­cu­pen por un pro­ble­ma que ellos no pue­den re­sol­ver”, co­men­ta. Ana aler­ta a su hi­ja so­bre to­dos los pe­li­gros que pue­den ace­char­la ca­da vez que sa­le por la no­che, pe­ro no le ha ex­pli­ca­do el em­ba­ra­zo no desea­do que in­te­rrum­pió en su ju­ven­tud ni el ac­ci­den­te de co­che que tu­vo cuan­do vol­vía de una fies­ta con sus ami­gos en es­ta­do de em­bria­guez. “No me gus­ta­ría per­der au­to­ri­dad mo­ral o que cuan­do les re­ga­ñe me di­gan que yo tam­bién lo ha­cía”, jus­ti­fi­ca. Co­mo Ma­ría, Juan y Ana hay mu­chos pa­dres y ma­dres que no ha­blan con sus hi­jos de sus re­la­cio­nes se­xua­les, de sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y la­bo­ra­les o de sus erro­res de ju­ven­tud. Y otros mu­chos que no les re­la­tan sus mie­dos, sus preo­cu­pa­cio­nes, las ten­sio­nes fa­mi­lia­res, sus pro­ble­mas le­ga­les o los se­cre­tos de fa­mi­lia. Pe­ro no exis­ten mu­chos da­tos al res­pec­to. Hay múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar, pe­ro sue­len fo­ca­li­zar­se en la ca­pa­ci­dad de diá­lo­go de las fa­mi­lias, en si pa­dres e hi­jos ha­blan a me­nu­do y de qué, o so­bre qué cuen­tan o no cuen­tan los hi­jos. Por­que, aun­que ca­da cha­val y ca­da en­torno fa­mi­liar es di­fe­ren­te, lo ha­bi­tual es abor­dar la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­liar des­de la preo­cu­pa­ción que sus­ci­ta en pa­dres y ma­dres la apa­ri­ción de la in­ti­mi­dad, los si­len­cios o las ocul­ta­cio­nes a me­di­da que los ni­ños cre­cen y en­tran en la ado­les­cen­cia. “El mie­do ex­ce­si­vo de los pa­dres, la des­con­fian­za, ahu­yen­tan la co­mu­ni­ca­ción; el ado­les­cen­te de­tec­ta la an­sie­dad de los pa­dres por sa­ber sus co­sas y si lo vi­ve co­mo una in­tru­sión se cie­rra, pro­vo­can­do más in­co­mu­ni­ca­ción”, ex­pli­ca Jor­ge Tió, psi­có­lo­go clí­ni­co y coor­di­na­dor del equi­po de aten­ción al me­nor de la Fun­da­ció Sant Pere Cla­ver. Sin em­bar­go, la re­ser­va que mues­tran la ma­yo­ría de hi­jos tie­ne que ver con la apa­ri­ción de la in­ti­mi­dad al acer­car­se o lle­gar a la ado­les­cen­cia y di­fie­re po­co de las re­ser­vas que man­tie­nen los pa­dres so­bre lo que con­si­de­ran su pri­va­ci­dad o sus se­cre­tos per­so­na­les. Lo cons­ta­tó Ja­vier Urra, doc­tor en Psi­co­lo­gía y tam­bién en Cien­cias de la Sa­lud, cuan­do ha­ce cin­co años de­ci­dió dar un gi­ro a su li­bro ¿Qué ocul­tan nues­tros hi­jos? (La Es­fe­ra de los Li­bros) y pre­gun­tar tam­bién a los pa­dres qué no cuen­tan ellos. Su in­ves­ti­ga­ción pu­so de ma­ni­fies­to que un por­cen­ta­je im­por­tan­te de hi­jos di­ce que no ocul­ta na­da a sus pa­dres y que son mu­chos los pa­dres y más las ma­dres que ase­gu­ran con­tar to­do a sus hi­jos. Pe­ro tam­bién de­tec­tó que unos y otros se re­ser­van al­gu­nos te­mas y por muy pa­re­ci­das mo­ti­va­cio­nes. Los hi­jos ca­llan so­bre to­do con quién van, qué ha­cen cuan­do sa­len o las ma­las no­tas por pu­dor, por mie­do a su reac­ción o pa­ra no preo­cu­par­les, en­tre otras ra­zo­nes, y los pa­dres elu­den con­ver­sar so­bre sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, la­bo­ra­les o fa­mi­lia­res, so­bre su vi­da se­xual o so­bre sus gam­be­rra­das de jó­ve­nes pa­ra no preo­cu­par­les, por­que con­si­de­ran que no son te­mas ade­cua­dos pa­ra ellos o por ver­güen­za. Sin­ce­ros, no trans­pa­ren­tes. “Es nor­mal, pre­ven­ti­vo y sano que ni­ños, ado­les­cen­tes, jó­ve­nes y adul­tos

