Ojo con al­gu­nas die­tas

Hay re­gí­me­nes ali­men­ta­rios que pue­den ca­re­cer de nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el cuer­po hu­mano

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Ro­sa Le­ci­na

La ali­men­ta­ción tie­ne un pa­pel cla­ve en nues­tra sa­lud. Ya se sa­be, so­mos lo que co­me­mos. Tan­to es así, que el cre­cien­te in­te­rés por la pro­pia ali­men­ta­ción, jun­to a la apa­ri­ción de nue­vas e in­con­ta­bles teo­rías nu­tri­cio­na­les, lle­va, a me­nu­do, a es­ta­ble­cer con­clu­sio­nes y au­to­diag­nós­ti­cos erró­neos que pue­den in­fluir de for­ma ne­ga­ti­va en nues­tros há­bi­tos ali­men­ti­cios. Pa­ra­le­la­men­te, en los úl­ti­mos tiem­pos han sur­gi­do vo­ces que ani­man a eli­mi­nar los lác­teos o el glu­ten, por ejem­plo, de la die­ta, con la pro­me­sa de con­se­guir múl­ti­ples be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud. Se tra­ta, sin em­bar­go, de unas pau­tas que no cuen­tan con el res­pal­do de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y que, in­sis­ten, so­la­men­te son ne­ce­sa­rias y con­ve­nien­tes en aque­llas per­so­nas que pre­sen­tan al­gún ti­po de in­to­le­ran­cia. Por el con­tra­rio, hay ali­men­tos co­mo la car­ne ro­ja o los em­bu­ti­dos, jun­to a to­dos los pro­ce­sa­dos y los azú­ca­res sim­ples cu­yo con­su­mo sí que se de­be­ría li­mi­tar. La li­ga ‘an­ti­le­che’ La le­che y sus de­ri­va­dos son la prin­ci­pal fuen­te de cal­cio de nues­tra die­ta. Un nu­trien­te esen­cial en la in­fan­cia, pe­ro tam­bién en la edad adul­ta “pa­ra ase­gu­rar la sa­lud de la ma­sa ósea y pre­ve­nir la des­mi­ne­ra­li­za­ción de los hue­sos”, ex­pli­ca la doc­to­ra Mon­tse Folch, res­pon­sa­ble del Área de Nu­tri­ción del Ins­ti­tu­to Vila-Ro­vi­ra. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces es­tos ali­men­tos se con­su­men en me­nor can­ti­dad de la que se­ría re­co­men­da­ble de­bi­do a la in­fluen­cia de los men­sa­jes ne­ga­ti­vos so­bre la le­che que se di­fun­den des­de di­fe­ren­tes círcu­los. En oca­sio­nes, se lle­ga in­clu­so a eli­mi­nar to­dos los pro­duc­tos lác­teos de la die­ta de­bi­do a ar­gu­men­tos in­fun­da­dos. Uno de los más re­cu­rren­tes ale­ga que só­lo los se­res hu­ma­nos se­gui­mos to­man­do le­che des­pués de la lac­tan­cia y que so­mos los úni­cos que la con­su­mi­mos de otras es­pe­cias. Se­gún Jua­na Ma­ría Gon­zá­lez, di­rec­to­ra téc­ni­ca de la Clí­ni­ca Alim­men­ta y miem­bro de TheDoc­tors.es, “es­te ra­zo­na­mien­to no es vá­li­do pues­to que los ani­ma­les hay mu­chas co­sas que no pue­den ha­cer, por ejem­plo, cer­ve­za, y no por eso de­ci­mos que no hay que con­su­mir­la. Lo im­por­tan­te no es lo que no­so­tros cree­mos sino lo que nues­tro or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta. El cuer­po no cam­bia sus ne­ce­si­da­des se­gún nues­tras creen­cias. Por es­ta ra­zón, si la le­che y los de­ri­va­dos lác­teos son fuen­te de cal­cio, de­ben es­tar pre­sen­tes en nues­tra die­ta y si no es­ta­mos dis­pues­tos a con­su­mir­los, de­be­mos in­tro­du­cir en su lu­gar, ali­men­tos que nos apor­ten una can­ti­dad no­ta­ble de es­te mi­ne­ral”. Otra ra­zón que