Lon­dres

Un re­co­rri­do por la City, co­ra­zón fi­nan­cie­ro del Reino Uni­do

La Vanguardia - ES - - ES FUTURO - Tex­to Jo­sep M. Pa­lau Ri­be­ray­gua

Se tien­de a ver las ciu­da­des co­mo un to­do en el que des­ta­can cin­co o seis vi­si­tas im­pres­cin­di­bles. Se sa­be que es­tán for­ma­das por ba­rrios de ca­rác­ter dis­tin­to, pe­ro ya es­ta­mos bas­tan­te ata­rea­dos orien­tán­do­nos co­mo pa­ra di­fe­ren­ciar dón­de se en­cuen­tran las fron­te­ras in­vi­si­bles que los se­pa­ran, a no ser que for­men un con­jun­to tan com­pac­to y es­pe­cia­li­za­do que sal­te a la vis­ta. Vie­ne a la men­te la City de Lon­dres, nom­bre por el que se co­no­ce po­pu­lar­men­te el co­ra­zón fi­nan­cie­ro del Reino Uni­do –y an­tes, del im­pe­rio bri­tá­ni­co–, si­tua­do en la Squa­re Mi­le, la mi­lla cua­dra­da con los ci­mien­tos más an­ti­guos de la ciu­dad. Sus lí­mi­tes ge­ne­ra­les se en­cuen­tran en la ca­te­dral de Saint Paul al oes­te y en la To­rre de Lon­dres al es­te, pe­ro con­vie­ne ver­la co­mo una au­to­no­mía, con ins­ti­tu­cio­nes y re­glas pro­pias de ori­gen me­die­val: se­gún los pri­vi­le­gios con­ce­di­dos por Gui­ller­mo el Con­quis­ta­dor en el si­glo XI, cuen­ta con un cuer­po po­li­cial pro­pio, una or­ga­ni­za­ción en guilds o gre­mios y un lord ma­yor, un al­cal­de lo­cal cu­ya mi­sión es re­pre­sen­tar, dar apo­yo y pro­mo­ver los ne­go­cios de la City. Has­ta la rei­na de In­gla­te­rra le tie­ne que pe­dir per­mi­so pa­ra en­trar cuan­do se acer­ca a la fron­te­ra de Tem­ple Gar­dens, al oes­te y se­ña­la­da por dos dra­go­nes ala­dos. En de­fi­ni­ti­va, la City es un gran con­tra­po­der, con la ca­pa­ci­dad de dic­tar la po­lí­ti­ca del im­pe­rio su­fra­gan­do gue­rras o cor­tan­do el flu­jo de ca­pi­tal. Pa­ra afron­tar los tiem­pos mo­der­nos, la pri­me­ra mi­nis­tra Mar­ga­ret That­cher con­ci­bió un plan, con­sis­ten­te en in­ter­na­cio­na­li­zar las fi­nan­zas bri­tá­ni­cas y li­be­rar­las de re­gu­la­cio­nes. La City ac­tual es el re­sul­ta­do de las re­for­mas eje­cu­ta­das en la dé­ca­da de los ochen­ta por la Da­ma de Hie­rro, quien por otra par­te ya te­nía vin­cu­la­ción con el ba­rrio por­que se ca­só en Wes­ley’s Cha­pel, com­ple­jo re­li­gio­so ins­ta­la­do don­de vi­vió el fun­da­dor de la sec­ta me­to­dis­ta. En cam­bio, sus úl­ti­mos días los pa­só en el Ho­tel Ritz de Pic­ca­dilly, don­de se alo­jó por gen­ti­le­za de los her­ma­nos Bar­clay, dos de los hom­bres más ri­cos de In­gla­te­rra y fer­vien­tes ad­mi­ra­do­res de la da­ma. La City se re­mon­ta a su orí­ge­nes me­die­va­les, pe­ro su tra­za­do es de cor­te mo­derno, ya que el Gran In­cen­dio de 1666 y los bom­bar­deos ale­ma­nes en 1940 bo­rra­ron el pa­sa­do. Lo que se ve hoy hay que agra­de­cér­se­lo al ar­qui­tec­to Ch­ris­top­her Wren, en­car­ga­do de la re­cons­truc­ción tras la de­vas­ta­ción cau­sa­da por las lla­mas. Su obra maes­tra es la ca­te­dral de Saint Paul, que aún sien­do es­pec­ta­cu­lar, no lo es más por­que el deán no qui­so in­ver­tir tan­to en su cons­truc­ción. La cú­pu­la es la se­gun­da más gran­de del mun­do, des­pués de la de San Pe­dro, y en

su ba­se se en­cuen­tra la Whis­pe­ring Ga­llery, con una acús­ti­ca que per­mi­te oír los su­su­rros de quién se si­túe al otro la­do. Saint Paul se en­cuen­tra al oes­te, zo­na ocu­pa­da tra­di­cio­nal­men­te por abo­ga­dos y por los dia­rios, que han ido aban­do­nan­do el ba­rrio. Allí es­tá el Co­lle­ge of Arms, que ase­so­ra en cues­tio­nes ge­nea­ló­gi­cas y de he­rál­di­ca, y tam­bién el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Real o High Court, es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­do pa­ra ac­tuar en ca­so li­ti­gio por al­guno de los con­tra­tos fir­ma­dos en la par­te es­te, don­de por cier­to se en­cuen­tra Lloyd’s, la em­pre­sa que ga­ran­ti­za a bue­na par­te de las ase­gu­ra­do­ras del pla­ne­ta. Con un cuer­po de me­tal pu­li­do y as­cen­so­res ex­ter­nos, la to­rre Lloyd’s es uno de los edi­fi­cios más fu­tu­ris­tas de Lon­dres. El pro­yec­to de Ri­chard Ro­gers adap­tó así el edi­fi­cio ori­gi­nal, si­tua­do a unos pa­sos del Ro­yal Ex­chan­ge, se­de de la bol­sa. Am­bos se pue­den vi­si­tar sin pro­ble­mas, así co­mo el ve­cino Ban­co de In­gla­te­rra, que tie­ne un mu­seo so­bre el sis­te­ma fi­nan­cie­ro en su in­te­rior.

A la iz­quier­da, Big Ben, nom­bre con el que se co­no­ce la Gran Cam­pa­na de West­mins­ter So­bre es­tas lí­neas, ca­te­dral de St. Paul, ba­jo el cie­lo gris cons­tan­te que ca­rac­te­ri­za la ciu­dad

John Lanchester

Una his­to­ria de vi­das cru­za­das en la City, con el tras­fon­do de la cri­sis. Otra gran no­ve­la del au­tor de El

puer­to de los aro­mas. Ana­gra­ma 208 Pá­gi­nas 18,99 Eu­ros

La City de Lon­dres, gran cen­tro de ne­go­cios mun­dial, por de­lan­te de Nue­va York

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.