LOS PA­DRES SI­LEN­CIAN PRO­BLE­MAS LA­BO­RA­LES, FA­MI­LIA­RES Y ERRO­RES DE JU­VEN­TUD ES NOR­MAL Y SANO QUE TO­DOS TEN­GAN Y DE­FIEN­DAN SU PAR­CE­LA ÍN­TI­MA

AN­TES SE OCUL­TA­BA MU­CHO MÁS POR­QUE LA DIS­TAN­CIA PA­DRES-HI­JO ERA ABIS­MAL LOS PA­DRES SE SIEN­TEN CONDERECHO A CA­LLAR AQUE­LLO QUE HA­GA SU­FRIR A SU HI­JO

ocul­ten al­gu­nos te­mas, de­fien­dan su in­ti­mi­dad, no se sien­tan ase­dia­dos, in­va­di­dos; hay que ser sin­ce­ros y no man­te­ner se­cre­tis­mos y zo­nas fan­tas­mas, pe­ro tam­po­co ha­ce fal­ta ser trans­pa­ren­te, hay co­sas que se pue­den ca­llar pa­ra po­der con­vi­vir”, jus­ti­fi­ca Urra. Y en­fa­ti­za que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res ocul­ta­ban mu­cho más por­que la dis­tan­cia en­tre pa­dres e hi­jos era abis­mal e im­pe­ra­ba el res­pe­to y el mie­do al pro­ge­ni­tor. “Nues­tros an­te­pa­sa­dos se lle­va­ron más se­cre­tos a la tum­ba; an­tes el pa­dre ha­bla­ba po­co, el tra­to era de us­ted y se ta­pa­ban las ver­güen­zas; los tra­pos su­cios se la­va­ban en ca­sa, no se pre­gun­ta­ba por no mo­les­tar, exis­tían las que­ri­das pe­ro na­die se da­ba por en­te­ra­do”, co­men­ta. Por el con­tra­rio, con­si­de­ra que aho­ra la pri­va­ci­dad per­so­nal se es­tá per­dien­do “por­que to­do el mun­do se des­nu­da emo­cio­nal­men­te y cuen­ta en­se­gui­da lo que le pa­sa con los hi­jos o con la pa­re­ja a pe­sar de que hay co­sas que es me­jor ma­ne­jar­las a so­las, y no por­que sean im­por­tan­tes, sino por­que son ín­ti­mas, tu­yas”. Res­pec­to a los te­mas que pa­dres e hi­jos no se cuen­tan, Urra de­tec­ta que se es­tán pro­du­cien­do cam­bios. “Creo que en los úl­ti­mos años los hi­jos si­len­cian mu­cho to­do lo re­la­cio­na­do con el uso que ha­cen de las nue­vas tec­no­lo­gías: con quién se co­mu­ni­can, qué pá­gi­nas ven, qué con­su­mos ha­cen…;

DOS DE CA­DA TRES JÓ­VE­NES, CON­TEN­TOS DE CÓ­MO HA­BLAN CON SU MA­DRE... ...Y SÓ­LO CUA­TRO DE CA­DA DIEZ DE CÓ­MO LO HA­CEN CON SU PA­DRE

y los pa­dres aho­ra ca­llan so­bre to­do los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos acu­cian­tes, sus re­la­cio­nes fue­ra de la pa­re­ja y los con­su­mos y adic­cio­nes, co­mo la lu­do­pa­tía”, se­ña­la. El so­ció­lo­go Ja­vier El­zo opi­na que en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias los pa­dres tam­bién de­jan en zo­na de som­bra mu­chos te­mas po­li­ti­coe­co­nó­mi­cos. “En mi ge­ne­ra­ción, las co­sas que no con­ta­ban los pa­dres eran las his­to­rias fa­mi­lia­res es­ca­bro­sas, co­mo las aventuras de ju­ven­tud de una tía o el mal­tra­to de al­gún fa­mi­liar; aho­ra mu­chos pa­dres han de ocul­tar otro ti­po de tra­pos su­cios, co­mo los pelotazos que les han lle­va­do de ser hi­jos de cam­pe­si­nos en un pue­blo a vi­vir en un gran cha­lé en las in­me­dia­cio­nes de una gran ciu­dad; y en el País Vas­co ha­ce años que se ocul­tan te­mas po­lí­ti­cos y esa som­bra se irá am­plian­do a me­di­da que se pro­duz­can ex­car­ce­la­cio­nes”, ex­pli­ca. Y aña­de que hay dos gran­des te­mas so­bre