de­fien­de la ma­yo­ría de miem­bros de es­ta li­ga an­ti­le­che, es que los lác­teos pue­den in­clu­so lle­gar a ser no­ci­vos pa­ra la sa­lud, acha­cán­do­les to­do ti­po de ma­les. “Cuan­do al­gu­nos de mis pa­cien­tes me plan­tean es­ta po­si­bi­li­dad, les sue­lo po­ner co­mo ejem­plo is­las con un gran con­su­mo de lác­teos co­mo son Cerdeña o Me­nor­ca y que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner, en­tre su po­bla­ción, un nú­me­ro des­ta­ca­do de per­so­nas que su­pe­ran los cien años”, re­ve­la la doc­to­ra Gemma Ses­mi­lo, je­fa del ser­vi­cio de en­do­cri­no­lo­gía, nu­tri­ción y dia­be­tes del hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Qui­rón De­xeus. “Un he­cho que no se da­ría si real­men­te los lác­teos fue­ran per­ju­di­cia­les”, con­clu­ye. La reali­dad es que, pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, la le­che so­la­men­te es­tá con­tra­in­di­ca­da en al­gu­nas si­tua­cio­nes con­cre­tas “co­mo en las per­so­nas que tie­nen in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa (el azú­car de la le­che), ga­lac­to­se­mia (una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca que im­pi­de la asi­mi­la­ción de la ga­lac­ti­ta, que for­ma par­te de la lac­to­sa) o aler­gia a la le­che”, acla­ra la doc­to­ra Mon­tse Folch. En oca­sio­nes pue­de dar­se que, de for­ma es­pon­tá­nea, se va­ya re­du­cien­do la can­ti­dad de le­che en la die­ta si es­ta oca­sio­na cier­tas mo­les­tias di­ges­ti­vas. Es­to sue­le pa­sar por­que, “con la edad, la lac­to­sa es más di­fí­cil de di­ge­rir y es fre­cuen­te que per­so­nas adul­tas pre­sen­ten in­to­le­ran­cia o ten­gan di­ges­tio­nes di­fí­ci­les al to­mar­la”, des­ve­la la doc­to­ra Folch. En es­tos ca­sos, “se pue­den to­mar de­ri­va­dos co­mo el yo­gur, ya que las bac­te­rias que con­tie­ne lo con­vier­ten en un ali­men­to mas fá­cil de di­ge­rir, o el ké­fir”, aña­de. Tam­bién pue­de ser que “una per­so­na no sea del to­do in­to­le­ran­te a la lac­to­sa, pe­ro sí ten­ga cier­ta in­to­le­ran­cia en can­ti­da­des ele­va­das. Por tan­to, tan so­lo se­rá ne­ce­sa­rio re­du­cir la do­sis”, se­ña­la la en­do­cri­nó­lo­ga Gemma Ses­mi­lo. Por su par­te, Jor­di Sa­ro­la, di­rec­tor del cen­tro de nu­tri­ción y die­té­ti­ca CeNDieF, apun­ta que pue­de ser que ‘tras un pe­rio­do re­la­ti­va­men­te cor­to de tiem­po sin to­mar lác­teos o to­man­do muy po­cos, se pier­da pun­tual­men­te la ca­pa­ci­dad de di­ge­rir de for­ma co­rrec­ta es­tos ali­men­tos, ya que se ve­rá re­du­ci­da la en­zi­ma que se en­car­ga de des­do­blar la lac­to­sa en el in­tes­tino del­ga­do y que per­mi­te que es­ta pue­da ser ab­sor­bi­da”. Cuan­do es­to pa­sa, “se pue­de pre­sen­tar cier­ta in­to­le­ran­cia de for­ma tem­po­ral, lo que no sig­ni­fi­ca que se ten­ga al­gún pro­ble­ma, ade­más de ser re­ver­si­ble”, in­sis­te Sa­ro­la. Lo mis­mo pue­de su­ce­der, afir­ma, “tras una gas­tro­en­te­ri­tis agu­da o si, por cual­quier otra cau­sa, hay una al­te­ra­ción de la flo­ra in­tes­ti­nal”. Así pues, “te­nien­do en cuen­ta los efec­tos po­si­ti­vos de los lác­teos y de­ri­va­dos so­bre la sa­lud ósea, es­tos se de­be­rían con­su­mir a dia­rio sino te­ne­mos pro­ble­mas de sa­lud que nos lo im­pi­da. De es­te mo­do, ase­gu­ra­mos el apor­te cál­ci­co ne­ce­sa­rio pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo”, acon­se­ja la doc­to­ra Folch. El ries­go de no ha­cer­lo a lo lar­go de nues­tra vi­da, y más cuan­do la po­bla­ción es ca­da vez más lon­ge­va, es que “en eda­des más avan­za­das, ten­dre­mos ma­yor ten­den­cia a la os­teo­po­ro­sis, cu­ya pri­me­ra ma­ni­fes­ta­ción son las frac­tu­ras de hue­sos”, aler­ta la nu­tri­cio­nis­ta Jua­na Ma­ría Gon­zá­lez. Si lo que preo­cu­pa es su apor­te ca­ló­ri­co, se pue­den to­mar lác­teos des­na­ta­dos, ya que apor­tan igual can­ti­dad de cal­cio de fá­cil asi­mi­la­ción, ade­más de con­ser­var nu­trien­tes esen­cia­les. Sin glu­ten, sí, pe­ro no siem­pre Los ce­lia­cos de­ben eli­mi­nar com­ple­ta­men­te de la die­ta cual­quier ali­men­to que pue­da con­te­ner glu­ten. Si no lo ha­cen, “des­apa­re­cen las ve­llo­si­da­des in­tes­ti­na­les, no se ab­sor­ben los nu­trien­tes y apa­re­cen le­sio­nes in­fla­ma­to­rias”, ad­vier­te Ma­ría Lu­ján So­ler, res­pon­sa­ble del ser­vi­cio de nu­tri­ción de la Fe­de­ra­ción de Aso­cia­cio­nes de Ce­lia­cos de Es­pa­ña (FA­CE). Por tan­to, la su­pre­sión es­tá ple­na­men­te jus­ti­fi­ca­da.

Pe­ro una co­sa es eso y otra muy dis­tin­ta que es­ta

eli­mi­na­ción sea con­ve­nien­te pa­ra la po­bla­ción en ge­ne­ral. Las de­cla­ra­cio­nes de al­gu­nas ce­le­bri­da­des y al­gu­nos de­por­tis­tas pro­cla­man­do los su­pues­tos be­ne­fi­cios que han ex­pe­ri­men­ta­do al su­pri­mir el glu­ten de su die­ta han con­tri­bui­do a que mu­chas per­so­nas se plan­teen la con­ve­nien­cia de in­cluir o no es­ta pro­teí­na que se en­cuen­tra en la se­mi­lla de mu­chos ce­rea­les (tri­go, ce­ba­da, cen­teno, es­pel­ta, tri­ti­ca­le y po­si­ble­men­te ave­na) com­bi­na­da con al­mi­dón. La nu­tri­cio­nis­ta Jua­na Ma­ría Gon­zá­lez lo tie­ne cla­ro. “Es­to son mo­das. Hoy en día hay mu­chas per­so­nas que creen ser ce­lia­cas (per­so­nas con in­to­le­ran­cia per­ma­nen­te al glu­ten) cuan­do es­ta en­fer­me­dad tie­ne una in­ci­den­cia in­fe­rior al 1% en Es­pa­ña”. El glu­ten, por tan­to, es no­ci­vo pa­ra las per­so­nas in­to­le­ran­tes a es­ta pro­teí­na, pe­ro no tie­ne nin­gún efec­to per­ju­di­cial en aque­llas que no lo son. De he­cho, des­de la pro­pia FA­CE, So­ler re­cal­ca que “aun­que el glu­ten no es esen­cial pa­ra el or­ga­nis­mo, no so­mos par­ti­da­rios de eli­mi­nar los ali­men­tos que lo con­ten­gan si no hay ne­ce­si­dad”. En es­ta mis­ma lí­nea, Jua­na Ma­ría Gon­zá­lez opi­na que “si no tie­nes nin­gu­na in­to­le­ran­cia y eli­mi­nas los ce­rea­les con glu­ten, es­tás res­trin­gien­do la die­ta y des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal, es­to no es un be­ne­fi­cio, al con­tra­rio, ha­brá que ajus­tar la ali­men­ta­ción pa­ra evi­tar ca­ren­cias nu­tri­cio­na­les”. An­te la sos­pe­cha de pa­de­cer ce­lia­quía, “no de­be ini­ciar­se una die­ta sin glu­ten sin ha­ber acu­di­do an­tes a un es­pe­cia­lis­ta y rea­li­za­do las prue­bas diag­nós­ti­cas que de­mues­tren la in­to­le­ran­cia al mis­mo. Ha­cer­lo po­dría ser un