los que mu­chos pa­dres tam­po­co sue­len ha­blar de­ma­sia­do con los hi­jos, co­mo no lo hi­cie­ron en su día an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes: su pro­pia se­xua­li­dad y los con­flic­tos en­tre ma­dres e hi­jas. Urra coin­ci­de en que hay mu­chas fa­mi­lias don­de de te­mas de po­lí­ti­ca, re­li­gión y orien­ta­ción se­xual no se ha­bla por­que se sa­be que exis­ten di­fe­ren­tes po­si­cio­na­mien­tos y evi­den­ciar­los su­pon­dría un con­flic­to emo­cio­nal que afec­ta­ría a las re­la­cio­nes. “En ge­ne­ral, lo que pa­re­ce bo­chor­no­so o se sa­le

de la re­gla se tien­de a ca­llar; co­noz­co pa­dres que es­tán en la cár­cel y no lo cuen­tan, o ma­dres que ocul­tan esa reali­dad a los hi­jos y les ex­pli­can que el pa­dre se ha ido a tra­ba­jar al ex­tran­je­ro pa­ra que no lo vean co­mo un la­drón”, co­men­ta. Y ex­pli­ca que aun­que pa­dres y ma­dres no so­por­tan que los hi­jos ocul­ten co­sas por­que lo per­ci­ben co­mo un ries­go, se preo­cu­pan y quie­ren su­per­vi­sar sus vi­das, sí se sien­ten en el de­re­cho de ca­llar ellos las cues­tio­nes que pue­dan preo­cu­par a sus vás­ta­gos o ha­cer­les su­frir, o aque­llas que con­si­de­ran que no tie­nen edad de en­ten­der ade­cua­da­men­te. Sin em­bar­go, el psi­có­lo­go Jor­ge Tió ad­vier­te que los ado­les­cen­tes son muy sen­si­bles a las ac­ti­tu­des pa­ra con ellos y que una for­ma de re­co­no­cer sus as­pec­tos adul­tos e ir cons­tru­yen­do una nue­va re­la­ción adul­ta con ellos es ha­cién­do­les más par­tí­ci­pes de los asun­tos de la fa­mi­lia. Y ex­pli­ca a los pa­dres que a ve­ces esos si­len­cios de su hi­jo que tan­to les preo­cu­pan só­lo sig­ni­fi­can que no tie­ne na­da qué de­cir, que to­do es­tá to­da­vía de­ma­sia­do des­or­de­na­do y mez­cla­do en su ca­be­za. Otras ve­ces, ca­llan por ver­güen­za, “por el te­mor a ser ri­di­cu­li­za­dos en las in­ci­pien­tes ca­pa­ci­da­des de adul­to o des­cu­bier­tos to­da­vía co­mo un ni­ño, o por la cul­pa y el mie­do a de­cep­cio­nar o a ser agre­di­dos por ello”, ar­gu­ye Tió. De la ni­mie­dad al se­cre­to in­con­fe­sa­ble. A juz­gar por las ex­pe­rien­cias que re­co­gió Urra en su in­ves- ti­ga­ción, en­tre las pri­va­ci­da­des que se re­ser­van los hi­jos hay de to­do. Des­de el jo­ven que con­fie­sa ocul­tar a sus pa­dres que es­cu­pe por la ven­ta­na has­ta el que es­con­de que vio­ló a una chi­ca, pa­san­do por el que no se atre­ve a ex­pli­car que no es­tá de acuer­do con el ré­gi­men de vi­si­tas de sus pa­dres se­pa­ra­dos, los que no cuen­tan a sus pa­dres que sus ami­gos se ríen de ellos, lo que se des­car­gan de in­ter­net, su orien­ta­ción se­xual, que han re­cu­rri­do a la pros­ti­tu­ción o que con­su­men al­cohol. En el as­pec­to cuan­ti­ta­ti­vo, los te­mas que más ca­llan las más de 2.000 chi­cas de en­tre 8 y 20 años con­sul­ta­das por Urra son las re­la­cio­nes con chi­cos, dón­de van o lo que ha­cen cuan­do sa­len, si tie­nen no­vio, las pe­leas con los ami­gos y los sus­pen­sos. En el ca­so de los chi­cos (1.946 en­tre­vis­ta­dos), los te­mas más si­len­cia­dos son las ma­las no­tas y las re­la­cio­nes con chi­cas, aun­que a par­tir de los 15 años tam­bién ca­llan mu­cho dón­de van, qué ha­cen, si be­ben o sus preo­cu­pa­cio­nes. Por lo que res­pec­ta a los pa­dres, aun­que los te­mas si­len­cia­dos con más fre­cuen­cia son los re­la­cio­na­dos con la eco­no­mía fa­mi­liar y los pro­ble­mas fa­mi­lia­res y de pa­re­ja, Urra apun­ta que du­ran­te la ela­bo­ra­ción del es­tu­dio le sor­pren­dió el ele­va­do nú­me­ro de pa­dres que ca­lla to­do lo re­la­cio­na­do con gam­be­rra­das y tra­ve­su­ras he­chas de pe­que­ño o de ado­les­cen­te pa­ra no dar ideas y pa­ra no per­der la au­to­ri­dad. “Si los pa­dres com­par­tie­ran con sus hi­jos los de­ta­lles de su in­fan­cia y ado­les­cen­cia, las si­tua­cio­nes em­ba­ra­zo­sas que vi­vie­ron y los amo­res no con­fe­sa­dos, las de­cep­cio­nes, las frus­tra­cio­nes… se­rían más acep­ta­dos, com­pren­di­dos y que­ri­dos, por­que só­lo des­de la con­fian­za com­par­ti­da con sen­ti­do del hu­mor y el diá­lo­go pue­des co­mu­ni­car­te con los ado­les­cen­tes”, ase­gu­ra. Otro ca­pí­tu­lo am­plio de zo­nas pri­va­das de los pa­dres tie­ne que ver con sus mie­dos, du­das y preo­cu­pa­cio­nes so­bre la muer­te, la en­fer­me­dad, el do­lor, las amis­ta­des… Unas ve­ces es por no preo­cu­par­les, pe­ro a me­nu­do ocu­rre que pa­ra los pa­dres no es fá­cil sin­ce­rar­se ni ha­blar de sen­ti­mien­tos con los hi­jos. Se­gún el in­for­me Co­mu­ni­ca­ción y con­flic­tos en­tre hi­jos y pa­dres, edi­ta­do por la Fun­da­ción de Ayu­da con­tra la Dro­ga­dic­ción (FAD), ape­nas la mi­tad de los pa­dres di­ce que le re­sul­ta fá­cil ha­blar de los pro­ble­mas a sus hi­jos y una cuar­ta par­te re­co­no­ce que a ve­ces no se atre­ve a per­dir­les lo que quie­re. “Aun­que la in­ti­mi­dad es irre­nun­cia­ble, qui­zá los pa­dres, ade­más de des­vi­vir­se por sus hi­jos, de­be­rían co­men­tar sus sen­ti­mien­tos y acon­te­ce­res, abrir­se más a sus hi­jos des­de la sin­ce­ri­dad, ex­pli­car­les al­gu­nos sin­sa­bo­res, mie­dos, du­das… y dar un pri­mer pa­so que fa­ci­li­te pos­te­rior­men­te el de los hi­jos ha­cia una re­la­ción de con­fian­za”, re­fle­xio­na Urra. Y pa­ra aque­llos que te­men des­mon­tar su ima­gen de re­fe­ren­te o per­der au­to­ri­dad re­cuer­da que “to­dos los pa­dres de­frau­dan a los hi­jos en al­go, y vi­ce­ver­sa; es así, de­be de ser así; de es­ta for­ma las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes han de an­dar su pro­pio ca­mino”. En to­do ca­so, tan­to la in­ves­ti­ga­ción de Urra co­mo la de la FAD po­nen de ma­ni­fies­to que, ten­gan o no zo­nas pri­va­das, son ma­yo­ría las fa­mi­lias que con­si­de­ran que dis­fru­tan de una bue­na co­mu­ni­ca­ción en­tre pa­dres e hi­jos. En ge­ne­ral, de las en­cues­tas se de­du­ce que son más flui­das las con­ver­sa­cio­nes con las ma­dres que con los pa­dres. Dos de ca­da tres jó­ve­nes en­cues­ta­dos por la FAD de­cla­ra­ban es­tar muy sa­tis­fe­chos de có­mo ha­blan con su ma­dre, pe­ro só­lo cua­tro de ca­da diez cuan­do se tra­ta del pa­dre. No obs­tan­te, cuan­do se tra­ta de ha­blar de los pro­ble­mas, es li­ge­ra­men­te su­pe­rior el por­cen­ta­je de cha­va­les que con­si­de­ran más fá­cil ha­cer­lo con el pa­dre (41% fren­te a 38%). Y en la in­ves­ti­ga­ción de Urra ha­bía un 15% de pa­dres y un 10% de hi­jos que ase­gu­ra­ban no ca­llar na­da en­tre ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.