error que lo úni­co que con­si­ga sea re­tra­sar o en­mas­ca­rar el diag­nós­ti­co”, pre­vie­ne Ma­ría Lu­ján So­ler. Si bien es cier­to que “la ma­yo­ría de los ce­lia­cos no sa­ben lo que es sen­tir­se bien has­ta que si­guen la die­ta sin glu­ten du­ran­te un tiem­po, la eli­mi­na­ción de es­ta pro­teí­na no tie­ne, de por sí, nin­gún be­ne­fi­cio en las per­so­nas que no son in­to­le­ran­tes”, afir­ma So­ler. Sin te­ner en­fer­me­dad ce­lia­ca, sí es cier­to que hay un gru­po de per­so­nas que su­fren de sen­si­bi­li­dad al glu­ten o al tri­go. “Es­te co­lec­ti­vo, por tan­to, tam­bién ex­pe­ri­men­ta­rá una me­jo­ría al eli­mi­nar­los de la die­ta”, apun­ta la doc­to­ra Gemma Ses­mi­lo. Aun así, tam­bién en es­tos ca­sos de­be ser un es­pe­cia­lis­ta el que ha­ga el diag­nós­ti­co y de­ter­mi­ne las pau­tas a se­guir. En con­clu­sión, no se pue­de de­ter­mi­nar con exac­ti­tud el por­qué de la po­pu­la­ri­za­ción de la die­ta sin glu­ten en per­so­nas sin in­to­le­ran­cias. Una po­si­bi­li­dad es que “co­mo se tien­de a ge­ne­ra­li­zar de­ma­sia­do, se to­me co­mo re­fe­ren­cia al co­lec­ti­vo que, por los mo­ti­vos que he­mos co­men­ta­do, real­men­te se ve be­ne­fi­cia­do al eli­mi­nar­lo”, su­gie­re Ses­mi­lo. Otra ra­zón que pue­de ex­pli­car­lo es que “con el ob­je­ti­vo de des­car­tar cual­quier ali­men­to con glu­ten, se op­te por una die­ta más va­ria­da y por tan­to, más sa­na, con la con­se­cuen­te me­jo­ría del es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral”, apor­ta Ma­ría Lu­ján So­ler. A su vez, co­mo “el glu­ten pue­de es­tar pre­sen­te en ali­men­tos ela­bo­ra­dos o en­va­sa­dos, que sue­len te­ner un al­to apor­te ca­ló­ri­co, al evitarlos se sue­le per­der pe­so, lo que tam­bién se sue­le tra­du­cir en una me­jo­ra fí­si­ca y de áni­mo”, con­clu­ye.

Un enemi­go muy dul­ce No es al­go nue­vo. El azú­car

EL GLU­TEN NO SE DE­BE ELI­MI­NAR SI NO LO PRES­CRI­BE UN MÉ­DI­CO EL AZÚ­CAR, EN SU JUS­TA ME­DI­DA Y POR LA MA­ÑA­NA, DA ENER­GÍA

siem­pre ha te­ni­do muy ma­la fa­ma. So­bre to­do, los azú­ca­res sim­ples pro­ce­sa­dos y re­fi­na­dos. Ha­bla­mos del azú­car de me­sa, pe­ro tam­bién del que con­tie­nen los zu­mos de fru­tas, los re­fres­cos o la bo­lle­ría por nom­brar so­lo a al­gu­nos. “Mu­chas ve­ces nos re­fe­ri­mos a ellos co­mo ‘ca­lo­rías va­cías’, ya que apor­tan mu­chas ca­lo­rías pe­ro tie­nen muy po­co o nin­gún va­lor nu­tri­cio­nal”, re­ve­la el die­tis­ta Jor­di Sa­ro­la. Es por es­ta ra­zón que su con­su­mo se re­la­cio­na di­rec­ta­men­te con el so­bre­pe­so y la obe­si­dad. La en­do­cri­nó­lo­ga Gemma Ses­mi­lo lo tie­ne cla­ro: “es só­lo una cues­tión de do­sis”. Una afir­ma­ción con la que coin­ci­de la doc­to­ra Mon­tse Folch, que ase­gu­ra que “su con­su­mo mo­de­ra­do es com­pa­ti­ble con una ali­men­ta­ción sa­na y equi­li­bra­da”. Sin em­bar­go, el ries­go es­tá en que “es­te ti­po de azú­ca­res no de­ben for­mar par­te de nues­tra ali­men­ta­ción en más de un 10% de las ca­lo­rías, lo que pa­ra una die­ta de 2000 kcal es­to re­pre­sen­ta 50 gra­mos. Por po­ner un ejem­plo, una la­ta de re­fres­co apor­ta unos 33 gra­mos. Si te­ne­mos en cuen­ta que los de­más ali­men­tos de nues­tra die­ta tam­bién apor­tan azú­ca­res sim­ples, es muy fá­cil con­su­mir por en­ci­ma de es­ta can­ti­dad”, se­ña­la la nu­tri­cio­nis­ta Jua­na Ma­ría Gon­zá­lez. Cuan­do es­to pa­sa, el cuer­po con­vier­te es­ta can­ti­dad ex­tra en gra­sa. Por tan­to, “recomendamos que la in­ges­ta de azú­ca­res de ab­sor­ción rá­pi­da sea li­mi­ta­da, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta el es­ti­lo de vi­da se­den­ta­rio que pre­do­mi­na ac­tual­men­te. Es­to no sig­ni­fi­ca que ha­ya que eli­mi­nar­los por com­ple­to ni que no po­da­mos dar­nos un ca­pri­cho de vez en cuan­do”, in­sis­te la doc­to­ra Ses­mi­lo. Ade­más, en su jus­ta me­di­da, el azú­car “apor­ta la ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro, los múscu­los o el sis­te­ma ner­vio­so”, apun­ta Folch. En es­te sen­ti­do, Folch des­ve­la que “el me­jor mo­men­to del día pa­ra to­mar dul­ces se­ría por la ma­ña­na, ya que ayu­dan a la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción. Por la no­che, en cam­bio, esos azú­ca­res se al­ma­ce­na­rán más fá­cil­men­te en for­ma de ki­los”. Otra bue­na re­co­men­da­ción “es to­mar dul­ces ela­bo­ra­dos en ca­sa. De es­te mo­do, po­de­mos con­tro­lar la can­ti­dad de azú­car y gra­sas que con­tie­nen”. Fi­nal­men­te, pa­ra los aman­tes de la bo­lle­ría in­dus­trial, “es­ta de­be­ría re­du­cir­se a una vez por se­ma­na co­mo má­xi­mo”, sub­ra­ya la doc­to­ra. Car­ne ro­ja sí, pe­ro po­ca Al igual que con el azú­car, li­mi­tar la in­ges­ta de car­ne ro­ja y pro­ce­sa­da sí es una de­ci­sión acer­ta­da y muy con­ve­nien­te. Así lo de­ter­mi­nan di­fe­ren­tes es­tu­dios cien­tí­fi­cos en los que ha par­ti­ci­pa­do Car­los Al­ber­to Gon­zá­lez, je­fe de la uni­dad de nu­tri­ción, me­dio am­bien­te y cán­cer del Pro­gra­ma de In­ves­ti­ga­ción en Epi­de­mio­lo­gía del Cán­cer del Ins­ti­tut Ca­ta­là d’On­co­lo­gia. En es­tos es­tu­dios, se ha aso­cia­do “el con­su­mo en ex­ce­so de car­ne ro­ja y pro­ce­sa­da con un ries­go más ele­va­do de po­der desa­rro­llar un cán­cer co­lo­rec­tal, gás­tri­co o de esó­fa­go”. La cau­sa de es­ta co­rre­la­ción pa­re­ce de­ber­se al he­cho de que es­te gru­po de ali­men­tos son fuen­te de ni­tro­sa­mi­nas, sus­tan­cias que se vin­cu­lan con la for­ma­ción de cier­tos cán­ce­res. A su vez, al­gu­nas coc­cio­nes co­mo las que se pro­du­cen en las pa­rri­llas o las bar­ba­coas con al­tas tem­pe­ra­tu­ras, o en aque­llas fri­tu­ras don­de la car­ne se su­mer­ge en acei­te, tam­bién pa­re­cen des­en­ca­de­nar sus­tan­cias car­ci­no­gé­ni­cas. Por otra par­te, un ex­ce­so de gra­sas sa­tu­ra­das, pre­sen­tes en la car­ne y los pro­duc­tos cár­ni­cos, es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con la obe­si­dad, que a su vez au­men­ta la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res o dia­be­tes. An­te unas con­clu­sio­nes así, se de­be­ría re­fle­xio­nar so­bre el pe­so que tie­nen es­tos ali­men­tos en la die­ta. El epi­de­mió­lo­go ase­gu­ra que “Es­pa­ña es uno de los paí­ses con un ma­yor con­su­mo de car­ne ro­ja y pro­ce­sa­da, que pue­de lle­gar a los más de 300 gra­mos dia­rios”. Un can­ti­dad exa­ge­ra­da si te­ne­mos en cuen­ta que se re­co­mien­da “no pa­sar de los 70 gra­mos al día, de los cua­les los em­bu­ti­dos no de­be­rían ser más de 30”, ad­vier­te. Den­tro de es­te gru­po de car­ne ro­ja no de­be en­ten­der­se so­la­men­te aque­lla de ori­gen va­cuno, sino tam­bién la pro­ve­nien­te del cer­do o el cor­de­ro. Res­pec­to a las car­nes pro­ce­sa­das, son tan­to los em­bu­ti­dos co­mo to­da aque­lla car­ne que ha­ya pa­sa­do por un tra­ta­mien­to pre­vio co­mo es el ca­so del frank­furt, las sal­chi­chas o las ham­bur­gue­sas pre­pa­ra­das. Una pri­me­ra re­co­men­da­ción, en­ton­ces, se­ría “re­du­cir el con­su­mo de car­ne ro­ja a las can­ti­da­des acon­se­ja­das sin ne­ce­si­dad de lle­gar a su­pri­mir­la del to­do. Es de­cir, se pue­de se­guir dis­fru­tan­do de es­ta, pe­ro con mo­de­ra­ción”, acon­se­ja el doc­tor. Ade­más, la par­te bue­na de la car­ne es que con­tie­ne im­por­tan­tes ni­ve­les de pro­teí­nas, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y mi­cro­nu­trien­tes. Otro con­se­jo sa­lu­da­ble se­ría sus­ti­tuir es­tas do­sis ex­ce­si­vas de car­ne ro­ja o pro­ce­sa­da por le­gum­bres, car­ne blan­ca (co­mo la de po­llo o co­ne­jo) y pes­ca­do. Asi­mis­mo, se acon­se­ja au­men­tar el con­su­mo de ali­men­tos que con­ten­gan vi­ta­mi­na C y D, ya que in­hi­ben la for­ma­ción de ni­tro­sa­mi­nas. Pa­ra re­du­cir la in­ges­ta de em­bu­ti­dos, muy im­por­tan­te en Es­pa­ña y prác­ti­ca­men­te de con­su­mo dia­rio a tra­vés de los bo­ca­di­llos, el doc­tor Gon­zá­lez nos pro­po­ne apos­tar por la va­rie­dad: se pue­den pre­pa­rar tam­bién de que­so o atún, por ejem­plo. Re­gre­so al pa­leo­lí­ti­co Vol­ver a los orí­ge­nes, an­tes de la im­plan­ta­ción de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría. Es­ta es la má­xi­ma de los se­gui­do­res de la die­ta pa­leo­lí­ti­ca. Una die­ta que eli­mi­na los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y re­fi­na­dos, los lác­teos y los ce­rea­les, ade­más de re­co­men­dar ha­cer po­cos ága­pes al día y re­gre­sar al ayuno pa­ra co­mer abun­dan­te­men­te al me­dio­día. Es qui­zás una de las úl­ti­mas ten­den­cias en die­tas. Pa­ra la doc­to­ra Mon­tse Folch, “no es una pau­ta die­té­ti­ca que pue­da re­sul­tar ne­ga­ti­va pa­ra nues­tra sa­lud. El úni­co dé­fi­cit que se pue­de te­ner es de cal­cio al no in­cluir lác­teos, pe­ro se po­dría com­pen­sar con otros ali­men­tos”. Aun así, opi­na, “la pa­leo­die­ta es di­fí­cil de se­guir en la ac­tua­li­dad, ya que es­tá adap­ta­da a las ne­ce­si­da­des de ese mo­men­to, que son muy di­fe­ren­tes a las que ri­gen la con­duc­ta y la reali­dad de hoy en día”. Por su par­te, la nu­tri­cio­nis­ta Jua­na Ma­ría Gon­zá­lez es más crí­ti­ca. Se­gún es­ta es­pe­cia­lis­ta, “es­tá ba­sa­da en creen­cias y no se ajus­ta a las re­co­men­da­cio­nes ac­tua­les de la die­ta equi­li­bra­da. Eli­mi­na en una pro­por­ción im­por­tan­te los car­bohi­dra­tos y mu­chos ali­men­tos. Es­to, a su vez, li­mi­ta la va­rie­dad en la ali­men­ta­ción dia­ria, con lo que au­men­ta el ries­go de in­ges­ta ina­de­cua­da de nu­trien­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.